enero 2021 - V Año

TRIBUNA

Ustedes se equivocan

valle 1La declaración de 181 ex mandos militares en defensa cerrada de la figura de Francisco Franco, contra la izquierda y el Gobierno democrático de España, así como contra la exhumación de los despojos del dictador del Valle de los Caídos revela que la democratización de las Fuerzas Armadas, considerada como uno de los principales logros de la era constitucional, presentaba serias zonas de sombra todavía cuando los declarantes se hallaban en activo. Ninguno de los firmantes combatió durante la Guerra Civil lo cual convierte su declaración en una propuesta abiertamente ideológica, nada ecuánime ni equidistante. Su sesgo resulta no por conocido menos preocupante. Tras 40 años de Constitución, el beneficioso contenido democrático de la Norma fundamental no parece haber impregnado las mentes de quienes con su rúbrica muestran no haberse enterado, o no querer enterarse, de que la Historia de España no perteneció nunca a Franco. Su obra la hizo contra la Historia. Asimismo, parecen desconocer que la soberanía nacional reside en el pueblo, depositada en sus representantes electos.

No se trata de entrar a discutir sobre la valía militar del dictador. Hay opiniones para todos los gustos: desde quienes lo encumbran a olimpo de los grandes estrategos, hasta quienes argumentan que un ejército mayormente formado por albañiles retuvo sus tropas durante tres años a las puertas de Madrid. Y ello pese a la ayuda italo-germano-portuguesa, cuatro veces superior en número de soldados y pertrechos a los de las Brigadas Internacionales. Pero esas cuestiones son cosa de los especialistas.

La carrera militar de Franco se agota en 1939, cuando pasa a desempeñar cometidos señaladamente políticos en su condición de Jefe de Estado, jefatura, por cierto, obtenida gracias a una triquiñuela falsaria documental de su hermano Nicolás entre el generalato rebelde, reunido en la finca de un ganadero terrateniente salmantino y alzado en armas contra el Gobierno legalmente constituido de la República.
Con el desenlace de la Guerra Civil, lo que siguió es, involuntaria o voluntariamente, aún hoy, desconocido para sectores que debieran mostrarse ilustrados. Esta fue la secuencia no oficial de lo ocurrido: la mitad de la población vencida en la contienda, sojuzgada; hambre; represión; fusilamientos; cunetas –más de 100.000 combatientes y civiles del área republicana yacen aún hoy en despoblados; juicios sumarísimos sin defensa; cárcel; exilio; autarquía; corrupción; éxodo laboral; africanismo a machamartillo, colonialismo en África; sumisión a Estados Unidos, entrega de bases militares extranjeras a cambio de hacerse perdonar su filo-nazismo; estigma perpetuo de Gibraltar …Esta es la otra parte de la Historia que hay que atribuir a Franco como su principal artífice y a la cual los 181 declarantes no dedican una sola palabra de su declaración que la contemple.

valle 2Franco nunca acometió una verdadera política de reconciliación. Nunca. El hecho de que combatientes republicanos fueran enterrados junto a algunos de los vencedores en el Valle de los Caídos –construido, no se olvide, por presos políticos republicanos- no fue ninguna medida de altruismo por parte del autócrata. Obedeció a presiones estadounidenses, concretamente del presidente Dwight D. Eisenhower quien, temiendo las críticas internas en su partido por su apoyo a un general amigo y aliado de Hitler y de Mussolini y ante un siempre posible derrocamiento de Franco que convertiría en papel mojado los acuerdos militares hispano-estadounidenses de 1953, demandó al dictador un gesto hacia los vencidos. Y al gesto exigido Franco se avino. ¿Cómo explicar, si no, que Franco se propusiera enterrar a miles de sus víctimas –muchas de ellas agnósticas, cuando no ateas-, bajo una gigantesca cruz de 140 metros de altura y 50 de anchura, sin consentimiento familiar alguno y bajo custodia de una orden monástica?

El Valle fue construido para albergar a los caídos del bando de Franco, no se engañen, señores exmilitares. Lo pueden confirmar en el archivo del Palacio Real de Madrid donde el libro más caro de la Historia de España –diez millones de pesetas de la época- dos ejemplares hechos con metales preciosos, regalados por el Ayuntamiento madrileño al dictador, contiene únicamente los nombres de caídos del bando franquista en una decena de provincias españolas. Nada más. No hay un solo nombre de combatiente o caído republicano alguno.

