septiembre 2020 - IV Año

ENTREVISTAS

Rafael Simancas: ‘Es hora de hacer cambios en la Constitución: la reforma federal del modelo territorial, blindar derechos sociales y actualizar las instituciones democráticas’

simancas 3

Hijo de la emigración andaluza de los años 60, Rafael Simancas nació en julio de 1966 en Kehl un pueblo de Alemanía. A los ocho años se instaló con su familia en Leganés (Madrid), donde creció, estudió y, más tarde, formó su propia familia. Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología, compaginó la enseñanza con su trabajo como redactor jefe en la revista Temas para el debate y fue coordinador de programas de formación del PSOE. Ha sido concejal del Ayuntamiento de Madrid, diputado de la Asamblea de Madrid, Senador y Diputado en el Congreso. Todo ello, como a él le gusta manifestar, gracias al apoyo de sus compañeros socialistas y al voto de la ciudadanía que le eligió para dichas responsabilidades políticas.

Rafael Simancas es profesor universitario, ha sido Diputado en cuatro legislaturas y es miembro del Comité Federal del PSOE. En las próximas elecciones generales del 28 de abril se presenta, como no podría ser de otra manera, en las listas del PSOE por Madrid que encabeza Pedro Sánchez.

Rafael Simancas se declara socialista y afirma con rotundidad que su vocación es la de aplicar en la vida pública los valores de la igualdad, la libertad y la solidaridad, para lograr una sociedad cada día más justa. A la hora de hablar de su trayectoria política, insiste en expresar su agradecimiento a todos esos españoles y españolas que han depositado en él su confianza, haciendo posible su paso por la política municipal, autonómica y nacional a lo largo de estos años.

Entreletras ha conversado con Rafael Simancas sobre el reto electoral que afrontará el PSOE a finales de este mes de abril.

-Pronto se celebrarán elecciones generales. Es un buen momento para hacer balance ¿Cómo valoraría la XII Legislatura? ¿Qué aspectos positivos o negativos reseñaría usted de esta etapa que ahora concluye?

-La primera parte de la legislatura estuvo marcada por la corrupción y los recortes del Gobierno Rajoy. Tras la moción de censura y la toma de posesión del Gobierno de Pedro Sánchez, la legislatura ha estado marcada por el crecimiento justo, la recuperación de derechos sociales y la regeneración democrática.

-Todos los análisis coinciden, las elecciones del próximo 28 de abril es una cita en la que hay mucho en juego. ¿Cree que el futuro político de nuestro país debe pasar necesariamente por impulsar la capacidad de dialogo y una mayor voluntad de llegar a acuerdos?

-La envergadura de los desafíos que plantea el futuro, en el marco de la globalización y la revolución tecnológica, así como la fragmentación de la representación politica requieren del diálogo, el entendimiento y el acuerdo como instrumentos fundamentales en el quehacer político.

-Como candidato del PSOE en la lista al Congreso de los diputados por Madrid, ¿piensa que será posible el entendimiento entre las fuerzas progresistas en la nueva legislatura?

-Durante estos diez meses de gobierno socialista, el entendimiento entre las fuerzas progresistas ha sido positivo. Hemos sacado adelante leyes y decisiones muy importantes, desde la subida del salario mínimo y la dignificación de las pensiones hasta la universalización de la sanidad pública, con el apoyo de Podemos y Compromís, por ejemplo. Esta colaboración debe mantenerse en el futuro, a mi juicio.

‘…hay una amenaza clara para los derechos y libertades conquistados durante los 40 últimos años. Por eso estamos llamando a una gran movilización de quienes comparten valores progresistas’

simancas 4-Y con los partidos nacionalistas con representación parlamentaria, en especial con los nacionalistas catalanes, ¿ve posible cambios en el escenario político actual que contribuyan al entendimiento?

-El separatismo catalán ha de asumir el marco de la legalidad constitucional. Sería positivo trabajar conjuntamente para poner al día el autogobierno en Cataluña, en el marco de un nuevo Estatuto autonómico y una actualización del propio modelo territorial del Estado. Pero toda esta labor ha de llevarse a cabo con pleno respeto al ordenamiento constitucional.

-Las encuestas vaticinan la entrada de la extrema derecha en el arco parlamentario, algo que preocupa a una parte importante de la ciudadanía. ¿Cómo cree que puede afectar la presencia de la ultraderecha en el nuevo parlamento que salga de las elecciones generales que tenemos a la vuelta de la esquina? 

-El programa de VOX cuenta con unas reminiscencias franquistas muy claras: incorporar a ex militares franquistas al poder político; armar a los españoles ‘de bien’; ilegalizar a los partidos ‘enemigos de España’; elaborar listas negras de feministas ahora, puede que de homosexuales y rojos mañana; acabar con el sistema público de pensiones… Este programa constituye una amenaza clara para los derechos y libertades conquistados durante los 40 últimos años. Por eso estamos llamando a una gran movilización de quienes comparten valores progresistas.

-La Constitución de 1978 sirvió, tras cuarenta años de dictadura, para instaurar la democracia y disfrutar, con sus luces y sombras, de un régimen de derechos y libertades. Sin embargo, parece que ha quedado obsoleta en algunos aspectos o no da respuesta a cuestiones como la cohesión territorial que parece necesario abordar en estos nuevos tiempos. ¿Considera que ha llegado el momento de hacer reformas? Y en tal caso, ¿qué cuestiones deberían ser, a su juicio, materia de reforma?

