octubre 2022 - VI Año

LETRAS

Damaso Alonso “descubre” a Antonio Machado

Ha debido pasar mucho tiempo, amigos míos, mucho tiempo
desde que me senté aquí en la orilla, a orillas
de esta tristeza, de este
río al que le llamaban Dámaso, digo, Carlos
Dámaso Alonso

Dámaso Alonso

Fue un encuentro de los que dejan huella, de los que marcan para toda la vida. Leer es descubrir. El lector apasionado, el que será luego escritor y crítico encuentra en las páginas de los libros que le llegan otras realidades, otras formas de ver y entender el mundo y un hilo invisible que ata los sentimientos a las palabras.

Me gusta, de cuando en cuando, volver a Dámaso Alonso. En muchos aspectos es el rigor, la pasión y la sensibilidad personificados. Cuando la llamada ‘cultura de la simulación’ hastía, cuando el populismo mediático lo reduce todo a simplismos, en definitiva, cuando ‘el baúl de los disfraces’ está repleto y, al mismo tiempo vacio, es más que apropiado inexcusable volver a la poesía y reencontrarse con la palabra limpia, con el pensamiento decantado y preciso y con un lenguaje lleno de matices… que enriquece. El lenguaje que eleva en lugar de contribuir a confundir, a entontecer y a enlodar.

Me imagino a Dámaso Alonso, al filólogo, crítico literario y director de la Real Academia de la Lengua, siendo un joven que todavía no había cumplido los veinte años. A su familia le hubiera gustado que se convirtiera en ingeniero de caminos… mas, su afición por la literatura no hacía más que crecer.

Podríamos hablar de lo mucho que le influyó Vicente Aleixandre, con el que tanto departió en las largas tardes de verano sobre poesía, de sus estudios sobre Góngora, de la Residencia de Estudiantes dirigida, durante esos años por Jiménez Fraud, donde conoció y trabó amistad con Federico García Lorca, Luis Buñuel, Salvador Dalí, Luis Cernuda, Manuel Altolaguirre, entre otros.

Podríamos describir su paso por distintas universidades españolas y norteamericanas donde dejó una estela de sabiduría, pasión por la literatura y bonhomía. Es posible, que en otras colaboraciones para Entreletras, hable de los aspectos anteriormente apuntados, así como de que estuvo presente, en el que podemos considerar acto fundacional de la Generación del 27 en el Ateneo de Sevilla.

Merecería la pena que mencionáramos sus colaboraciones en la Revista de Occidente o los exhaustivos estudios filológicos y de crítica literaria sobre san Juan de la Cruz, Gil Vicente y sobre todo Góngora.

Sería imprescindible, asimismo, mencionar su poemario Hijos de la Ira, lleno de rabia, rebeldía, desarraigo y una visión del mundo y del hombre próxima al existencialismo. Quedó muy marcado por el horror de la Guerra Civil y la desolación de otra guerra civil posterior, la europea, lo que le hizo evolucionar hacia una visión sombría de la condición humana.

Machado por Sorolla

Hoy, sin embargo, quiero centrarme en el Dámaso Alonso estudiante… que busca encontrar los caminos que le lleven a la poesía y que se tropieza con un libro de Antonio Machado. Le influyó enormemente. Lejos quedaron en poco tiempo el hipnotismo y fascinación por los juegos florales, la musicalidad y los mundos ficticios de Rubén Dario.

En Antonio Machado encontró sencillez y verdad y sobre todo, como hallar, descubrir en lo cotidiano inspiración, para desde la desnudez alcanzar un vuelo lírico que emociona.

Voy a referirme a esa experiencia. Muchos años más tarde, en 1962, publicó en la ‘Editorial Gredos’ Cuatro poetas españoles. Tengo especial querencia y hasta devoción por ese libro. Los poetas son: Garcilaso, Góngora, Maragall y Machado. Leyéndolo descubrí a Maragall. Me entusiasmaron los análisis, con los que describe el itinerario poético de Antonio Machado. Me parecieron de una gran penetración, donde se conjugan armoniosamente la crítica literaria y la hondura lírica. Me emocionó como la sensibilidad, la pasión y la austeridad pueden ir de la mano.

