mayo 2022 - VI Año

‘La idea de libertad en la historia de España’ de Pedro López Arriba

La idea de libertad en la historia de España
Pedro López Arriba
Ediciones Vitruvio, Madrid, 2021

Editorial Vitruvio ha publicado en el final de este invierno un ensayo sobre la Historia de España de mucho interés, con el título de La Idea de Libertad en la Historia de España. Un brillante paseo intelectual por la Historia de España, a lo largo de los siglos, y una indagación acerca de la filosofía de la historia de nuestro país.

Y, además, constituye también un exhaustivo repaso acerca de la idea de libertad, de su nacimiento en la Grecia Clásica, de su posterior evolución y desarrollo en el mundo y de su conceptuación teórica y práctica en la modernidad. Un repaso que une inevitablemente ese proceso de configuración de la idea de libertad, con los perfiles que hoy la conocemos, a la Historia de España, en razón de las aportaciones hispanas a esa concreción. Una contribución de carácter teórico y práctico, que se puede definir al singularizarla en los grandes hitos, tanto teóricos, como prácticos, de nuestra historia nacional.

El autor de esta obra, Pedro López Arriba, es bien conocido de los lectores de entreletras.eu, pues colabora asiduamente con nuestra publicación desde hace más de cinco años. Autor polifacético y versátil, ha realizado críticas de cine y de libros, semblanzas de personajes y sucesos históricos y hasta algunas tribunas de opinión. Pero su principal atención se ha centrado en artículos sobre filosofía, en general, y más precisamente sobre filosofía política.

En este libro, el autor denuncia un error muy frecuente en nuestro tiempo. Es ese error, inspirado en el sugestivo pensamiento liberal moderno, tan potente en sus razones, como emotivo en sus pretensiones, que ha llevado a muchos a pensar que la libertad es una especie de condición natural del hombre, y que es la tiranía la que necesita explicación. Un error de análisis de graves consecuencias, pues nada puede resultar menos positivo para la libertad que darla despreocupadamente por supuesta.

En nuestro tiempo, siguiendo las conocidas tesis de Adam Smith, se tiende a pensar que una parte del genio helénico se plasmó mediante la creación, en sus sistemas de gobierno, del “sistema obvio y simple de la libertad natural”. Pese a que la hipótesis pueda resultar atractiva, no es cierto que la libertad haya sido obvia y simple, ni tampoco que haya sido el estado natural del hombre. No fue así en las primeras civilizaciones históricas de las que se tiene noticia y realmente nunca lo ha sido. Porque, de lo que no hay duda es de que, en las primeras civilizaciones conocidas (Egipto, Caldea, India, China), los sistemas de gobierno fueron autocráticos, constituidos sobre la base de poderosas monarquías despóticas de base religiosa.

Es decir, que en términos estrictamente históricos han sido el despotismo y la tiranía los sistemas de gobierno que surgieron espontáneamente en las primeras sociedades, y es la aparición de la libertad la que precisa de explicación. Porque la libertad, ni fue simple de establecer, ni mucho menos obvia, ni tampoco natural. Incluso debe señalarse que la libertad es un concepto más bien reciente que arcaico en la Historia de la Humanidad.

La libertad tuvo una aparición más bien tardía en las sociedades políticamente organizadas, en un proceso que se inició y desarrolló en nuestra tradición cultural, y no en ninguna otra. Porque no surgió en todas las culturas y civilizaciones, sino que sólo apareció en una muy determinada y concreta tradición cultural, la europea.

Más, desde que se configuró el primer sistema conocido de libertad política y civil, con todas sus limitaciones e imperfecciones, en la vieja fábrica de Minerva, la sabia Atenas de la antigüedad, con las aportaciones a su concreción jurídica de la Roma clásica, y hasta la época moderna, pasó mucho tiempo y pasaron muchas cosas dentro de ese largo tiempo. La libertad antigua pereció y la reconfiguración de su concepto y de su plasmación, nunca totalmente perdidos, solo se pudo realizar lenta y trabajosamente a lo largo de más de mil años.

La libertad moderna es hija de la inspiración antigua, que siempre se mantuvo viva, sí. Pero también fue obra del desarrollo medieval de las sociedades europeas. La resistencia a perecer de nuestra tradición cultural, en los siglos de las diferentes invasiones (germanas, eslavas, musulmanas y húngaras), fue el primer gran hito de una recuperación que tardaría más de diez siglos en eclosionar. Un hito que la historia hispana tiene el nombre de “reconquista”.

Y junto a ese primer hito, la aparición de los fueros en la Hispania el siglo XI, de las asambleas representativas (Cortes, Parlamentos, Dietas y Estados Generales) a partir del siglo XII, la recepción del Derecho Romano en el siglo XIII, y las traducciones árabes de las obras clásicas perdidas en Europa, fueron otros tantos hitos en la recuperación de la libertad para los modernos. Pero también son, a la vez, hitos de la Historia de España, pues en España tuvieron lugar esos hechos, muchas veces por primera vez, como sucedió con los fueros y con las Cortes.

Y también constituyen hitos trascendentales en ese proceso de recuperación de la idea de libertad y de sus plasmaciones prácticas en su formulación moderna, las aportaciones teóricas de la filosofía política y jurídica española del Renacimiento y siglos XVI y XVII, con las obras de la denominada Escuela Española, de los grandes teóricos hispanos de esa época, como Juan Luis Vives, Francisco de Vitoria, Francisco Suárez o Juan de Mariana, entre otros muchos.

Al igual que también la obra constitucional de Cádiz, fruto maduro de la Ilustración y de la Revolución Española (1808-1812), constituye también uno de los momentos trascendentales principales de la plasmación política e institucional de la moderna libertad en nuestro mundo. La obra d Cádiz abrió el camino del constitucionalismo liberal en España y en la América hispana.

Una obra ésta, La Idea de Libertad en la Historia de España, en la que el autor se adentra en la Filosofía de la Historia de España. Una historia que permite observar como España, a lo largo de los siglos, ha realizado algunos de los esfuerzos más trascendentales y decisivos para la configuración del mundo actual.

Porque la evolución histórica de España, especialmente en la Edad Media y en los albores de la Modernidad, permite observar el paulatino, aunque lento, despliegue y desarrollo de la tradición de libertad creada en el mundo greco-latino y perdida en los momentos finales del Imperio Romano. Y permite observarlo bastante mejor que si se toma como referencia la historia de otros países europeos, quizá con más renombre, pero con mucho menos impulso para la libertad, hasta tiempos muy posteriores.

Ameno y bien escrito, López Arriba ha elaborado una de esas pocas obras capaces de enseñar y entretener a la vez.