Sepan algo más. Franco tiene en Mingorrubio, en las afueras de El Pardo, un panteón funerario propio, regalado por su fiel Carlos Arias Navarro a la sazón alcalde de Madrid, lujosamente decorado con esculturas sacras de hierro forjado y con una extensión de 500 metros cuadrados útiles para numerosas sepulturas. Fuentes allegadas a Carlos Arias informaron en su día de que Franco quiso enterrase en este panteón, donde fuera sepultada su esposa Carmen Polo. A pocos metros del gran espacio funeral de Franco se encuentran las sepulturas de sus fieles Carrero Blanco, Nieto Antúnez y tantos otros de sus ministros. ¿Entonces, qué sucedió para que sus huesos fueran a dar al llamado Valle de los Caídos?

En primer lugar, Franco no fue nunca caído. No tenía por qué ser enterrado en el Valle. Otra cosa sería el caso de José Antonio Primo de Rivera que si murió, fusilado tras ser procesado, en los primeros meses de la contienda. El caso es que sepultar en el interior de los templos estuvo prohibido en España desde que una Pragmática del rey Carlos III lo impidiera, por razones de salud pública. Además, en honor a la verdad, nunca el dictador ferrolano fue partidario de su ensalzamiento a base de estatuas o hitos públicos: la que le hiciera Juan de Ávalos por encargo de Carrero Blanco en 1973, para ser expuesta en el interior del Palacio Real, a partir de aquel 20 de diciembre en que el almirante fuera asesinado- se encuentra varada en un caserón de La Granja de San Ildefonso-; y la que le erigieron para que coronara el arco de Moncloa pasó a un frontal de Nuevos Ministerios. Hoy se encuentra en un almacén de la carretera de Barajas.

valle 3Un abad benedictino recientemente fallecido expuso en su día que los fundadores de templos tienen derecho a ser enterrados intramuros de las iglesias por ellos fundadas. Pero si Franco no quiso, ¿cómo explicar lo sucedido? ¿No se trataba de un monumento dedicado exclusivamente a los caídos en la contienda civil de 1936-1939? La explicación cabe hallarla en las circunstancias en las que se produjo su muerte: una política exterior e interior franquista en bancarrota, con la Marcha Verde en el Sahara; el Príncipe de España acosado por el búnker y el país en ascuas por las protestas estudiantiles, obreras, vecinales y ciudadanas que atravesaban España de un confín al otro a consecuencia del fracaso político del franquismo, de su hostilidad a un sistema de libertades que casi toda las personas sensatas del país, incluso desde las filas del franquismo, reclamaban.

Por consiguiente, es dable pensar que el entierro de Franco en el Valle de los Caídos se trató de un órdago político, cargado de simbolismo, que le fue lanzado a un, a la sazón, políticamente presionado y desorientado Juan Carlos de Borbón por el núcleo de poder más contiguo al dictador, cuyo exponente era el yerno del autócrata y cirujano Martínez Bordiú, Marqués de Villaverde, que prolongó la agonía de Francisco Franco de una manera tan cruel como abyecta.

Con el cadáver aún caliente del dictador, el hostigamiento marroquí en el Sur, el pánico de Washington ante un desenlace político de izquierda, y un país ardiente y anhelante de libertades, nadie, ni el Jefe del Estado in pectore, ni mucho menos la protesta opositora, tenía fuerza para impedir que Franco fuera, incluso contra su voluntad, enterrado en Cuelgamuros.

Sepan pues señores ex militares firmantes de la declaración, que sacar a Franco del lugar donde nunca debió ser enterrado va a ser un acto de verdadera reconciliación nacional que, como ha dicho el presidente Pedro Sánchez, puede contribuir grandemente a cerrar una honda herida que Ustedes, con su escrito, proponen dejar abierta. La presencia de Franco bajo la cruz es todo menos una expresión reconciliadora.