No es uno de los libros más citados ni comentados de Dámaso Alonso, no obstante, recomiendo encarecidamente su lectura. Descubrió, gracias a Machado, la grandeza y profundidad de la poesía verdadera, la que se escribe a golpes de veracidad y donde las palabras surgen de la raíz dolorosa de la existencia.  Experimenté leyéndolo una admiración hacia la crítica literaria ejercida como él lo hace, instruyendo y deleitando como si pretendiera seguir el precepto horaciano, mas, de una forma menos superficial y más existencial.

Permítaseme una pequeña digresión. Me lo regaló mi padre. Por aquel entonces estudiaba ‘Preu’. La editorial Gredos, a la que tan vinculado estuvo Dámaso, tenía un punto de venta en la calle Sánchez Pacheco. Durante mi estancia en la Universidad Autónoma, acudía allí con frecuencia. Sus textos tanto de crítica literaria como de pensamiento, me acompañaron varios años. En esa editorial Dámaso Alonso había fundado la colección Biblioteca Románica Hispánica y buena parte de su obra crítica, apareció bajo ese sello.

Cuenta Dámaso Alonso que en 1918 cayó en sus manos Poesías escogidas de Antonio Machado, de la por entonces pujante editorial Calleja. En un primer momento no supo captar la calidad humana de su poesía, mas tal y como ocurre con los amores duraderos, aunque la primera impresión fuera de desilusión ‘la pasión, la admiración y una vinculación estrecha vinieron después. Hasta tal punto que dejó a un lado los juegos florales, la musicalidad y el ritmo de Rubén Dario y sus hechizos envolventes.

Machado fue penetrando en su espíritu lentamente. Su palabra es una tensión cálida que mueve la vida humana y nos conduce a través de una sencillez formal a la plenitud, a la consumación… acercándonos a la madurez.

Hay palabras que traspasan la superficie y llegan hasta las cavidades interiores permitiéndonos ver, percibir y sentir de otra forma la realidad que teníamos delante y que éramos incapaces de hacerla nuestra.

En la estética machadiana, inseparable de una recia sobriedad ética, aprendió que la palabra ayuda a soportar la soledad de la conciencia y nos ofrece posibilidades de interiorizar un itinerario lírico que va del yo a las cosas… regresando al interior del hombre.

En poesía, al igual que en otras muchas creaciones del espíritu, la tensión dialéctica, acción/reacción, se deja sentir a lo largo de la historia. Así, frente a las vanguardias, frente a lo que Ortega conceptualizó como deshumanización del arte, tras la tragedia y la conmoción de la Guerra Civil y  de la Segunda Guerra Mundial,  la poesía regresa a una humanización desgarradora y pesimista.

Puede considerarse a Dámaso Alonso un poeta social. Se siente sacudido y aplastado por la crueldad, la injusticia y la barbarie. Su mirada atenta percibe en toda su crudeza los conflictos que están latentes en la sociedad española de los años cuarenta, soterrados y silenciados por la dictadura mas, ostensibles y lacerantes

Dámaso Alonso es rigor crítico mas también, inteligencia creadora. No me resisto a reproducir unas palabras suyas de Cuatro poetas españoles, esta vez, extraídas de su penetrante análisis sobre Góngora. Publica el libro en 1962 y es admirable como reconociendo el valor y la necesidad de la poesía social, intuye y expone con valentía que no hay que quedarse ahí, que hay que ir más allá… tal y como hicieron algunos destacados poetas de la Generación del 50.

He aquí las palabras de Dámaso Alonso “Hoy hay quienes piensan que no hay más posibilidad de poesía que la llamada ‘social’. Yo deseo que la poesía tenga como tema fundamental el ‘hombre’, el hombre en su totalidad, por tanto con toda la consideración y extensión que el aspecto social requiere; pero no como fin exclusivo”

Todo poeta monologa. El monologo es reflexión pero supone el riesgo de cerrarse sobre sí y en sí mismo. Por eso tiene que dar paso al diálogo, a la búsqueda de un interlocutor con quien compartir experiencias… y ese interlocutor es el lector que capta y comprende el sentido, el significado del poema.

