octubre 2020 - IV Año

LETRAS

Caleidoscopio sobre Galdós (II)

2020 – Centenario de Benito Pérez Galdós (Las Palmas de Gran Canaria, 1843 – Madrid, 1920) 

En un artículo anterior (Caleidoscopio sobre Galdós (I)) hemos indicado algunas opiniones de destacados escritores de su época haciendo valoraciones sobre Galdós. Para entender estas valoraciones vamos a ponerlas en el contexto de su influencia social y política.

Galdós fue republicano (salvo en su apoyo a Prim y al efímero monarca Amadeo de Saboya), primero frecuentó los círculos liberales del partido progresista de Sagasta, para pasar al republicanismo moderado del reformista Melquíades Álvarez y por último acercándose a los diferentes grupos republicanos y a Pablo Iglesias, con quien formaría la Conjunción Republicano-Socialista (1909), de la que él mismo fue presidente, consiguiendo Pablo Iglesias, por fin, acceder a las Cortes.

Cuatro veces resultó diputado, una de cunero por Puerto Rico en 1886, dos por Madrid (1907 y 1910) y otra por Las Palmas (1914). Su activismo político más intenso fue durante la última década de su vida, entre 1907 y 1912, donde se sintió muy cerca del fundador del PSOE, ante la desesperante división de los republicanos, diciendo en una ocasión: «Voy a irme con Pablo Iglesias. Él y su partido son lo único serio, disciplinado y admirable que hay en la España política», colaborando con sus publicaciones como El Socialista y Vida Socialista, escribiendo en el primero con motivo del 1 de mayo de 1911 y apareciendo en la portada de la segunda. El hombre político, patriota hasta la médula, formado en el krausismo y admirador de la Institución Libre de Enseñanza, se hizo decidido regeneracionista, liberal de joven para desplazarse después hacia la izquierda según envejecía.

El término caleidoscopio fue utilizado varias veces por Galdós en sus novelas y en este caso vamos a indicar las impresiones generales de varios escritores sobre el propio Galdós.

Algunas opiniones no desarrolladas en el primer artículo fueron, entre otras las de:

Mesonero Romanos (1803-1882) dijo: “Sus novelas tienen más vida y enseñanza ejemplar que muchas historias”. Mesonero le ayudó a incorporar información a los Episodios nacionales en alguno de los mismos por haberlos vivido. Alguno de los personajes de Galdós como Plácido Estupiñá en Fortunata y Jacinta reflejan la personalidad de Mesonero Romanos y su interés por la tertulia, la observación de las calles y de sus personajes, en definitiva por un tipo de costumbrismo. El seudónimo de Mesonero “El Curioso Parlante” refleja también su rasgo personal más característico como incombustible callejero. La diferencia entre Mesonero y Galdós es la insistencia de Galdós en contar no sólo la anécdota sino incardinarla en un hecho histórico con afán divulgativo del mismo y hacer un estudio psicológico del personaje.

Mesonero fue concejal de Madrid y luego conocido como cronista de Madrid, fue un activo ateneísta y miembro de la Real Academia y de su inicial liberalismo evolucionó al conservadurismo.

Pío Baroja (1872-1956) indica: “Galdós ha saltado de las cimas de Dickens a las infinitas alturas de Shakespeare”. En Aviraneta. Memorias de un hombre de acción dice, “Galdós ha ido a la historia por afición, yo he ido a la historia por curiosidad hacia un tipo”.

Galdós recoge el conjunto, la visión panorámica, y Baroja ­detalla y puntualiza lo concreto y lo local, refleja el destello instantáneo. Galdós había elegido los hechos más importantes y en­focaba la historia desde una poética idealización patriótica y en cambio, Baroja, más escéptico, se mete en la intrahistoria del siglo XIX y descubre su violencia, ­estupidez y fanatismo.

Uno de los representantes de la generación del 98, es esencialmente novelista, dedicado a temas existenciales y también a la aventura, fue un gran viajero. Políticamente evolucionó de sus simpatías por el anarquismo al anticlericalismo, sosteniendo al final una oposición a la República, fue siempre en este aspecto muy contradictorio.

Valle Inclán (1866-1936) indica en Luces de Bohemia: Precisamente ahora está vacante el sillón de Don Benito el Garbancero”, para expresar su sencillez en la relación con los personajes, y en el fondo en Valle Inclán es la opinión de un seguidor de Quevedo a un Cervantes.

Valle Inclán escritor y autor teatral de gran prestigio, evolucionó políticamente del carlismo al anarquismo luego de su apoyo a los aliados en la Primera Guerra Mundial. Fue Catedrático de Estética en la Academia de Bellas Artes de San Fernando en 1916, Director del Ateneo en 1932 y Director de la Academia Española de Bellas Artes en Roma en 1933.