Defender a uno de los suyos algo que, en principio, podría ser interpretado como un hecho honorable, no es en este preciso caso lo que Ustedes creen. La crueldad con la que Franco ejerció el poder, 40 años de muerte, persecución y exilio contra a quienes mostraban ideas y soluciones distintas a las suyas y demandaban las libertades democráticas, no merecen defensas gallardas. Ustedes se equivocan. Confíen en nuestro pueblo. Hagan un voto por la concordia. Y eso, sigan ejerciendo su derecho a la libertad de expresión, que aquel señor al que Ustedes tan tesoneramente defienden, jamás se lo hubiera permitido.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN TRIBUNA

Tribuna

De caraduras, sinvergüenzas y segundas dosis

Tribuna

De la restitución del honor y una figurada y respetuosa propuesta a S.M. Juan Carlos I

Tribuna

No lo dejéis a la serpiente

Tribuna

Migrantes de paso, flexworker

Tribuna

Asalto al Capitolio de los EE.UU., la sombra del cainismo eclipsa la democracia en Washington

Tribuna

Carta a los Reyes Magos para un mundo post-covid19

Tribuna

Sueños de migrantes

Tribuna

¿Por qué no son fiables los datos de contagios de Covid-19 de la Comunidad de Madrid?

Tribuna

Política y antipolítica

Tribuna

‘Un español en Alemania’. Día Internacional del Migrante 18 de diciembre

Tribuna

El PSOE de los mayores, de ahora y de siempre

Tribuna

Los lectores invisibles  

Tribuna

188 votos responsables y 26 millones de infamias

Tribuna

Maradona y la pandemia

Tribuna

¿Por qué no hablan de los presupuestos?

Tribuna

¿Para qué seguir con la filosofía?

Tribuna

El tercer centenario del Ateneo de Madrid y los 80 años de Azaña

Tribuna

Verdades y mentiras sobre una gran ley de educación

Tribuna

¿Elegir? El PSOE ya ha elegido

Tribuna

¿Para qué ha servido izquierda socialista?

Tribuna

Periodismo, pandemia de falsedades o la distancia del puercoespín

Tribuna

Vacunas

Tribuna

Aburridos de la democracia

Tribuna

¿Qué es la democracia? (no respondan rápidamente…)

Tribuna

Hachazo a la injusticia social

Tribuna

Negacionistas

Tribuna

Poesía a Sul

Tribuna

¿Cón qué Casado quedarse?

Tribuna

Razones para la reforma judicial

Tribuna

Suspender el examen

Tribuna

Identidad política y autocensura

Tribuna

El psicoanálisis en el Ateneo de Madrid

Tribuna

La Cataluña posTorra

Tribuna

Hacerse un Azorín

Tribuna

La mentira como arma política

Tribuna

Don Sindulfo de la Barca

Tribuna

Madrid, un respeto

Tribuna

¿Por qué no acuerda el PP?

Tribuna

Guerra cultural, democracia y libertad

Tribuna

Francisco Rodríguez Adrados: in memoriam

Tribuna

¿Monarquía?¿Independencia?¿Y si debatimos sobre lo importante?

Tribuna

Es más que un no a Calviño

Tribuna

El camarote de los hermanos Marx (catalanistas)

Tribuna

Reconstruyendo, sin el PP

Tribuna

Saldremos más fuertes, más unidos y más iguales

Tribuna

En Europa, todos detrás de Pedro Sánchez

Tribuna

El acuerdo sólo perjudica a los ultras

Tribuna

Andanadas inútiles: Estado y Gobierno, un mismo horizonte

Tribuna

El ingreso de la dignidad

Tribuna

No es crispación, es desestabilización

Tribuna

La salida del laberinto

Tribuna

Economía sí, pero otra economía

Tribuna

Alarma, salud y partidismo

Tribuna

Comisión de reconstrucción

Tribuna

¿Más Estado?

Tribuna

Insultar no es hacer oposición

Tribuna

Más y mejor Europa

Tribuna

Rearme

Tribuna

Casado ¿pactas o te desentiendes?