Hay que recordar, una vez más, que sin palabras no habría sociedad, ni comunidad o lo que es lo mismo, que la sociedad nace de la palabra. A través de la palabra se recorren espacios y se propician encuentros y descubrimientos. En el abrigo de la palabra se protege el afán de futuro compartido y de justicia.

Las palabras atraviesan el tiempo como flechas, En su trayectoria se van enriqueciendo con nuevas acepciones y significados. Proceden del pasado mas, las cogemos al vuelo y las empleamos para demostrar y demostrarnos que estamos vivos. Las palabras nos permiten situarnos en la realidad, orientarnos y… si nos parece inhóspita, combatirla o transcenderla.

El dolor como una daga punzante, nos hace despertar abruptamente de una búsqueda autocomplaciente de una estética meramente formal y hasta formalista. Es imposible permanecer indiferente en medio de tantas tragedias, de tantas humillaciones, de tanta tortura y tanto cautiverio. El poeta siente un hondo malestar si no se posiciona frente a las injusticias. El lenguaje poético no sólo es vida sino que nos da vida, dignidad y esperanza. No convertir la angustia en un grito de protesta es, entonces más que una cobardía.

He querido dedicar esta colaboración para Entreletras a ese encuentro fecundo de Dámaso Alonso con Antonio Machado. Dámaso Alonso no perteneció ‘stricto sensu’ al exilio interior mas, no es menos cierto que la España inculta, sombría y rencorosa de la dictadura siempre vió con desconfianza y con recelo su responsable y cívica figura. No le perdonaron ni sus amistades con otros miembros de la Generación del 27, ni sus actividades en la Residencia de Estudiantes, ni mucho menos, ese grito rebelde que supuso Hijos de la ira.

Su reivindicación como la de tantos otros, vendrá de la mano de la izquierda o no vendrá. No hay que olvidar que fue antes de la Guerra Civil (1927) cuando obtuvo el Premio Nacional de Poesía y el Premio Cervantes lo obtuvo en 1978. Es un periodo largo, demasiado largo para ser meramente casual.

Hubo que esperar a la muerte del dictador y a la llegada de la democracia para que se reconociera oficialmente la importancia y el prestigio de la Generación del 27. Obsérvese de paso que Vicente Aleixandre, obtuvo el Nobel en 1977, lo que supone de hecho un reconocimiento, aunque tardío a la llamada Generación de la República.

Regresemos a Dámaso Alonso, ¿Cómo se va forjando un crítico literario, un poeta y un filólogo tan prestigioso? Es justo destacar a dos profesores que le influyeron notablemente: Andrés Ovejero y especialmente Américo Castro. Es reseñable, asimismo, que tuvo como alumno a Emilio Alarcos Llorach.

De todo lo que habría que comentar me limitaré a unas interesantes pinceladas. Tradujo El retrato del artista adolescente de James Joyce, aunque el hecho no se ha comentado en demasía debido a que utilizó un pseudónimo. En 1932, tras su estancia en la Universidad de Cambridge, escribió El crepúsculo de Erasmo. Otro ensayo, que es una joya y sobre el que hay que volver, donde al margen de la huella de Américo Castro, se puede apreciar un intento muy serio y bien documentado para acercar a los lectores la figura de Erasmo de Rotterdam. Sin embargo, el dato más significativo es que colaboró con la revista Hora de España, en plena Guerra Civil que, independientemente de su calidad literaria, por el prestigio de sus colaboradores puede constatarse que se trataba de una revista muy combativa, identificada simbólicamente con la Segunda República.

