enero 2021 - V Año

ENTREVISTAS

César Cantoni: ‘La creación poética es la única cosa capaz de ofrecerme algún argumento existencial’

Cantoni2César Cantoni nació el 23 de febrero de 1951 en la ciudad de La Plata, donde reside, provincia de Buenos Aires, la Argentina. Allí han sido publicados sus diez poemarios: ‘Confluencias’, 1978; ‘Los días habitados’, 1982; ‘Linaje humano’, 1984; ‘La experiencia concreta’, 1990; ‘Continuidad de la noche’, 1993; ‘Cuaderno de fin de siglo’, 1996; ‘Triunfo de lo real’, 2001; ‘La salud de los condenados’, 2004; ‘Diario de paso’, 2008; ‘El fin ya tuvo lugar’, 2012.

Además, ha sido incluido en más de quince antologías (‘Poesía entre dos épocas (Argentina 1976-1983 / Inglaterra 1930-1939)’, ‘70 poetas argentinos, 1970-1994’, ‘Entre la utopía y el compromiso. 16 poetas argentinos’, ‘Poesía hacia el nuevo milenio. Antología de poetas argentinos. Tomo I’, ‘Naranjos de fascinante música. Poesía contemporánea de amor en La Plata’…). Ha sido traducido al inglés, francés, italiano, portugués y catalán. En tres ocasiones le fue concedida la Faja de Honor de la Sociedad de Escritores de la Provincia de Buenos Aires, así como en 1996 por la sede central de la Sociedad Argentina de Escritores. Integró dos grupos literarios: ‘Latencia’ entre 1977 y 1979 y ‘Tuerto Rey’ durante 2006 y 2007. Formó parte en 2005 y 2006 de la redacción de la revista de poesía ‘El Espiniyo’ y de Jurados en certámenes organizados por instituciones públicas y privadas.

-En una entrevista concedida a Carina Velo hiciste referencia a tu timidez durante la pubertad, al menos en lo que concierne a compartir con alguna persona los poemas que comenzabas a intentar, imitando a los que reproducían los libros de lectura escolar. ¿A qué tipo de poemas ‘arroja’ la timidez? Con el amor y la desesperación desplegados por el joven Pablo Neruda, sobreentendí que afirmabas en aquella entrevista, te identificabas. ¿Y ahora?

-Cuando era chico, escondía todo lo que escribía en la parte inferior de un diván. Nadie conocía mi secreto, ni familiares ni amigos. Mi timidez tenía que ver, entonces, con el pudor de mostrar los sentimientos (siempre he sido poco expresivo en este sentido). Pero también me atemorizaba la reacción que pudieran experimentar los otros al conocer mi afición por un arte tan singular y misterioso como la poesía. Aunque parezca absurdo, aquel temor no era en extremo descabellado: actualmente, cuando confieso que soy poeta, muchos me miran como si fuera tonto o estuviera loco. La timidez, por otra parte, no me ‘arrojó’ a ningún tipo de poemas en especial. A la hora de escribir, carezco de prejuicios e inhibiciones y sólo procuro ser fiel conmigo mismo. La poesía constituye, en mi caso, una forma de sinceramiento que está por encima de todo. En cuanto a Neruda, su libro ‘Veinte poemas de amor y una canción desesperada’, que leí entre los dieciocho y los diecinueve años, me produjo un deslumbramiento tan grande que llegué a escribir un poemario completo (‘Las estaciones del amor’) imitando su estilo. Como ya dije en otras entrevistas, Neruda era, a fines de los años 60, un poeta emblemático en muchos aspectos. La sintonía amorosa y el compromiso político de su poesía tenían, en aquella época de fervor revolucionario, un fuerte atractivo para quienes empezábamos a deletrear versos y sueños. Si bien sigo admirando a Neruda, su influencia, como es natural, ya no gravita en mi creación. La realidad y el lenguaje cambian continuamente y el desafío del poeta consiste en acompañar esos cambios para no repetir ad infinitum a sus queridos maestros.

