diciembre 2020 - IV Año

CINE

El oficial y el espía, la película del caso Dreyfus

cartelloficial‘El Oficial y el Espía’, última película de Roman Polanski, fue premiada con el León de Plata en la Edición de 2019 del Festival de Venecia, y recibió el Premio a la mejor película por la Federación Internacional de Críticos (FIPRESCI). También ha sido la gran olvidada en los Premios Oscar de 2020. Y la razón de ese olvido, seguramente, ha sido de orden extra-cinematográfico, e inexplicablemente, tiene que ver con la vida de Polanski fuera de los platós. En España fue estrenada el 1 de enero de 2020.

El director y autor del guion es el mencionada cineasta polaco Roman Polanski, uno de los directores más importante de los últimos 50 años. Está basada en la novela de Robert Harris ‘An officer and a spy’, que relata la terrible historia del Capitán Alfred Dreyfus, un soldado francés, alsaciano de origen judío, acusado falsamente de espionaje y condenado a cadena perpetua en 1894. Émile Zola popularizó el asunto con su famoso artículo de prensa en el diario L’Aurore (J’acusse), del que era editor el no menos famoso político radical francés, Georges Clemenceau, que fue el verdadero organizador y director de la campaña por la liberación de Dreyfus. El denominado ‘Affaire Dreyfus’, conmocionó a Francia, dividiendo al país entre los partidarios de la liberación de Dreyfus (los Deyfusards) y sus enemigos (los Anti-Dreyfusards). Una división que se produjo casi por igual en la derecha, el centro y la izquierda.

Una peculiaridad brillante y genial del film consiste en que centra la trama en la figura de otro oficial alsaciano, el entonces Teniente Coronel Georges Picquart, que fue Jefe del Contraespionaje Francés y que, en 1906, llegó a ser Ministro de la Guerra, en el primer Gobierno de Clemenceau. Picquart había colaborado en la preparación de la acusación y condena de Dreyfus, convencido de su culpabilidad. Pero, en 1895, un año después de la condena de Dreyfus, Picquart comprobó que Alemania seguía recibiendo información del verdadero espía, y eso le llevó a cambiar de posición. Un cambió que le deparó persecución, pues fue expulsado del ejército y hasta encarcelado. Y es que Picquart, aunque era antisemita, era sobre todo muy francés. Alsaciano, como Dreyfus, su familia fue una de las muchas familias alsacianas que huyeron a Francia cuando Alsacia fue anexionada por la naciente Alemania, después de la Guerra Franco-Prusiana de 1870. Y era tan francés, que se hizo militar para poder luchar con la armas en la mano para que Alsacia retornase a ser francesa. Igual, exactamente igual que le había ocurrido a Dreyfus, aunque Picquart nunca simpatizó personalmente con él. Ambos, finalmente rehabilitados, recibirían la Legión de Honor.

Otra brillante y genial peculiaridad del film está en que el cuadro de actores lo forma la Comedie Française. Y se nota. La interpretación es realmente magnífica, incluso la de los secundarios y figurantes. Y todo ello está muy bien acompañado por una no menos magnífica ambientación de la época, muy bien apoyada por un cuidadísimo vestuario y una banda sonora de alta calidad. Por si fuera poco, el desarrollo de la trama consigue mantener la atención y el suspense hasta el final, y esto es cosa que ciertamente tiene mérito, ya que el final de la historia es de sobra conocido.

Bernard LazareBernard LazareQuizá cabe formular tres objeciones críticas en lo que se refiere al reflejo cabal de la realidad del caso. Y son objeciones de importancia, pues la película pretende realizar una acabadísima recreación histórica. Tres desaciertos que, pese a todo, no empañan el film, que globalmente consigue bastante bien esa recreación. Y es que la película falsea la información sobre el intento de asesinato del abogado de Zola, no refleja bien la intensidad del debate que generó el Caso Dreyfus en Francia, y difumina bastante a algunos personajes fundamentales.

El intento de asesinato de Labori, el abogado de Zola, no está bien reflejado e induce a error. En efecto, aunque en la película parece que muere asesinado, en realidad se salvó del atentado y vivió hasta 1917.

En cuanto al debate que dividió a Francia, no queda bien reflejada la profundidad del mismo. La división se produjo en todos los sectores. También en la izquierda francesa. Una división que fue manifiestao en los incipientes movimientos obreristas de la época, los sindicalistas de Sorel y los socialistas. En ambos casos abundaron inicialmente los antidreyfusards. En el sindicalismo, aunque Sorel, el fundador de la famosa Confederation General du Travail, la CGT francesa, fue un decidido dreyfusard desde el primer momento, no sucedió igual con todos los dirigentes del sindicato CGT. Y los socialistas estaban demasiado enfrascados en el debate de su unificación, lograda finalmente en 1905 con la creación de la S.F.I.O. (Section Française de l’Intenational Ouvriere), nombre oficial del Partido Socialista francés hasta 1969. En el debate de unificación, los dirigentes socialistas procuraron orillar hasta casi el final el asunto, pues el caso Dreyfus era motivo de ásperas polémicas entre ellos. Y nada, absolutamente nada de todo ello aparece en la película.

