octubre 2021 - V Año

LETRAS

El encuentro de Beethoven y Goethe

Así narra el Premio Nobel francés, Romain Rolland, el único y misterioso encuentro entre el genio de Bonn y el gran autor de “Fausto”

Según Romain Rolland, intelectual francés que vivió a caballo entre los siglos XIX y XX, y gran estudioso de las vidas de algunos artistas ilustres, Beethoven y Goethe se vieron en la ciudad de Teplitz (hoy perteneciente a Chequia) durante unos días del verano de 1812. El encuentro fue casual, y eso que Beethoven le había escrito en varias ocasiones a Goethe pidiéndole un encuentro. El relato de los encuentros de ese verano los hace la joven Bettina Brentano, devota admiradora de los dos genios a los que había conocido íntimamente.

Rolland, al relatar los encuentros, cree ver una actitud de reprimenda en Beethoven hacia el comportamiento social de Goethe, al que admiraba profundamente como poeta, excesivamente conservador para las ideas del genial sordo de Bonn.

Lo que sí deja claro Rolland es que Goethe no comprendía la música de Beethoven, que le parecía una locura sin ningún futuro; básicamente la misma opinión que tenía del arte y la literatura romántica, que Goethe veía como una amenaza a su apacible y conservadora vida artística.

Romain Rolland narra así el encuentro de los dos genios:

«A partir de este momento, Beethoven, indispuesto con Goethe, no le deja pasar nada.

Salen juntos. Beethoven lleva a Goethe del brazo. En Teplitz, y por las sendas del campo, se cruzan con aristocráticos paseantes. Goethe prodiga los saludos y éstos molestan a Beethoven; cuando habla de la Corte y de la emperatriz emplea expresiones como «Solemnemente humildes».

“¡Bien! y ¡Qué! -gruñe Beethoven-. De ese modo no debéis hacerlo, no está bien. Debéis lanzarles a la cara, simplemente, lo que pasa por vuestro pensamiento. De otro modo no se cuidarán de ello. Ni una princesa reconocería al Tasso, a menos que la hiera el zapato de la vanidad. Yo los he tratado de otro modo. Cuando tuve que dar clase al archiduque, una vez me hizo esperar en la antecámara; llamé con insistencia a su puerta, y al preguntarme por qué estaba impaciente le dije que había perdido el tiempo en la antecámara, y que ya no me quedaba paciencia para gastar. Desde entonces no me hizo esperar, tal vez le harían comprender la necedad de esas costumbres que sólo sirven para demostrar la propia estupidez. Le dije: «Podéis colgar a cualquiera una cruz, no por ello mejoraría un pelo. Podéis fabricar un Hofrath, un Geheimrath, pero nunca fabricaréis un Goethe o un Beethoven. Por tanto, lo que no podéis hacer (y lo que vos estáis lejos de ser), aprended a respetarlo. ¡Os sentará bien!»

Pero entremos detalladamente en el relato de los hechos desde el principio. El domingo 19 de julio de 1812, Teplice sería escenario del primer encuentro en la cumbre de dos de los mayores genios de la cultura alemana, el poeta, novelista, dramaturgo y científico Johann Wolfgang von Goethe, y el compositor Ludwig van Beethoven. Tras ese acercamiento inicial se seguirían viendo casi a diario por varias jornadas más, realizarían caminatas juntos o pasearían en bote por el río Bílina, y al menos una tarde de aquellas Beethoven improvisaría al piano para Goethe.

Goethe escribiría en una carta a su mujer aquel primer domingo: “Nunca había visto a un artista más parco, más enérgico, más recóndito. Entiendo muy bien cómo tiene que enfrentar con extrañeza al mundo.”

Beethoven, por su parte, comentaría sobre el carácter de su interlocutor: “A Goethe le gusta demasiado la atmósfera de la corte, más de lo que le conviene a un poeta. No hay mucho más que decir aquí sobre la ridiculez de los virtuosos, cuando los poetas, que deben ser vistos como los primeros maestros de la nación, pueden olvidar por ese deslumbramiento todo lo demás.”

Cuánto no se habrá tirado de los cabellos la escritora romántica Bettina Brentano cuando llegó a Teplice el 27 de julio y se enteró de que, días antes, se habían encontrado allí Beethoven y Goethe. Cuenta Brentano, sin haber sido testigo ocular o directo de la cita, que cuando el poeta y el músico iban caminando tomados del brazo se aproximaba la pareja imperial austríaca. Goethe le habría dicho en ese momento al compositor: “Mire mi estimado Beethoven, allí viene la emperatriz con su séquito hacia nosotros, hagámonos a un lado.” A lo que Beethoven le respondería: “Permanezca tomado de mi brazo. Ellos deben hacernos lugar. ¡Nosotros no!”