-Manifestabas también que no te considerabas escritor, claramente cuando escribís, corregís, trabajás un poema. Convengamos que cuando incursionás en la crónica, en la semblanza —en la prosa-—, te posicionás como escritor (acabo de leer tu ‘Latencia: poesía y dictadura’, artículo ya difundido en Internet). ¿Diferencias entre el ‘hablado por la poesía’ (según el poeta argentino Ricardo Zelarayán: ‘No existe el poeta, sino el hablado por la poesía’) y el ensayista, el hacedor de artículos y críticas literarias?

En la entrevista que mencionás, digo también que nunca escribí un poema con el propósito de hacer literatura, y en esto radica, a mi juicio, la diferencia entre el poeta y el escritor. Para mí la poesía es mucho más que un género literario; es un acto de vida, algo imponderable que me sucede cuando escribo, una experiencia que trasciende la mera retórica de la escritura. Es cierto que, además de poemas, escribo prólogos, contratapas, artículos, críticas, reseñas de libros, etc., pero este quehacer literario no deja de ser circunstancial; podría desentenderme del mismo sin angustiarme demasiado. En cambio, la creación poética forma parte de mi respiración, es mi modo de ser y estar en el mundo, la única cosa capaz de ofrecerme algún argumento existencial. Desde otra perspectiva, coincido con Zelarayán en que el poeta no es más que un instrumento de la poesía, el ‘hablado’ por ella. Borges solía decir al respecto que su función se limitaba a escribir lo que ‘alguien’ le dictaba.

Cantoni-Sé que tus primeros poemarios los destruiste sin llegar a publicarlos. ¿Recordarías para nosotros los títulos?

En una etapa de aprendizaje, uno cree que los últimos poemas que escribe son siempre los mejores. Por eso, cuando publiqué ‘Confluencias’, mi primer libro, en 1978, destruí todo lo que había escrito anteriormente. Vi en ese acto una especie de depuración. Al fuego purificador fueron a dar seis poemarios, la mayoría de los cuales habían recibido el primer premio en diversos certámenes de poesía inédita. Más adelante, descubrí un aforismo de Antonio Porchia que dice: ‘Te depuras, te depuras… ¡Cuidado! Podría no quedar nada’. Pero ya era demasiado tarde. Todavía recuerdo los títulos de esos libros incinerados: ‘Las estaciones del amor’, ‘Poemas en blanco y negro’, ‘Habitante solo’, ‘Eco de poemas’ (este título nunca me gustó, pero no encontré otro mejor en su momento), ‘Invasión de los días’ y ‘Tentativas y deslices’. De ellos, sólo se salvaron unos pocos poemas, que habían sido publicados en diarios y revistas.

-Quienes pinchen en www.lospoetasnovanalcielo.blogspot.com.ar se encontrarán con testimonios fotográficos, muestras poéticas, informaciones de la Capital de la Provincia más densamente poblada de nuestro país: la ciudad de las diagonales, la que entre 1952 y 1955 se llamara Eva Perón, la ciudad de los tilos, la primera de Sudamérica en tener el servicio de tranvía eléctrico. Expresado todo esto, César, ¿qué añadirías sobre La Plata, la así llamada por el Río de la Plata?

