abril de 2024 - VIII Año

Wilko von Prittwitz: ‘El motor de mi vida es la pintura’

Con motivo de la presentación de su última exposición, “Los Guillermo”, Entreletras ha entrevistado a  Wilko von Prittwitz, artista, grabador, pintor y galerista. Director y propietario de la Wilko Art Gallery (WAG), situada en calle Doctor Piga 11 de Madrid.

Nacido en Baden-Baden, Alemania, en la actualidad reside y trabaja en Madrid como profesor de la UNED, donde imparte las asignaturas de Socioeconomía, Renta y Dinero, Mundos Anglófonos y Literatura Norteamericana.

A pesar de tratarse de una galería relativamente joven, por Wilko Art Gallery han pasado numerosos artistas de la talla de; Ernesto Muñiz, Miguel de Unamuno, José Teniente, Manu Ramírez, Leonardo Ortiz Tapia, Fernando Fiestas, Gigi Valdés, Fernando Barrios, María Hi San, Jonás Améz, Denissea Nadeauh, Analía Beltrán o el mismo von Prittwitz, que presenta trabajo propio en cada exposición.

Este espacio expositivo, luminoso muy dinámico y atractivo, brinda al público la oportunidad de conocer a los artistas y sus creaciones de primera mano. En su interior, nos aguardan pequeñas sorpresas que su alma mater estará encantado de hacer visibles a nuestros ojos. Todos los amantes del Arte tienen aquí, cada mes, una cita indispensable.

¿Cuándo surgió en usted la idea de abrir una galería de arte?

Esta galería lleva dos años funcionando como tal, pero tenía la idea en mente desde hace mucho más de veinte, desde que llevo trabajando con las Bellas Artes. Pensé que lo suyo sería tener una galería propia, poder exponer. El motor de mi vida es la pintura, tener una galería te obliga a pintar, quieras que no participas en exposiciones bien individuales o colectivas, te obliga a trabajar, es una motivación muy fuerte. Yo tengo carpetas de dibujos y de cosas y sé que nunca triunfaré en esto. Pero como soy testarudo… ahora hago cosas que no tienen por qué venderse, las hago por placer. Tuve que aprender a dejar de querer gustar.

¿Qué condiciones debe cumplir un artista para exponer en WAG?

Me gusta el arte en general, no me caso con los realistas, ni con los impresionistas, ni con el abstracto. Soy muy polifacético, creo en la diversidad del arte y éste no se debe limitar a un campo. Los hiperrealistas o realistas, que fueron muy académicos, no admitían en sus galerías a modernistas o postmodernistas por ejemplo. Yo soy indefinible y creo que eso me define, mi “pluriamor” por el arte. Los artistas que han pasado por aquí, hasta ahora, han sido amigos, porque yo llevo poco tiempo, dos años no es mucho para una galería, amigos o conocidos o amigos de amigos que me han propuesto cosas y he dicho que sí a casi todo siempre, no me faltan artistas. Este local podría ser mil cosas, es un lugar muy versátil, para un artista es maravilloso poder vivir aquí. Al no tener ningún afán de lucro, no cobro nada por exponer y no tener ningún afán académico ni artístico exclusivo, da cierta libertad, que es lo que prima en WAG. Esto es una asociación cultural en la que estamos cuatro socios. Me opongo a las imposiciones de galeristas que se limitan o piensan que se puede encasillar al arte en realismo o en abstracto por ejemplo, yo creo que eso no es así. En la actualidad creo que hay una tendencia que vuelve un poco atrás, como hemos pasado en la Historia del Arte por tantas cosas, pues creo que va a volver una especie de Renacimiento, de los valores tradicionales.

Tuve que aprender a dejar de querer gustar

El año pasado en noviembre en la exposición “Paradox”, tuvimos aquí unos artistas muy modernos, muy innovadores. Hubo artistas muy conceptuales como Analía Beltrán, con sus latas oxidadas en una caja de metacrilato, no sé esa idea de la diversidad, de la pluralidad, eso es muy bonito. Y tiene cabida en todos los ámbitos de la vida, incluso en política, que no nos limitemos a nada es bonito. Yo he leído mucho y tengo mis ídolos galeristas que eso es un sueño que me viene como añadido, no he tenido nunca una pretensión económica ni nada de eso, pero sí me gustaría hacerme con una pequeña colección de los artistas que pasan por aquí, de hecho tengo obra de los Pachucos, de Miguel de Unamuno, de Fernando Fiestas. Toda galería debería estar abierta a todo tipo de arte, aunque también es verdad que lo abstracto aquí no lo sé, me tiene que gustar, tiene que ser muy bueno. El abstracto lo hay malo y muy conceptual de mucho hablar y poca técnica, pero son  paladares personales yo no voy  a decir que no a una  colectiva de abstractos.