Goethe no opinaba igual y la situación le resultaba muy desagradable. Se soltaría del brazo de Beethoven, se haría a un lado y se quitaría el sombrero para saludar al emperador y a su mujer, mientras Beethoven, cruzado de brazos, continuaría caminando por el medio del grupo, entre los archiduques de Austria.

Parafraseando a Giordano Bruno, diríamos hoy que “Se non è vero, è ben trovato”. La historia pudo haber sido inventada, pero da en el blanco, porque la tan aguardada reunión de los dos gigantes, tan valorados artísticamente, habría sido un fiasco desde el punto de vista humano.

Goethe, el distinguido consejero privado del rey de Sajonia, el archiduque Carlos Augusto de Sajonia-Weimar-Eisenach, estaba horrorizado por el grosero comportamiento de Beethoven, a quien le tenían sin cuidado la cortesía y los buenos modales sociales.

Quién, si no alguno de los protagonistas, pudo haberle contado a Brentano con tanta riqueza de detalles el paradigmático incidente. Pero no Goethe y su esposa, Christiane, que estaban enemistados desde el año anterior con Brentano y su marido, Achim von Arnim, por un incidente público en el que casi llegaron a las manos. Por lo tanto, no pudo haber sido más que un invento de la escritora para vengarse de Goethe, quien les prohibiría a ella y a su esposo entrar a su hogar.

Los caminos de Beethoven y Goethe se separarían unos días después. Pese a todo, Goethe, en una misiva a su amigo Carl Friedirch Zelter, músico, compositor, director de orquesta y pedagogo en Berlín, encontraría algunas palabras comprensivas para Beethoven: “Desafortunadamente, es una personalidad totalmente indómita. Por otra parte, hay que disculparle por su creciente sordera, que es muy de lamentar y que quizás perjudica menos la parte musical que la social de su ser. Él es ya de por sí una naturaleza lacónica que se duplica ahora por esa pérdida de la audición.”

Goethe era huésped asiduo en Teplice y Karlovy Vary y, al contrario que Beethoven, se movía hábilmente y con enorme placer en la elegante sociedad. Gozaba de la atención que le dispensaban los distinguidos huéspedes del balneario, que quizás habían estudiado o leído con interés su Teoría de los colores aparecida en 1810. Sobre todo, la joven emperatriz María Luisa, la tercera esposa de Francisco I, admiraba hasta la exaltación a Goethe; lo que halagaba mucho al mujeriego poeta de casi 63 años.

En el verano de 1812 Goethe y María Luisa se encontrarían diariamente. Oficialmente el gran vate introducía en la literatura alemana a la emperatriz, nacida en Monza, Italia. En las tertulias del balneario se especulaba que era algo más que el amor por el arte lo que les unía.

Goethe, el artista que, según el gran escritor y profundo estudioso de Goethe, Antonio Priante, “es tan grande que ni siquiera una mirada desde muy lejos puede abarcarle”, evocaría más tarde, conmovido y con añoranza, aquellos encuentros. La emperatriz, quien en mayo de ese mismo año había sido invitada renuente a la asamblea de los monarcas alemanes reunidos en Dresde por Bonaparte (a quien detestaba) para celebrar su guerra contra Rusia, sería finalmente la encantadora anfitriona del Congreso de Viena de 1815, para restablecer las fronteras de Europa tras la derrota de Napoleón y reorganizar las ideologías políticas del Antiguo Régimen. María Luisa fallecería de tuberculosis en Verona el 7 de abril de 1816.

El 27 de julio el compositor partiría hacia el balneario termal de Karlovy Vary y nunca más volvería a encontrarse con Goethe; ni siquiera intercambiarían mensajes epistolares, relata el musicólogo Jan Caeyers en su libro “Beethoven. Der einsame revolutionar”. Tal habría sido el desencanto mutuo que experimentarían ambos artistas.

Sus personalidades eran enormemente diferentes y no sentirían ninguna necesidad de acercarse y conocerse más. Goethe se apoderaba de ideas, asociaciones e imágenes; Beethoven estaba poseído por ellas. De ahí que Goethe formulara sus pensamientos matizándolos y con cautela. Asumía ya en tales declaraciones la factible relativización o negación de sus propias afirmaciones.