-Siempre viví en La Plata, ciudad cuyo nombre, como bien decís, fue tomado del río homónimo y aprobado en la legislatura bonaerense a instancias de José Hernández, que lo propuso cuando era senador. Desde su origen hasta su diseño urbano (un cuadrado perfecto, que incluye simetrías y malabares aritméticos), La Plata es una ciudad con características singulares. Fue concebida políticamente para ser Capital de la Provincia de Buenos Aires y fundada por Dardo Rocha en 1882 en medio del desierto. Se trata, pues, de una ciudad joven, nacida de una idea y, por lo tanto, más pensada que soñada. Su fundación significó, de alguna manera, la coronación del pensamiento liberal de la generación del 80 (algo que muchos no le perdonan). El propio Sarmiento sostuvo por entonces: ‘La Plata es el pensamiento argentino, tal como viene formándose e ilustrándose hace tiempo, sin que nadie se dé cuenta de ello’. Sin embargo, hay que decir también que esta ciudad sufrió con singular ensañamiento la represión castrense de la última dictadura y que en ella se gestaron no pocos movimientos políticos y sociales que reivindicaban y reivindican los derechos humanos (son mujeres platenses las que hoy presiden organismos como Madres de Plaza de Mayo y Abuelas de Plaza de Mayo). Lo cierto es que La Plata creció en sus comienzos más que cualquier ciudad del mundo, hasta que la crisis económica que afectó a la Argentina a fines de la primera década del siglo XX detuvo su pujanza inicial. A propósito de ese crecimiento, un viajero francés, P. M. de Corvetto, escribió un artículo titulado ‘La Plata o el poder creador de la Argentina’, publicado en 1885, en el que expresa: ‘en ningún lugar del mundo el presente se transforma tan rápido en pasado; ayer el desierto, hoy un plano y jalones, mañana una ciudad’. Paradójicamente, La Plata era, al mismo tiempo, una ciudad silenciosa y apacible. Sus plazas y paseos, sus anchas avenidas arboladas, el bosque con su lago, invitaban a la ensoñación y a la melancolía. Esa mansedumbre provinciana está muy bien reflejada en la poesía de Francisco López Merino y dio origen a la llamada ‘Escuela de La Plata’. Pero el progreso irracional y descontrolado no iba a eludir su realidad. Ya a principios de la década del 50, advertía el poeta y editor Marcos Fingerit: ‘La nerviosidad de la vida contemporánea ha llegado hasta ella trastornándola, mejor dicho, trastocándola. El silencio, la soledad, la quietud que la individualizaran, por lo menos para los viajeros, casi han desaparecido por completo, hasta de sus zonas en donde lo campestre ceñía lo ciudadano’. Hoy, por lo demás, no se diferencia mucho de otras ciudades del país. A los rótulos con que suele señalársela y que vos mencionás en tu pregunta, cabe añadir ‘Ciudad Universitaria’ y ‘Ciudad de los Poetas’, este último discutido por algunos, aunque es bien conocida su fuerte tradición poética.

-Tu madre, fallecida en 2005, según informabas en un reportaje que te hicieran en ‘El Día’, ese periódico más que centenario de tu ciudad, llegó a leer tus primeros nueve libros. ¿Qué te trasmitía a propósito de ellos? Y, por extensión, otros familiares no vinculados con la escritura poética: ¿han leído poemarios tuyos? ¿Qué opinaron (los que opinaron)? ¿Y qué te parece que les pasó (o no les pasó)?

La poesía no es un arte demasiado convencional. Tampoco es común que en las familias haya un poeta, de modo que cualquier reacción que el asunto suscite en el ámbito hogareño resulta entendible. Como dije al comienzo, yo escribía poemas que escondía en la parte inferior de un diván, hasta que un día mi madre, haciendo la limpieza de la casa, encontró el cuaderno que los contenía. No sé si fue el hecho de escribir poemas o el de esconderlos lo que más le llamó la atención, pero me consta que vivió preocupada durante un tiempo, temerosa, quizá, de que yo sufriera algún trastorno psicológico. Mi padre, por su parte, no supo que yo escribía hasta que obtuve la Faja de Honor de la SEP (Sociedad de Escritores de la Provincia de Buenos Aires) y mi nombre apareció en el diario ‘El Día’. Tanto mi madre como mi padre confiaban en mis facultades líricas, pero no tenían parámetros para emitir un juicio equitativo. El resto de mis familiares me ponderaban y guardaban con cariño los ejemplares que yo les regalaba. Sin embargo, como siempre he sido bastante descreído y despreocupado, no me inquietó saber qué les pasaba o dejaba de pasarles con la lectura de mis libros. Por lo demás, he comprobado que aun el lenguaje poético más sencillo es de difícil comprensión para los no iniciados en poesía.

Cantoni4-Fui enterándome de tu admiración por Ezra Pound, Edgar Lee Masters, T. S. Eliot, Fernando Pessoa, William Carlos Williams, Constantino Cavafis, Wallace Stevens, Yorgos Seferis, Eugenio Montale, Yannis Ritsos, Salvatore Quasimodo. Lo que me ha promovido interesarme por saber cómo te llegan, por ejemplo, las poéticas de Nicanor Parra, Enrique Blanchard, Charles Bukowski, Juan Carlos Bustriazo Ortiz, Antonin Artaud, Manrique Fernández Moreno, Pablo de Rokha, Néstor Perlongher, Monique Wittig, Emeterio Cerro, Francois Villon.