Son de sobra conocidos sus numerosos estudios sobre Luis de Góngora, el poeta que en el tercer centenario de su muerte, en 1927, dio nombre a la Generación. No me resisto entre su extensa obra, a destacar su espléndido estudio La novela cervantina (1969)

No cabe la menor duda de que ha dejado una huella indeleble. Sin ir más lejos, su Poesía española: ensayo de métodos y límites estilísticos: Garcilaso, Fray Luis de León, San Juan de la Cruz, Góngora, Lope de Vega, Quevedo  (1950), un formidable ensayo, todavía sigue siendo un libro de consulta obligada en los departamentos de Filología Hispánica de diversas universidades dentro y fuera de nuestro país.

Podría decirse mucho más pero va siendo hora de poner fin a este ensayo. Creo que sin un conocimiento de la labor creadora, mas también, investigadora y crítica de los componentes de la Generación del 27, tanto del exilio como del exilio interior, nos seguirán faltando elementos claves e imprescindibles para comprender lo que aconteció en la cultura española entre 1939 y 1975.

Los autores de creaciones literarias e investigaciones filológicas de relieve, han de ser rescatados a fin de que los jóvenes de hoy, puedan formarse sin lagunas, olvidos interesados, tergiversaciones y falsedades que, a menudo suponen incluso, una manipulación interesada de la memoria democrática.

En futuras colaboraciones para Entreletras iremos dando voz y protagonismo a quienes estuvieron silenciados por la fuerza o marginados.

Hoy, les he invitado a hacer una ‘cala’ en Dámaso Alonso, deteniéndonos un instante en su juventud, en su periodo de formación intelectual… cuando su voz poética estaba en formación y tuvo la fortuna de tropezarse con un libro de Antonio Machado, que fue decisivo para su orientación y para que su palabra encontrara el camino para expresar lo que sentía y cómo percibía la realidad, lo que le circundaba…

De esta forma, puede afirmarse que la palabra de Antonio Machado, sin el menor énfasis hiperbólico, le ayudó a encontrar una forma expresiva que es tanto como decir, que le ayudó a encontrarse… y le mostró su lugar en el mundo mediante una red de afinidades líricas.

Antonio Chazarra

Profesor de Historia de la Filosofía

Ver todas las entradas de Antonio Chazarra →

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN LETRAS

Letras

‘El mono azul’: una hoja volandera republicana, que se leía en las trincheras

Letras

En torno a ‘La buena letra’ de Rafael Chirbés

Letras

Núcleos temáticos en la obra poética de Armando Uribe Arce

Letras

El mal que acompaña

Letras

Momentos escurialenses

Letras

Ricardo Reis y sus dobles

Letras

El “Viaje al sur” de Juan Marsé

Letras

Un ejemplo de modestia en el siglo XX (Antonio Machado, de Segovia a Colliure)

Letras

Literatura de mujeres, por mujeres, para mujeres… ¡¡vaya batiburrillo preposicional!!

Letras

Quien no se amaña no se apaña (De “El hombre duplicado” de Saramago, al “Enemy “de Villenueve)

Letras

‘Acta est Fabula’, las memorias del escritor portugués Eugénio Lisboa

Letras

‘Elogio de la Imperfección’ de Rita Levi-Montalcini

Letras

Razón y ser del Caín de Saramago, hacia una lectura en contexto (y II)

Letras

Razón y ser del Caín de Saramago, hacia una lectura en contexto (I)

Letras

El Cid, el poder y el derecho

Letras

José Carlos Llop, territorio poético re-conocido

Letras

El Evangelio según Marx: Saramago vs. Pasolini

Letras

Giuseppe Berto: Desolación penetrante y amarga

Letras

Caperucita roja y Sara Allen se van de fiesta…sin el lobo

Letras

Alberti y El Escorial

Letras

Sobre ‘El acontecimiento’ de Annie Ernaux

Letras

Camandulero

Letras

Jenny Jerome Churchill, madre de Winston Churchill e inventora del cóctel Manhattan

Letras

Jean Gabin, la estética del perdedor, tal Pierre Mac Orlan

Letras

‘Espuelas de papel’, un libro de Olga Merino

Letras

Madrid acoge este fin de semana la Asamblea del Consejo Europeo de Escritores

Letras

Saramago o José de Sousa da Piedade: el Pensamiento

Letras

Kadish por Walter Benjamin, de Antonio Crespo Massieu

Letras

Sobre ‘Los besos en el pan’ de Almudena Grandes

Letras

Efraín Barquero de orilla a orilla

Letras

Saramago, política, sociedad y vida

Letras

Teatro en Páginas de New Harmony

Letras

Algunas notas para la biografía de Antoniorrobles

Letras

Jacinta y Yerma…¡¡qué duro es ser madre!!

