septiembre 2020 - IV Año

TRIBUNA

8 de marzo

Por Carmen Castañón*.- | Marzo 2020

ochomarzo

El 8 de marzo no es una fiesta. El Día Internacional de las Mujeres es una jornada de reivindicación, denuncia y manifestación pública.

Este día, rememoramos a las obreras del área textil que murieron en un incendio en una fábrica en Estados Unidos, a principios del siglo pasado.

Estas mujeres fallecieron cuando pudieron ser salvadas, pero no fue así gracias a las diferencias de género, ya que carecían de unas condiciones dignas y de seguridad en su trabajo, cuanto menos similares a las que tenían sus compañeros varones en aquel tiempo.

Esto supuso que, en muchas partes del mundo, se alzara la voz para exigir un cambio. Las cosas no podían seguir estando como estaban, había que obtener justicia, no solo en el área laboral, sino también en la conyugal y en el resto de áreas civiles.

No será hasta el año 1975, cuando las Naciones Unidas oficialicen el Día Internacional por los Derechos de la Mujer y la Paz Internacional. Haciendo que diversos países lo añadan a sus respectivos calendarios.

Las mujeres estamos convocadas en todas las ciudades de nuestro país, y de otros muchos países, para recordar a estas mujeres y al mismo tiempo para lanzar varios mensajes.

Queremos una vida sin violencias machistas, no queremos ningún retroceso en los derechos que ya logramos y queremos condiciones igualitarias en todos los ámbitos de la vida privada y pública.

El movimiento feminista es pacífico, sin embargo, muy reivindicativo. Este día, junto con el 25 de Noviembre (Día internacional de la eliminación de la violencia de género), son las dos fechas más incomodas para el sistema patriarcal.

Naciones Unidas ha hecho público un informe para advertir del retroceso en muchas materias y políticas de igualdad de género, alertando de las amenazas que se ciernen sobre algunos de los logros anteriormente conquistados.

A pesar de avances, a distintas velocidades, ningún país en el mundo ha logrado la igualdad de género.

El 8 de marzo, las feministas nos manifestamos para hacer hincapié en que los conquistas son demasiado lentas y desiguales, desde la firma de la Conferencia de Pekín, donde se marcaron las pautas a seguir en políticas de igualdad. Y que continuaremos sin tregua, trabajando para lograr la igualdad real y efectiva.

carmencastanon cir

*Carmen Castañón es socióloga, experta en género e igualdad y autora del libro ‘Aprendiendo la Igualdad’

 

 

 

 

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN TRIBUNA

Publicidad