-Siempre sentí admiración por las vanguardias de comienzos del siglo XX, que produjeron una transformación profunda en la poesía y fijaron un punto de no regresión. Obviamente, algunas me importan y me atraen más que otras. Fuera de ellas, de mi entusiasmo inicial por Neruda y de leer con enorme placer a los poetas griegos e italianos, mis preferencias líricas apuntaron, durante mucho tiempo, a la poesía anglosajona, sobre todo, a la norteamericana. En general, me seducen las poéticas conceptuales y realistas; o sea, aquellas capaces de expresar una intuición o una idea que puedan hacer reflexionar, sin perder de vista la circunstancia y el clima de la época. Con respecto a tu curiosidad acerca de los autores que enumerás al final de la pregunta, debo decirte que estimo, en particular, a Villon, Artaud y de Rokha. A Bukowski, asimismo, le dediqué un poema (‘Bukowski o le mal de vivre’) que, por ser breve, aprovecho para transcribirlo: ‘No escribía al dictado del corazón,/ sino del hígado cirroso./ No escribía para los hombres satisfechos,/ sino para aquellos que sufren/ la quemadura de la vida./ No escribía porque la poesía/ fuera capaz de redimir al mundo,/ sino porque estaba seguro/ de que no existe salvación’. Por último, quiero agregar que, en cuanto a la concepción del arte en todas sus formas, comparto la visión de Ingmar Bergman cuando afirma: ‘Sólo con luz se puede iluminar la oscuridad, no con más oscuridad’.

-Desde luego, es satisfacción la que produce hallarse incluido en una buena o muy buena antología. ¿Qué nos podrías comentar sobre esto?, inquiero mientras releo el par de poemas de tu ‘Cuaderno de fin de siglo’ incorporados en el volumen ‘El cine y la poesía argentina’ (Ediciones en Danza, Buenos Aires, 2011, con selección y ensayo de Héctor Freire). En efecto, el cine, ese mundo, y algunas películas te han inspirado poemas. ¿Qué trayectorias de realizadores te resultan impecables? ¿Qué personajes te fascinan?

-Ciertamente, resulta satisfactorio hallarse incluido en una buena selección poética porque evidencia algún reconocimiento. Sé que dos poemas míos integran la antología de Freire, pero no tengo el libro. Conozco, además, la lista de los autores seleccionados y puedo decir que todos cuentan con una trayectoria aquilatada. El cine me apasiona desde chico, si bien mis conocimientos acerca del mismo no son académicos y, por lo tanto, sólo me cabe hablar como aficionado. Vi muchas películas en las décadas del 80 y del 90, cuando apareció el video y el llamado séptimo arte era una de las expresiones que, a mi juicio, mejor reflejaba la realidad. Es asombroso comprobar cómo en dos horas, aproximadamente, puede resumirse una novela de 500 páginas o, más aún, una vida completa sin que se adviertan saltos o fisuras. Claro, esa idea de totalidad no siempre está lograda. Sería demasiado largo enumerar las películas que más me gustaron. Otro tanto ocurre con los actores y las actrices que me parecen más convincentes. A título ilustrativo, sólo voy a mencionar algunos directores por los que siento singular estima: Serguei Eisenstein, Charles Chaplin, Alfred Hitchcock, Orson Wells, Vittorio De Sica, Federico Fellini, Ettore Scola, Claude Chabrol, Wim Wenders, Werner Herzog, Martin Scorsese, Francis Ford Coppola, Woody Allen, Clint Eastwood… Los personajes que más me fascinan son los antihéroes, los perdedores… Los héroes hollywoodenses y los ‘happy end’ se me antojan bastante huecos.

-¿Qué lujos no podés, no podrías darte?… ¿Qué cuestiones no son tus predilectas?… ¿Qué asuntos no son tus favoritos?… ¿Qué apreciaciones no apreciás?… ¿Qué imprecisiones preferís?… ¿Qué preferís no preferir?… Algunas cosas, descuento, te llegan al corazón: ¿a dónde te llegan otras cosas?…

-Para que la exposición sea más clara voy a responder estas preguntas escalonadamente, una por una.

