septiembre 2021 - V Año

LETRAS

Emilia Pardo Bazán y Vicente Blasco Ibáñez. Encuentros capitalinos (y II)

Blasco Ibañez por Antoni Fillol Granell (1900)

Los encuentros con la escritora gallega constituyen un punto álgido de la ruptura matrimonial de Blasco Ibañez. Alargar su estancia en Madrid mucho más allá de las habituales visitas en la capital, abre un foso en las relaciones con su esposa.

Dña María lo sabe, acaba por incomodarse seriamente ya que le llega ya, abiertamente, el ruido de las relaciones entre ambos, sintiéndose claramente desplazada y herida.

Este desencuentro queda recogido por Blasco en una novela “La Maja desnuda” cuando Blasco evidencia la existencia de una crisis moral y el desconcierto entre ambos, allanando el camino a reconocer el fracaso de su vida matrimonial, quedando expresado este sentimiento a través de esa obra.

Blasco es un hombre bizarro, apuesto y vigoroso, ha sentido desde joven una fuerte atracción por las mujeres. Ha disfrutado mucho de los encuentros amorosos, en muchos casos fortuitos u ocasionales, en otros más duraderos, pero es cierto que, este sentimiento que ha discurrido en muchas ocasiones como un entretenimiento más fruto de sus experiencias furtivas que otra cosa. Nunca hasta el momento sus infidelidades han alcanzado un valor singular, un punto de ruptura, ni han supuesto algo diferente a un divertimento.

Introspectivamente se encuentra en un período de reflexión sobre su vida. Está al filo de los 40 y siente como siempre la ocasión de convertir todas sus experiencias en literatura.

Para él una novela es un análisis de la realidad, sea esta costumbrista o social. En este caso, lo que le mueve es la confesión íntima de una relación fracasada. Una relación que le impulsa a concluir que un escritor debe estar libre de las ataduras del matrimonio, sobre todo de un vínculo que ya no comparte, para impulsar su propia creación.

Algo parecido le pasa a la condesa gallega que ha llegado hace tiempo a la misma conclusión con respecto a la relación con su marido y reivindica el derecho a tener relaciones extramatrimoniales sin que ésta unión, la del matrimonio, sea el medio por el que el hombre unilateralmente sujeta a su pareja. El derecho a la libertad de las mujeres a expresar sus derechos, a alcanzar su independencia y a vivir sus sentimientos, y singularmente, su sexualidad, alcanzan carta de naturaleza en ella y se ve reflejada así en su literatura y en su vida.

Emilia Pardo Bazán

Es una perspectiva vital que se observa no solo en Dña Emilia sino también otras autoras de ese momento, como Carmen de Burgos “Colombine”, constituyendo las señas de identidad de otras escritoras que desde una perspectiva feminista, atesoran con su propia firma, o con pseudónimo, idéntico sentir. Esto animó considerablemente las tertulias, conferencias y las páginas de los periódicos siendo materia de  afiladas controversias.

Para Blasco es el momento de ruptura de las temáticas literarias costumbristas y, sobre todo, las de tipo social. Para Dña María, su esposa, fue el punto de ruptura, de no retorno a su sometimiento a D. Vicente.

En “La Maja desnuda”, escrita en 1906, el pintor Mariano Renovales, trasunto de Blasco, protagonista de la narración, recoge que no sabe cómo se produjo la relación con Josefina (María), pero lo cierto es que su lucha desde ese momento es una pelea por vencer el puritanismo de ésta, el miedo, el pudor y los escrúpulos de su pareja, y acceder a los ruegos del pintor por posar desnuda. Ella que es una alumna educada en las monjas que no acierta comprender el interés del pintor. Es un descenso a la lujuria que su mujer no comparte. En medio de ese trance aparece Concha Salazar, condesa de la Alberca, que coincide con el perfil de Dña Emilia Pardo Bazán. Ese triángulo amoroso es en realidad la representación literaria de sus devaneos con la escritora gallega, que desde que ésta visita a Madrid reparte sus relaciones con Galdós y con otros acompañantes, entre ellos, Blasco.

Eduardo Zamacois, el famoso escritor, hoy olvidado, conceptúa la novela como un libro desesperado, una relación trágica que apunta más a la muerte que a un desenlace feliz.

Hay otro dato que enrarece más las relaciones de Blasco con Dña María, su esposa en ese tiempo. Blasco se cita para un duelo y el resultado del mismo es que el escritor resulta herido en una pierna y es atendido por la escritora gallega con toda entrega hasta que sana de sus heridas. Dña María encuentra que esa prolongada estancia en Madrid supone la quiebra definitiva de la confianza. Tiene la convicción que la condesa le ha dedicado sus mejores momentos.Son más de 30 años de vida en común.

