septiembre 2021 - V Año

LETRAS

Emilia Pardo Bazán y su vinculación con el Ateneo de Madrid, en visperas del centenario de su muerte

Comentarios a vuelapluma 

Doña Emilia como familiarmente se la conocía fue una mujer admirable. Protofeminista, viajera, buena conocedora de las literaturas europeas, uno de los más sólidos ejemplos literarios del naturalismo en España… y muchas cosas más.

En 2021, conmemoraremos el Centenario de su muerte. Es un buen momento para divulgar su gigantesca tarea cultural y el significado que tuvo su lucha constante en pro de los derechos de la mujer y para que fuese ocupando el lugar en la sociedad que le correspondía por sus méritos y que, sin embargo, sistemáticamente se le negaba.

Tuvo una educación exquisita y completa. Tal vez por eso, fue plenamente consciente de que la mujer era menospreciada y tratada como un ser inferior, no tenía acceso a la educación sino que se le inculcaba la obediencia, la pasividad y la sumisión. Lógicamente, Emilia Pardo Bazán se rebeló contra esta situación y la combatió con inteligencia y tenacidad.

Otro aspecto al que no se le ha dado la importancia que merece, es que fue una infatigable promotora de la cultura gallega. No es de extrañar, por tanto, que en las proximidades de la plaza María Pita, se encuentre la sede de la Real Academia Gallega desde 1979, así como su Casa Museo, donde se exponen muebles, utensilios y cuadros que fueron propiedad de la familia. Su hija Blanca Quiroga, cedió esta mansión del siglo XVII, para que se destinara a estos fines.

Nació doña Emilia el 16 de septiembre de 1851 en A Coruña,  ciudad que siempre aparece en sus novelas bajo el nombre de Marineda.

Su relación con Madrid empezó muy pronto ya que acostumbraba a pasar aquí los inviernos. Pronto comenzó su vinculación con El Ateneo que se prolongaría toda su vida. Fue la primera mujer en ser admitida en la docta Casa, llego a desempeñar durante varios años la presidencia de la sección de Literatura y allí conoció a Benito Pérez Galdós, con el que le uniría una buena amistad. En aquellos años El Ateneo era el punto neurálgico del pensamiento y de la cultura española.

Puede documentarse que pronunció magníficas conferencias en la Docta Casa.

Como socia bibliotecaria creó un deber divulgar y dar a conocer la presencia de doña Emilia Pardo Bazán en nuestro Ateneo. Es interesante destacar que es la única mujer que figura en la Galería de Retratos.

Diario ‘La Época’ 15/2/1905

Era enormemente complicado romper los techos de cristal que impedían dar visibilidad social a la mujer. Doña Emilia era tenaz y combativa. Intento, por ejemplo, ingresar en la Real Academia de la Lengua. No lo logró a causa del reaccionarismo imperante y de los prejuicios contra la mujer… Pero ahí quedan como  testimonio los esfuerzos que llevo a cabo.

Consiguió en cambio otros reconocimientos: Consejera de Instrucción Publica, socia de numero de la Sociedad Matritense de Amigos del País o nombrada por el Ministro de Instrucción Pública, Catedrática de Literatura contemporánea en la Universidad Central de Madrid, conocida durante muchos años, como la universidad de San Bernardo.

Otra faceta destacada es la de viajera. Inteligente y perspicaz como era, el ponerse en contacto con varios países europeos ensanchó su horizonte cultural, hablaba varios idiomas y leía a algunos de los más destacados novelistas europeos, en su lengua original, como a autores rusos de la talla de Dostoievski y especialmente a Leon Tolstoy.  Creo que merece ponerse en valor que pronunció en París algunas conferencias, prueba de su amplia cultura y de su preparación.

Es, asimismo de justicia, aunque no se haga especial hincapié, que estuvo en contacto con el krausismo y que tuvo una relación de amistad con Francisco Giner de los Ríos. Eso, la llevo a leer a pensadores de distintas épocas que van desde Platón y Aristóteles hasta Descartes.

El desprecio y el vacio que le hacían algunos se veía compensado por la popularidad, la pasión y hasta la devoción que despertaba en otros. Así, en El Ateneo de Madrid, nada menos que 825 alumnos se matricularon en el curso de literatura francesa que impartió.