-¿Qué lujos no podés, no podrías darte?…:

-Me gustaría poder leer y escribir sin premura, sin presiones, sin sobresaltos, pero no estoy seguro de que la vida me permita alguna vez este lujo.

-¿Qué cuestiones no son tus predilectas?…:

-En principio, las que tienen una finalidad exclusivamente material.

-¿Qué asuntos no son tus favoritos?…: Los ajenos a la cultura, las artes y el periodismo.

-¿Qué apreciaciones no apreciás?…:

-Las de los políticos en época de elecciones, las de los economistas que fueron funcionarios y fundieron el país, las de los comerciantes cualquiera sea el producto que quieran venderme…

-¿Qué imprecisiones preferís?…:

-Las del simbolismo en literatura y las del impresionismo en pintura.

-¿Qué preferís no preferir?…:

-Prefiero no tener que preferir entre el olvido y el perdón.

-Algunas cosas, descuento, te llegan al corazón: ¿a dónde te llegan otras cosas?…:

-Otras me pegan en la entrepierna, pero hago flexiones y sigo..

 

 

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENTREVISTAS

Entrevistas

Iván Oñate: ‘Uno no elige la poesía, la poesía le elige a uno’

Entrevistas

Santiago Acedo y ‘La batuta mágica’: «Si la lección es divertida, se fija mejor en nuestra mente»

Entrevistas

Santiago Manzarbeitia: ‘Creo que el Museo del Prado es, en su calidad de pinacoteca, la mejor del mundo’

Entrevistas

Gonzalo Giner: ‘Cuando visité el Serengueti y la zona tropical del sur de África quedé prendado. Allí todo se ve que otra manera’

Entrevistas

Constantino Lora: ‘UPDEA es un espacio donde aprender se convierte en placer y donde fomentar las relaciones sociales con personas afines’

Entrevistas

María Teresa Pedraza: ‘El Ateneo de Madrid es una institución cargada de historia, los madrileños deben conocerla y disfrutarla’

Entrevistas

José Calvo Poyato: ‘Soy de los que piensan que una novela no está nunca acabada. Siempre se puede afinar un detalle. Matizar algo…’

Entrevistas

Miguel Berzal de Miguel: ‘El mundo se puede volver muy frío si el ser humano sólo es sociable a través de la tecnología’

Entrevistas

Álvaro Arbina: ‘Siempre iré allá donde haya una gran historia por contar’

Entrevistas

Carla Montero: ‘La literatura es entretenimiento y evasión’

Entrevistas

Fernando Rueda: ‘Con ‘Destrucción masiva. Nuestro hombre en Bagdad’ he querido rescatar la epopeya de unos héroes que lo dieron todo sin esperar nada a cambio’

Entrevistas

Chema Gómez Hontoria: ‘En Escolibro 2020 se creará un gran ambiente literario, como en ediciones anteriores’

Entrevistas

Eduardo Montagut: ‘La Historia sirve para construir proyectos de futuro’

Entrevistas

Carolina Molina: ‘No somos del todo conscientes de lo mucho que Galdós aportó a la literatura española’

Entrevistas

Pablo Méndez: ‘Morir es como un cuento’ es una novela donde el amor se vive al límite de la vida y la muerte

Entrevistas

David Botello: ‘Un pueblo que no conoce su historia es un pueblo sin identidad’

Entrevistas

Francisco Caro: ‘La palabra no ha encontrado todavía rival en la imagen, la imagen es complementaria de la palabra, o viceversa’

Entrevistas

Eman Al Yousef: “En Sharjah hay más mujeres que publican libros que hombres”

Entrevistas

Alberto Infante: ‘He dedicado mucho tiempo a la poesía, ahora sin embargo cultivo más la novela’

Entrevistas

Robert Hillman: ‘El tema de todos mis libros es el amor y sus impedimentos’

Entrevistas

Luis Quiñones: ‘La Transición es algo más que el relato de un pacto pacífico firmado por los líderes de los principales partidos políticos’

