diciembre 2020 - IV Año

LETRAS

Federico García Lorca ocho décadas después

lorca 4Sería, como han apuntado historiadores e investigadores, la madrugada del 18 de agosto de 1936, la fecha del fusilamiento de Federico García Lorca, en la carretera entre las localidades de Víznar y Alfacar, de Granada. Se ha apuntado que su muerte no sería otro asunto que el final de la historia entre las rivalidades políticas de la ciudad granadina. El propio poeta la definiría como ‘la peor burguesía de España’. Lo fue, a la vez el inicio de una rocambolesca historia de acusaciones, desmentidos, silencios y desvergüenzas. El investigador Gabriel Pozo, en su libro ‘Lorca, el último paseo’ (editorial Almed), saca a la luz la figura de Ramón Ruiz Alonso, como responsable de la detención y el fusilamiento del poeta. Según el testimonio de Ema Pelamen, hija de Ruiz Alonso:’Al comenzar la guerra la situación era muy confusa. Queipo de Llano estaba al corriente de lo que pasaba con Lorca. Llamó a Granada porque antes lo habían llamado desde el Gobierno Civil para consultarle y ordenó que dieran un gran susto al poeta para que confesara todo lo que sabía de Fernando de los Ríos y firmara una denuncia contra él’. De lo que se desprende, que la detención de Lorca, hubiera sido el intento de localizar a Fernando de los Ríos. ‘Él era el pez gordo que buscaban’.

La versión oficial mantiene que fue su propia hermana la que confesó en la Huerta de San Vicente, al venirse abajo en uno de los registros, y al tratar de proteger a don Federico, su padre. Sin embargo, la versión de Penella, serías otra. ‘El mayor de los Rosales le dijo a mi padre en un desfile de falangistas que Lorca estaba en su casa. Le comentó que no estaba de acuerdo en que estuviera invitado y que él procuraba no ir mucho porque quería que se fuera’. Tras esta conversación, Ruiz Alonso informó a los jefes de la CEDA (Confederación Española de Derechas Autónomas) y decidieron ‘darle un escarmiento al niño mimado de Fernando de los Ríos’. Sin embargo, la versión de Ruiz Alonso en boca de Penella, suena muy distinta. ‘El mayor de los Rosales le dijo a mi padre en un desfile de falangistas que Lorca estaba en su casa. Le comentó que no estaba de acuerdo en que estuviera invitado y que él procuraba no ir mucho porque quería que se fuera’. Tras esta conversación, Ruiz Alonso informó a los jefes de la CEDA. Siguiendo con el relato de Penella, contradice que la detención se hubiera producido en la casa de la calle de Angulo: ‘Acudió con el mayor de los Rosales. Mi padre no sacó a Lorca de la casa de los Rosales, fue entregado por el hijo mayor y se lo llevaron al Gobierno Civil sin esposar ni nada’. Después se produjo el fusilamiento. ‘Mi padre firmó la denuncia junto a otros pero él dio la cara, después no se escondió, era un hombre echado para adelante, con coraje. En la denuncia se afirmaba que Lorca era el secretario de Fernando de los Ríos y que era muy rojo. En el extranjero habían empezado las quejas por lo que había ocurrido con Lorca y el asunto irritó a Franco. El caudillo quiso saber lo que había pasado y llamó a mi padre’. Desde entonces, nunca más se habló del tema. Se destruyeron todas las pruebas y cualquier rastro que lorca1pudiera aportar luz al asesinato de Lorca y Ruiz Alonso empezó a temer por su vida. ‘Es muy posible que la policía lo tuviera controlado, quizás tuvo miedo a que le hicieran algo si hablaba. Cargó con las culpas de todos, purgó su pena en vida, durante casi 40 años de abandono y soledad’.