Tribuna

Ultras en pandemia

Tribuna

Dependencia histórica

Tribuna

El dinero público no es de nadie

Tribuna

El mundo en que vivimos

Tribuna

Primera lección: defender lo público

Tribuna

Ética y enfermedad

Tribuna

Fake news, el otro ‘virus’

Tribuna

COVID-19 o somos Europa o todo era mentira

Tribuna

¿Honestidad? Breve apunte realista

Tribuna

El zorro fenec, y el principio de legitimidad democrática

Tribuna

Es la hora de la responsabilidad

Tribuna

Crisis Coronavirus: Comunicado Equipo Entreletras

Tribuna

El coronavirus: un miedo histérico colectivo inducido

Tribuna

Manifiesto de la manifestación feminista del 8 de marzo de 2020

Tribuna

8 de marzo

Tribuna

Ni delante ni detrás

Tribuna

¿Pacto educativo?

Tribuna

¿Despolitizar la política?

Tribuna

Memoria sin orgullo

Tribuna

Fernando Morán, “in memoriam”

Tribuna

El legado de Fernando Morán

Tribuna

Lo del juego en mi barrio: o con el empleo no se juega

Tribuna

¿Paranoia o tolerancia?

Tribuna

Agendas reales y ficticias

Tribuna

Adecentar la casa

Tribuna

Odio

Tribuna

El discurso preliminar de Agustín Argüelles

Tribuna

Coalición, estabilidad y eficacia

Tribuna

Galdós y la docencia

Tribuna

Galdós como ejemplo

Tribuna

Honrando a Galdós en Marianela

Tribuna

La democracia se abre paso

Tribuna

En memoria de Don Benito Pérez Galdós

Tribuna

Homenaje a Galdós Ateneista

Tribuna

Homenaje a Benito Pérez Galdós

Tribuna

La persona y el amor

Tribuna

Lecciones del Reino Unido

Tribuna

Juegos de poder en política

Tribuna

Sólo pactan los fuertes

Tribuna

Ecología y Política

Tribuna

Tiempos de pre-política

Tribuna

Juegos de poder en pareja

Tribuna

El art. 27 CE78, la ministra y los ‘empresarios docentes’

Tribuna

La década infame

Tribuna

Respetemos la decisión de las urnas

Tribuna

Homenaje a Ernest Lluch: ejemplo de tolerancia y humanidad

Tribuna

La Agrupación para el Estudio de las Religiones inicia su andadura en el Ateneo de Madrid

Tribuna

El peligro ultra

Tribuna

El Ateneo de Madrid acoge la semana de la ciencia 2019

Tribuna

Una jornada gozosa y memorable

Tribuna

El tigre nacionalista

Tribuna

Oneto, el guardián de las confidencias.

Tribuna

Frente a la Cataluña de la subversión y el caos, acatamiento de la sentencia, tolerancia y diálogo

Tribuna

Homenaje a Indalecio Prieto

Tribuna

Homenaje a Indalecio Prieto en el Ateneo de Madrid

Tribuna

10-N: ¿Qué hacemos con las pensiones ante el riesgo de crisis?

Tribuna

Juegos de poder verbales

Tribuna

Hay que respetar el resultado de las elecciones

Tribuna

La procesión de la humanidad

Tribuna

¿Gobierno a cambio de qué?

Tribuna

Gobierno ya

Tribuna

La cuestión de la identidad y de los migrantes

Tribuna

Muere en accidente Santiago Bastos, el militar de Inteligencia que truncó la involución en las FF.AA.

Tribuna

El ‘Águila’ ha alunizado. 50 años de la llegada del ser humano a la Luna

Tribuna

Soluciones al alcance de la mano

Tribuna

La Legislatura del derecho a la vivienda

Tribuna

Gobierno progresista y estable, cuanto antes

Tribuna

La leyenda de Ali y Cántara, Alicante

Tribuna

Investidura: hablemos del para qué

Tribuna

Homenaje a Jaime Vera en el Ateneo

Tribuna

Reflexiones sobre el homenaje a Jaime Vera en el Ateneo

Tribuna

La gran coalición pasa factura al SPD

Tribuna

Jaime Vera vuelve al Ateneo

Tribuna

Una Europa que avanza con una España que empuja

Tribuna

Literatura y gastronomía

Tribuna

Elecciones Municipales en Cataluña: La cuestión social y el miedo

Tribuna

Cien mil españoles más votarán por Europa

Tribuna

El mito Rubalcaba

Tribuna

Ahora también … 26 de mayo!!

