julio 2022 - VI Año

ENSAYO

¿España, invertebrada todavía?

José Ortega y Gasset por Ignacio Zuloaga

Se cumple este año el centenario de las dos primeras ediciones del libro de Ortega, titulado “España invertebrada”. Pudiera parecer que España sigue más invertebrada que hace cien años, porque nuestra circunstancia mantiene con ahínco fratricida nuestra tendencia decadente.

Sin embargo, hay apariencias que engañan, mientras otras han incrementado y mantienen su valor diagnóstico como vectores de disolución. La Nación ha prosperado en muchos ámbitos, alejándonos de la crisis que atravesaba en 1922, hasta situarnos en sus antípodas; en cambio, otras áreas nos mantienen incólumes al borde del precipicio.

Entonces, el analfabetismo rondaba entre el 65 y el 70%, si consideramos el analfabetismo funcional; la educación que no era eclesiástica…, a pesar de la ley Moyano, estaba en manos de maestros fanegueros, designados a dedo por los alcaldes;  las carreteras eran de herradura y algunas, pocas, de adoquines; el ferrocarril se extendía unos cuantos kilómetros; la sociedad era de índole rural y agrícola y se sostenía gracias a una economía de supervivencia, cuando no de trueque en las profundidades; el raquitismo era una lacra imputable a la alimentación menos que deficitaria; la esperanza de vida era de 38 años para los varones y 41 las mujeres; como no había mercado, no surgían nuevos ricos, solo nuevos pobres en multitudes; ya andábamos enfrascados en guerra con Marruecos, a las puertas del desastre de Annual y estábamos de espaldas a Europa. El cuadro era espeluznante en todos los órdenes.

Afortunadamente, tras cien años, cuarenta y cinco ocupados en dictaduras varias, la mejoría material es evidente; el desarrollo de infraestructuras está a la vista; en el campo intelectual la población universitaria, con independencia de la calidad media de los títulos, pulula por doquier; el desarrollo tecnológico es  obvio;  nuestra inclusión europea y en el tratado del Atlántico Norte son dos logros muy estimables. De ser fuente de emigración hacia Europa y América, nos encontramos siendo polo de atracción para multitud de amerindios; y Europa, ahora, nos envía a muchos ciudadanos a convivir con nosotros, en sus segundas residencias de nuestras costas. Nuestros mejores universitarios son demandados y apreciados en centros de investigación avanzada. La Escuela de Ingenieros de Caminos de Madrid, por su prestigio y solvencia científica, es la cuarta en el ordenamiento mundial. Y nuestra calidad de vida nos inserta en el primer mundo desarrollado. Hay muchísimas connotaciones que no sólo nos enorgullecen, sino que atestiguan que las generaciones que nos preceden han aprovechado muy bien el tiempo.

No obstante, la fragmentación del país es un riesgo constante, más agudo que el existente en 1922. Entonces, Sabino Arana apenas llevaba enterrado 19 años y Lerroux y Cambó no eran Rufián y el fugitivo. Es decir, el nacionalismo, si no un fenómeno emergente, era entonces un dato para diagnosticar la descomposición del país. Hoy es la descomposición misma, como atestigua la deslealtad de la Generalitat catalana, conspirando con Rusia para romper la Nación española, mientras se sabe dependiente de ésta. Esta locura catalana de asociarse a dictaduras extranjeras no es nueva; ya estuvieron seis años adscritos al centralismo de Richelieu; volvieron humillados, pero obtuvieron privilegios del Conde-duque de Olivares. Como ahora.

En 1922, y ahora más, es necesario un proyecto sugestivo de vida en común, dicho sea en términos orteguianos, que convenza, que atraiga sin imposiciones, ni exclusiones. Y también, es precisa la consciencia de pertenencia de cada parte respecto al todo, teniendo en cuenta los límites propios y los beneficios del conjunto. La experiencia inglesa de su brexit es una enseñanza a tener en consideración, por sus costes económicos y políticos.

