octubre 2021 - V Año

TRIBUNA

Le llamábamos don Enrique

Por Enrique Moral Sandoval*.- | Abril 2018

tierno galvanEl amigo Antonio Chazarra, con la persuasión y la insistencia cordial con las que sabe hacerlo, me ha pedido varias veces unas líneas sobre nuestro recordado Alcalde para su revista digital ‘Entreletras’, y creo que no puedo permitirme el retrasar su encargo una vez más.

Son frecuentes las tensiones internas que se producen en el seno de los partidos cuando un candidato cabeza de lista intenta tener la mayor autonomía –con respecto a su organización- a la hora de incorporar en puestos de salida a los que van a constituir ‘su’ equipo.

Al filo de ello, he recordado que cuando a comienzos de 1979 la entonces recién denominada Federación Socialista Madrileña –hasta 1977 Agrupación Socialista Madrileña- fue conformando las listas de las primeras elecciones municipales democráticas, que tendrían lugar el 3 de abril, lo hizo solicitando en las asambleas de las distintas agrupaciones nombres de voluntarios para integrar las mismas. Se recordaba a todos que el cargo de concejal, por entonces, no estaba retribuido y que sólo se percibían dietas escasas por asistencia a pleno y comisiones. De mi agrupación tan sólo nos presentamos dos y ambos fuimos incluidos en la lista. Recuerdo que en la misma figuraron varios compañeros que procedían del PSP, pero no creo que la dirección del partido fuera muy generosa con las solicitudes de Tierno, si las hubo. Lo cierto es que muchos de los veteranos que figuramos en ella conocíamos de antiguo al ‘viejo profesor’, le teníamos un gran respeto y, he de confesar, que muy pronto, con el trato frecuente y amistoso nos ganó a todos por su buen hacer, su fina ironía y su cordialidad.

La verdad es que no pasaron muchos días para que pudiéramos comprobar algo que tan sólo nos constaba por referencias: teníamos al frente del Ayuntamiento a un profesor curtido en la lucha por la democracia y a un intelectual de una talla extraordinaria que será muy difícil igualar.

Enfundado en su eterno terno gris, con sus gruesas gafas y sus ya encanecidos cabellos, su figura se hizo muy pronto familiar para todos los madrileños. Su atuendo formaba parte inseparable de su personalidad y respondía a la sobriedad y elegancia que siempre fue característica de los hidalgos castellanos. En 1981 me regaló un ejemplar dedicado de sus memorias tituladas Cabos sueltos, recogidas al dictado por el profesor y buen amigo Secundino González. Al leerlo, comprobé con sorpresa que no había variado su porte desde 1942 al menos, pues ahí narra cómo estando en la estación de Metro de Antón Martín, se le acercó un necesitado pidiéndole ayuda, entonces, narra: «Llevé la mano al bolsillo del chaleco», entregándole el dinero que portaba.

Recuerdo que a los pocos meses de nuestra toma de posesión tuvo que someterse a una nueva intervención quirúrgica. Los médicos nos contaron que aunque no era la primera, no debíamos preocuparnos en exceso, pues los músculos oculares eran de los más resistentes del cuerpo humano.
Los plenos se celebraban en el regio salón de sesiones de la Casa de la Villa, estancia de reducidas dimensiones original del siglo XVII y decorada con unos magníficos frescos de Antonio Palomino. Comenzaban sobre las diez de la mañana y, en muchas ocasiones, nos daban allí las 5 de la tarde cuando los temas se enconaban. Como se comprenderá, 59 concejales, más altos cargos de la corporación, periodistas e invitados, muchos de los cuales fumando insistentemente, creaban, sobre todo en invierno que no se podían abrir las puertas de los balcones, una atmósfera irrespirable que casi se podía cortar en bloques de humo denso. Los fumadores eran entonces considerados socialmente los seres más normales del mundo y los no fumadores –como era mi caso- unos tipos raros y un tanto asociales. Es por eso que cuando, una vez reincorporado Tierno a sus funciones, solicité a los concejales que por cortesía tuvieran la bondad de utilizar el Patio de Cristales contiguo para satisfacer su práctica, desde las bancadas de la UCD estallaron en risas y aspavientos, llegando incluso a lanzarme pitillos en medio del jolgorio.

tiernogalvanComo concejal responsable de cultura, y atendiendo a los informes del arquitecto de patrimonio Joaquín Roldán, que me mostró imágenes concretas del deterioro que el humo y el polvo estaban ocasionando en los frescos de Palomino, insistí en mi ruego, logrando tras varios intentos que se dejara de fumar en aquél Salón y procediendo, semanas después, a la restauración de tan relevantes pinturas.

