septiembre 2021 - V Año

‘Pasos de centinela (Vigilia y alba entre Oriente y Occidente)’ de Antonio Daganzo

Pasos de centinela (Vigilia y alba entre Oriente y Occidente)
Antonio Daganzo
Ediciones Ruinas Circulares
Colección “Iluminaciones
Buenos Aires, Argentina, 2021. 64 páginas.

En Pasos de centinela (Vigilia y alba entre Oriente y Occidente), Antonio Daganzo ha imaginado 200 haiku, de gigantesca brevedad, impregnados de una sensibilidad que roza lo onírico.

Quizá la aparición de este poemario de Daganzo haya sorprendido a propios y extraños, por el simple motivo de que no es muy habitual que en nuestro país se cultive con solvencia este género poético venido del Japón más antiguo. Un género que, sin embargo, no es desconocido para la lengua castellana, ya que maestros como Octavio Paz, Mario Benedetti y, sobre todo, Jorge Luis Borges lo han practicado con bastante éxito.

Pero, en este caso, la verdadera sorpresa viene dada porque estamos ante un libro de poesía pura, escrito con una sensibilidad extrema, y que mantiene a rajatabla las leyes inamovibles del haiku tradicional, a saber, tres versos de cinco, siete, cinco silabas. Ya lo dice Antonio Daganzo en la introducción: “Creo firmemente que éste es el modo más autóctono, sugestivo y honesto de cultivar el haiku en nuestro idioma”. Y es que no resulta fácil dar rienda suelta a la imaginación, a la inspiración, para luego constreñirla en una métrica tan estricta. Si Antonio Daganzo lo ha conseguido es porque ha sabido mantener la pureza poética de su imaginación dentro de los cauces que la métrica exigía.

No resulta nada fácil escribir 200 haiku y menos aún conseguir que todos tengan una similar altura compositiva e imaginativa. La tradición japonesa del haiku exige, además de las normas métricas descritas, unas normas de contenido no dictadas y que se sobrentienden al leerlos; fundamentalmente son que los haikus describen escenas de la naturaleza o de la vida cotidiana, y, también, que transmiten la impresión que nos produce una contemplación. Pues bien, Pasos de centinela nos arrastra a una sucesiva contemplación de escenas de la naturaleza que nos impresiona por la sublime concatenación de ideas, que pasan del amor a la tristeza, de la felicidad al deseo, del sueño a la nostalgia… Sí, las normas no escritas se cumplen, pero, incluso, van más allá de toda calificación, pues el poder de la imaginación que demuestra Antonio Daganzo llega a ampliar el espectro poético de estos haiku de tal manera que nos vemos inundados por un manantial de perlas, pues no otra cosa son estos haiku, que parece imposible que puedan tener fin.

El planteamiento del libro, según el autor, se establece como un conjunto evolutivo al hilo de los fenómenos de la naturaleza; conjunto tras el cual late una historia que al lector le cabe imaginar o reconstruir. Pues bien, el lector no sólo podrá imaginar esa historia latente dentro del conjunto sino que podrá comprobar (disfrutar) que cada haiku tiene su propia historia; sí, por increíble que parezca, en sólo tres versos, una historia magistral que nos puede hacer bien sonreír, bien sollozar, pero siempre sentir… Tan increíble paradoja se debe al poder creador del autor y a su capacidad de sintetizar; es lo que el autor denomina “poética del instante”. Y, como muestra, estas tres perlas:

Cantas tan cerca.
Y este ambiguo pavor
de estar a solas.

Música, miedo y soledad en exquisita conjunción para hablarnos de un amor quizá imposible.

Para abrazarte
quiere la madrugada
curvas sus horas.

Amor profético, amor consumado, y el tiempo que se esfuma entre oníricas figuras de un espacio imposible de apresar.

Fuego adorable
alzado en tus cenizas:
vas a ser lluvia.

Fuego y agua: fuerzas telúricas que traspasan su propio destino para ser uno y ser todo.

Cada haiku es una narración maravillosa; unas veces tangible, otras espectral, pero siempre asible a nuestra imaginación, de tal forma que nada de lo que cada haiku expresa se nos puede escapar, y es que nada sobra y todo tiene su razón de ser, como una melodía (la música tiene una gran importancia en la poesía de Antonio Daganzo) que podemos escuchar de principio a fin saboreando cada nota, al fin y al cabo cada palabra, colocada en ese justo lugar donde los sueños cobran vida.

Pasos de centinela tiene el especial subtítulo de Vigilia y alba entre Oriente y Occidente, una forma de propiciar un encuentro entre dos culturas tan heterogéneas como fascinantes. Además, el libro ha sido publicado en Buenos Aires por Ediciones Ruinas Circulares, uno de los sellos editoriales más prestigiosos de Argentina, y establece una especial conexión entre las poéticas en castellano de los dos países, con un nada disimulado homenaje a Jorge Luis Borges, que ya sentara cátedra con los 17 maravillosos haiku incluidos en su libro La cifra.

Antonio Daganzo se encuentra en estado de gracia: al recientemente publicado, entre España y Chile, La sangre Música, quizá el mejor poemario editado en castellano en 2021, se añade ahora esta colección de admirables haiku. Disfrutemos de su maravillosa voz poética.