Pero de mayor gravedad, a mi juicio, es el desdibujamiento de las figuras de Bernard Lazare y de Clemenceau, en favor de un protagonismo merecido, pero exagerado, de Zola, hasta en el título original (J’Acusse).

Bernard Lazare (1865-1903) fue el autor de una obra trascendental en Francia, ‘El Antisemitismo, su Historia y sus Causas’ (hay traducción española, de Álvaro Espina). Su obra, que finalizaba con un tan encendido como optimista alegato sobre el final del antisemitismo en Francia, fue publicada en 1894, justo unos meses antes de que estallase el Affaire Dreyfus. Él fue, sin duda, uno de los hombres que mayor desengaño sufrió con el caso Dreyfus. Y fue Bernard Lazare, dreyfusard desde el primer instante, quien consiguió concitar a personalidades no judías, como Clemenceau, al esfuerzo inicialmente emprendido, casi en solitario, por el hermano de Dreyfus. Lazare sale en la película, pues omitirle sí que sería profundamente injusto, casi aberrante, en la misma escena que Clemenceau, pero únicamente unos breves segundos, en los que simplemente se menciona su nombre.

clemenceauClemenceauY, en cuanto a Clemenceau, ¡qué decir de Clemenceau! Sin Clemenceau no hubiese habido Caso Dreyfus. Zola escribió un artículo grandioso, brillante, trascendental, que impactó en la opinión francesa y en la mundial, y por el que sufrió enjuiciamiento y condena. Pero el J’Acusse, fue publicado en el diario que editaba Clemenceau, L’Aurore, y en el film no se menciona esto, pues se limita a presentar al director de la publicación, al que se dedica incluso un dialogo. Pero Clemenceau no sólo escribió un artículo. Clemenceau hizo más de 10.000 artículos, actos, mítines y conferencias por todo el país y organizó el movimiento de la opinión pública que condujo a la liberación y a la rehabilitación de Dreyfus. Y por ello se ganó el reconocimiento general de Francia, tanto entre los partidarios como entre los adversarios de Dreyfus, que le adjudicaron el título, todos ellos, de ‘El Primer Deyfusard’. Y por ello, también recibió innumerables persecuciones, multas, procesamientos y condenas.

Pero Clemenceau hizo mucho más aún. Fue sobre la base del potente movimiento dreyfusard que tanto había contribuido él a crear, que Clemenceau colaboró en organizar la convocatoria en 1901, en pleno affaire Dreyfus, del congreso fundacional del Partido Radical. Un partido nacido del propio Caso Dreyfus en el que se integraron los distintos grupos y personalidades republicanos de los distritos, ciudades y departamentos de toda Francia. Un partido liberal-demócrata, el Partido Radical, que lideró el movimiento dreyfusard hasta la liberación y rehabilitación definitivas de Dreyfus (y de Picquart), y un partido que regiría los destinos de la República hasta 1940.

En 1906, Clemenceau formó su primer gobierno, en el que nombró al ya General Picquart como Ministro de la Guerra de Francia. Hecho éste que ni se menciona en el film, pese a que la escena final recrea el último encuentro entre el ya Comandante Dreyfus, con el entonces Ministro de la Guerra Picquart, en 1906. Y no se puede olvidar, aunque no sea quizá éste el momento más adecuado para hacerlo, que el segundo Gobierno Clemenceau fue formado en 1917, en plena Guerra Mundial, y ha sido conocido en la Historia de Francia como ‘El Gobierno de la Victoria’, pues dirigió el esfuerzo final de Francia hasta la victoria sobre Alemania, en 1918. En la película, Clemenceau aparece sólo ¡un par de segundos!, y sólo se menciona su nombre.

Creo que no me equivoco si afirmo que esa postergación tiene raíces profundas y que, sin duda, no responde sólo a un despiste o a un olvido inintencionado. Quizá, si la redacción de entreletras.eu lo considera oportuno, valdría la pena presentar, más adelante, una semblanza de ambos personajes Lazare y Clemenceau o, al menos, de Clemenceau, el Primer Dreyfusard de Francia y el Padre de la Victoria de 1918.

En fin, y pese a estas objeciones, que aunque no sean pequeñas deben considerarse menores, ‘El Oficial y el Espía’ es una película muy, muy recomendable, que no defraudará a ningún espectador.

Ficha técnica de la película:

Título original: J’accuse

Dirección: Roman Polanski, Francia 2019

Guion: Robert Harris y Roman Polanski; Basado en el libro de Robert Harris

Productor : Alain Goldman

Reparto: Jean Dujardin ( Picquart); Louis Garrel (Alfred Dreyfus); Emmanuelle Seigner (Pauline Monnier); Grégory Gadebois (Henry); Hervé Pierre (General Gonse); Wladimir Yordanoff (General Mercier); Didier Sandre (General Boisdeffre); Melvil Poupaud (Letrado Labori); Eric Ruf (Sandherr); Mathieu Amalric (Bertillon); Laurent Stocker (General de Pellieux); Vincent Perez (Letrado Leblois); Michel Vuillermoz (du Paty de Clam); Vincent Grass (General Billot); Denis Podalydès (Letrado Demange); Damien Bonnard (Desvernine); Laurent Natrella (Esterhazy); Bruno Raffaelli (Juez Delegorgue)