Era don Enrique un lector contumaz e infatigable y siempre me maravilló la extraordinaria amplitud que abarcaban los temas de su preferencia. Recordemos que en agosto de 1965 la dictadura del general Franco le había expulsado de la Universidad –junto a los profesores López Aranguren y García Calvo- por «incitar a la subversión». En 1966, cursando yo segundo curso de Ciencias Políticas en la Complutense, asistí a un seminario sobre filosofía política que impartía en su despacho de la calle Marqués de Cubas. Nuestro profesor de Teoría del Estado, Raúl Morodo, nos invitó a media docena de alumnos pero, desgraciadamente, ofrecieron a Tierno clases en una universidad americana y no pasamos de Heráclito. Este hecho, que él recordaba, así como nuestra labor docente en la misma disciplina junto al hecho de ser ambos bibliófilos confesos, creo que facilitó enormemente que nuestra relación fuera cada día más estrecha y fluida. Recuerdo que tras alguna de sus intervenciones quirúrgicas, Encarnita su mujer debía tratar de controlarle la lectura. El caso es que al igual que en ocasiones me encargó que pujara por él en alguna subasta de libros de la casa Durán, en otra me pidió, con extrema corrección, que me acercara un domingo por la mañana a su domicilio de la calle Ferraz llevándole discretamente determinado volumen. Una vez sentados solos en una salita, le entregué discretamente el libro, que rápidamente colocó en un hueco de la estantería más próxima. En una de esas visitas me mostró su biblioteca, en la que destacaba una magnífica edición del Liber chronicarum de 1493, del que estaba muy orgulloso.

Recibía catálogos de librerías desde los cuatro puntos cardinales, compraba libros con frecuencia e iba acumulando muchos de ellos en una mesa amplia, contigua a la de trabajo, que disponía en su despacho de la alcaldía. En alguna ocasión nos regaló algún libro de aquellos, tanto a mí –una edición del Fausto de Goethe- como a mi mujer -una edición valenciana de Prometeo, de El Papa y el mar, de Blasco Ibáñez-, impresos que conservamos con cariño. Con bastante frecuencia, algunos sábados por la mañana, visitaba la Librería de Bibliófilos, regentada por D. Luis Bardón en la Plaza de las Descalzas Reales, del que era buen cliente y amigo personal.

En varias ocasiones sobrevolamos, junto a otros miembros de la corporación, el Atlántico, bien para dirigirnos a Méjico DF o a Nueva York, ciudades en las que el Ayuntamiento madrileño programó diversas actividades culturales de importancia. En esas ocasiones, el ‘viejo profesor’ lo hacía provisto con un buen lote de novelas, que devoraba sin pestañear en las largas horas del trayecto. Le gustaban mucho las novelas policiacas, aunque también otros relatos novelados como Cabrera, de Jesús Fernández Santos, en la que su autor narraba el aciago destierro en esta isla inhóspita de las Baleares, de miles de los mejores soldados de Napoleón que habían sido hechos prisioneros en Bailén.