El detonante de ese momento acaba en una carta que Dña María redacta y entrega a D. Rodrigo Soriano, fiel compañero hasta entonces de Blasco en el partido republicano, con el ruego de que se la entregue a su marido. Es su punto final. Su relación ya no es la misma, y éste, Soriano, que se ha convertido en ese momento en su rival político, no se la entrega.

La rivalidad acaba en enfrentamiento de los partidarios de uno y de otro en las calles de Valencia y culmina con la ruptura del partido que encabezaba el escritor valenciano durante años, desde su fundación, extremo que fuerza a Soriano a no entregar el escrito a su destinatario sino a guardarlo para blandir la prueba cuando sea menester en contra del escritor, usándola, si acaso, en el debate político. Mal se le ponen las cosas a Blasco, que tiene que ocuparse de esos asuntos, dejando en un segundo plano sus relaciones con la escritora gallega.

En ese contexto, decide el escritor abandonar la política e indicarle a Nicolás Salmerón, cabeza de fila de los republicanos en las Cortes, su firme voluntad de abandonar la política y hasta de tomar la determinación de apartarse también de la redacción del diario “Pueblo”, órgano de prensa que fundó años atrás, y pasarle ese apartado tan querido a manos de D. Félix Azzati, su fiel lugarteniente en el consejo de redacción del periódico y en otros temas políticos en los que finalmente delega.

Es el momento en que D. Vicente Blasco Ibáñez ha decidido consagrar sus esfuerzos a la literatura, y dejar de lado su vida anterior. Luego entrará en escena la dama chilena Elena Ortuzar, a la cual dedicó la novela “La alegría de vivir” que supuso un cambio muy significativo en su estado de ánimo y una nueva dimensión en su obra literaria, marcando un antes y un después en su experiencia vital.

Para leer el artículo anterior hacer click en el título:
Emilia Pardo Bazán y Vicente Blasco Ibáñez. Encuentros capitalinos (I)

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN LETRAS

Letras

Roberto Calasso, el conductor a “quién sabe dónde”

Letras

Emilia Pardo Bazán y Vicente Blasco Ibáñez. Encuentros capitalinos (y II)

Letras

Emilia Pardo Bazán y Vicente Blasco Ibáñez. Encuentros capitalinos (I)

Letras

Salvador Reyes Figueroa: novelista, ensayista y poeta chileno

Letras

Roberto Bolaño, póstumo y contundente gancho de izquierda

Letras

Virtudes Cuevas. Una superviviente del campo de concentración alemán de Ravensbrück

Letras

Dario Fo: un humor inteligente, corrosivo, sano, catártico, crítico y provocador

Letras

Rafael Alberti, el poeta deshabitado

Letras

La literatura de ficción de Santiago Ramón y Cajal

Letras

Emilia Pardo Bazán: Coraje, preparación, lucha contra los añejos prejuicios y feminismo

Letras

De Juan Ruiz a André Breton: El buen amor vs. L´amour fou

Letras

Wéstern, inédito confín

Letras

Los círculos de Justo Jorge Padrón

Letras

El día que murió Joan Margarit

Letras

‘Tea Rooms. Mujeres obreras’ de Luisa Carnés

Letras

Sencillamente contar historias

Letras

Ernesto  Herrera  Lascazes: dramaturgo uruguayo, transgresor… y un tanto bohemio

Letras

La enfermedad y la medicina en las novelas de Emilia Pardo Bazán

Letras

Gonzalo Rojas: voz fundamental de América

Letras

‘Con la ley en los tacones. Bautizo de fuego’ de Carlos Grau

Letras

José María Castillo-Navarro o el realismo social

Letras

Emilia Pardo Bazán: 170 aniversario de su nacimiento

Letras

Poesía de la sinceridad

Letras

Publicaciones sobre Galdós en su centenario

Letras

Vigencia del paisaje de Castilla

Letras

La vuelta a casa

Letras

El encuentro de Beethoven y Goethe

Letras

Vicente Aleixandre o el lugar donde el mar deja ver el horizonte de piedra  

Letras

La lluvia fina de Luis Landero

Letras

‘Siddhartha’, la búsqueda interior de Hermann Hesse

Letras

Una peregrinación hacia Shakespeare: Galdós en Stratford-upon-Avon

Letras

Galdós: Imagen y repercusión social

Letras

Galdós vs. Delibes: Vidas paralelas

Letras

‘El médico de Ifni’ de Javier Reverte

Letras

Emilia Pardo Bazán y su vinculación con el Ateneo de Madrid, en visperas del centenario de su muerte