¿Cuáles son sus referentes estéticos?

Leo Castelli es uno de mis héroes, yo nací en Baden Baden una ciudad en la Selva Negra donde existe el Museo Frieder Burda, dedicado al coleccionista alemán de mismo nombre y que alberga una prestigiosa colección con más de mil obras al estilo de Castelli.

Leo Castelli tenía muchas amistades en el mundo de arte underground, de las drogas, imagínese italianos en Nueva York años veinte. Él tuvo artistas tipo “Jack The Dripper”, Jackson Pollock, era alcohólico y pasaba por la galería porque Castelli era muy generoso. Esos son mis ídolos, personas que no se han dejado llevar por ninguna tendencia artística en especial sino que han ayudado al arte joven. Andy Warhol también andaba mucho por allí.

Prácticamente todo lo que pintó Jackson Pollock pasó por esa galería propiedad de Castelli. Ya me gustaría tener un Pollock pero tengo a José Teniente, Fernando Fiestas, Miguel de Unamuno. Para mi WAG es una especie de Factory, donde se mide el pulso de Lavapiés estamos en el Artwalk. Aquí al lado tenemos a Helga de Alvear. No me he atrevido a invitarla a venir todavía. Cuando Helga empezó en un espacio grande, destacaba por su generosidad  sin ánimo de lucro, sino de dar vida. El amor por las Bellas Artes, el  amor como principio, el orden como sistema y el progreso como fin de mi vida. Es el motor, si  quieres, de todo lo que estamos haciendo aquí, en WAG. Qué bonito lo del amor, como principio, orden y progreso, que progresemos en nuestra obra, que nos obliguemos a trabajar como Castelli que le facilito a Pollock que pudiera pintar y que tuviera botellas de whisky a su disposición. Esta galería es sin ánimo de lucro alguno, para disfrute propio y de los amigos.

¿Qué parte de todo el proceso creativo disfruta o vive con más intensidad?

Yo soy muy dibujante, a mi me gusta dibujar. El cuadro de “El baile de la muerte”,  lo hice para  la exposición “Pachucos” ese mismo se encuentra también evolucionado en “Vida y Muerte”.  Un artista debe evolucionar y el mejor maestro es el tiempo al final. Cuando he participado en la de “Pachucos” estaba obsesionado con bocetos, esqueletos, eso me encanta, me gusta mucho, pero claro con eso hoy no puedes triunfar, tampoco quiero triunfar, pero sí me gusta experimentar con las cosas  y verlas, entenderlas, el tiempo hace que lo entiendas, eso y la combinación de vida y muerte, me gusta esa idea de la muerte como motor de la vida. Yo no tengo miedo a la muerte, tengo miedo al sufrimiento y la enfermedad.

Es llamativo que una parte de su obra señala la relevancia que tuvieron durante la Segunda República española los billetes municipales, o dinero complementario que funcionaba en paralelo al dinero oficial, las pesetas de entonces.

El tema de los billetes es un “bebé” mío, es el resultado de un doctorado de veinte años de trabajo. Detrás de la página web BilletesMunicipales.com hay siete mil billetes de banco, no todos de la Guerra Civil, también del Estado español. Un trabajo de investigación con una documentación muy gorda. En aquella época cada ayuntamiento tenía su serie de billetes, que estaban respaldados por la Republica. Son billetes que complementan a la economía oficial, porque se consideraba algo para el manejo de la economía local, se utilizaba en asociaciones o cooperativas, etc.

No critico el capitalismo ni soy comunista, entiendo las monedas complementarias como herramientas para redirigir la economía en épocas de crisis hacia un mundo sin dinero o si no es posible, a un mundo más justo, más equilibrado. Yo lo entiendo como algo muy bueno y muy útil. Son como microcréditos, como capital artístico, no confundir con la política ni mezclar. Es una defensa de la pluralidad. Si se visita esa página web hay artículos sobre moneda local, social, complementaria, moneda oxidable, etc. El dinero no es bueno ni malo, hay  tantas cosas que decir sobre esa época.