tierno2Otra de sus características que me fascinaba era su facilidad tanto para intervenir en público como para redactar todo tipo de bandos, artículos, prólogos, introducciones y escritos de mayor o menor dimensión sobre los temas más diversos. Creo que es el único alcalde de Madrid que ha escrito de su mano todos los textos de carácter cultural y literario impresos por el Ayuntamiento que figuraba con su firma. Yo fui testigo forzoso, puesto que en múltiples ocasiones le solicité prólogos y presentaciones para los catálogos de las exposiciones que organizábamos en el Centro Cultural Conde Duque, en el Museo Municipal y en el Centro Cultural de la Villa (Colón), de cómo, una vez visto el contenido del libro, redactaba directamente a mano con su pluma y de un tirón el texto correspondiente. También lo hizo con los Bandos, transformando las formales e indigestas exhortaciones tradicionales de los Alcaldes, en amenísimas e ingeniosas producciones literarias que, por primera vez en la historia, eran leídas, comentadas y coleccionadas por los madrileños como nunca volvió a suceder. También redactaba de seguido y con el mayor interés, el editorial del Alcalde con el que –bajo el título «Es menester…»- se abría el semanario Villa de Madrid, vocero de la actividad municipal desde 1981. Y todo ello por puro placer intelectual, puesto que en gran parte lo podría haber descargado en su entrañable colaborador y cultísimo amigo Vicente Cervera, una de las pocas personas que le tuteaban en la Casa de la Villa.

Pero Tierno Galván era mucho más de lo que he recogido en estas anécdotas personales. Fue un Alcalde abnegado que prestó una dedicación absoluta al consistorio en sus cerca de siete años de ejercicio. Confiaba enormemente en su equipo y nos daba una autonomía tan amplia como su confianza, pero estaba al corriente de todo, estudiaba los temas más áridos y siempre nos dejaba su impronta oportuna en sus indicaciones.
Para muchos escritores actuales en los años 80 ‘Madrid era una fiesta’, pero los que estuvimos entonces al frente de la municipalidad no olvidaremos los años de plomo con los que semana sí semana no nos ‘obsequiaba’ el terrorismo etarra. Eran frecuentes accidentes graves y atentados con explosivos a altas horas de la madrugada. Entre diciembre de 1982 y mayo de 1983 el Alcalde había sumado a mis responsabilidades como concejal de cultura, educación y deportes, las de seguridad, bomberos y protección civil que había dejado Pepe Barrionuevo al integrarse en el primer gobierno de Felipe González. En función de mi cargo, era avisado de inmediato por la Policía Municipal ante cualquier emergencia, presentándome de inmediato en el lugar de los hechos. Pues bien, puedo confirmar que cuando transcurridos pocos minutos del percance accedía al mismo, Tierno ya se había adelantado y tomado las medidas oportunas, realojando a los vecinos afectados si era preciso y cuidando de los menores detalles. Ese era también nuestro Alcalde: un personaje irrepetible que supo cambiar la faz de Madrid con inteligencia, imaginación y sabiduría.

* Enrique Moral Sandoval es Profesor Titular de Ciencia Política. Facultad de Ciencias Políticas y Sociología. Universidad Complutense de Madrid
 
 

 

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN TRIBUNA

Tribuna

El gobierno responde a la alerta joven

Tribuna

Ninguna “cultura” prevalece sobre los derechos humanos

Tribuna

El PP del no

Tribuna

Escalada ultra

Tribuna

La política no es una cacería

Tribuna

Memoria, historia y anticipación del futuro

Tribuna

Enrique Tierno Pérez-Relaño, In Memoriam

Tribuna

Democracia amenazada o construcción de ciudadanía

Tribuna

Un país encarrilado

Tribuna

Episodios racionales

Tribuna

El camino a la convivencia no pasa por Colón

Tribuna

¿Qué es el patriotismo?

Tribuna

“Venceréis, pero no convenceréis”

Tribuna

¡Exclusiva! también hay buenas noticias

Tribuna

Candidatura “Emilia Pardo Bazán” para el Ateneo

Tribuna

Madrid se va

Tribuna

Entreletras y el Ateneo de Madrid

Tribuna

El Ateneo en la encrucijada

Tribuna

Pasaba por allí (casi un cuento infantil)

Tribuna

Sí, VOX es fascismo

Tribuna

En el día del libro: Hacia la construcción de una motivación literaria desde la escuela

Tribuna

Si no votas, no te quejes

Tribuna

Manifiesto unitario del Mundo del Trabajo de la Comunidad de Madrid por el voto a la izquierda