Letras

La relación de Galdós con el socialismo

Letras

Antonia Pozzi: ‘El gran abismo hacía la tristeza’

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (y 6)

Letras

Ernest Hemingway, la novela que encierra el gran cuento

Letras

Nicasio Álvarez de Cienfuegos, un ilustrado coherente y poeta innovador

Letras

Longfellow y Jorge Manrique, venturas y desventuras del traductor

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (5)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (4)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (3)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (2)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (1)

Letras

Un futuro para la poesía

Letras

Edmond Hamilton, la ciencia ficción narrada con sencillez magistral

Letras

John Fante, mostró la xenofobia y la explotación de las minorías en la América profunda

Letras

Andrea Camilleri, la literatura consciente de sus rasgos sociales

Letras

Un poco de Don Juan

Letras

Unamuno y Portugal

Letras

‘Historias de aquí y de allá’ de Luis Sepúlveda

Letras

Raúl Zurita: desde el dolor

Letras

Francesco Petrarca… mucho más que un gran poeta

Letras

En torno a la novela ‘Antonia’ de Nieves Concostrina

Letras

Albrit o la creación del personaje en Galdós

Letras

Alejandra Pizarnik, cuando la sombra araña el alma

Letras

Meditaciones de gastronomía transcendente

Letras

‘Litoral’: la revista más hermosa y representativa de la generación del 27

Letras

Yorgos Seferis en el piélago

Letras

Jo Nesbø, huellas dactilares de excelente confesión literaria

Letras

Cesare Pavese: el sufrimiento como oficio

Letras

Duque de Rivas: liberal, dramaturgo y presidente del Ateneo de Madrid

Letras

Galdós en el horizonte epistolar de Blasco Ibáñez (y II)

Letras

Galdós en el horizonte epistolar de Blasco Ibáñez (I)

Letras

‘La caza del Snark’ de Lewis Carroll

Letras

Yorgos Seferis: poeta, ensayista, premio Nobel y diplomático

Letras

Somerset Maugham en Lisboa

Letras

Las novelas dialogadas de Galdós a debate

Letras

Vittorio Amedeo Alfieri, todo un carácter

Letras

Los cimientos de ‘El abuelo’ de Benito Pérez Galdós

Letras

Abril es el mes más cruel…

Letras

En torno al libro ‘En los pliegues del olvido’ de Ignacio Vázquez Moliní

Letras

Juan Eugenio Hartzenbusch, un punto de vista sigular…

Letras

La pasión por los naipes del doctor Egas Moniz

Letras

Doña Perfecta

Letras

Galdós para ‘Dummies’

Letras

Antonio Gamoneda: La poética de la oscuridad como origen de la luz

Letras

Literatura clásica, o metafísica, materialista, lógica, política

Letras

El Galdós protofeminista

Letras

Los tres grandes pasos hacia la Ilustración

Letras

La conferencia de Julián Zugazagoitia en Bilbao sobre literatura en 1924

Letras

Benito Pérez Galdós en el centenario de su muerte (1920-2020)

Letras

A la memoria de mi tío Pablo

Letras

Pérez Galdós, el Nobel arrebatado

Letras

Tolstoi y Shakespeare

Letras

Aproximación al libro ‘Que no se entere la Cibeles’ de Mar de los Ríos

Letras

En torno al libro ‘Extravagancia infinita’ de Javier Olalde

Letras

Augusto de Angelis (1888 -1944)

Letras

Fernando Pessoa. El yo conflictivo

Letras

Federico García Lorca ocho décadas después

Letras

Antonio Daganzo, poeta de aleaciones

Letras

Sufriente, prometeico, iconoclasta y quijotesco

Letras

Leopoldo María Panero, el traductor de la locura

Letras

Poesía y dignidad

Letras

Buenos libros malos

Letras

Confesiones de un crítico de libros

Letras

En torno a ‘Sombra de Luna’ de Francisco Álvarez ‘Koki’

Letras

Alda Merini, vivir al borde de la sombra

Letras

Literatura de cordel

Letras

Demian. Herman Hesse

Letras

Hilario Martínez Nebreda, el poeta silencioso

Letras

La literatura y sus soportes (I)

Letras

La literatura y sus soportes (y II)

Letras

La Escuela Nueva y el centenario de Ruskin

Letras

Don Quijote y el mar

Letras

Elizabeth Barrett Browning, una poeta victoriana

Letras

Por qué escribo

Letras

Ángel González: la ácida ironía de un poeta

Letras

Carmen Posadas y su feria de las vanidades

Letras

El caso Miguel Hernández

Letras

Quevedo en sociedad y III.- Obra y vinculación cívica

Letras

Quevedo en sociedad II.- La crítica como ‘función’ social

Letras

Quevedo en sociedad I.- El hombre, la sociedad

Letras

VII Certamen de Novela Histórica de Úbeda

Letras

Antología poética. Alfonsina Storni

Letras

Ángel González: palabra sobre palabra

Letras

Galdós y el melodrama

Letras

IV encuentro de Poesia a Sul

Letras

Feminismos: la mujer sobre la letra

Letras

El Hidalgo: literatura y pobreza

Letras

‘Celia en los infiernos’, la obra socialista de Galdós (y II)