Su prosa es recia y rotunda. Sabía ser irónica e hiriente. Respondía a los ataques poniendo en ridículo a quienes propagaban infundios contra la valía de la mujer en general y de ella en particular. Como pone de manifiesto el siguiente texto: ‘por la boca solemos morir como los simples peces, y no es muerte propia de hombre avisado, sino de animal bruto, frío y torpe’

Sus novelas, muchas de las cuales se desarrollan en su Galicia natal, son una magnífica muestra de lo más granado del naturalismo. Asimiló, perfectamente, las nociones y el ideario de Zola… y lo plasmó aunque sin traspasar algunas líneas rojas. No suele caer en situaciones escabrosas ni en truculencias. Así los ‘Pazos de Ulloa’ o ‘La Madre naturaleza’  constituyen un ejemplo junto con ‘La Regenta’ de Clarín y algunas páginas de Galdós, del papel  y del peso del ambiente, de las condiciones sociales e incluso de la herencia biológica en el comportamiento y reacciones de los personajes.

A este respecto creo que debe releerse el prólogo a ‘Un viaje de novios’, En él pone de manifiesto el significado y las derivaciones del naturalismo. Asimismo, debe repasarse atentamente la serie de artículos que reunió bajo el título ‘la cuestión palpitante’  que son de una enorme importancia para valorar la recepción del naturalismo en nuestro país.

Doña Emilia no era fácil de encasillar, recibió la influencia de diversos estilos y pasaba con facilidad de uno a otro. Creo que merece la pena mencionarse al menos ‘La sirena negra’,  cuyo tema central es nada más y nada menos que la muerte. El libro fue publicado en 1906 y parece ser que fue escrito en el Ateneo, en el que tantas horas pasó doña Emilia cuando era presidenta de la sección de Literatura. Pensaba y lo puso en práctica,  enérgicamente, que la novela debe ser un reflejo del momento presente, por eso, cuando la ocasión lo requiere no desdeña la estética modernista e incluso simbolista. Creía que era importante divulgar sus ideas, ponerse en contacto con los lectores y propagar sus tesis protofeministas, culturales y literarias.

No desdeña los temas polémicos y contra lo que se ha dicho, con cierta ligereza es una mujer valiente y moderna.

Por parte de ciertos sectores sociales, iba ganando adeptos la idea de que se aboliera la pena de muerte. Pues bien, doña Emilia en ‘La piedra angular’  que data de 1891, aboga con toda claridad por su supresión al considerarla cruel, anticuada y desproporcionada.

A lo largo del próximo año habrá ocasión de ir exponiendo y desarrollando los distintos aspectos de la vida y de la obra de doña Emilia y de dar a conocer aquellos que han permanecido en la penumbra hasta ahora.

Es conveniente poner en valor que nunca se dejo vencer por el abatimiento y que combatió con denuedo los prejuicios de una sociedad provinciana, inculta, machista y donde la misoginia había arraigado fuertemente.

Hay que destacar, el papel cultural avanzado y de punta de lanza que en aquellos años estaba fuertemente arraigado en El Ateneo. No me resisto a exponer un hecho notablemente significativo. A comienzos del siglo XIX, concretamente en 1905, más de cincuenta socios progresistas presentaron a la Junta de Gobierno un escrito en el que se planteaba el que las mujeres pudieran ser admitidas en la Docta Casa. Segismundo Moret,  el que fuera varias veces Ministro y que por aquel entonces era Presidente del Ateneo se mostró favorable, la Junta General de Socios poco después, ratifico esta decisión.

Por tanto, doña Emilia fue la primera mujer con carnet de socia de El Ateneo. Queda para la Historia que su número de carnet era 7.925 ¡qué importante es innovar, abrir caminos, llegar hasta donde ninguna mujer lo había hecho! Una vez sentado  el precedente, otras continuaron la senda que doña Emilia les había marcado.  Citemos entre otras muchas a Blanca de los Ríos o a la periodista y ensayista  Carmen de Burgos, conocida como ‘Colombine’.

Emilia Pardo Bazán era consciente de la importancia del paso que había logrado protagonizar. A este respecto comentó ‘soy la primera mujer que pisa oficialmente El Ateneo y esto es para mí una de las mayores satisfacciones que he recibido’.

Tal vez, merezca la pena poner de relieve su espíritu peleón,  independiente y sobre todo valiente. No se arrugaba ante las dificultades y tenía bien presente el recorrido a realizar en línea recta, siempre que era posible y si no eligiendo otros itinerarios para alcanzar la finalidad anhelada.