Tribuna

Reivindicamos el Ateneo de las Luces

Tribuna

90 años perdidos

Tribuna

Lo llaman libertad, pero es injusticia

Tribuna

Ateneo de Madrid: el placer de rendir cuentas

Tribuna

Volver a encender la luz del Ateneo

Tribuna

Jorge Lozano, paladín de la Semiótica en España

Tribuna

Transfuguismo es corrupción

Tribuna

Gabilondeando

Tribuna

Alta política

Tribuna

La diferencia entre Mónica y Pablo

Tribuna

Tribuna por un Ateneo Libre

Tribuna

11-M, relato de un testigo diecisiete años después

Tribuna

Ante la infección de la barbarie: la vacuna de la cultura

Tribuna

Ayuso un peligro para Madrid

Tribuna

El 8M no es solo cosa de mujeres

Tribuna

Celia Amorós, maestra del pensamiento feminista

Tribuna

La independencia, la cuestión social y un rapero

Tribuna

Jóvenes ¿antifascistas?

Tribuna

La normalidad es ocuparse de los problemas reales

Tribuna

Una nueva legislatura, para un cambio sosegado

Tribuna

Cataluña, progreso o decadencia

Tribuna

Illa, nuestra esperanza

Tribuna

¿Elecciones para qué?

Tribuna

¡Vuelve Cataluña!

Tribuna

Bárcenas, el PP y el gobernar para robar

Tribuna

Solamente somos emigrantes en busca de un futuro mejor

Tribuna

La derecha contra España

Tribuna

Concepción Arenal y “ese mural”

Tribuna

Los problemas de los inmigrantes

Tribuna

De caraduras, sinvergüenzas y segundas dosis

Tribuna

Madrid a solas

Tribuna

Atmósfera política en Cataluña

Tribuna

La derecha judicial contra el Parlamento democrático

Tribuna

De la restitución del honor y una figurada y respetuosa propuesta a S.M. Juan Carlos I

Tribuna

No lo dejéis a la serpiente

Tribuna

Migrantes de paso, flexworker

Tribuna

Asalto al Capitolio de los EE.UU., la sombra del cainismo eclipsa la democracia en Washington

Tribuna

Carta a los Reyes Magos para un mundo post-covid19

Tribuna

Sueños de migrantes

Tribuna

¿Por qué no son fiables los datos de contagios de Covid-19 de la Comunidad de Madrid?

Tribuna

Política y antipolítica

Tribuna

‘Un español en Alemania’. Día Internacional del Migrante 18 de diciembre

Tribuna

El PSOE de los mayores, de ahora y de siempre

Tribuna

Los lectores invisibles  

Tribuna

188 votos responsables y 26 millones de infamias

Tribuna

Maradona y la pandemia

Tribuna

¿Por qué no hablan de los presupuestos?

Tribuna

¿Para qué seguir con la filosofía?

Tribuna

El tercer centenario del Ateneo de Madrid y los 80 años de Azaña

Tribuna

Verdades y mentiras sobre una gran ley de educación

Tribuna

¿Elegir? El PSOE ya ha elegido

Tribuna

¿Para qué ha servido izquierda socialista?

Tribuna

Periodismo, pandemia de falsedades o la distancia del puercoespín

Tribuna

Vacunas

Tribuna

Aburridos de la democracia

Tribuna

¿Qué es la democracia? (no respondan rápidamente…)

Tribuna

Hachazo a la injusticia social

Tribuna

Negacionistas

Tribuna

Poesía a Sul

Tribuna

¿Cón qué Casado quedarse?

Tribuna

Razones para la reforma judicial

Tribuna

Suspender el examen

Tribuna

Identidad política y autocensura

Tribuna

El psicoanálisis en el Ateneo de Madrid

Tribuna

La Cataluña posTorra

Tribuna

Hacerse un Azorín

Tribuna

La mentira como arma política

Tribuna

Don Sindulfo de la Barca

Tribuna

Madrid, un respeto

Tribuna

¿Por qué no acuerda el PP?

Tribuna

Guerra cultural, democracia y libertad

Tribuna

Francisco Rodríguez Adrados: in memoriam

Tribuna

¿Monarquía?¿Independencia?¿Y si debatimos sobre lo importante?