Miguel de Unamuno (1864-1936) lo define como “Jornalero de las letras”. Tuvieron entre ellos una relación epistolar al haber coincidido en el Ateneo, con convergencias y divergencias, entre las primeras una concepción de la Historia y el del término intrahistoria; la estrategia técnica del diálogo y su aplicación la novela y hasta del ensayo, y ser condenados en la misma hoguera dialéctica por el obispo de Gran Canaria de origen vasco Antonio Pildain, que tuvo un breve paso por la política como carlista en la primera legislatura republicana y que desempeñó esa diócesis durante treinta años. La mofa de Prieto era indicar que Pildain defendía un Gibraltar vasco.

Las divergencias surgen al final y que se refleja en la relación epistolar en la que inicialmente era de admiración por Galdós, pasando a un desinterés progresivo y a un distanciamiento ideológico.

Al fallecer Galdós le realiza elogios, mientras unos días posteriores le critica indicando que su rasgo más sustancial es la laboriosidad y señala que su teatro es de menos interés que su novela, calificándole de oportunista por la selección de sus personajes en alguna de sus obras como Electra.

Probablemente sus diferencias en su visión del mundo tengan más razón en el distinto carácter de origen de ambos, uno vasco Unamuno y el otro canario Galdós.

Unamuno fue escritor, poeta y filósofo, principal exponente de la generación del 98. Catedrático en la Universidad de Salamanca y luego rector. Considerado el escritor más culto de su generación, inconformista, siendo calificado por Machado como quijotesco.

Leer Caleidoscopio sobre Galdós (I)

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN LETRAS

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (3)

Letras

Un futuro para la poesía

Letras

Edmond Hamilton, la ciencia ficción narrada con sencillez magistral

Letras

John Fante, mostró la xenofobia y la explotación de las minorías en la América profunda

Letras

Andrea Camilleri, la literatura consciente de sus rasgos sociales

Letras

Un poco de Don Juan

Letras

Unamuno y Portugal

Letras

‘Historias de aquí y de allá’ de Luis Sepúlveda

Letras

Raúl Zurita: desde el dolor

Letras

Francesco Petrarca… mucho más que un gran poeta

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (II)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (I)

Letras

En torno a la novela ‘Antonia’ de Nieves Concostrina

Letras

Albrit o la creación del personaje en Galdós

Letras

Alejandra Pizarnik, cuando la sombra araña el alma

Letras

Meditaciones de gastronomía transcendente

Letras

‘Litoral’: la revista más hermosa y representativa de la generación del 27

Letras

Yorgos Seferis en el piélago

Letras

Jo Nesbø, huellas dactilares de excelente confesión literaria

Letras

Cesare Pavese: el sufrimiento como oficio

Letras

Duque de Rivas: liberal, dramaturgo y presidente del Ateneo de Madrid

Letras

Galdós en el horizonte epistolar de Blasco Ibáñez (y II)

Letras

Galdós en el horizonte epistolar de Blasco Ibáñez (I)

Letras

‘La caza del Snark’ de Lewis Carroll

Letras

Yorgos Seferis: poeta, ensayista, premio Nobel y diplomático

Letras

Somerset Maugham en Lisboa

Letras

Las novelas dialogadas de Galdós a debate

Letras

Vittorio Amedeo Alfieri, todo un carácter

Letras

Los cimientos de ‘El abuelo’ de Benito Pérez Galdós

Letras

Abril es el mes más cruel…

Letras

En torno al libro ‘En los pliegues del olvido’ de Ignacio Vázquez Moliní

Letras

Juan Eugenio Hartzenbusch, un punto de vista sigular…

Letras

La pasión por los naipes del doctor Egas Moniz

Letras

Doña Perfecta

Letras

Galdós para ‘Dummies’

Letras

Antonio Gamoneda: La poética de la oscuridad como origen de la luz

Letras

Literatura clásica, o metafísica, materialista, lógica, política

Letras

El Galdós protofeminista

Letras

Los tres grandes pasos hacia la Ilustración

Letras

La conferencia de Julián Zugazagoitia en Bilbao sobre literatura en 1924

Letras

Benito Pérez Galdós en el centenario de su muerte (1920-2020)

Letras

A la memoria de mi tío Pablo

Letras

Pérez Galdós, el Nobel arrebatado

Letras

Tolstoi y Shakespeare

Letras

Aproximación al libro ‘Que no se entere la Cibeles’ de Mar de los Ríos

Letras

En torno al libro ‘Extravagancia infinita’ de Javier Olalde

Letras

Augusto de Angelis (1888 -1944)

Letras

Fernando Pessoa. El yo conflictivo

Letras

Federico García Lorca ocho décadas después

Letras

Antonio Daganzo, poeta de aleaciones

Letras

Sufriente, prometeico, iconoclasta y quijotesco

Letras

Leopoldo María Panero, el traductor de la locura

Letras

Poesía y dignidad

Letras

Buenos libros malos

Letras

Confesiones de un crítico de libros

Letras

En torno a ‘Sombra de Luna’ de Francisco Álvarez ‘Koki’

Letras

Alda Merini, vivir al borde de la sombra

Letras

Literatura de cordel

Letras

Demian. Herman Hesse

Letras

Hilario Martínez Nebreda, el poeta silencioso

Letras

La literatura y sus soportes (I)

Letras

La literatura y sus soportes (y II)