Queipo no dio café

Café, que le den café, mucho café. Con esta frase, este anacronismo, se sentencia la muerte de Federico García Lorca. Sería el comandante Valdés, al mando de la sublevación militar en Granada, quien llamara al general que se encontraba en Sevilla: ¿Qué se hace con Lorca?: Café, que le den café, mucho café. (Café significaba pena de muerte. Café era un acrónimo [camarada, arriba, Falange Española] utilizado por los falangistas como consigna en los días previos al Levantamiento). Sin embargo aquí aparece el libro del escritor Jorge Fernández Coppel, ‘Queipo del Llano’, en la que siembra las dudas de que aquellas palabras y la implicación del general en la muerte de Lorca, fueran de su autoría: ‘Queipo del Llano luchó en la Guerra de Cuba y contra la monarquía de Alfonso XIII. Era íntimo de Primo de Rivera, aunque después se enemistaron y peleó por la República. Tenía una excelente relación con Niceto Alcalá Zamora, pero muchos encontronazos con Azaña. Sin embargo, para sus detractores son elocuentes sus locuciones radiofónicas: ‘Ya conocerán mi sistema: por cada de orden que caiga, yo mataré a diez extremistas por lo menos. A los dirigentes que huyan, no crean que se librarán con ello: les sacaré de debajo de la tierra si hace falta y si están muertos los volveré a matar…’ Por otra parte, Coppel se refiere al investigador Ian Gibson, con este testimonio: Ni una sola vez, ni de refilón, es mencionado. Conociendo la idiosincrasia del general, que pensaba en voz alta y lo dejaba todo por escrito –lo que provocó multitud de problemas-, parece que fuera imposible que fuera él quien ordenara la ejecución del poeta. Continuando con Coppel, el hijo del general, recordaba este suceso: ‘Aun recuerdo cómo mientras comíamos en la residencia de mi padre en Sevilla le llegó la noticia del asesinato de García Lorca. Mi padre pegó un puñetazo en la mesa exclamando: ‘¡Esto nos hará mucho daño! ¡Qué muerte tan innecesaria! Las venganzas canallescas nunca abandonarán a este pueblo! ‘Entra todos la mataron y ella sola se murió’. Este refrán español viene a resumir lo que aquí se está tratando. Se achaca a una sola persona el daño producido por muchas un daño que ya no se puede remediar. Nadie asume la parte que le corresponde de responsabilidad, como lo fue en este suceso infausto. Desde la perspectiva de tantos años, se da cuenta uno que aquella muerte tuvo su repercusión allende las fronteras.

18 de agosto de 2019

lorca2Cada año que pasa repetimos lo que sabemos, lo que podemos, cuanto nos dejan. Poco más. Lorca fue de aquellos personajes (Jesús de Nazaret, Marx, Platón, Cervantes, Picasso, Eistein, M. Curie,etc) únicos, irrepetibles, insustituibles, imprescindibles. Quizá, más que volver sobre lo consabido, habría que continuarle (en la medida de nuestras parcas posibilidades). Voy a ofrecer junto a este texto unas imágenes de un gato encerrado, no sé si implorando la ayuda de alguien que le libere; de unas gallinas subidas a los árboles, creyéndose ruiseñores; de una carta del propio Lorca, dirigida e Jorge Zalamea, allá por las calendas de 1928. O quien esto escribe, situándose entre dos fechas. ¿Qué pensaría de esta propuesta el propio Federico? ¿Surrealista? Como el movimiento artístico surgido en Francia tras la Primera Guerra Mundial, de la que Salvador Dalí fue distinguido representante. O, simplemente, una feliz ocurrencia. No lo sé. Lo cierto y constatable, fue su asesinato. La eliminación de una criatura nacida con un don para crear un mundo insuperable, único; construido con las palabras que todos podemos usar. Sin embargo, él las supo escoger con tal gracia como sutilidad y delicadeza que, el resultado está latente, después de tantas décadas de ausencia. Leásmosle con detenimiento, para que continué entre nosotros. Eso sí podemos , sabemos y debemos hacer.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN LETRAS

Letras

Emilia Pardo Bazán y su vinculación con el Ateneo de Madrid, en visperas del centenario de su muerte

Letras

La relación de Galdós con el socialismo

Letras

Antonia Pozzi: ‘El gran abismo hacía la tristeza’

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (y 6)

Letras

Ernest Hemingway, la novela que encierra el gran cuento

Letras

Nicasio Álvarez de Cienfuegos, un ilustrado coherente y poeta innovador

Letras

Longfellow y Jorge Manrique, venturas y desventuras del traductor

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (5)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (4)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (3)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (2)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (1)

Letras

Un futuro para la poesía

Letras

Edmond Hamilton, la ciencia ficción narrada con sencillez magistral

Letras

John Fante, mostró la xenofobia y la explotación de las minorías en la América profunda