Letras

‘Celia en los infiernos’, la obra socialista de Galdós (I)

Letras

El nazismo para Antonio Ramos Oliveira en 1930

Letras

Ana Caro Mallén: una esclava en los corrales de comedias del siglo XVII

Letras

José Rodrigues Miguéis, casi olvidado

Letras

Tristeza que es amor. Alusión a Don Quijote

Letras

George Sand: ‘Un invierno en Mallorca’

Letras

José Ángel Valente: una estela inmortal de palabra poética (y II)

Letras

José Ángel Valente: una estela inmortal de palabra poética (I)

Letras

Imagen de José Ángel Valente

Letras

Valente, sin aditivos

Letras

Valente: Qué la palabra sea solo verdad

Letras

José Ángel Valente, en ‘el borde de la luz’

Letras

John Berger: ‘Un hombre afortunado’

Letras

Los desafíos de Lou Andreas-Salomé

Letras

La primavera y su sombra

Letras

El Conde de Montecristo, historia de una venganza

Letras

Luis Martín-Santos y James Joyce

Letras

Los cimientos culturales del abolicionismo: Harriet Beecher Stowe

Letras

Pinceladas sobre Agatha Christie

Letras

Juan Ramón Jiménez, escritor de epístolas (y II)

Letras

Juan Ramón Jiménez, escritor de epístolas (I)

Letras

Thomas Mann: Una Europa que se derrumba

Letras

El eterno romanticismo

Letras

Qué es ser agnóstico

Letras

Pedro Garfias: La poesía desgarrada del exilio

Letras

El descenso a los infiernos de Dorothy Parker

Letras

El Conde de Oxenstiern, a quien llamaron el Montaigne del Septentrión

Letras

La sonrisa del Quijote (Una concesión a la melancolía)

Letras

Antonio Machado que estás en los libros

Letras

‘Agua’: Virginia Woolf y Alfonsina Storni

Letras

Críticos literarios, dueños del espíritu humano

Letras

El papel del lector en la posmodernidad

Letras

Poesías. Catulo.

Letras

Los vínculos entre Américo Castro y Jovellanos

Letras

Michel de Ghelderode y las Vanguardias del siglo XX

Letras

El trabajo entre las raíces, mirada sobre la creación literaria

Letras

La frase del escritor

Letras

Un cuarteto literario en clave de sol

Letras

Oía hablar a los árboles

Letras

El ‘slow’ de Pessoa (o las vicisitudes de la melancolía)

Letras

Claudio Rodríguez: del camino, del hombre

Letras

Sobre las Brontë

Letras

Borges en Ginebra

Letras

Philippe Jacottet: ‘Pensamientos bajo las nubes’

Letras

Juan Goytisolo: ‘sobre asuntos sociales y personales’

Letras

Miguel Hernández en Portugal

Letras

Mi Gloria Fuertes

Letras

Robert Walser, el paseante espiritual

Letras

‘Al menos, memoria’: Juan Ruiz de Torres

Letras

Cela, celador, celando, celar

Letras

Miguel Hernández: ‘Cancionero y romancero de ausencias’

Letras

Rafael Montesinos, renovador

Letras

Bartolomé Soler, lo amargo de la diosa

Letras

Rubén Darío, poeta de las dos orillas

Letras

Jovellanos, poeta

Letras

Un paseo por los ‘jardines’ de Eloy Tizón

Letras

Azorín, sobrevivido

Letras

Rosalía de Castro, la mejor de los mejores

Letras

Eugenio Gerardo Lobo, el ‘capitán coplero’

Letras

Galdós: una conciencia histórica lúcida

Letras

Desde el silencio, a Nicolás del Hierro

Letras

Salustiano Masó, la fuerza del tiempo

Letras

Los ‘Rubaiyat’ de Omar Khayan

Letras

Carmen Laforet, esa chica explosiva del Ateneo

Letras

Gabriel Celaya, el sueño de trabajar la poesía

Letras

Ramón Hernández, un diamante literario en las calles de Madrid

Letras

María Teresa León, el papel de la melancolía

Letras

Luis Felipe Vivanco, un poeta de los que siempre regresan

Letras

Rafael Pérez Estrada, el poder de la imaginación