Si el todo es ahora la Nación, y en el futuro la Unión Europea, cada región, cada comarca, cada pueblo son partes cuyos intereses están entrelazados en una suerte de solidaridad necesaria, bien porque unas partes aportan materias primas a otras, bien porque otras comercializan sus manufacturas con las anteriores.  Esa interdependencia material es necesario conocerla para evitar el sentido umbilical de aldea. Somos lo que somos y no lo que nuestro delirio nos hace creer. Nuestras necesidades son perentorias, nos guste o no asumirlo y eso nos hace interdependientes.

La autarquía de la Nación fue una pretensión dislocada del régimen de Franco, que logró vencer Ullastres, desde el Opus. Actualmente, menos aún que la Nación, en un mundo globalizado, ninguna región española podría ser autárquica. Esto lo comprende hasta Puigdemont, el fugitivo, que había negociado con Putin convertir Cataluña en un protectorado, o colonia  rusa.

Cuando España ingresó en la Comunidad Europea, se benefició de una serie de fondos que nos equipararon al resto de países de la Comunidad. ¡Qué palabra tan especial!

En trayéndote la vaquilla, corre a por la soguilla, dice Sancho Panza, haciendo alarde de pragmatismo. La Unión Europea,  la Nación, que también es una comunidad, y cada región traen su vaquilla, ninguna desdeñable y todas oportunas y necesarias. El trenzado de las soguillas consigue la cohesión y congruencia interiores de cada comunidad.

Más allá del entrelazado de intereses y conveniencias, cesiones recíprocas y compensaciones mutuas, vivir en comunidad es más que un destino, es una filosofía de vida que nos lleva a contar con los demás necesariamente, siendo conscientes  de nuestros propios rasgos de identidad, positivos y negativos y de las obligaciones que impone la lealtad.

La cultura a la que pertenecemos engendra una comunión espiritual: la Ética y la Estética que nos identifican y el proceso de humanización que arranca de la cueva de Altamira, dicho sea por poner un nombre, acumula un estilo de vida, unos  ideales, unas creencias sublimes, ideas, aspiraciones, un modo de organización social, como dijera Chillida de su obra, siempre-nunca idéntico, y nunca-siempre diferente en cada país, en cada región geográfica y en cada etapa histórica.

Descendiendo a lo concreto para buscar el proyecto sugestivo de vida en común,  ¿por qué consentimos que el paro juvenil llegue al 40% y el estructural de la población general esté en el 13%?, ¿hemos de quedar impasibles ante el hecho de que la emancipación de los jóvenes sea posterior a los 30 años?, ¿ante ese hecho, sólo cabe donar 400€ para que los jóvenes los gasten en francachelas?.  ¿Es que la pandemia no ha detectado cuáles son nuestros agujeros en el terreno textil, industrial y farmacéutico?. ¿Acaso la crisis energética posterior  no está denunciando carencias importantes?. ¿No estamos viendo que nuestra creatividad tiene un área de expansión posible en el ámbito del diseño, la moda y la tecnología digital?.  ¿A cuenta de qué hemos de aspirar todos a tener carrera universitaria, mientras hay profesiones dignas, que pueden estar muy bien remuneradas, y no encuentran profesionales que se ocupen de ellas?. ¿Por qué duerme en el limbo el Plan Hidrológico Nacional, mientras el Ebro sigue anegando cosechas anualmente y evacuando al mar lo que podría ser riqueza de las vegas del Turia, del Júcar, del Segura y hasta de la huerta de Almería?, ¿alguien está haciendo algo para convencer a los payeses del Delta de que el bien común de muchos exige generosidad de algunos pocos?. ¿Alguien está pensando cómo rescatar a los dañados por la globalización, capaces de trabajar artesanalmente?. ¿Está todo hecho en el terreno del cambio climático?.