El grabado que hay en un billete, es una obra de arte. En la facultad yo hacía mucho grabado. Volviendo un poco atrás, cada municipio español tenía su propio dinero y eso ha dado lugar a una diversidad, a una riqueza multicultural y esa diversidad que se da en España debería darse en el mundo. España no se entiende sin catalanes, sin vascos, sin íberos, España es tipo Alemania, un  gran conjunto de personas muy distintas todas ellas. Y eso yo lo defiendo a capa y espada.

En sus obras la muerte es un tema recurrente

Sí, sí, es cierto. Desde pequeño estoy obsesionado con el tema, creo que todo ser humano pasa por pensamientos sobre la muerte.

Sí, pero desde pequeño no es tan habitual.

Yo tengo una anécdota de mi vida. Tuve un hámster que se llamaba Adenauer y el pobre animal un buen día tenía yo siete u ocho años, el hámster no se movía en su jaula, lo saqué se lo llevé a mi madre, ella dijo “vamos a enterrar al pobrecito animal en el jardín”, lo metimos en una caja de zapatos hicimos todo un ceremonial, enterramos al susodicho y unos meses después en clase de biología un profesor que tuve y al que recuerdo con mucho cariño, nos explicó que los hámster hibernaban, fui corriendo a desenterrar al pobrecillo, “mamá que le hemos asesinado”. Para mí fue una experiencia muy traumática, que me marcó de pequeño. En mi arte la calavera está presente en todos lados.

Un artista debe evolucionar y el mejor maestro es el tiempo al final

Su arte también encierra filosofía

Hombre ahí también hay mucho que decir, para mí la mejor filosofía de la vida, es esa, la del último cuadro que vendí  que se titula “La Única Verdad” es que es la única verdad, sí, lo único que sabemos los seres humanos que va a tener lugar fijo, es eso, y nos obsesiona, estamos mucho pensado en eso. Yo le tengo mucho respeto porque amo mucho la vida. Creo que lo más bonito que hay es la vida. Aceptar eso, también es importante porque te da calidad de vida. Si no lo aceptas, si vives un poco así al día, trabajando para conseguir un dinero para luego gastártelo en recuperar la salud que has perdido ganando dinero como loco, pues te pierdes la vida, es ser consciente y tener ese cuadro en casa y estar un poco alerta, yo creo que disfrutas más de ello. Carpe Diem.  Si la vida fuese enterna sería horrible. La vida es el motor de todo.

¿Piensa que una obra de arte es como un buen libro, en donde siempre se pueden descubrir nuevas lecturas?

Sí, una buena obra sí, pero en la mayoría de las obras que veo últimamente no es así. Compare un Quijote con un manual. Para mí, la obra de arte es un Quijote, trabajo, necesito que me demuestren el trabajo. Miró por ejemplo a mí nunca me gustó, tuvo su momento con galeristas que apostaron por ganar dinero con un artista así,  pero está superado, volveremos a lo tradicional.

¿Por qué recomendaría al público realizar una visita a WAG? ¿Qué van a encontrar aquí diferente?

Es una galería pequeña pero con estilo, vistosa, tiene su patio, sus ventanales, su zona privada, es muy entrañable, acogedora. Hay una palabra alemana “stammtisch”, que designa el lugar donde se juntan los amigos, es unan tradición en Alemania, no hace falta que quedes, sabes que existe y siempre va a haber alguien ahí, tal vez no estén todos pero siempre hay alguien y eso es lo que yo quiero conseguir aquí todos los jueves a las 19h.

Se puede visitar hasta el 29 de abril la exposición “Los Guillermo”, con  magníficas obras del ilustrador y dibujante francés Guillaume Mazel y excelentes dibujos de Wilhelm Konrad.

Debido al cumplimiento de las normas sanitarias vigentes, las visitas se realizan previa reserva.

COMPÁRTELO:

Escrito por

Archivo Entreletras

Yōkai, Iconografía de lo fantástico
Yōkai, Iconografía de lo fantástico

Real Academia de Bellas Artes de San Fernando (c/ Alcalá, 13. Madrid). Hasta el 23 de septiembre de 2018. Consultar…

El Este no quiere refugiados
El Este no quiere refugiados

Del ‘socialismo real’ a la derecha nacional (II) Muro frontera húngaraPara Marx sociedades europeas de la revolución industrial como el…

La Corona y el servicio de Inteligencia
La Corona y el servicio de Inteligencia

Las conductas crematísticas de Juan Carlos de Borbón recientemente investigadas por la justicia de Suiza y de España han hecho…

1161