Letras

Chéjov, Deledda, la dignidad del paisaje

Letras

Los hombres contemporáneos no son otra cosa que ciegos que pueden ver… pero que no miran

Letras

En torno al libro ‘Lo que mueve el mundo’ de Kirmen Uribe

Letras

La escritura de Saramago: del monólogo al coro. Proximidad a la redacción de Philippe Claudel

Letras

Consideración de los cuentos de hadas

Letras

José Saramago, heterónimo de Fernando Pessoa

Letras

Se llamaba León Felipe

Letras

‘Cinco poemas comentados’

Letras

Almudena Grandes: el poderoso influjo de Galdós

Letras

La palabra interior del Ulises de James Joyce

Letras

Bernarda Alba y doña Rosa, confidentes de patio de vecindad

Letras

Nuno Júdice: cincuenta años de poesía

Letras

Regreso a Lisboa (Saramago versus Ricardo Reis)

Letras

Tarás Shevchenko, poeta de la liberación

Letras

Sobre el libro ‘Un largo silencio’ de Ángeles Caso

Letras

Años de hambre en Kiev

Letras

Saramago a escena

Letras

La impronta de Galdós en Cela: un paseo por Madrid

Letras

Saramago describe el extraño viaje del elefante Salomón

Letras

En torno a la poesía surrealista

Letras

Saramago: de la metáfora al ‘thriller’ futurista

Letras

‘Viajeras al Tren’ de Pilar Tejera, las sorprendentes aventuras protagonizadas por mujeres en los trenes de su época

Letras

Dos poetas descubiertos y uno por descubrir

Letras

Los muchos ‘Mark  Twain’ que hay en el polifacético y mordaz escritor

Letras

‘Todos Náufragos’ de Ramón Lobo

Letras

La estatua y la piedra, de Saramago

Letras

Los recientes poemas de Luis Alberto de Cuenca

Letras

Miniguía para seguir el ‘Ulises’

Letras

El paradigma ético de José Saramago

Letras

La desconocida estancia de Baroja y Azorín en la Sierra de Segura

Letras

Después de todo, Ángel Guinda 

Letras

Damaso Alonso “descubre” a Antonio Machado

Letras

Saramago, comunista de siempre

Letras

Como para que las leyesen los colibríes

Letras

¡Ese es Galdós! ¡Ese es Galdós! La Fontana de oro

Letras

‘Camino de palabras voy abriendo’: La poesía de José Saramago

Letras

Recordando a Galdós: La mujer en la sociedad de principios del XX

Letras

Tullia d’Aragona: el Renacimiento, especialmente el italiano, tiene también nombre de mujer

Letras

Entreletras recomienda 15 novelas / libros de relatos

Letras

Entreletras recomienda 15 libros de Poesía

Letras

Entreletras recomienda 15 libros de Ensayo / No ficción

Letras

En torno al libro ‘La mujer de Eliot y el hacedor de poesías’ de Pío Zelaya

Letras

Las parábolas de José Saramago entre la historia y la ficción 

Letras

Sofía Guadalupe Pérez y Casanova, 160 años de una ateneista olvidada

Letras

Almudena Grandes, en el mapa de honor de la literatura

Letras

Duelos y quebrantos

Letras

El viaje a Italia casi puede considerarse un género literario

Letras

‘La noche de los tiempos’ de Antonio Muñoz Molina

Letras

Poesia a Sul, 2021

Letras

Poesía y vino

Letras

Carmen Castellote, la última poeta viva del exilio español rescatada por el escritor Carlos García de Olalla