Fue también, una coleccionista de arte, en su Casa Museo de A Coruña se conserva una escultura de Maria Luisa Roldan, dos Madrazo y un Sorolla a quien, más de una vez y más de dos, debió cruzarse en las distintas dependencias de El  Ateneo.

Hoy ya no es posible dejar de ver a doña Emilia como una intelectual de valía que por su esfuerzo logró convertirse en un referente social y literario para muchas mujeres.

Tiempo habrá para desarrollar algunos de los aspectos que he ido enunciando. Aquí y ahora, quisiera enfatizar su labor pionera como protofeminista. Las mujeres hemos ido conquistando espacios que nos habían sido sistemáticamente vedados…

Aquí y ahora, en la conmemoración del Centenario de su muerte, se hace más necesario que nunca reconocer la labor social, cultural, política e incluso histórica de quienes supieron encauzar la lucha por los derechos… y consiguieron los primeros triunfos que fueron el prologo de otros que vendrían después.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN LETRAS

Letras

Roberto Calasso, el conductor a “quién sabe dónde”

Letras

Emilia Pardo Bazán y Vicente Blasco Ibáñez. Encuentros capitalinos (y II)

Letras

Emilia Pardo Bazán y Vicente Blasco Ibáñez. Encuentros capitalinos (I)

Letras

Salvador Reyes Figueroa: novelista, ensayista y poeta chileno

Letras

Roberto Bolaño, póstumo y contundente gancho de izquierda

Letras

Virtudes Cuevas. Una superviviente del campo de concentración alemán de Ravensbrück

Letras

Dario Fo: un humor inteligente, corrosivo, sano, catártico, crítico y provocador

Letras

Rafael Alberti, el poeta deshabitado

Letras

La literatura de ficción de Santiago Ramón y Cajal

Letras

Emilia Pardo Bazán: Coraje, preparación, lucha contra los añejos prejuicios y feminismo

Letras

De Juan Ruiz a André Breton: El buen amor vs. L´amour fou

Letras

Wéstern, inédito confín

Letras

Los círculos de Justo Jorge Padrón

Letras

El día que murió Joan Margarit

Letras

‘Tea Rooms. Mujeres obreras’ de Luisa Carnés

Letras

Sencillamente contar historias

Letras

Ernesto  Herrera  Lascazes: dramaturgo uruguayo, transgresor… y un tanto bohemio

Letras

La enfermedad y la medicina en las novelas de Emilia Pardo Bazán

Letras

Gonzalo Rojas: voz fundamental de América

Letras

‘Con la ley en los tacones. Bautizo de fuego’ de Carlos Grau

Letras

José María Castillo-Navarro o el realismo social

Letras

Emilia Pardo Bazán: 170 aniversario de su nacimiento

Letras

Poesía de la sinceridad

Letras

Publicaciones sobre Galdós en su centenario

Letras

Vigencia del paisaje de Castilla

Letras

La vuelta a casa

Letras

El encuentro de Beethoven y Goethe

Letras

Vicente Aleixandre o el lugar donde el mar deja ver el horizonte de piedra  

Letras

La lluvia fina de Luis Landero

Letras

‘Siddhartha’, la búsqueda interior de Hermann Hesse

Letras

Una peregrinación hacia Shakespeare: Galdós en Stratford-upon-Avon

Letras

Galdós: Imagen y repercusión social

Letras

Galdós vs. Delibes: Vidas paralelas

Letras

‘El médico de Ifni’ de Javier Reverte

Letras

Emilia Pardo Bazán y su vinculación con el Ateneo de Madrid, en visperas del centenario de su muerte

Letras

La relación de Galdós con el socialismo

Letras

Antonia Pozzi: ‘El gran abismo hacía la tristeza’

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (y 6)

Letras

Ernest Hemingway, la novela que encierra el gran cuento

Letras

Nicasio Álvarez de Cienfuegos, un ilustrado coherente y poeta innovador

Letras

Longfellow y Jorge Manrique, venturas y desventuras del traductor

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (5)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (4)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (3)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (2)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (1)

Letras

Un futuro para la poesía

Letras

Edmond Hamilton, la ciencia ficción narrada con sencillez magistral

Letras

John Fante, mostró la xenofobia y la explotación de las minorías en la América profunda