Letras

La Escuela Nueva y el centenario de Ruskin

Letras

Don Quijote y el mar

Letras

Elizabeth Barrett Browning, una poeta victoriana

Letras

Por qué escribo

Letras

Ángel González: la ácida ironía de un poeta

Letras

Carmen Posadas y su feria de las vanidades

Letras

El caso Miguel Hernández

Letras

Quevedo en sociedad y III.- Obra y vinculación cívica

Letras

Quevedo en sociedad II.- La crítica como ‘función’ social

Letras

Quevedo en sociedad I.- El hombre, la sociedad

Letras

VII Certamen de Novela Histórica de Úbeda

Letras

Antología poética. Alfonsina Storni

Letras

Ángel González: palabra sobre palabra

Letras

Galdós y el melodrama

Letras

IV encuentro de Poesia a Sul

Letras

Feminismos: la mujer sobre la letra

Letras

El Hidalgo: literatura y pobreza

Letras

‘Celia en los infiernos’, la obra socialista de Galdós (y II)

Letras

‘Celia en los infiernos’, la obra socialista de Galdós (I)

Letras

Ana Caro Mallén: una esclava en los corrales de comedias del siglo XVII

Letras

José Rodrigues Miguéis, casi olvidado

Letras

Tristeza que es amor. Alusión a Don Quijote

Letras

George Sand: ‘Un invierno en Mallorca’

Letras

José Ángel Valente: una estela inmortal de palabra poética (y II)

Letras

José Ángel Valente: una estela inmortal de palabra poética (I)

Letras

Imagen de José Ángel Valente

Letras

Valente, sin aditivos

Letras

Valente: Qué la palabra sea solo verdad

Letras

José Ángel Valente, en ‘el borde de la luz’

Letras

John Berger: ‘Un hombre afortunado’

Letras

Los desafíos de Lou Andreas-Salomé

Letras

La primavera y su sombra

Letras

El Conde de Montecristo, historia de una venganza

Letras

Luis Martín-Santos y James Joyce

Letras

Los cimientos culturales del abolicionismo: Harriet Beecher Stowe

Letras

Pinceladas sobre Agatha Christie

Letras

Juan Ramón Jiménez, escritor de epístolas (y II)

Letras

Juan Ramón Jiménez, escritor de epístolas (I)

Letras

Thomas Mann: Una Europa que se derrumba

Letras

El eterno romanticismo

Letras

Qué es ser agnóstico

Letras

Pedro Garfias: La poesía desgarrada del exilio

Letras

El descenso a los infiernos de Dorothy Parker

Letras

El Conde de Oxenstiern, a quien llamaron el Montaigne del Septentrión

Letras

La sonrisa del Quijote (Una concesión a la melancolía)

Letras

Antonio Machado que estás en los libros

Letras

‘Agua’: Virginia Woolf y Alfonsina Storni

Letras

Críticos literarios, dueños del espíritu humano

Letras

El papel del lector en la posmodernidad

Letras

Poesías. Catulo.

Letras

Los vínculos entre Américo Castro y Jovellanos

Letras

Michel de Ghelderode y las Vanguardias del siglo XX

Letras

El trabajo entre las raíces, mirada sobre la creación literaria

Letras

La frase del escritor

Letras

Un cuarteto literario en clave de sol

Letras

Oía hablar a los árboles

Letras

El ‘slow’ de Pessoa (o las vicisitudes de la melancolía)

Letras

Claudio Rodríguez: del camino, del hombre

Letras

Sobre las Brontë

Letras

Borges en Ginebra

Letras

Philippe Jacottet: ‘Pensamientos bajo las nubes’

Letras

Juan Goytisolo: ‘sobre asuntos sociales y personales’

Letras

Miguel Hernández en Portugal

Letras

Mi Gloria Fuertes

Letras

Robert Walser, el paseante espiritual

Letras

‘Al menos, memoria’: Juan Ruiz de Torres

Letras

Cela, celador, celando, celar

Letras

Miguel Hernández: ‘Cancionero y romancero de ausencias’

Letras

Rafael Montesinos, renovador

Letras

Bartolomé Soler, lo amargo de la diosa

Letras

Rubén Darío, poeta de las dos orillas

Letras

Jovellanos, poeta

Letras

Un paseo por los ‘jardines’ de Eloy Tizón

Letras

Azorín, sobrevivido

Letras

Rosalía de Castro, la mejor de los mejores

Letras

Eugenio Gerardo Lobo, el ‘capitán coplero’

Letras

Galdós: una conciencia histórica lúcida

Letras

Desde el silencio, a Nicolás del Hierro

Letras

Salustiano Masó, la fuerza del tiempo

Letras

Los ‘Rubaiyat’ de Omar Khayan

Letras

Carmen Laforet, esa chica explosiva del Ateneo

Letras

Gabriel Celaya, el sueño de trabajar la poesía

Letras

Ramón Hernández, un diamante literario en las calles de Madrid

Letras

María Teresa León, el papel de la melancolía

Letras

Luis Felipe Vivanco, un poeta de los que siempre regresan

Letras

Rafael Pérez Estrada, el poder de la imaginación