Tribuna

Las dos derrotas de Aznar

Tribuna

Las Mentiras Románticas, Cataluña, elecciones Generales y Municipales

Tribuna

La ciudadanía decide

Tribuna

Tres autores, tres ideas para la socialdemocracia

Tribuna

Con el PSOE, la economía crece más y mejor

Tribuna

Manipulación, tergiversación y mentira… vienen de bastante atrás

Tribuna

Lecciones del Brexit

Tribuna

Homenaje al profesor Peces Barba en el Ateneo de Madrid

Tribuna

Un municipalismo para promover Europa

Tribuna

Límites éticos a la investigación en edición genómica

Tribuna

El feminismo socialista para Amparo Martí

Tribuna

28 de Abril: una visión desde Catalunya

Tribuna

No con mi voto

Tribuna

Por la dignidad de las personas, contra el menosprecio y la invisibilidad

Tribuna

El derecho a ser escuchado de Pedro Sánchez

Tribuna

Humanización, deshumanización, transhumanización

Tribuna

Progreso, Bienestar y Concordia

Tribuna

Luchar por Europa

Tribuna

La vigencia del socialismo democrático

Tribuna

Impuestos: suficientes y justos

Tribuna

Sol de domingo en los cien años de la Cuesta de Moyano

Tribuna

¿Decretos leyes? Depende para qué

Tribuna

Homenaje a Jiménez de Asúa en el Ateneo de Madrid

Tribuna

Conquistas, identidad y unas pelis de romanos

Tribuna

Sin igualdad y derechos Europa no existe

Tribuna

¿Sobre qué debatiremos en 2019? ¿Sobre territorios o sobre personas?

Tribuna

Traición a la democracia española

Tribuna

Muere la abogada María Luisa Suárez Roldán, pionera del primer bufete laboralista

Tribuna

La Extremadura incomunicada del siglo XXI

Tribuna

¿Dónde conduce la política de la crispación?

Tribuna

El año que la izquierda vivirá peligrosamente

Tribuna

PP y Ciudadanos pactan con el franquismo

Tribuna

¡A por ellos!

Tribuna

Constitución, celebración y reforma

Tribuna

El contagio de la ultraderecha europea no debería darse en España

Tribuna

Alfabetizar a las cúpulas de la derecha

Tribuna

La Mezquita-Catedral de Córdoba: razón y religión

Tribuna

A vueltas con los símbolos patrios

Tribuna

Jueces independientes

Tribuna

A vueltas con la monarquía

Tribuna

Eutanasia o el derecho a vivir dignamente

Tribuna

Liderazgos políticos y redes sociales

Tribuna

La Filosofía se recupera

Tribuna

Dejen gobernar

Tribuna

Cataluña en la encrucijada

Tribuna

Yo voté a Carmena, ¡perdonadme!

Tribuna

El huevo de la serpiente

Tribuna

Se dignifican las pensiones, pese a las cloacas

Tribuna

Falsedad del máster de Casado

Tribuna

Vuelve el aznarismo

Tribuna

Cataluña y la jaula del hámster

Tribuna

Los enemigos de las humanidades

Tribuna

El auge fascista y la anti-europa

Tribuna

Casado recorta desde la oposición

Tribuna

En memoria de Manuel Salcedo Vaya

Tribuna

Demasiados ‘hombres fuertes’

Tribuna

La herencia de Franco

Tribuna

Sanidad universal y justicia social

Tribuna

Ustedes se equivocan

Tribuna

Los jóvenes reclaman soluciones

Tribuna

Esperanza con interrogantes

Tribuna

Políticas de identidad y políticas de solidaridad

Tribuna

Jugando a escribir

Tribuna

Afrontar las causas de la inmigración

Tribuna

España vuelve a contar en Europa cuando más falta hacía

Tribuna

Acuarius o la lección española

Tribuna

De talantes y gestos estos días

Tribuna

Don Tancredo y el bolso de Soraya

Tribuna

Lecciones de la moción de censura

Tribuna

Un gobierno legítimo

Tribuna

Pedro Sánchez: el cambio imprescindible

Tribuna

De la táctica a la praxis. Carta abierta a los ciudadanos/as de la izquierda progresista