El Rey de España peregrina a la toma de posesión de cada presidente americano. Es una acción encomiable, humilde, de servicio al presente nacional; pero, la acción pública (política, intelectual y educativa) no puede ser ejercida por un individuo por sí solo, por muy rey que sea; necesita ser acompañado por la energía social; ¿a cuento de qué hemos de soportar que se cisquen en nuestro pasado personajes ramplones como López Obrador, el aprendiz de dictador Pedro Castillo y el dictador Maduro?, ¿no es posible un proyecto de restablecimiento del respeto a la Historia?, ¿la comunidad hispana no admite ser articulada más allá de la retórica barroca de los criollos, o de los intereses particulares de las empresas privadas nacionales?, ¿el día de la Hispanidad puede ser algo más que un día de jotas aragonesas ante el Pilar de Zaragoza?. ¿Nadie está pensando cómo hacer más justa y equitativa la Ley Electoral?. La esperanza de unión política europea también reclama pensamiento, esfuerzos, planes de integración, ¿o no?.

El tópico dice la unión hace la fuerza. De hecho, la Psicología Social ha comprobado que 2+2>4, porque a la fuerza individual de cada uno hay que agregar la energía social que los otros depositan en él.  En el ámbito de los países, ocurre igual: Alemania tiene adherido a sus valores un plus de reconocimiento, que los otros países proyectamos sobre ella. Pateando por dentro Alemania, podemos apreciar que comparte también defectos y deficiencias, en las que los españoles podríamos reconocernos.  Pero la proyección positiva de poder social es necesaria para construir liderazgos.

La persona humana, los grupos y los pueblos se juntan para vivir del futuro; vivimos de  nuestras pretensiones. El afán de mejora, las aspiraciones legítimas y honestas dan razón de ser al esfuerzo y sacrificios que hay que realizar en el presente. Sin la ambición por conseguir, todo empeño queda en baldío, al tiempo que se desaprovechan las energías que puede articular un proyecto de futuro.

Es preciso que el proyecto sugestivo de vida en común haya de dar culto a la excelencia, mal que le pese a la señora Verstringe, a sabiendas que no hay una aristocracia rancia del deber ser, sino una aristocracia inmediata del saber hacer y que los mejores son los más competentes, sean vascos o andaluces, provengan del Este o del Oeste, del Norte o del Sur, de aquende o de allende los mares.  El proyecto señala aspiraciones y acrecienta el orgullo de pertenencia.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Cada hombre en su cárcel

Ensayo

Guion nacional

Ensayo

La huella de Cajal en el exilio mexicano

Ensayo

Cultura Latinoamericana

Ensayo

Arthur Schopenhauer: Un pensador incomprendido y casi olvidado…

Ensayo

¿España, invertebrada todavía?

Ensayo

La escolástica: grandeza y servidumbre (Paradojas del pensamiento medieval)

Ensayo

Giorgio Agamben: un diagnostico desolado para un presente incierto

Ensayo

El simplismo es un crimen

Ensayo

De la tristeza

Ensayo

El ocaso de las ideologías

Ensayo

‘La leyenda de D. Juan’: una conferencia de Gregorio Marañón en Lisboa

Ensayo

Apuntes sobre la decadencia de España (Estudio de sus causas a partir de Juan Valera)

Ensayo

Estar bien, sin llorar

Ensayo

La idiotez artificial

Ensayo

Jovellanos: elogio de Carlos III

Ensayo

Revolución silenciosa

Ensayo

El reto de la igualdad como principio ideológico

Ensayo

Complejo de inferioridad español

Ensayo

Señuelos, o personas

Ensayo

Sentido y finalidad

Ensayo

El concepto de «biopoder» de Foucault: resumen y evaluación critica 

Ensayo

El chantaje del futuro

Ensayo

Milena Rudnitska, periodista, feminista y activista en pro de los derechos del pueblo ucranio

Ensayo

Nunca lo hará ninguna técnica

Ensayo

“La secularización en España”, un nuevo libro luminoso

Ensayo

Cicerón: un ciudadano culto, inteligente y contradictorio que vivió el derrumbamiento de la República romana

Ensayo

Liberalismo político francés e inglés: ¿Fueron realmente modelos?