Letras

Andrea Camilleri, la literatura consciente de sus rasgos sociales

Letras

Un poco de Don Juan

Letras

Unamuno y Portugal

Letras

‘Historias de aquí y de allá’ de Luis Sepúlveda

Letras

Raúl Zurita: desde el dolor

Letras

Francesco Petrarca… mucho más que un gran poeta

Letras

En torno a la novela ‘Antonia’ de Nieves Concostrina

Letras

Albrit o la creación del personaje en Galdós

Letras

Alejandra Pizarnik, cuando la sombra araña el alma

Letras

Meditaciones de gastronomía transcendente

Letras

‘Litoral’: la revista más hermosa y representativa de la generación del 27

Letras

Yorgos Seferis en el piélago

Letras

Jo Nesbø, huellas dactilares de excelente confesión literaria

Letras

Cesare Pavese: el sufrimiento como oficio

Letras

Duque de Rivas: liberal, dramaturgo y presidente del Ateneo de Madrid

Letras

Galdós en el horizonte epistolar de Blasco Ibáñez (y II)

Letras

Galdós en el horizonte epistolar de Blasco Ibáñez (I)

Letras

‘La caza del Snark’ de Lewis Carroll

Letras

Yorgos Seferis: poeta, ensayista, premio Nobel y diplomático

Letras

Somerset Maugham en Lisboa

Letras

Las novelas dialogadas de Galdós a debate

Letras

Vittorio Amedeo Alfieri, todo un carácter

Letras

Los cimientos de ‘El abuelo’ de Benito Pérez Galdós

Letras

Abril es el mes más cruel…

Letras

En torno al libro ‘En los pliegues del olvido’ de Ignacio Vázquez Moliní

Letras

Juan Eugenio Hartzenbusch, un punto de vista sigular…

Letras

La pasión por los naipes del doctor Egas Moniz

Letras

Doña Perfecta

Letras

Galdós para ‘Dummies’

Letras

Antonio Gamoneda: La poética de la oscuridad como origen de la luz

Letras

Literatura clásica, o metafísica, materialista, lógica, política

Letras

El Galdós protofeminista

Letras

Los tres grandes pasos hacia la Ilustración

Letras

La conferencia de Julián Zugazagoitia en Bilbao sobre literatura en 1924

Letras

Benito Pérez Galdós en el centenario de su muerte (1920-2020)

Letras

A la memoria de mi tío Pablo

Letras

Pérez Galdós, el Nobel arrebatado

Letras

Tolstoi y Shakespeare

Letras

Aproximación al libro ‘Que no se entere la Cibeles’ de Mar de los Ríos

Letras

En torno al libro ‘Extravagancia infinita’ de Javier Olalde

Letras

Augusto de Angelis (1888 -1944)

Letras

Fernando Pessoa. El yo conflictivo

Letras

Federico García Lorca ocho décadas después

Letras

Antonio Daganzo, poeta de aleaciones

Letras

Sufriente, prometeico, iconoclasta y quijotesco

Letras

Leopoldo María Panero, el traductor de la locura

Letras

Poesía y dignidad

Letras

Buenos libros malos

Letras

Confesiones de un crítico de libros

Letras

En torno a ‘Sombra de Luna’ de Francisco Álvarez ‘Koki’

Letras

Alda Merini, vivir al borde de la sombra

Letras

Literatura de cordel

Letras

Demian. Herman Hesse

Letras

Hilario Martínez Nebreda, el poeta silencioso

Letras

La literatura y sus soportes (I)

Letras

La literatura y sus soportes (y II)

Letras

La Escuela Nueva y el centenario de Ruskin

Letras

Don Quijote y el mar

Letras

Elizabeth Barrett Browning, una poeta victoriana

Letras

Por qué escribo

Letras

Ángel González: la ácida ironía de un poeta

Letras

Carmen Posadas y su feria de las vanidades

Letras

El caso Miguel Hernández

Letras

Quevedo en sociedad y III.- Obra y vinculación cívica

Letras

Quevedo en sociedad II.- La crítica como ‘función’ social

Letras

Quevedo en sociedad I.- El hombre, la sociedad

Letras

VII Certamen de Novela Histórica de Úbeda

Letras

Antología poética. Alfonsina Storni

Letras

Ángel González: palabra sobre palabra

Letras

Galdós y el melodrama

Letras

IV encuentro de Poesia a Sul

Letras

Feminismos: la mujer sobre la letra

Letras

El Hidalgo: literatura y pobreza

Letras

‘Celia en los infiernos’, la obra socialista de Galdós (y II)