Letras

‘Arte Cisoria’ de Enrique de Aragón

Letras

Roberto Calasso, el conductor a “quién sabe dónde”

Letras

Emilia Pardo Bazán y Vicente Blasco Ibáñez. Encuentros capitalinos (y II)

Letras

Emilia Pardo Bazán y Vicente Blasco Ibáñez. Encuentros capitalinos (I)

Letras

Salvador Reyes Figueroa: novelista, ensayista y poeta chileno

Letras

Roberto Bolaño, póstumo y contundente gancho de izquierda

Letras

Virtudes Cuevas. Una superviviente del campo de concentración alemán de Ravensbrück

Letras

Dario Fo: un humor inteligente, corrosivo, sano, catártico, crítico y provocador

Letras

Rafael Alberti, el poeta deshabitado

Letras

La literatura de ficción de Santiago Ramón y Cajal

Letras

Emilia Pardo Bazán: Coraje, preparación, lucha contra los añejos prejuicios y feminismo

Letras

De Juan Ruiz a André Breton: El buen amor vs. L´amour fou

Letras

Wéstern, inédito confín

Letras

Los círculos de Justo Jorge Padrón

Letras

El día que murió Joan Margarit

Letras

‘Tea Rooms. Mujeres obreras’ de Luisa Carnés

Letras

Sencillamente contar historias

Letras

Ernesto  Herrera  Lascazes: dramaturgo uruguayo, transgresor… y un tanto bohemio

Letras

La enfermedad y la medicina en las novelas de Emilia Pardo Bazán

Letras

Gonzalo Rojas: voz fundamental de América

Letras

‘Con la ley en los tacones. Bautizo de fuego’ de Carlos Grau

Letras

José María Castillo-Navarro o el realismo social

Letras

Emilia Pardo Bazán: 170 aniversario de su nacimiento

Letras

Poesía de la sinceridad

Letras

Publicaciones sobre Galdós en su centenario

Letras

Vigencia del paisaje de Castilla

Letras

La vuelta a casa

Letras

El encuentro de Beethoven y Goethe

Letras

Vicente Aleixandre o el lugar donde el mar deja ver el horizonte de piedra  

Letras

La lluvia fina de Luis Landero

Letras

‘Siddhartha’, la búsqueda interior de Hermann Hesse

Letras

Una peregrinación hacia Shakespeare: Galdós en Stratford-upon-Avon

Letras

Galdós: Imagen y repercusión social

Letras

Galdós vs. Delibes: Vidas paralelas

Letras

‘El médico de Ifni’ de Javier Reverte

Letras

Emilia Pardo Bazán y su vinculación con el Ateneo de Madrid, en visperas del centenario de su muerte

Letras

La relación de Galdós con el socialismo

Letras

Antonia Pozzi: ‘El gran abismo hacía la tristeza’

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (y 6)

Letras

Ernest Hemingway, la novela que encierra el gran cuento

Letras

Nicasio Álvarez de Cienfuegos, un ilustrado coherente y poeta innovador

Letras

Longfellow y Jorge Manrique, venturas y desventuras del traductor

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (5)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (4)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (3)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (2)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (1)

Letras

Un futuro para la poesía

Letras

Edmond Hamilton, la ciencia ficción narrada con sencillez magistral

Letras

John Fante, mostró la xenofobia y la explotación de las minorías en la América profunda

Letras

Andrea Camilleri, la literatura consciente de sus rasgos sociales

Letras

Un poco de Don Juan

Letras

Unamuno y Portugal

Letras

‘Historias de aquí y de allá’ de Luis Sepúlveda

Letras

Raúl Zurita: desde el dolor

Letras

Francesco Petrarca… mucho más que un gran poeta

Letras

En torno a la novela ‘Antonia’ de Nieves Concostrina

Letras

Albrit o la creación del personaje en Galdós

Letras

Alejandra Pizarnik, cuando la sombra araña el alma

Letras

Meditaciones de gastronomía transcendente

Letras

‘Litoral’: la revista más hermosa y representativa de la generación del 27

Letras

Yorgos Seferis en el piélago

Letras

Jo Nesbø, huellas dactilares de excelente confesión literaria

Letras

Cesare Pavese: el sufrimiento como oficio

Letras

Duque de Rivas: liberal, dramaturgo y presidente del Ateneo de Madrid

Letras

Galdós en el horizonte epistolar de Blasco Ibáñez (y II)