Entrevistas

Rosa Estremera: ‘La poesía es el cauce por el que la palabra llega a un otro que la hace suya’

Entrevistas

Isabel Vilabella Tellado: ‘Al nuevo gobierno le pediría algo muy difícil: que escuche’

Entrevistas

Juan Díez Nicolás: ‘Las otras guerras, no militares, que hoy se libran pueden tener consecuencias muy negativas pues afectan al acceso a los recursos’

Entrevistas

Ruperto Long: ‘La guerra muestra lo mejor y lo peor del ser humano’

Entrevistas

Aladino Cordero: ‘Mi proyecto inmediato es difundir el documental ‘Pasado, Presente y Futuro del Parque Móvil del Estado’, el gran desconocido’

Entrevistas

Mario Prisuelos: ‘Tengo un recuerdo especial del Carnegie Hall de Nueva York, tocar en un lugar como ese fue una experiencia inolvidable’

Entrevistas

Rafael Simancas: ‘Es hora de hacer cambios en la Constitución: la reforma federal del modelo territorial, blindar derechos sociales y actualizar las instituciones democráticas’

Entrevistas

Coia Valls: ‘La lectura nos capacita para construir universos y agudizar nuestra imaginación’

Entrevistas

César Cantoni: ‘La creación poética es la única cosa capaz de ofrecerme algún argumento existencial’

Entrevistas

Rafael Soler: ‘En mi novela ‘El último gin-tonic’, hasta los muertos hablan, y mucho’

Entrevistas

Silvia Casasola: ‘De todas las mujeres de mi libro ‘El valor es cosa de mujeres’, María Pacheco es con la que más me identifico’

Entrevistas

Francisco Forte: ‘Radio La Barandilla es una emisora social que pretende ser la voz de las personas con discapacidad’

Entrevistas

Woo Ji- Yeon: ‘Cuando hablamos de sonidos hermosos y de expresar la emoción del ser humano hablamos de algo común’

Entrevistas

Emilio González Martínez: ‘Poeta, hoy más que nunca, es quien es capaz de amar y sostenerse en ese amor’

Entrevistas

Ezequiel Triñaque y Vicky Ibáñez: ‘La radio tiene algo que ‘engancha’, es gratificante que los oyentes nos cuenten sus opiniones o sus problemas’

Entrevistas

Elena Muñoz: ‘Escribo la literatura que a mí como lectora me gusta’

Entrevistas

Fernando López Guisado: ‘La gente lee más poesía y eso es lo único que importa’

Entrevistas

Manuel Beirão Martins Guerreiro: ‘Las revoluciones son momentos muy intensos de las sociedades y de aceleración para la historia’

Entrevistas

Manuel Beirão Martins Guerreiro: ‘Estoy orgulloso porque haya tenido lugar aquel 25 de Abril en Portugal’

Entrevistas

Antonio Daganzo: ‘Las convenciones del melodrama permiten un diálogo muy intenso con la modernidad’

Entrevistas

José Luis Hernández Garvi: ‘Estados Unidos se ha construido sobre un poso de violencia’

Entrevistas

José Luis Morante: ‘Juan Ramón Jiménez entendía la soledad como un estado natural del creador’

Entrevistas

María José Mattus y Jesús de Castro: ‘Aquarellen es una aventura con mucho futuro, donde queremos aunar literatura y arte’

Entrevistas

José Antonio Rupérez Caño: ‘El principal valor del Centro Riojano de Madrid son sus socios’

Entrevistas

José Luis Alonso de Santos: ‘Un cargo que yo aceptaría sería dirigir un teatro para jóvenes, porque es lo que hace falta’

Entrevistas

Ricardo Martínez-Conde: ‘Un idioma, es sobre todo, una forma distinta de observar y expresar la realidad’

Entrevistas

Carlo Francesco Defranceschi: ‘Debo emocionarme con mi música, solo así puedo entusiasmar a los demás’

Entrevistas

Miguel Ángel Rodríguez: ‘Es una vergüenza que Podemos quiera hacer experimentos de gobierno con Castilla-La Mancha y sus habitantes’