Letras

Andrea Camilleri, la literatura consciente de sus rasgos sociales

Letras

Un poco de Don Juan

Letras

Unamuno y Portugal

Letras

‘Historias de aquí y de allá’ de Luis Sepúlveda

Letras

Raúl Zurita: desde el dolor

Letras

Francesco Petrarca… mucho más que un gran poeta

Letras

En torno a la novela ‘Antonia’ de Nieves Concostrina

Letras

Albrit o la creación del personaje en Galdós

Letras

Alejandra Pizarnik, cuando la sombra araña el alma

Letras

Meditaciones de gastronomía transcendente

Letras

‘Litoral’: la revista más hermosa y representativa de la generación del 27

Letras

Yorgos Seferis en el piélago

Letras

Jo Nesbø, huellas dactilares de excelente confesión literaria

Letras

Cesare Pavese: el sufrimiento como oficio

Letras

Duque de Rivas: liberal, dramaturgo y presidente del Ateneo de Madrid

Letras

Galdós en el horizonte epistolar de Blasco Ibáñez (y II)

Letras

Galdós en el horizonte epistolar de Blasco Ibáñez (I)

Letras

‘La caza del Snark’ de Lewis Carroll

Letras

Yorgos Seferis: poeta, ensayista, premio Nobel y diplomático

Letras

Somerset Maugham en Lisboa

Letras

Las novelas dialogadas de Galdós a debate

Letras

Vittorio Amedeo Alfieri, todo un carácter

Letras

Los cimientos de ‘El abuelo’ de Benito Pérez Galdós

Letras

Abril es el mes más cruel…

Letras

En torno al libro ‘En los pliegues del olvido’ de Ignacio Vázquez Moliní

Letras

Juan Eugenio Hartzenbusch, un punto de vista sigular…

Letras

La pasión por los naipes del doctor Egas Moniz

Letras

Doña Perfecta

Letras

Galdós para ‘Dummies’

Letras

Antonio Gamoneda: La poética de la oscuridad como origen de la luz

Letras

Literatura clásica, o metafísica, materialista, lógica, política

Letras

El Galdós protofeminista

Letras

Los tres grandes pasos hacia la Ilustración

Letras

La conferencia de Julián Zugazagoitia en Bilbao sobre literatura en 1924

Letras

Benito Pérez Galdós en el centenario de su muerte (1920-2020)

Letras

A la memoria de mi tío Pablo

Letras

Pérez Galdós, el Nobel arrebatado

Letras

Tolstoi y Shakespeare

Letras

Aproximación al libro ‘Que no se entere la Cibeles’ de Mar de los Ríos

Letras

En torno al libro ‘Extravagancia infinita’ de Javier Olalde

Letras

Augusto de Angelis (1888 -1944)

Letras

Fernando Pessoa. El yo conflictivo

Letras

Federico García Lorca ocho décadas después

Letras

Antonio Daganzo, poeta de aleaciones

Letras

Sufriente, prometeico, iconoclasta y quijotesco

Letras

Leopoldo María Panero, el traductor de la locura

Letras

Poesía y dignidad

Letras

Buenos libros malos

Letras

Confesiones de un crítico de libros

Letras

En torno a ‘Sombra de Luna’ de Francisco Álvarez ‘Koki’

Letras

Alda Merini, vivir al borde de la sombra

Letras

Literatura de cordel

Letras

Demian. Herman Hesse

Letras

Hilario Martínez Nebreda, el poeta silencioso

Letras

La literatura y sus soportes (I)

Letras

La literatura y sus soportes (y II)

Letras

La Escuela Nueva y el centenario de Ruskin

Letras

Don Quijote y el mar

Letras

Elizabeth Barrett Browning, una poeta victoriana

Letras

Por qué escribo

Letras

Ángel González: la ácida ironía de un poeta

Letras

Carmen Posadas y su feria de las vanidades

Letras

El caso Miguel Hernández

Letras

Quevedo en sociedad y III.- Obra y vinculación cívica

Letras

Quevedo en sociedad II.- La crítica como ‘función’ social

Letras

Quevedo en sociedad I.- El hombre, la sociedad

Letras

VII Certamen de Novela Histórica de Úbeda

Letras

Antología poética. Alfonsina Storni

Letras

Ángel González: palabra sobre palabra

Letras

Galdós y el melodrama

Letras

IV encuentro de Poesia a Sul

Letras

Feminismos: la mujer sobre la letra

Letras

El Hidalgo: literatura y pobreza

Letras

‘Celia en los infiernos’, la obra socialista de Galdós (y II)

