septiembre 2020 - IV Año

TEMAS

Terque y el tratamiento de la historia almeriense

Tienda con productos antiguos
Tienda con productos antiguos

El pequeño municipio de Terque está situado en la provincia de Almería, quizá famosa gracias a los famosos spaguetti western que hubo hace unas décadas, sus grandes extensiones de invernaderos y sus playas que perfectamente podrían rivalizar con Copacabana en Brasil entre otras tantas menciones que podrían hacerse, pero hay que decir que guarda pequeños tesoros como es el caso de este pequeño pueblo que se encuentra a la ribera del río Andarax. No cuenta con numerosa población pero mantiene un encanto especial de siglos de historia, los cuales los terqueños han ido recogiendo en los museos que se han abierto a lo largo de estos últimos años. Y es que estos museos son muy singulares. Nos llegó la noticia de la existencia de estos museos gracias a Xavier Colomera estudiante de arqueología de la Universidad de Granada, quien concertó una cita con Alejandro Buendía, director de los museos, el cual nos enseñó el archivo epistolario con una grandiosa cantidad de cartas y postales de diferentes personas de toda España y periódicos y revistas de épocas pasadas que han ido siendo donadas a lo largo de estos años en los que se hacía la preparativa para la apertura de los museos y que aún hoy en día le siguen llegando.

Reconstrucción de una clase de escuela
Reconstrucción de una clase de escuela

El primero de los museos a visitar es el denominado Museo Etnográfico y en él comienza el visitante a adentrarse en la cultura popular y en el encanto del pueblo. En el museo se encuentra una muy bien conservada botica que estuvo en funcionamiento desde 1871 hasta 1990 durante tres generaciones de la misma familia. En ella se recogen diferentes productos fabricados in situ y mantienen mucho del instrumental para ello; y es que esa es la diferencia entre una botica y una farmacia, la propia elaboración del producto. También cuenta con una interesante sala que recrea una pequeña clase de colegio con pupitres y libros antiguos, además de portalibros, estuches o ábacos que hacen las delicias de los visitantes a recordarles sus tiempos infantiles en la escuela. Otra sala anexa se divide en dos y tiene expuesta una peluquería antigua en un lado con su instrumental; y situándose al otro hay una zona de aperos de caza con fusiles, trampas, cepos y jaulas antiguas que también suscita la impresión del visitante, ya que el encanto de estos museos es que casi todo lo que ha sido utilizado en épocas pasadas es digno de admirar y siempre tiene una historia que contar. Incluso se puede ver una pequeña tienda en la que hay productos de otras épocas que a más de un visitante le hará rememorar su juventud. Se conservan diferentes objetos de la vida cotidiana como los que forman parte de una sala dormitorio, otra que recrea una mercería, o incluso una sala con una cocina con chimenea y diferentes objetos para la elaboración de la comida como los embutidores o las sartenes y el instrumental que podría haber en cualquier cocina en el primer tercio del siglo pasado.

Sellos de exportadores de uva almeriense
Sellos de exportadores de uva almeriense

El segundo museo a tratar es el Museo-Teatro Manuel Galiana, el cual se sigue utilizando para representaciones o para congregar a las gentes del municipio en situaciones de festejos u otros. A la entrada del museo se encuentra una tienda de tejidos y diferentes maniquíes con ropas tradicionales de otros tiempos, mobiliario y productos de una mercería y una singular pieza, un bañador rojo datado del año 1933 junto a un libro de cuentas manuscrito; aquí es donde se comienza a ver la cercanía de los visitantes con el mismo museo, y es que ellos mismos pueden haber visto esos mismos objetos en diferentes tiendas en otros momentos de su vida y ser así transportados de nuevo a un pasado que se puede volver a vivir gracias a estas instituciones.

Dentro del museo se encuentra también una zona dedicada a la singular uva de Almería, quizá una de las salas más importantes históricamente hablando. Esta uva sufrió una hibridación natural que hacía y hace que aguantase varios meses dentro de un barril de madera, lo cual suponía una facilidad para su conservación y así ser transportada a diferentes puntos del planeta para ser vendida. La comercialización de este tipo de uva también trajo un gran aumento del trabajo de la mujer a las tierras del río Andarax ya que eran las encargadas de la preparación y el envase del producto que tenía como destino Estados Unidos (gracias a la línea Almería – New York , la cual tardaba unos 8 días y medio en realizar su recorrido) o Inglaterra entre muchos otros. En la sala se encuentran diferentes objetos y productos para el tratamiento y la recogida de la uva y diferentes sellos de exportadores autóctonos, los cuales recorrían grandes rutas a lo largo del globo como, además de los países angloparlantes mencionados antes, Singapur, Kenia o Alaska. A modo de curiosidad, en uno de los paneles explicativos de tantos que hay, se recoge una fotografía de una tienda londinense en la que se aprecia que la uva de Almería es el producto más caro.