Beethoven, el hombre que, en palabras del poeta y musicólogo Antonio Daganzo, “encarnó la tragedia redentora del héroe, que hace avanzar a la humanidad toda en la búsqueda instintiva del progreso”, en cambio, hacía exactamente lo contrario, elevaba sus pensamientos a la categoría de certezas y dejaba poco margen para la interpretación o para la duda. Pero, sobre todo, Beethoven era un tipo de artista muy diferente a Goethe. El poeta era generalista con un horizonte extraordinariamente vasto, y podía pasar fácilmente de una disciplina a la otra. Un día podía trabajar en el Fausto, al día siguiente se ocupaba de la anatomía humana, y al tercer día filosofaba sobre los colores y el arte. Así podría darse la impresión de cierta arbitrariedad; todo parecía ser igualmente importante, igualmente interesante, pero nada realmente importante.

A los ojos de Beethoven esto era diletantismo puro. El genial compositor era el prototipo del artista moderno, especializado, monolítico y a veces incluso ególatra, dinámico e idealista, intransigente y jamás satisfecho, inquieto y obseso. Aquí chocaban realmente dos mundos completamente diferentes. “Solo podemos intuir lo que habría ocurrido si Beethoven hubiera conocido al otro gigante de la literatura alemana, a Friedrich Schiller -quien lamentablemente había fallecido en 1805 en Weimar de tuberculosis y neumonía-. Posiblemente hubieran encontrado ambos un lenguaje común,” apunta Caeyers en una inverificable hipótesis histórica.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN LETRAS

Letras

Poesía y vino

Letras

Carmen Castellote, la última poeta viva del exilio español rescatada por el escritor Carlos García de Olalla

Letras

‘Arte Cisoria’ de Enrique de Aragón

Letras

Roberto Calasso, el conductor a “quién sabe dónde”

Letras

Emilia Pardo Bazán y Vicente Blasco Ibáñez. Encuentros capitalinos (y II)

Letras

Emilia Pardo Bazán y Vicente Blasco Ibáñez. Encuentros capitalinos (I)

Letras

Salvador Reyes Figueroa: novelista, ensayista y poeta chileno

Letras

Roberto Bolaño, póstumo y contundente gancho de izquierda

Letras

Virtudes Cuevas. Una superviviente del campo de concentración alemán de Ravensbrück

Letras

Dario Fo: un humor inteligente, corrosivo, sano, catártico, crítico y provocador

Letras

Rafael Alberti, el poeta deshabitado

Letras

La literatura de ficción de Santiago Ramón y Cajal

Letras

Emilia Pardo Bazán: Coraje, preparación, lucha contra los añejos prejuicios y feminismo

Letras

De Juan Ruiz a André Breton: El buen amor vs. L´amour fou

Letras

Wéstern, inédito confín

Letras

Los círculos de Justo Jorge Padrón

Letras

El día que murió Joan Margarit

Letras

‘Tea Rooms. Mujeres obreras’ de Luisa Carnés

Letras

Sencillamente contar historias

Letras

Ernesto  Herrera  Lascazes: dramaturgo uruguayo, transgresor… y un tanto bohemio

Letras

La enfermedad y la medicina en las novelas de Emilia Pardo Bazán

Letras

Gonzalo Rojas: voz fundamental de América

Letras

‘Con la ley en los tacones. Bautizo de fuego’ de Carlos Grau

Letras

José María Castillo-Navarro o el realismo social

Letras

Emilia Pardo Bazán: 170 aniversario de su nacimiento

Letras

Poesía de la sinceridad

Letras

Publicaciones sobre Galdós en su centenario

Letras

Vigencia del paisaje de Castilla

Letras

La vuelta a casa

Letras

El encuentro de Beethoven y Goethe

Letras

Vicente Aleixandre o el lugar donde el mar deja ver el horizonte de piedra  

Letras

La lluvia fina de Luis Landero

Letras

‘Siddhartha’, la búsqueda interior de Hermann Hesse

Letras

Una peregrinación hacia Shakespeare: Galdós en Stratford-upon-Avon

Letras

Galdós: Imagen y repercusión social

Letras

Galdós vs. Delibes: Vidas paralelas

Letras

‘El médico de Ifni’ de Javier Reverte

Letras

Emilia Pardo Bazán y su vinculación con el Ateneo de Madrid, en visperas del centenario de su muerte

Letras

La relación de Galdós con el socialismo

Letras

Antonia Pozzi: ‘El gran abismo hacía la tristeza’

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (y 6)

Letras

Ernest Hemingway, la novela que encierra el gran cuento

Letras

Nicasio Álvarez de Cienfuegos, un ilustrado coherente y poeta innovador

Letras

Longfellow y Jorge Manrique, venturas y desventuras del traductor

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (5)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (4)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (3)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (2)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (1)