Letras

‘Celia en los infiernos’, la obra socialista de Galdós (I)

Letras

Ana Caro Mallén: una esclava en los corrales de comedias del siglo XVII

Letras

José Rodrigues Miguéis, casi olvidado

Letras

Tristeza que es amor. Alusión a Don Quijote

Letras

George Sand: ‘Un invierno en Mallorca’

Letras

José Ángel Valente: una estela inmortal de palabra poética (y II)

Letras

José Ángel Valente: una estela inmortal de palabra poética (I)

Letras

Imagen de José Ángel Valente

Letras

Valente, sin aditivos

Letras

Valente: Qué la palabra sea solo verdad

Letras

José Ángel Valente, en ‘el borde de la luz’

Letras

John Berger: ‘Un hombre afortunado’

Letras

Los desafíos de Lou Andreas-Salomé

Letras

La primavera y su sombra

Letras

El Conde de Montecristo, historia de una venganza

Letras

Luis Martín-Santos y James Joyce

Letras

Los cimientos culturales del abolicionismo: Harriet Beecher Stowe

Letras

Pinceladas sobre Agatha Christie

Letras

Juan Ramón Jiménez, escritor de epístolas (y II)

Letras

Juan Ramón Jiménez, escritor de epístolas (I)

Letras

Thomas Mann: Una Europa que se derrumba

Letras

El eterno romanticismo

Letras

Qué es ser agnóstico

Letras

Pedro Garfias: La poesía desgarrada del exilio

Letras

El descenso a los infiernos de Dorothy Parker

Letras

El Conde de Oxenstiern, a quien llamaron el Montaigne del Septentrión

Letras

La sonrisa del Quijote (Una concesión a la melancolía)

Letras

Antonio Machado que estás en los libros

Letras

‘Agua’: Virginia Woolf y Alfonsina Storni

Letras

Críticos literarios, dueños del espíritu humano

Letras

El papel del lector en la posmodernidad

Letras

Poesías. Catulo.

Letras

Los vínculos entre Américo Castro y Jovellanos

Letras

Michel de Ghelderode y las Vanguardias del siglo XX

Letras

El trabajo entre las raíces, mirada sobre la creación literaria

Letras

La frase del escritor

Letras

Un cuarteto literario en clave de sol

Letras

Oía hablar a los árboles

Letras

El ‘slow’ de Pessoa (o las vicisitudes de la melancolía)

Letras

Claudio Rodríguez: del camino, del hombre

Letras

Sobre las Brontë

Letras

Borges en Ginebra

Letras

Philippe Jacottet: ‘Pensamientos bajo las nubes’

Letras

Juan Goytisolo: ‘sobre asuntos sociales y personales’

Letras

Miguel Hernández en Portugal

Letras

Mi Gloria Fuertes

Letras

Robert Walser, el paseante espiritual

Letras

‘Al menos, memoria’: Juan Ruiz de Torres

Letras

Cela, celador, celando, celar

Letras

Miguel Hernández: ‘Cancionero y romancero de ausencias’

Letras

Rafael Montesinos, renovador

Letras

Bartolomé Soler, lo amargo de la diosa

Letras

Rubén Darío, poeta de las dos orillas

Letras

Jovellanos, poeta

Letras

Un paseo por los ‘jardines’ de Eloy Tizón

Letras

Azorín, sobrevivido

Letras

Rosalía de Castro, la mejor de los mejores

Letras

Eugenio Gerardo Lobo, el ‘capitán coplero’

Letras

Galdós: una conciencia histórica lúcida

Letras

Desde el silencio, a Nicolás del Hierro

Letras

Salustiano Masó, la fuerza del tiempo

Letras

Los ‘Rubaiyat’ de Omar Khayan

Letras

Carmen Laforet, esa chica explosiva del Ateneo

Letras

Gabriel Celaya, el sueño de trabajar la poesía

Letras

Ramón Hernández, un diamante literario en las calles de Madrid

Letras

María Teresa León, el papel de la melancolía

Letras

Luis Felipe Vivanco, un poeta de los que siempre regresan

Letras

Rafael Pérez Estrada, el poder de la imaginación