septiembre 2020 - IV Año

TRIBUNA

Elecciones Municipales en Cataluña: La cuestión social y el miedo

papeletas2Las elecciones locales del 26 de mayo servirán para constatar que ERC se consolida como el primer partido de Catalunya, además de hegemónico dentro del independentismo, también refrendará al PSC que avanza en sus bastiones metropolitanos, y esta por ver si el puigdemonismo y JxCat aguantan en los históricos feudos convergentes y si aquellas alcaldías del cambio pueden consolidarse.

El panorama político catalán pone de manifiesto una sociedad partida, donde el progresismo positivista resiste en Barcelona y en gran parte de los grandes municipios del área metropolitana y en los distintos sectores donde se inclinan por la prevalencia de la justicia social, la educación, la sanidad y en definitiva por el desarrollo humano sostenible. Una sociedad desesperanzada por la falta de gestión y la atención a las necesidades reales de la ciudadanía y que sufre el contrapeso de la Cataluña profunda, la Cataluña provinciana donde los sentimientos identitarios son los que prevalecen, donde la emocionalidad enturbia la razón, otorga prioridad al proceso secesionista, aun a costa de los sacrificios que puedan sufrir las generaciones venideras. El cielo catalán esta enlutado con un opaco manto de nubes.

En el 43% de los municipios catalanes sólo se han presentado listas de candidatos soberanistas, 947 municipios catalanes escogen el día 26 sus representantes en los respectivos ayuntamientos. Cada pueblo representa una historia diferente, una pugna particular, pero siempre que haya más de una candidatura y que bien informados la ciudadanía pueda escoger entre distintas alternativas, pero no dentro del mismo marco ideológico, eso se parece mas a algunos países, donde rigen un partido único y algunos partidos satélites amparados por el régimen.

Desde hace décadas, la primera corona metropolitana de Barcelona ha sido uno de los grandes bastiones del PSC. Fuertemente debilitado en las municipales 2015 -perdió ocho puntos de apoyo respecto al 2011-, el partido fue capaz de mantener buena parte de sus alcaldías históricas en esta zona, como las de l’Hospitalet (segunda ciudad más poblada de Catalunya), Santa Coloma de Gramenet, Cornellà, Rubí, Sant Boi o Sant Adrià de Besòs, ahora amplia significativamente su influencia, se expande Tarragona, mantiene dignamente el pabellón de Lleida y se afianza en la Costa Brava

La antigua CiU logró la alcaldía de Girona en 2011, con Carles Puigdemont, tras 32 años de gobiernos encabezados por el PSC. Ahora, sin embargo, no está nada claro que la capital provincial mantenga este color político. Si bien sigue siendo la demarcación donde JxCat obtiene mejores resultados, hay expectación por ver hasta qué punto funciona la apuesta de Guanyem Girona, la candidatura de confluencia de izquierdas que encabeza el concejal de la CUP Lluc Salellas y que ha recibido el apoyo de algunos sectores soberanistas que proceden de las filas de podemos y de los Comunes, formaciones que en muchos municipios se presentan por separado, por una parte, el núcleo ideológico herederos de Iniciativa Per Cataluña y del movimiento inicial de los comunes (antes del embate independentista), y también de antiguos dirigentes del PSC, que abrazaron la causa independentista .

ERC aparece como la tercera en discordia, en una demarcación que puede vivir pugnas similares en Figueres, ahora también en manos de la post CiU o del pugdemonismo. La Alianza de las fuerzas independentistas, tendría la llave de la gobernabilidad.

Los socialistas aspiran a mantener su influencia y ser decisivos o al menos abrir el camino para un futuro post procesismo. Mientras que ERC quiere consolidar alcaldías como Salt (30.600 habitantes), de los cuales casi el 60% no tiene derecho a voto, por su condición de inmigrantes

El PSC podría mantener feudos como Blanes, Castell-Platja D´Aro o Palafrugell (22.900). Con alguna excepción, Girona es un territorio especialmente hostil para la derecha españolista de PP y Cs, pero en estas circunstancias en las Comarques Gironines se observa una corriente no muy favorable al PSC.

La batalla mano a mano en Barcelona, entre ERC y Los Comunes, e incluso el PSC, poco importa, lo que importan son los pactos. El Futuro gobierno de la joya de la corona catalana, esta en la habilidad de generar pactos.

Por un lado, el bloque independentista (ERC, JxCat., CUP), por otro lado, un posible acuerdo de las izquierdas (ERC, Comuns, PSC), sin descartar una probable alianza ERC y Comuns y sin descartar el papel bisagra que podría jugar el “nouvingut” Manel Valls.

Lleida y Tarragona, también en manos de los Pactos, Tarragona el actual alcalde del PSC, ha manifestado que esta abierto a pactar con todos menos con la CUP y VOX, en Reus La crisis interna del grupo de Ciutadans y la gran fragmentación política podrían favorecer a Carles Pellicer, de Junts per Reus, postconvergente que ya va por la tercera legislatura y que podría pactar también con el PSC.

En Lleida viejo feudo del PSC, tras la fragmentación por el proces, intentará seguir gobernando en minoría, con geometría variable, los pactos no van a ser fáciles, pero podría mantenerse una política de progreso.

Tras este análisis, puede deducirse que el clima de las “dos almas”, de la quiebra indolente de una sociedad partida en bloques, pero no enfrentada aún, por que predomina el miedo, es la radiografía que nos dejan los últimos comicios.

Se conoce como miedo al estado emocional que surge en respuesta de la consciencia ante una situación de eventual peligro. También, miedo refiere al sentimiento de desconfianza de que pueda ocurrir algo malo, es una emoción desagradable y que, aún considerado de baja intensidad, sufre parte de la ciudadanía, en silencio, frente a la agresividad independista, y que desde los sectores que se colocan el flanco independentista niegan, niegan que exista el miedo y se atribuyen la razón de la mayoría.

La cuestión social en Cataluña, podría considerarse muy crítica y estas elecciones no van aportar en gran medida solución, es más, hace poco se han celebrado elecciones en la Cámara de Comercio de Barcelona y la candidatura propulsad por la ANC, Asamblea Nacional de Cataluña, el motor del independentismo, llamaron a la candidatura “eines de país”, Herramientas de País, ganaron con sospechas de algún pucherazo y con una mínima participación, no representativa, pero lo destacado, es que la estrategia es generar, células, insertarse en las instituciones, públicas y privadas, crear tácticas para generar incertidumbres y a la que se podría responder “el nuevo régimen, la nueva república, lo resolverá.

Sin embargo, la democracia ha ganado otra vez y el secreto esta en el dialogo, dialogo que conduzca al encuentro en algún punto, para la convivencia y el restablecimiento de la harmonía ciudadana.

La tierra, el pueblo, la ciudad, es el ágora donde encontrase, donde alcanzar las respuestas.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN TRIBUNA