febrero de 2024 - VIII Año

Fernando Pessoa: ‘Poesía’

Pessoa

 
Fernando Pessoa
Poesía
Alianza, Madrid, 2016

 

 

 

Por Francisco Martínez

El poeta Pessoa, el ‘compañero’ en la vida de los sentidos y de la inteligencia, nos ha llegado a los lectores a través no sólo de su nombre propio, sino de sus heterónimos (Ricardo Reis, Alvaro de Campos…), esto es, sus Otros, que no son sino complemento de sí, del hombre que ha hecho uso de las noches y los días para de-mostrar a ese lector muchos de los secretos que creíamos tener como tales. Él ha sabido atribuir una luz especial a las palabras y su sentido, su significación Y con ello nos ha enseñado a distinguir.

Quiero decir, él, como poeta, ha sido un adelantado por cuanto ha sabido pensar -y sentir-, en algún momento, casi por cada uno de nosotros. Pocos pasajes de su obra podríamos decir que no nos afectan, que nos son ajenos, por cuanto su capacidad de imaginar, su conocimiento del interior del hombre a solas nos lo ha convertido, rara el lector, en amigo imperecedero: «La abeja que volando zumba y sobre/ la colorida flor se posa, casi/ sin distinguirse de ella/ a un mirar que no mire,/ no cambia desde Cécrope. Sólo quien vive/ una vida con ser que se conoce, envejece,/ distinto de la especie/ que le da la vida./ Esta abeja es la misma que otra que no sea ella./ Sólo nosotros -¡Oh tiempo, oh alma, oh vida, oh muerte!-/ mortalmente compramos/ el tener más vida que la vida» He aquí, a mi entender, un magnífico testimonio poético de soledad y a la vez de vida, de creación y de dependencia, de naturaleza y de sensibilidad. Quizás eso tenga la poesía verdadera, que, sin necesidad de argumentos extensos y en exceso racionalizados, sabe convocar, sugerir, en torno a ese hermoso e inextinguible secreto de lo bello, de lo efímero, en la afanosa tarea del vivir.

Vivir como homenaje a la naturaleza, a la vida, a nosotros mismos. Pero todo ello no será válido para el corazón, significativo para la inteligencia, si antes no ha sido soñado y pensado por el poeta, ese solitario que, amando lo que observa y piensa y siente, nos hace –a través de su mensaje, de sus textos- mejores más allá incluso de nosotros mismos. Nos dicta el camino, nos guía. Es el mejor aliado de nuestra infatigable soledad: «Increíble que se puedan pensar cosas así./ Es como pensar en razones y fines/ cuando empieza a rayar la mañana y allá por la arboleda/ un vago oro lustroso va perdiendo oscuridad».

Leer para vivir

 

 

COMPÁRTELO:

Escrito por

Archivo Entreletras

Chéjov, Deledda, la dignidad del paisaje
Chéjov, Deledda, la dignidad del paisaje

Acuarela de Ruiz-Baudrihaye Ya sé que hablar del paisaje es reaccionario, es como querer volver a…

Homenaje a Jaime Vera en el Ateneo
Homenaje a Jaime Vera en el Ateneo

Por José Antonio García Regueiro*.- / Junio 2019 El lunes 17 de junio de 2019 hemos celebrado en el Ateneo…

La serena inteligencia de Kolakowski
La serena inteligencia de Kolakowski

Y así seguimos mientras cada tarde, mientras sobre la plaza caen las sombras Claudio Rodríguez El pensamiento de Leszek Kolakowski…

904