Entrevistas

Encarnación Pérez Relaño: ‘Las mujeres harán un gran papel allí donde tengan una obligación que cumplir’

Entrevistas

Vicente Molina Foix: ‘Yo lo paso pipa escribiendo, nunca es una obligación’

Entrevistas

Fernando Rueda: ‘El servicio de inteligencia español está a un nivel impresionante en muchos aspectos’

Entrevistas

Jesús Cimarro: ‘En nuestro país se hace teatro desde hace 2.000 años, eso es un bagaje a tener muy en cuenta’

Entrevistas

Mario Mora: ‘Hay un público que busca disfrutar de la música clásica como de cualquier otro placer de la vida’

Entrevistas

Cláudio Guimarães dos Santos: ‘Mi deseo es que los lectores de mis textos sientan el mismo placer del que disfruto al hacerlos’

Entrevistas

Pablo Méndez: ‘Una pareja es un universo apasionante’

Entrevistas

Luis Miguel López Reillo: ‘Las empresas multiservicios son las causantes de la triste figura del trabajador pobre’

Entrevistas

Oliver Díaz: ‘La música clásica está tratando de acercarse a otras músicas para demostrar que al final la música es sólo una’

Entrevistas

Alfredo Villaverde: ‘El conocimiento nos conduce a la libertad como individuos y como sociedad’

Entrevistas

Félix Alonso: ‘San Lorenzo de El Escorial podría ser la capital cultural de la Sierra de Madrid, un pequeño Salzburgo.’

Entrevistas

Jorge de León: ‘Hay que analizar la obra y el autor para dar sentido a la interpretación’

Entrevistas

Javier Olalde: ‘La poesía es un oficio que nos viene impuesto, un oficio íntimo, y lo ejercemos a cambio de nada’

Entrevistas

Lior Shambadal: ‘Para mí la música encierra un misterio sagrado, un mensaje espiritual’

Entrevistas

Jack Martínez; ‘He intentado reflejar los márgenes de la ciudad,…y como construyen sus dinámicas económicas y sociales’

Entrevistas

Ioana Gruia: ‘Escribo porque me hace feliz’

Entrevistas

Pedro López Arriba : «Trabajamos por La Rioja en Madrid, sin limitaciones ni exclusiones y siempre abiertos a otras realidades»

Entrevistas

Javier Dotú: ‘Lo más difícil del doblaje es la humildad, no debemos salirnos de lo que ya está hecho’

Entrevistas

José Zarate: ‘La música clásica no ha alcanzado todavía la repercusión mediática que debería tener en España’

Entrevistas

Mercedes Lezcano: ‘No concibo el Teatro como una simple herramienta de ocio sin substancia’

Entrevistas

Rafael Fraguas: ‘La informatización de nuestras vidas ha favorecido al capital financiero’

Entrevistas

Maurizio Colasanti: ‘Se necesita mucho estudio, valor y un toque de locura para ser director de orquesta’

Entrevistas

Fatos Kongoli: ‘Lo que me interesa es la actitud del ser humano bajo los acontecimientos políticos’

Entrevistas

Gustavo Travi: ‘La poesía es una forma de conocer’

Entrevistas

Raúl Herrero: ‘Siento una atracción cada vez mayor por la literatura popular’

Entrevistas

Claudio Magris: ‘La pseudocultura de la transgresión es incapaz de transgredir’

Entrevistas

José María Alfaya: ‘El humor con sentido y el sentido del humor aportan un plus de inteligencia’

Entrevistas

María del Valle Rubio: «Hay tantas corrientes como creadores»

Entrevistas

Rosa Estremera: ‘La poesía y el psicoanálisis nos abren la puerta a un mundo interior’

Entrevistas

Jesús María Gómez y Flores: “Todos los poemas tienen banda sonora y la música es fuente de poesía”

Entrevistas

Raúl Lara: ‘En el doblaje tienes que pegarte a unos ojos que no son los tuyos’

Entrevistas

Antonio Lázaro: «La poesía puede curar y, como poco, consolar de los males prosaicos de la realidad»

Entrevistas

José Elgarresta: «Soy un esclavo de la escritura y la poesía»