Música: Alexandre Desplat

Fotografía: Pawel Edelman, PSC

Montaje: Hervé de Luze, 126 minutos

Vestuario: Pascaline Chavanne

Música: Lucien Balibar, Aymeric Devoldere y Cyril Holtz

Distribuidora: Caramel Films

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN CINE

Cine

‘La cabina’ de Antonio Mercero, un mediometraje de culto

Cine

‘De Gaulle’, la película: una digna hagiografía

Cine

Una proposición indecente (Indecent proposal)

Cine

SAW

Cine

Los Nuevos Mutantes

Cine

Superagente Makey

Cine

Dónde estás, Bernadette

Cine

‘Divino Amor’, Brasil 2027

Cine

La posesión de Mary

Cine

Cuestión de justicia (Just Mercy)

Cine

‘Parásitos’ en cartelera, un éxito tras ser premiada en los Oscars

Cine

Atrapado en el tiempo (Groundhog day)

Cine

‘Mujercitas’, un viaje al mundo de Emerson

Cine

Luis Eduardo Aute, cineasta: ‘Un perro llamado Dolor’

Cine

Kim Kong, la ingeniosa miniserie de Stephen Cafiero inspirada en Kim Jong-un

Cine

El oficial y el espía, la película del caso Dreyfus

Cine

¿Star Trek o pandemia zombi?

Cine

‘Estallido (Outbreak)’, un thriller epidémico

Cine

‘La amenaza de Andrómeda’, el virus que llegó del espacio

Cine

El confinamiento como materia literaria y cinematográfica

Cine

Trainspotting, la vida en el abismo

Cine

‘Sin novedad’, un drama social y psicológico de Miguel Berzal de Miguel

Cine

Cine con sombrero para quitarse el sombrero

Cine

El Joker: entre la reacción y la vanguardia

Cine

El jovencito Frankenstein (Young Frankenstein)

Cine

Star Wars: la fuerza nunca ha dejado de ser una cuestión psicopolítica

Cine

De Peñaranda de Bracamonte a Hollywood: la extraordinaria vida del Señor Wences

Cine

Un subgénero sobre ‘viajes iniciáticos’ … Gravity

Cine

El libro que aún le debemos al cineasta Julio Coll

Cine

Háblame de ti (Un homme pressé)

Cine

Del linchamiento económico del pueblo griego

Cine

Ad Astra: hacia las estrelllas

Cine

Jarmusch o el síndrome Zurbarán: de katanas e Inmaculadas.

Cine

La naranja mecánica (Clockwork Orange)

Cine

Paco Rabal y Águilas: un vínculo profundo e indestructible

Cine

American History X

Cine

Heat

Cine

Antoni Ribas, un luchador incomprendido…

Cine

Ode to the goose (Oda al ganso)

Cine

La masái blanca

Cine

Agnés Varda, entre el documental y la ficción

Cine

The Star

Cine

Million Dollar Baby

Cine

Despidiendo a un grande, despidiendo a mi padre

Cine

Song of the petalars: Cuando los Thundercats regresaron con el cambio de siglo

Cine

‘Mi vecino Totoro’, una de anime

Cine

La Sierra de Teruel… una película con mucha historia detrás

Cine

Superlópez

Cine

Woody Allen. El poder del psicoanálisis (y III)

Cine

Woody Allen. El poder del psicoanálisis (II)

Cine

Woody Allen. El poder del psicoanálisis (I)

Cine

Bohemian Rhapsody

Cine

El nacional-catolicismo, también, tuvo su cine

Cine

13 Muestra de Cine Europeo MUCES Segovia

Cine

Los avatares de ‘La respuesta’ de Josep María Forn

Cine

¿Qué fue de Baby Jane?

Cine

El gigante de hierro

Cine

Una película desasosegante e imprescindible de Gianfranco de Bosio

Cine

‘100 metros’ de Marcel Barrena

Cine

‘Campeones’ de Javier Fesser

Cine

‘Canciones para después de una guerra’: desenmascarando el relato oficial

Cine

‘Point Break’ de Kathryn Bigelow

Cine

Alfred Hitchcock (y II)

Cine

Alfred Hitchcock (I)

Cine

‘Rebelde entre el centeno’: el autor que se escondía del mundo.

Cine

‘Un lugar tranquilo’ de John Krasinski

Cine

‘Invitación de boda’: una ‘road movie’ palestina

Cine

Los mil y un rostros de tiempos modernos

Cine

Brian de Palma (y II)

Cine

Brian de Palma (I)

Cine

Entre Tennesee Williams y Clifford Odets pasando por Woody Allen

Cine

¡Este negro da la cara!

Cine

‘Dead man walking’: la compasión y el amor contra el ‘asesinato legal’

Cine

‘Señorita María, la falda de la montaña’

Cine

El año Bergman

Cine

De Sica: Rescate del olvido

Cine

Platón inventó el cine

Cine

Alien: Covenant