junio de 2024 - VIII Año

‘Mazinger Z. Ed. Coleccionista 02’, de Go Nagai

Mazinger Z. Ed. Coleccionista 02
Go Nagai
Norma Edirorial, 2023

Segunda entrega de la edición coleccionista de las aventuras del primer «mecha» y creación icónica del mangaka Go Nagai, donde los personajes evolucionan, añadiendo diferentes tonos en tramas que se alejan de las habituales peleas contra las bestias mecánicas del Doctor Infierno. Aparecen nuevos personajes como el famoso «Conde Brocken», con su ejército de la Cruz de Hierro, y el nivel de erotismo ligero y de humor aumenta exponencialmente frente a los anteriores episodios. También se asiste a la primera gran derrota del Barón Ashura (y su mítica escena de ducha hermafrodita), a la destrucción de la primera Afrodita A, así como a la aparición del «Jet Scrander» que le otorga al Z la capacidad de vuelo.

Koji es muchísimo más protagonista, se convierte en una especie de James Bond adolescente, y el momento de pilotar al robot se reserva para las últimas viñetas, dándose mayor relevancia a las interacciones humanas en aventuras que varían entre lo detectivesco e, incluso, el cuento de miedo japonés en ocasiones. Sus amigos y su hermano, Shiro, también adquieren un rol mayor, salvándo la vida del protagonista en diferentes momentos. El componente humano adquiere una nueva dimensión, con enemigos como el «Goglos G5», un bruto mecánico de concepto perverso, que encierra a rehenes en burbujas de su carcasa y los utiliza como un escudo humano.

El dibujo es nervioso, poco cuidado por lo general, dado que estamos ante un manga con muchos años a sus espaldas. No obstante, la expresión facial de las emociones es el punto fuerte de Go Nagai, así como la «humanización» de los propios robots: Mazinger Z también se muestra más vulnerable ante ciertos ataques y, en ocasiones, pierde algún miembro (aunque el autor parece olvidarse de ellos y lo recupera unas viñetas después, sin explicación alguna, quizá porque dibujaba sin orden cronológico) o es atravesado por algún arma, «sangrando» en el proceso.

Cierto que muchos conceptos se han quedado oxidados y resultan bastante machistas pero no deja de sorprender la capacidad de Nagai para saltarse ciertos convencionalismos de su tiempo y jugar con los conceptos, refocilándose en los estereotipos y, seguramente, pasándoselo en grande con sus historias. En varios momentos emplea el recurso, muy posterior, de romper «la cuarta pared» en el que los personajes hablan al lector o reflexionan sobre las propias viñetas, rasgo muy innovador en aquellos años.

En resumen, un gran segundo tomo, bien editado, bien traducido y a un gran precio para tratarse de una tapa dura, que promete seguir deleitando a los aficionados al clásico y que recomiendo visitar a todos por su enorme frescura y humor.

COMPÁRTELO:

Escrito por

Archivo Entreletras

Boldini y la pintura española de finales del XIX
Boldini y la pintura española de finales del XIX

Fundación Mapfre, Sala de Exposiciones Recoletos. Pº recoletos 23. Madrid. Hasta el 20 de febrero de 2020. Giovanni BoldiniLa Fundación…

Las palabras vuelan
Las palabras vuelan

Es necesario, obligado no decir ni verdades ni mentiras a medias. Ni defenderlo por amistad, por corporativismo, por interés, por…

La política de Balmes
La política de Balmes

A pocos autores como a Balmes (1810-1848) les es de tan cabal aplicación el dicho de “líbreme Dios de mis…

49