mayo de 2024 - VIII Año

Una jornada poética diferente

AULA DE ENCUENTROS DE POESÍA DEL CÍRCULO DE BELLAS ARTES
10 DE ABRIL DE 2024
Lectura y coloquio con el poeta CARLOS MURCIANO
Presenta el Dr. D. CARLOS DOÑAMAYOR HERNÁNDEZ
Coordina ALFREDO PIQUÉR GARZÓN

En esta agradable tarde casi veraniega la Sala Ramón Gómez de la Serna del Círculo de Bellas Artes de Madrid, se llenó de público, deseoso de escuchar a un poeta con mayúsculas. Mantengo que fue una jornada diferente.

Todos conocemos al poeta, o al menos deberíamos de conocerle, por eso no voy a entrar en su trayectoria larga, intensa y merecidamente laureada, porque este autor viene a compartir algo distinto con nosotros: su concepto de la poesía que para él es el juego de las palabras, aunque yo más bien diría que es el juego entre las palabras y su prodigiosa memoria.

A través del amplio, profundo y antiguo conocimiento del poeta invitado, Carlos Doñamayor Hernández, poeta y médico humanista, diseña una jornada diferente con una amena y fructífera entrevista en la que se dejan ver cinco núcleos o bloques que sustentan sus poemarios: Dios, el amor, el tiempo, el regreso a la infancia y la muerte.

Quizás no sea acertado transcribir aquí unos versos de este poema que deja clara la sensibilidad y las dudas del poeta con respecto a su Dios, al hombre que dialoga con Él y Dios como gusta definir, un Dios por otra parte muy particular:Dios está aquí, sobre esta mesa mía tan revuelta de sueños y papeles, en esta vieja, azul fotografía cuajada de claveles. Dios está aquí. O allí: sobre la alfombra, en el hueco sencillo de la almohada; y lo grande es que apenas si me asombra mirarlo compartir mi madrugada. Doy a la luz y Dios se enciende; Toco la silla y toco a Dios; Mi diccionario se abre de golpe en Dios: si callo un poco, oigo jugar a Dios en el armario”.

Y después de que el filósofo nos recuerde de memoria este concepto de forma tan sencilla y tan poética, ¿cómo no se iba a despertar nuestra curiosidad para centrarnos en las otras cuatro puntas de su estrella poética?

En la infancia están sus raíces, y por eso siempre busca el regreso a ese territorio, a sus recuerdos que no pasan, a su memoria que no olvida, y escribe, recuerda y comparte este fragmento:  “Mientras la niebla invade, próxima, la distancia, el presente pretérito…” y luego recordará que “tu caminar te lleva a la ceniza”, evocando esas otras facetas o ejes poéticos, el tiempo y la muerte,  porque  “el tiempo como duración se descifra, a su vez, al nombrar los espacios en donde el yo se siente en plena comunión con su derredor, con los lugares sagrados que fueron paraíso íntimo y en los cuales se deleita y se demora. Su afán por alargar y su residencia en la tierra se explicita al intentar fusionar sus perecederos sentimientos con la infinitud que anida en los territorios familiares “

De la muerte sabe que es el fin, del amor que es su principio y su motor. La memoria nos la muestra y la mantiene, y de aquella juventud dejó la siembra y ahora recoge sus frutos, aunque habría que decir mejor que somos nosotros los que los recogemos.

A través de sus palabras percibimos la claridad con la que el poeta y filósofo se siente unido en su obra, mientras su palabra, como la niebla, invade próxima la distancia entre un auditorio entregado, el entrevistador experto y un poeta con mayúscula.

Agradecemos al Aula de Encuentros de Poesía, a su coordinador, al presentador y al poeta este tiempo, que no pasa y que, seguramente, quedará en el recuerdo de muchos para largos años.

COMPÁRTELO:

Escrito por

Archivo Entreletras

Wolfgang Harich ¿no fue rescatable?
Wolfgang Harich ¿no fue rescatable?

¿Fue posible un comunismo soviético y ecologista? Wolfgang Harich (1923-1995), fue uno de los pensadores alemanes que, tras la Segunda…

Epistolario de Santiago Ramón y Cajal
Epistolario de Santiago Ramón y Cajal

Epistolario de Santiago Ramón y Cajal Edición de Juan Fernández Santarén. La esfera de los libros Fundación Larramendi, 2014  …

Notas, a vuela pluma, sobre la poética
Notas, a vuela pluma, sobre la poética

QUERRÍA, si se me alcanza, escribir unas notas, a vuela pluma, de lo que algunos doctos en este mester, han…

108