Letras

Galdós en el horizonte epistolar de Blasco Ibáñez (I)

Letras

‘La caza del Snark’ de Lewis Carroll

Letras

Yorgos Seferis: poeta, ensayista, premio Nobel y diplomático

Letras

Somerset Maugham en Lisboa

Letras

Las novelas dialogadas de Galdós a debate

Letras

Vittorio Amedeo Alfieri, todo un carácter

Letras

Los cimientos de ‘El abuelo’ de Benito Pérez Galdós

Letras

Abril es el mes más cruel…

Letras

En torno al libro ‘En los pliegues del olvido’ de Ignacio Vázquez Moliní

Letras

Juan Eugenio Hartzenbusch, un punto de vista sigular…

Letras

La pasión por los naipes del doctor Egas Moniz

Letras

Doña Perfecta

Letras

Galdós para ‘Dummies’

Letras

Antonio Gamoneda: La poética de la oscuridad como origen de la luz

Letras

Literatura clásica, o metafísica, materialista, lógica, política

Letras

El Galdós protofeminista

Letras

Los tres grandes pasos hacia la Ilustración

Letras

La conferencia de Julián Zugazagoitia en Bilbao sobre literatura en 1924

Letras

Benito Pérez Galdós en el centenario de su muerte (1920-2020)

Letras

A la memoria de mi tío Pablo

Letras

Pérez Galdós, el Nobel arrebatado

Letras

Tolstoi y Shakespeare

Letras

Aproximación al libro ‘Que no se entere la Cibeles’ de Mar de los Ríos

Letras

En torno al libro ‘Extravagancia infinita’ de Javier Olalde

Letras

Augusto de Angelis (1888 -1944)

Letras

Fernando Pessoa. El yo conflictivo

Letras

Federico García Lorca ocho décadas después

Letras

Antonio Daganzo, poeta de aleaciones

Letras

Sufriente, prometeico, iconoclasta y quijotesco

Letras

Leopoldo María Panero, el traductor de la locura

Letras

Poesía y dignidad

Letras

Buenos libros malos

Letras

Confesiones de un crítico de libros

Letras

En torno a ‘Sombra de Luna’ de Francisco Álvarez ‘Koki’

Letras

Alda Merini, vivir al borde de la sombra

Letras

Literatura de cordel

Letras

Demian. Herman Hesse

Letras

Hilario Martínez Nebreda, el poeta silencioso

Letras

La literatura y sus soportes (I)

Letras

La literatura y sus soportes (y II)

Letras

La Escuela Nueva y el centenario de Ruskin

Letras

Don Quijote y el mar

Letras

Elizabeth Barrett Browning, una poeta victoriana

Letras

Por qué escribo

Letras

Ángel González: la ácida ironía de un poeta

Letras

Carmen Posadas y su feria de las vanidades

Letras

El caso Miguel Hernández

Letras

Quevedo en sociedad y III.- Obra y vinculación cívica

Letras

Quevedo en sociedad II.- La crítica como ‘función’ social

Letras

Quevedo en sociedad I.- El hombre, la sociedad

Letras

VII Certamen de Novela Histórica de Úbeda

Letras

Antología poética. Alfonsina Storni

Letras

Ángel González: palabra sobre palabra

Letras

Galdós y el melodrama

Letras

IV encuentro de Poesia a Sul

Letras

Feminismos: la mujer sobre la letra

Letras

El Hidalgo: literatura y pobreza

Letras

‘Celia en los infiernos’, la obra socialista de Galdós (y II)

Letras

‘Celia en los infiernos’, la obra socialista de Galdós (I)