Tribuna

Cumplir lo prometido

Tribuna

Recuperar la ilusión en que lo que creíamos muerto vuelve a vivir

Tribuna

Sumar fuerzas, fundir horizontes

Tribuna

La moción imprescindible

Tribuna

La respuesta al supremacismo de Torra

Tribuna

A Pablo Iglesias e Irene Montero los definió León Felipe

Tribuna

Disculpen las molestias (De la braguetocracia y otras lindezas)

Tribuna

Serial de poder en Madrid

Tribuna

Le llamábamos don Enrique

Tribuna

Por dignidad

Tribuna

Cánones de belleza

Tribuna

El populismo de Ciudadanos

Tribuna

Con los ojos abiertos (A las activistas de Altea)

Tribuna

Jardín cerrado

Tribuna

Pensiones dignas y poderes fácticos

Tribuna

Vía dolorosa de Semana Santa

Tribuna

La reforma de la financiación local

Tribuna

Machismo: los síntomas y la enfermedad

Tribuna

8 de marzo, huelga de mujeres

Tribuna

Elecciones en Italia: europeísmo contra populismo

Tribuna

¿Reforma electoral? ¿para qué y para quién?

Tribuna

Forges: Un sentido común democrático

Tribuna

Tecnología y precariado

Tribuna

Enrique Tierno Galván: El triunfo de la intuición

Tribuna

La gran coalición no es una buena idea

Tribuna

‘¿Qué pensaría su padre si…?’

Tribuna

Argentina y el ‘NeoGatopardismo’

Tribuna

Juan Carlos Quer, centro de admiración

Tribuna

El auge supremacista

Tribuna

El laberinto catalán

Tribuna

Invierno, invierno

Tribuna

Esa izquierda portuguesa que apoya el secesionismo catalán

Tribuna

Volver a empezar

Tribuna

¿Soberanía?

Tribuna

De la caverna a la ‘mediocracia’, en Argentina

Tribuna

No sigan estirando la cuerda de la desigualdad

Tribuna

Arrinconando al machismo

Tribuna

Terrorismo fiscal

Tribuna

Elogio de Puigdemont

Tribuna

A Cataluña le conviene el PSC

Tribuna

El regreso a la pax catalana

Tribuna

Cataluña también forma parte de mi identidad

Tribuna

Crónica de la muerte de un poeta

Tribuna

La locura de Seward y Cataluña. Pensamiento estratégico

Tribuna

Políticos para resolver problemas y políticos para crearlos

Tribuna

Podemos salir bien de esta

Tribuna

En defensa del Régimen del 78

Tribuna

Decadencia

Tribuna

Cataluña, los funámbulos sobre la cuerda floja

Tribuna

Víctimas y verdugos en Cataluña

Tribuna

Más cultura de defensa para un mayor esfuerzo presupuestario

Tribuna

Tatuajes

Tribuna

Pacto de rentas, también para los catalanes

Tribuna

Para un niño desconocido

Tribuna

Hay que subir los salarios

Tribuna

Ablación

Tribuna

El observador

Tribuna

Los secesionistas no tienen derecho

Tribuna

La alargada memoria de Miguel Ángel Blanco

Tribuna

El régimen del 78 y los candados

Tribuna

Prometeo

Tribuna

Lo del famoso Referéndum

Tribuna

Emeth

Tribuna

Babel

Tribuna

El poncho de los pobres

Tribuna

La necesidad de la política

Tribuna

La ‘gravitas’

Tribuna

‘The Jesoua Tree’ y el tesoro de las primeras veces

Tribuna

40 aniversario de la legalización del PCE

Tribuna

Noticia y realidad

Tribuna

Sobre la codicia o los jornaleros del voto

Tribuna

El precario equilibrio del funámbulo

Tribuna

Fantasma mío

Tribuna

Maradona

Tribuna

Carnaval, carnavalada, carnavalismo

Tribuna

“Unha flor é un milagre…”

Tribuna

Los hijos, nivel de vida, nivel moral

Tribuna

Un país de cocineros que se atraganta

Tribuna

Bruce Springsteen, cuando todos los genios deberían escribir su biografía

Tribuna

Me he pasado la navidad leyendo a Elgarresta

Tribuna

Las cintas de casette