Letras

Un futuro para la poesía

Letras

Edmond Hamilton, la ciencia ficción narrada con sencillez magistral

Letras

John Fante, mostró la xenofobia y la explotación de las minorías en la América profunda

Letras

Andrea Camilleri, la literatura consciente de sus rasgos sociales

Letras

Un poco de Don Juan

Letras

Unamuno y Portugal

Letras

‘Historias de aquí y de allá’ de Luis Sepúlveda

Letras

Raúl Zurita: desde el dolor

Letras

Francesco Petrarca… mucho más que un gran poeta

Letras

En torno a la novela ‘Antonia’ de Nieves Concostrina

Letras

Albrit o la creación del personaje en Galdós

Letras

Alejandra Pizarnik, cuando la sombra araña el alma

Letras

Meditaciones de gastronomía transcendente

Letras

‘Litoral’: la revista más hermosa y representativa de la generación del 27

Letras

Yorgos Seferis en el piélago

Letras

Jo Nesbø, huellas dactilares de excelente confesión literaria

Letras

Cesare Pavese: el sufrimiento como oficio

Letras

Duque de Rivas: liberal, dramaturgo y presidente del Ateneo de Madrid

Letras

Galdós en el horizonte epistolar de Blasco Ibáñez (y II)

Letras

Galdós en el horizonte epistolar de Blasco Ibáñez (I)

Letras

‘La caza del Snark’ de Lewis Carroll

Letras

Yorgos Seferis: poeta, ensayista, premio Nobel y diplomático

Letras

Somerset Maugham en Lisboa

Letras

Las novelas dialogadas de Galdós a debate

Letras

Vittorio Amedeo Alfieri, todo un carácter

Letras

Los cimientos de ‘El abuelo’ de Benito Pérez Galdós

Letras

Abril es el mes más cruel…

Letras

En torno al libro ‘En los pliegues del olvido’ de Ignacio Vázquez Moliní

Letras

Juan Eugenio Hartzenbusch, un punto de vista sigular…

Letras

La pasión por los naipes del doctor Egas Moniz

Letras

Doña Perfecta

Letras

Galdós para ‘Dummies’

Letras

Antonio Gamoneda: La poética de la oscuridad como origen de la luz

Letras

Literatura clásica, o metafísica, materialista, lógica, política

Letras

El Galdós protofeminista

Letras

Los tres grandes pasos hacia la Ilustración

Letras

La conferencia de Julián Zugazagoitia en Bilbao sobre literatura en 1924

Letras

Benito Pérez Galdós en el centenario de su muerte (1920-2020)

Letras

A la memoria de mi tío Pablo

Letras

Pérez Galdós, el Nobel arrebatado

Letras

Tolstoi y Shakespeare

Letras

Aproximación al libro ‘Que no se entere la Cibeles’ de Mar de los Ríos

Letras

En torno al libro ‘Extravagancia infinita’ de Javier Olalde

Letras

Augusto de Angelis (1888 -1944)

Letras

Fernando Pessoa. El yo conflictivo

Letras

Federico García Lorca ocho décadas después

Letras

Antonio Daganzo, poeta de aleaciones

Letras

Sufriente, prometeico, iconoclasta y quijotesco

Letras

Leopoldo María Panero, el traductor de la locura

Letras

Poesía y dignidad

Letras

Buenos libros malos

Letras

Confesiones de un crítico de libros

Letras

En torno a ‘Sombra de Luna’ de Francisco Álvarez ‘Koki’

Letras

Alda Merini, vivir al borde de la sombra

Letras

Literatura de cordel

Letras

Demian. Herman Hesse

Letras

Hilario Martínez Nebreda, el poeta silencioso

Letras

La literatura y sus soportes (I)

Letras

La literatura y sus soportes (y II)

Letras

La Escuela Nueva y el centenario de Ruskin

Letras

Don Quijote y el mar

Letras

Elizabeth Barrett Browning, una poeta victoriana

Letras

Por qué escribo

Letras

Ángel González: la ácida ironía de un poeta

Letras

Carmen Posadas y su feria de las vanidades

Letras

El caso Miguel Hernández

Letras

Quevedo en sociedad y III.- Obra y vinculación cívica

Letras

Quevedo en sociedad II.- La crítica como ‘función’ social

Letras

Quevedo en sociedad I.- El hombre, la sociedad

Letras

VII Certamen de Novela Histórica de Úbeda

Letras

Antología poética. Alfonsina Storni

Letras

Ángel González: palabra sobre palabra

Letras

Galdós y el melodrama

Letras

IV encuentro de Poesia a Sul

Letras

Feminismos: la mujer sobre la letra

Letras

El Hidalgo: literatura y pobreza

Letras

‘Celia en los infiernos’, la obra socialista de Galdós (y II)