Letras

El nazismo para Antonio Ramos Oliveira en 1930

Letras

Ana Caro Mallén: una esclava en los corrales de comedias del siglo XVII

Letras

José Rodrigues Miguéis, casi olvidado

Letras

Tristeza que es amor. Alusión a Don Quijote

Letras

George Sand: ‘Un invierno en Mallorca’

Letras

José Ángel Valente: una estela inmortal de palabra poética (y II)

Letras

José Ángel Valente: una estela inmortal de palabra poética (I)

Letras

Imagen de José Ángel Valente

Letras

Valente, sin aditivos

Letras

Valente: Qué la palabra sea solo verdad

Letras

José Ángel Valente, en ‘el borde de la luz’

Letras

John Berger: ‘Un hombre afortunado’

Letras

Los desafíos de Lou Andreas-Salomé

Letras

La primavera y su sombra

Letras

El Conde de Montecristo, historia de una venganza

Letras

Luis Martín-Santos y James Joyce

Letras

Los cimientos culturales del abolicionismo: Harriet Beecher Stowe

Letras

Pinceladas sobre Agatha Christie

Letras

Juan Ramón Jiménez, escritor de epístolas (y II)

Letras

Juan Ramón Jiménez, escritor de epístolas (I)

Letras

Thomas Mann: Una Europa que se derrumba

Letras

El eterno romanticismo

Letras

Qué es ser agnóstico

Letras

Pedro Garfias: La poesía desgarrada del exilio

Letras

El descenso a los infiernos de Dorothy Parker

Letras

El Conde de Oxenstiern, a quien llamaron el Montaigne del Septentrión

Letras

La sonrisa del Quijote (Una concesión a la melancolía)

Letras

Antonio Machado que estás en los libros

Letras

‘Agua’: Virginia Woolf y Alfonsina Storni

Letras

Críticos literarios, dueños del espíritu humano

Letras

El papel del lector en la posmodernidad

Letras

Poesías. Catulo.

Letras

Los vínculos entre Américo Castro y Jovellanos

Letras

Michel de Ghelderode y las Vanguardias del siglo XX

Letras

El trabajo entre las raíces, mirada sobre la creación literaria

Letras

La frase del escritor

Letras

Un cuarteto literario en clave de sol

Letras

Oía hablar a los árboles

Letras

El ‘slow’ de Pessoa (o las vicisitudes de la melancolía)

Letras

Claudio Rodríguez: del camino, del hombre

Letras

Sobre las Brontë

Letras

Borges en Ginebra

Letras

Philippe Jacottet: ‘Pensamientos bajo las nubes’

Letras

Juan Goytisolo: ‘sobre asuntos sociales y personales’

Letras

Miguel Hernández en Portugal

Letras

Mi Gloria Fuertes

Letras

Robert Walser, el paseante espiritual

Letras

‘Al menos, memoria’: Juan Ruiz de Torres

Letras

Cela, celador, celando, celar

Letras

Miguel Hernández: ‘Cancionero y romancero de ausencias’

Letras

Rafael Montesinos, renovador

Letras

Bartolomé Soler, lo amargo de la diosa

Letras

Rubén Darío, poeta de las dos orillas

Letras

Jovellanos, poeta

Letras

Un paseo por los ‘jardines’ de Eloy Tizón

Letras

Azorín, sobrevivido

Letras

Rosalía de Castro, la mejor de los mejores

Letras

Eugenio Gerardo Lobo, el ‘capitán coplero’

Letras

Galdós: una conciencia histórica lúcida

Letras

Desde el silencio, a Nicolás del Hierro

Letras

Salustiano Masó, la fuerza del tiempo

Letras

Los ‘Rubaiyat’ de Omar Khayan

Letras

Carmen Laforet, esa chica explosiva del Ateneo

Letras

Gabriel Celaya, el sueño de trabajar la poesía

Letras

Ramón Hernández, un diamante literario en las calles de Madrid

Letras

María Teresa León, el papel de la melancolía

Letras

Luis Felipe Vivanco, un poeta de los que siempre regresan

Letras

Rafael Pérez Estrada, el poder de la imaginación