-Las constituciones más estables y vigentes son las constituciones más flexibles y abiertas a los cambios que reivindica la sociedad a la que sirven. Es el momento de afrontar algunos cambios en la Carta de 1978, que tan buenos servicios ha prestado para el desarrollo del país y el disfrute de derechos y libertades. Los cambios debieran afectar a la reforma federal de nuestro modelo territorial, al blindaje de algunos derechos sociales y a la actualización de nuestras instituciones democráticas.

-La crisis económica puso en evidencia la vulnerabilidad de algunos derechos sociales y laborales alcanzados con mucho esfuerzo. En esa posible reforma constitucional ¿cree entonces que deberían blindarse determinados derechos y libertades, con el fin de asegurar el Estado del bienestar del que hemos podido disfrutar hasta el momento?

-Desde luego que sí. Habría que blindar el sistema público de pensiones, el servicio público sanitario y el sistema de atención a las personas en situación de dependencia, por ejemplo.

-Tengo que preguntarle por las pensiones. A su juicio, ¿qué debemos hacer para garantizarlas, ahora y en un futuro?

-El problema de nuestro sistema de pensiones está en los ingresos y no en los gastos, como plantea falsamente la derecha. Gastamos en torno al 11% de nuestro PIB en pensiones, hasta tres y cuatro puntos menos que algunos países de nuestro entorno. La garantía de las pensiones requiere del blindaje constitucional y legal de su revalorización conforme a la subida de los precios, así como de un conjunto de medidas que aseguren ingresos suficientes: librar al sistema de gastos impropios, como los administrativos, los de personal, las reducciones y bonificaciones de cuotas…; “destope” de cotizaciones en salarios altos; la incorporación de ingresos provenientes de impuestos…

…ahora queremos derogar la reforma laboral y elaborar un nuevo Estatuto de los Trabajadores, incorporar la salud buco-dental a la sanidad pública, universalizar la educación de 0-3 años gratuita…

-Usted ha publicado recientemente un libro muy revelador con un título sin duda sugerente, Alegato contra la resignación, donde habla de los perniciosos efectos que ha tenido la corrupción en la Comunidad de Madrid, algo que ha generado un efecto negativo sobre lo público y la valoración de los políticos. En este sentido, ¿qué medidas deberían ponerse en marcha para eliminar esa lacra? ¿Considera que deben suprimirse o reducirse los aforamientos? 

simancas5-El Gobierno socialista ya ha propuesto la reforma de la Constitución para eliminar los aforamientos. Además, habría que reforzar las capacidades de las fuerzas y cuerpos de seguridad, de la fiscalía anticorrupción, del Tribunal del Cuentas y de la Justicia en general, para prevenir, perseguir y combatir la corrupción.

-Las noticias que genera la actualidad política dejan a los programas electorales en un segundo plano. Por eso no queremos dejar de preguntarle ¿qué ideas o propuestas destacaría del programa del PSOE para las próximas elecciones generales?

-El programa del PSOE consiste en proseguir la tarea iniciada en estos diez meses de Gobierno. Si ya hemos legalizado el registro de jornada para combatir la explotación laboral, ahora queremos derogar la reforma laboral y elaborar un nuevo Estatuto de los Trabajadores, de la mano de los interlocutores sociales. Si ya universalizamos la sanidad pública, ahora queremos incorporar la salud buco-dental a la cartera de servicios. Si ya revertimos los recortes educativos, ahora queremos universalizar la educación de 0-3 años gratuita…

-Dígame, ¿qué propone el PSOE en su programa para dar respuesta a los problemas de la ‘España vaciada’, de esas zonas rurales que desde hace tiempo están perdiendo población, servicios y la calidad de vida?

-Proponemos incentivos para la instalación de empresas que procuren empleos en estas zonas, además de reforzar los servicios públicos, a fin de proporcionar oportunidades y acabar con la discriminación respecto a la vida en la ciudad.

-El pasado 8 de marzo las calles de España volvieron a ser testigo de significativas manifestaciones feministas. ¿Qué medidas deben adoptarse para mejorar la igualdad efectiva entre mujeres y hombres? ¿Cómo puede combatirse más eficazmente esa lacra que es la violencia machista que tantas víctimas se cobra cada año?

-El PSOE está comprometido con la urgente puesta en marcha de las medidas que forman parte del Pacto de Estado contra la Violencia de Género. Ya hemos establecido la obligación de las empresas de más de 50 trabajadores para implementar planes de igualdad, y la ampliación del permiso de paternidad a 16 semanas ayudará a reducir la brecha salarial y de pensiones. Aún queda mucho por hacer. La revolución feminista es la revolución de este siglo y el socialismo está en vanguardia.

-Una cuestión más si me permite, para finalizar. ¿El auge de los discursos populistas puede poner un tono más que áspero a las próximas contiendas electorales?

-Los discursos populistas sustituyen la razón por la emoción, la verdad por las mentiras, y las auténticas soluciones complejas por las falsas soluciones fáciles… Esperamos que la mayoría de los ciudadanos y ciudadanas sepan distinguir bien a unos de otros…

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENTREVISTAS