diciembre 2020 - IV Año

ENSAYO

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

lazos2Hace tiempo que se comenzaron a batir las claras para hacer el soufflé del independentismo, pero para conservarlo, ahora están intentado darle algún barniz para que no se desinfle, pero la textura no aguanta y comienza a desinflarse a resquebrajarse como un castillo de arena en medio de una tormenta.

Sin duda la mélange obedece a una estructura compuesta por troncos ideológicos propios de la burguesía catalana y de la derecha tradicional, añadiendo algunos bloques pseudo-progresistas herederos de aquel grupo político que fundara un coronel del Ejército español de convicciones monárquico-liberales e imbuido de un incipiente nacionalismo que participó del movimiento Solidaritat Catalana junto a la derecha catalanista, neo-carlistas y republicanos federales, aquel ‘ciutadà’ que incluso, aunque brevemente, militó en la Liga Regionalista, se llamaba Francesc Macià Llussà.

Macià, exiliado durante la dictadura de Primo de Rivera, llegó a viajar a la URSS para solicitar ayuda a la III Internacional para conseguir la independencia de Cataluña. En 1926 provocó una ridícula intentona de invadir Cataluña desde Francia con un grupo de anarquistas que, evidentemente, fracasó.

A la muerte de Macià le sucedió Lluís Companys i Jover. Companys, pertenecía al ala más izquierdista del Partido Republicano Catalanista (que era uno de los partidos que se integraría en ERC).

En aquel momento ERC contaba con unos 60.000 afiliados y el 4º en número de votos en el panorama político catalán. El partido había cuajado entre una parte de la burguesía catalana, pequeños comerciantes y ‘payeses’. Ya en los años 90, recibió el soporte político, de Terra Lliure, el Moviment de Defensa de la Terra (MDT) fruto de la otra escisión del PSAN – Partit Socialista d’Alliberament Nacional, donde militaba un Carod Rovira, que, a pesar del paso por las aulas del Seminario Diocesano, al igual que su antecesor Ángel Colom, recibieron la influencia de las tendencias marxistas y de grupos progresistas y penetraron en un espacio social y de progreso, pero con marcado signo independentista. Todo ello, consolidaría a ERC como una fuerza política ascendente y al día de hoy, un segmento libre en el mercado político catalán que tiene como objetivo ampliar sus bases hasta conseguir la fortaleza suficiente para avanzar hacia la secesión.

lazos3Sin embargo, la huida hacia delante del President Artur Mas, para cubrir la ineptitud y las miserias de CiU, arrastraron a ERC a integrarse en esa mélange, a la que también se unieron algunos románticos del socialismo, que al decir de Raimon Obiols, constituían una fuerza nacional de Cataluña, pero no nacionalista. Y así, desde el fondo del sistema límbico, por consiguiente emotivo, ha conducido al actual autodenominado ‘procés’, distante y distinto del neocórtex, donde se aloja el pensamiento racional.

Hoy ERC es consciente de que tiene que retomar la senda social y progresista y desde su pensamiento colectivo, la balanza se inclina por la búsqueda de una base de apoyo más amplia y coherente, abandonando el sueño que alimentó la ilusión, la construcción onírica que hizo construir un trampantojo colectivo.

Pero dentro de los ingredientes de la mélange política independentista, podemos hallar incluso argamasa anarquista y otros componentes más o menos fieles a pensamientos marxistas, pero también sólidos elementos socialdemócratas o simplemente progresistas y todo ello unido a los defensores de una derecha clásica y hasta a veces extremada, aliada en ocasiones a distintas oligarquías transnacionales o en el mejor de los casos, a una burguesía rancia y esquiva con los verdaderos intereses y necesidades de la ciudadanía. Tampoco cabe descartar el aderezo, aunque felizmente bastante escaso, del componente nacionalista a ultranza, como los que hoy podemos encontrar en Polonia, Hungría y que avanza a pasos agigantados por todo Europa.

Con estos ingredientes, la mélange había comenzado a dar paso a una intoxicación digestiva o tal vez a una disentería, pero la alquimia comienza a frustrar la alegría vivida en la mesa de banquete.

Acaba de cumplirse un año desde que comenzó el vía crucis, el Parlamento de Cataluña aprueba la leyes de ruptura, en un proceso irregular y transcurridos ya algo más de 9 meses desde las elecciones que auparon al poder a la mélange, Cataluña se encuentra hoy con Parlamento cerrado, que solo ha aprobado 4 leyes, que habían sido presentadas en la legislatura anterior, las acciones del gobierno son más que escasas, un President que en un teatro da lectura a una declaración política de intenciones ‘programáticas’ o más bien a una arenga provocativa e inconsistente. Las luchas internas dentro de las formaciones políticas integradas en el pastel se hacen visibles; en definitiva, un gobierno sin gobernanza.

lazosEstos colectivos políticos, han reclamado por activa y por pasiva una democracia, ¿es acaso democracia mantener una Parlamento inoperativo?, ¿tomar medidas para avanzar sólo en el deseo del 50% de la ciudadanía?, ¿mantener un gestor administrativo por gobierno, sin acciones socialmente positivas para el conjunto de la ciudadanía?

Estos colectivos clamaban dialogo, ¿acaso el nuevo gobierno del PSOE no está dando muestras de un dialogo continuo y constructivo?, sin embargo, ellos sugieren el dialogo imponiendo como condicionante la autodeterminación. Un claro punto de ruptura, que cierra las puertas de antemano al cualquier dialogo.

El dialogo y la negociación solo es posible cuando las partes están dispuestas a escuchar y a ceder, si una de las partes se acuartela en la posición de la ‘única’ postura valida y negando cualquier otra alternativa, se están cerrando las puertas y abriendo los cauces hacia un conflicto abierto. En esta situación, reclamar dialogo y democracia, no es otra cosa que una demagogia que tiene por objetivo hacer creer que son los otros los culpables de que no se encuentre ninguna solución, mientras se refugian en un victimismo que no es otra cosa que un impedimento para cualquier comunicación asertiva.

Ante este panorama, el movimiento independentista comienza a desinflarse, la frustración poco a poco va haciendo mella entre sus partidarios, su credibilidad es incierta, las contradicciones se agudizan, pero, por otra parte, continúa enervándose la convivencia, como respuesta a la impotencia.

Impotencia que hace mella en ambos bandos, también en el extremismo unionista, que observa como su espacio ciudadano se reduce y le obliga a caminar desde el centro hacia el extremo derecho, una posición que en nada lo acerca a la ciudadanía de a pie.

lazos4Cabría recordar que democracia es el acceso a la gobernanza y a la decisión a través del voto universal, pero democracia es también el gobierno de la ciudadanía y para la ciudadanía, para toda la ciudadanía y no solo para una parte de ella. Por consiguiente, un Parlamento libremente elegido, aunque de manera no proporcional, es en quien reside la soberanía popular y decisiones como las que se quieren imponer deberían contar con al menos las tres cuartas partes de los parlamentarios y el 50%+1 de los electores en números absolutos.

En cualquier caso, la incertidumbre política, la confrontación ciudadana y la desgobernanza, empujan a Cataluña hacia un retroceso, colocándola en una posición que no se observaba desde hacía muchos años, enturbiando su imagen y su convivencia, que, aunque no existe una violencia manifiesta, puede apreciarse en el distanciamiento y hasta en el silencio agresivo entre la ciudadanía ubicada a ambos lados de la estrella de la separación.

No cabe duda de que aumentar las competencias de un estado propio, integrado en el marco de un estado plurinacional, o lo que es lo mismo, un estado federal o confederal, podría volver a unir a todos los catalanes y a estos con el resto de los conciudadanos ibéricos. Un camino que podría avanzar a una velocidad moderada, sin prisa, pero sin pausa, para alcanzar el objetivo esencial, la convivencia fraternal y el progreso social.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”