Disponen de una reconstrucción de una consignataria de buques en la que se conservan varios elementos originales como una caja fuerte, libros de cuentas o máquinas de escribir con el papel de calco. La consignataria de buques pertenecía a D. Manuel Berjón y estaba situada en Almería siendo Manuel el jefe de la empresa que era la encargada de preparar el barco y la llegada al puerto de destino con los permisos necesarios y la preparación todos los papeleos y aparatajes que el barco pudiera necesitar para realizar este viaje. En el caso de la consignataria de buques de Berjón, lo haría desde Almería al puerto de Liverpool donde comenzaba la distribución de la uva a toda la Commonwealth. Gracias a la importancia del puerto y su funcionamiento, Almería comenzaría a aparecer en los mapas de todo el mundo.

Escritorio portátil
Escritorio portátil


El tercer museo es el Museo de la Escritura Popular, que como su propio nombre indica, está dedicado a recoger y mostrar los escritos de la gente del pueblo llano y se podría decir que ahora mismo es pionero en este singular tema
. Este museo hace que las emociones estallen entre los visitantes ya que además de cartas, podemos ver poesía escrita que eran enviada entre enamorados desde diferentes partes del país. Conservan un escritorio portátil con diferentes aparatos de escritura y bordados de costura con mensajes que incluso contienen graciosas faltas de ortografía. Disponen de libros y trabajos de alumnos de colegios de diferentes partes de España expuestos en las salas, en especial de la zona; y es que algo que otorga valor a estos museos es que la propia gente del pueblo de Terque e incluso de las zonas aledañas se han volcado para que el proyecto de los museos salga adelante.

Este museo pretende transmitir como era una parte de la vida de la gente llana como la vida diaria de los niños en la escuela, la de un soldado en la guerra narrada mediante cartas a sus más allegados, o ejemplos de telegramas, los cuales están acompañados de sus máquinas y como gran curiosidad, conservan los apuntes de un estudiante de ginecología y las chuletas que hizo para aprobar sus exámenes, lo que suscitó la risa de los visitantes; y es que lo más importantes que los museos de Terque pueden tener es que intentan llegar al público haciendo del lugar un sitio cálido y diferente al típico museo que podemos encontrar en otros lugares.

El Museo de la Casa Cueva de San José, el último de los museos a visitar, es también un centro de exposiciones temporales y conferencias. Se puede decir que es un museo singular ya que se asienta en lo que fue una casa-cueva que como su propio nombre indica, eran casas excavadas en cuevas estando perfectamente aclimatadas y acondicionadas para desarrollar la vida en ellas. En este centro se encuentra la exposición temporal de diccionarios antiguos, pero también hay una serie de paneles que están perennes suscitando las risas entre visitantes; en ellos se hallan diferentes palabras y expresiones del pueblo que están en desuso hoy en día como antiparras para referirse a unas gafas, o como perica en tabaque, que hacía alusión a una chica que iba muy arreglada.

Bañador de 1933
Bañador de 1933

Además, los museos de Terque están moviéndose para intentar llegar a toda la gente que puedan ya que han sido ideados para conseguir hacer rememorar pasadas épocas a personas que ya las vivieron y darles un poco de calor dentro del frío de la vida de hoy en día, o enseñar a otras personas que no llegaron a vivirlas que otros tiempos lejos de Internet, redes sociales, teléfonos y aparatos eléctricos también existieron. Disponen de su propia página web en la que podemos encontrar información además de una pequeña revista mensual sobre su catálogo, la cual es de libre acceso y descarga en la que podemos ver diferentes artículos sobre cosas singulares que están en los propios museos, como por ejemplo, en el número del mes de diciembre encontraremos un artículo sobre un grabado que apareció en la revista The Ilustred London News de 1854 en la que se nos presenta un Memorialista, en otras palabras, un escritor de cartas. A su izquierda vemos una chica que esta dictándole una carta para que el memorialista la escriba y a su derecha, guardando su turno, otra chica que está esperando para que le lea la carta que lleva en la mano. El artículo nos cuenta qué era esta antigua profesión. Detrás de este texto hay un extenso trabajo bibliográfico ya que casi todas las explicaciones están sacadas de diferentes periódicos y revistas antiguas donde hablaban de este tan singular oficio para nosotros. En la misma revista se encuentra otro texto en relación con un escrito que podría ser interesante para mucha gente, como puede ser la receta para el elixir de la larga vida, en la que se encuentran sus ingredientes y la explicación de cómo habría que tomarlo. Y es que en el texto reza como prueba de que este tónico funciona porque cuenta con el relato de que el médico que lo descubrió llegó a vivir 114 años con unas gotas de este brebaje en su vino tinto, caldo o café.

El tratamiento de la historia reciente por parte del municipio de Terque, se ha podido comprobar in situ que se realiza desde el corazón, desde el sentimiento de querer hacer llegar a todo el mundo historias de su pueblo y de otros tantos pueblos de España al mayor número de personas posible además de intentar que emane la emoción de los visitantes. Y es que, se podría decir que la propia gente del pueblo está orgullosa de pertenecer al lugar, y esto lo saben transmitir. Lo que más enamora de este tipo de municipios es el ambiente que se respira en las calles, un ambiente de tranquilidad y de sosiego, de orgullo para con sus raíces; ideas que se encuentran dentro de todos los movimientos culturales que se realizan en el municipio a lo largo del año y que están bien resumidas dentro de lo que los museos pueden contarnos y transmitirnos; y es que éstos son un gran complemento al encanto que tiene Terque ya que nos llevan a otros tiempos en los que la vida era…más vida.

 

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN TEMAS