Letras

‘Celia en los infiernos’, la obra socialista de Galdós (I)

Letras

El nazismo para Antonio Ramos Oliveira en 1930

Letras

Ana Caro Mallén: una esclava en los corrales de comedias del siglo XVII

Letras

José Rodrigues Miguéis, casi olvidado

Letras

Tristeza que es amor. Alusión a Don Quijote

Letras

George Sand: ‘Un invierno en Mallorca’

Letras

José Ángel Valente: una estela inmortal de palabra poética (y II)

Letras

José Ángel Valente: una estela inmortal de palabra poética (I)

Letras

Imagen de José Ángel Valente

Letras

Valente, sin aditivos

Letras

Valente: Qué la palabra sea solo verdad

Letras

José Ángel Valente, en ‘el borde de la luz’

Letras

John Berger: ‘Un hombre afortunado’

Letras

Los desafíos de Lou Andreas-Salomé

Letras

La primavera y su sombra

Letras

El Conde de Montecristo, historia de una venganza

Letras

Luis Martín-Santos y James Joyce

Letras

Los cimientos culturales del abolicionismo: Harriet Beecher Stowe

Letras

Pinceladas sobre Agatha Christie

Letras

Juan Ramón Jiménez, escritor de epístolas (y II)

Letras

Juan Ramón Jiménez, escritor de epístolas (I)

Letras

Thomas Mann: Una Europa que se derrumba

Letras

El eterno romanticismo

Letras

Qué es ser agnóstico

Letras

Pedro Garfias: La poesía desgarrada del exilio

Letras

El descenso a los infiernos de Dorothy Parker

Letras

El Conde de Oxenstiern, a quien llamaron el Montaigne del Septentrión

Letras

La sonrisa del Quijote (Una concesión a la melancolía)

Letras

Antonio Machado que estás en los libros

Letras

‘Agua’: Virginia Woolf y Alfonsina Storni

Letras

Críticos literarios, dueños del espíritu humano

Letras

El papel del lector en la posmodernidad

Letras

Poesías. Catulo.

Letras

Los vínculos entre Américo Castro y Jovellanos

Letras

Michel de Ghelderode y las Vanguardias del siglo XX

Letras

El trabajo entre las raíces, mirada sobre la creación literaria

Letras

La frase del escritor

Letras

Un cuarteto literario en clave de sol

Letras

Oía hablar a los árboles

Letras

El ‘slow’ de Pessoa (o las vicisitudes de la melancolía)

Letras

Claudio Rodríguez: del camino, del hombre

Letras

Sobre las Brontë

Letras

Borges en Ginebra

Letras

Philippe Jacottet: ‘Pensamientos bajo las nubes’

Letras

Juan Goytisolo: ‘sobre asuntos sociales y personales’

Letras

Miguel Hernández en Portugal

Letras

Mi Gloria Fuertes

Letras

Robert Walser, el paseante espiritual

Letras

‘Al menos, memoria’: Juan Ruiz de Torres

Letras

Cela, celador, celando, celar

Letras

Miguel Hernández: ‘Cancionero y romancero de ausencias’

Letras

Rafael Montesinos, renovador

Letras

Bartolomé Soler, lo amargo de la diosa

Letras

Rubén Darío, poeta de las dos orillas

Letras

Jovellanos, poeta

Letras

Un paseo por los ‘jardines’ de Eloy Tizón

Letras

Azorín, sobrevivido

Letras

Rosalía de Castro, la mejor de los mejores

Letras

Eugenio Gerardo Lobo, el ‘capitán coplero’

Letras

Galdós: una conciencia histórica lúcida

Letras

Desde el silencio, a Nicolás del Hierro

Letras

Salustiano Masó, la fuerza del tiempo

Letras

Los ‘Rubaiyat’ de Omar Khayan

Letras

Carmen Laforet, esa chica explosiva del Ateneo

Letras

Gabriel Celaya, el sueño de trabajar la poesía

Letras

Ramón Hernández, un diamante literario en las calles de Madrid

Letras

María Teresa León, el papel de la melancolía

Letras

Luis Felipe Vivanco, un poeta de los que siempre regresan

Letras

Rafael Pérez Estrada, el poder de la imaginación