Letras

‘Celia en los infiernos’, la obra socialista de Galdós (I)

Letras

El nazismo para Antonio Ramos Oliveira en 1930

Letras

Ana Caro Mallén: una esclava en los corrales de comedias del siglo XVII

Letras

José Rodrigues Miguéis, casi olvidado

Letras

Tristeza que es amor. Alusión a Don Quijote

Letras

George Sand: ‘Un invierno en Mallorca’

Letras

José Ángel Valente: una estela inmortal de palabra poética (y II)

Letras

José Ángel Valente: una estela inmortal de palabra poética (I)

Letras

Imagen de José Ángel Valente

Letras

Valente, sin aditivos

Letras

Valente: Qué la palabra sea solo verdad

Letras

José Ángel Valente, en ‘el borde de la luz’

Letras

John Berger: ‘Un hombre afortunado’

Letras

Los desafíos de Lou Andreas-Salomé

Letras

La primavera y su sombra

Letras

El Conde de Montecristo, historia de una venganza

Letras

Luis Martín-Santos y James Joyce

Letras

Los cimientos culturales del abolicionismo: Harriet Beecher Stowe

Letras

Pinceladas sobre Agatha Christie

Letras

Juan Ramón Jiménez, escritor de epístolas (y II)

Letras

Juan Ramón Jiménez, escritor de epístolas (I)

Letras

Thomas Mann: Una Europa que se derrumba

Letras

El eterno romanticismo

Letras

Qué es ser agnóstico

Letras

Pedro Garfias: La poesía desgarrada del exilio

Letras

El descenso a los infiernos de Dorothy Parker

Letras

El Conde de Oxenstiern, a quien llamaron el Montaigne del Septentrión

Letras

La sonrisa del Quijote (Una concesión a la melancolía)

Letras

Antonio Machado que estás en los libros

Letras

‘Agua’: Virginia Woolf y Alfonsina Storni

Letras

Críticos literarios, dueños del espíritu humano

Letras

El papel del lector en la posmodernidad

Letras

Poesías. Catulo.

Letras

Los vínculos entre Américo Castro y Jovellanos

Letras

Michel de Ghelderode y las Vanguardias del siglo XX

Letras

El trabajo entre las raíces, mirada sobre la creación literaria

Letras

La frase del escritor

Letras

Un cuarteto literario en clave de sol

Letras

Oía hablar a los árboles

Letras

El ‘slow’ de Pessoa (o las vicisitudes de la melancolía)

Letras

Claudio Rodríguez: del camino, del hombre

Letras

Sobre las Brontë

Letras

Borges en Ginebra

Letras

Philippe Jacottet: ‘Pensamientos bajo las nubes’

Letras

Juan Goytisolo: ‘sobre asuntos sociales y personales’

Letras

Miguel Hernández en Portugal

Letras

Mi Gloria Fuertes

Letras

Robert Walser, el paseante espiritual

Letras

‘Al menos, memoria’: Juan Ruiz de Torres

Letras

Cela, celador, celando, celar

Letras

Miguel Hernández: ‘Cancionero y romancero de ausencias’

Letras

Rafael Montesinos, renovador

Letras

Bartolomé Soler, lo amargo de la diosa

Letras

Rubén Darío, poeta de las dos orillas

Letras

Jovellanos, poeta

Letras

Un paseo por los ‘jardines’ de Eloy Tizón

Letras

Azorín, sobrevivido

Letras

Rosalía de Castro, la mejor de los mejores

Letras

Eugenio Gerardo Lobo, el ‘capitán coplero’

Letras

Galdós: una conciencia histórica lúcida

Letras

Desde el silencio, a Nicolás del Hierro

Letras

Salustiano Masó, la fuerza del tiempo

Letras

Los ‘Rubaiyat’ de Omar Khayan

Letras

Carmen Laforet, esa chica explosiva del Ateneo

Letras

Gabriel Celaya, el sueño de trabajar la poesía

Letras

Ramón Hernández, un diamante literario en las calles de Madrid

Letras

María Teresa León, el papel de la melancolía

Letras

Luis Felipe Vivanco, un poeta de los que siempre regresan

Letras

Rafael Pérez Estrada, el poder de la imaginación