Ensayo

Zubiri: ¿Un retorno?

Ensayo

El estoicismo, repensado

Ensayo

Markus Gabriel, frente al determinismo científico

Ensayo

El escepticismo, revisitado

Ensayo

Antisistemas por sistema

Ensayo

Wolfgang Harich ¿no fue rescatable?

Ensayo

Markus Gabriel y la Nueva Ilustración

Ensayo

Peter Singer y el animalismo: epígonos del 68

Ensayo

Jovellanos y el liberalismo español

Ensayo

La filosofía posmoderna: un final ineludible

Ensayo

Markus Gabriel y el Nuevo Realismo Filosófico del siglo XXI

Ensayo

Paul Virilio, una reflexión sobre la velocidad y sus implicaciones cibernéticas

Ensayo

Platon, ¿empirista?

Ensayo

Circe: atractiva, inteligente y poderosa

Ensayo

Epicuro de Samos, replanteado

Ensayo

Científicos en el exilio interior: Fernando de Castro

Ensayo

Científicos en el exilio interior: Jorge Francisco Tello

Ensayo

Manuel Azaña Díaz, el ateneista

Ensayo

Los enigmas de Perictione

Ensayo

Juan Valera, un ateneista para un bicentenario

Ensayo

Marjorie Grice-Hutchinson y Juan Luis Vives

Ensayo

Santiago Ramón y Cajal: Un genio autodidacta de gran proyección internacional

Ensayo

Demóstenes y el fin de la libertad griega

Ensayo

Emilia Pardo Bazán, punto culminante en el estreno de la primera obra de Galdós

Ensayo

La apoteosis de la insignificancia

Ensayo

Santo Tomás Apóstol, evangelizador de las Américas

Ensayo

La Ciencia en el Exilio: una imagen extraordinaria de vitalidad

Ensayo

Desmovilización, descontento y desafección: Una estrategia de la derecha para la toma del poder

Ensayo

Sarah  Kofman, la espantosa sombra del holocausto es alargada

Ensayo

Protágoras de Abdera (480 – 411 a.C.)

Ensayo

América y las Diez Tribus Perdidas de Israel

Ensayo

Violencia verbal en la política española

Ensayo

Un almirante ateneísta: D. Miguel Lobo

Ensayo

Alfonso X ‘El sabio’ en su 800 aniversario: su mayor empresa científica

Ensayo

De Amore

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (II)

Ensayo

El 8 de marzo de 2021, un día muy adecuado para hablar de la filósofa feminista Silvia Federici

Ensayo

Salud democrática y liberalismo político

Ensayo

Pioneras en la actividad sindical en enseñanza

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos

Ensayo

El legado constitucional de Jiménez de Asúa

Ensayo

Teofrasto: filósofo, pedagogo y botánico

Ensayo

Emerson y el Trascendentalismo norteamericano

Ensayo

Julio Hernández Ibáñez, un profesor republicano transterrado

Ensayo

Diógenes de Sinope: un filósofo desarraigado, provocador y subversivo

Ensayo

Hechos y razones contra obsesiones delirantes

Ensayo

Análisis de los resultados de las elecciones en EE.UU

Ensayo

En torno a la dialéctica del Amo y el Esclavo en Hegel

Ensayo

¿Qué clase de mundo nos dejará el Covid 19?

Ensayo

José Ballester Gozalvo, una biografía entre la pedagogía y la política

Ensayo

Acerca del amor

Ensayo

La política de Balmes

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

Ideología y política: de Marx a Piketty

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Las socialistas belgas hasta finales de los años veinte

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

Aquí, en la izquierda, no sobra nadie

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

La naturaleza en Marx

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Laicidad, sociedad abierta y emancipación ciudadana

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Enrique Tierno Galván

Ensayo

Nos sigue haciendo falta Tierno Galván

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Lenin, la Revolución como Ciencia

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

El laicismo en Habermas y su origen griego

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”