Tribuna

Es más que un no a Calviño

Tribuna

El camarote de los hermanos Marx (catalanistas)

Tribuna

Reconstruyendo, sin el PP

Tribuna

Saldremos más fuertes, más unidos y más iguales

Tribuna

En Europa, todos detrás de Pedro Sánchez

Tribuna

El acuerdo sólo perjudica a los ultras

Tribuna

Andanadas inútiles: Estado y Gobierno, un mismo horizonte

Tribuna

El ingreso de la dignidad

Tribuna

No es crispación, es desestabilización

Tribuna

La salida del laberinto

Tribuna

Economía sí, pero otra economía

Tribuna

Alarma, salud y partidismo

Tribuna

Comisión de reconstrucción

Tribuna

¿Más Estado?

Tribuna

Insultar no es hacer oposición

Tribuna

Más y mejor Europa

Tribuna

Rearme

Tribuna

Casado ¿pactas o te desentiendes?

Tribuna

Ultras en pandemia

Tribuna

Dependencia histórica

Tribuna

El dinero público no es de nadie

Tribuna

El mundo en que vivimos

Tribuna

Primera lección: defender lo público

Tribuna

Ética y enfermedad

Tribuna

Fake news, el otro ‘virus’

Tribuna

COVID-19 o somos Europa o todo era mentira

Tribuna

¿Honestidad? Breve apunte realista

Tribuna

El zorro fenec, y el principio de legitimidad democrática

Tribuna

Es la hora de la responsabilidad

Tribuna

Crisis Coronavirus: Comunicado Equipo Entreletras

Tribuna

El coronavirus: un miedo histérico colectivo inducido

Tribuna

Manifiesto de la manifestación feminista del 8 de marzo de 2020

Tribuna

8 de marzo

Tribuna

Ni delante ni detrás

Tribuna

¿Pacto educativo?

Tribuna

¿Despolitizar la política?

Tribuna

Memoria sin orgullo

Tribuna

Fernando Morán, “in memoriam”

Tribuna

El legado de Fernando Morán

Tribuna

Lo del juego en mi barrio: o con el empleo no se juega

Tribuna

¿Paranoia o tolerancia?

Tribuna

Agendas reales y ficticias

Tribuna

Adecentar la casa

Tribuna

Odio

Tribuna

El discurso preliminar de Agustín Argüelles

Tribuna

Coalición, estabilidad y eficacia

Tribuna

Galdós y la docencia

Tribuna

Galdós como ejemplo

Tribuna

Honrando a Galdós en Marianela

Tribuna

La democracia se abre paso

Tribuna

En memoria de Don Benito Pérez Galdós

Tribuna

Homenaje a Galdós Ateneista

Tribuna

Homenaje a Benito Pérez Galdós

Tribuna

La persona y el amor

Tribuna

Lecciones del Reino Unido

Tribuna

Juegos de poder en política

Tribuna

Sólo pactan los fuertes

Tribuna

Ecología y Política

Tribuna

Tiempos de pre-política

Tribuna

Juegos de poder en pareja

Tribuna

El art. 27 CE78, la ministra y los ‘empresarios docentes’

Tribuna

La década infame

Tribuna

Respetemos la decisión de las urnas

Tribuna

Homenaje a Ernest Lluch: ejemplo de tolerancia y humanidad

Tribuna

La Agrupación para el Estudio de las Religiones inicia su andadura en el Ateneo de Madrid

Tribuna

El peligro ultra

Tribuna

El Ateneo de Madrid acoge la semana de la ciencia 2019

Tribuna

Una jornada gozosa y memorable

Tribuna

El tigre nacionalista

Tribuna

Oneto, el guardián de las confidencias.

Tribuna

Frente a la Cataluña de la subversión y el caos, acatamiento de la sentencia, tolerancia y diálogo

Tribuna

Homenaje a Indalecio Prieto

Tribuna

Homenaje a Indalecio Prieto en el Ateneo de Madrid

Tribuna

10-N: ¿Qué hacemos con las pensiones ante el riesgo de crisis?

Tribuna

Juegos de poder verbales

Tribuna

Hay que respetar el resultado de las elecciones

Tribuna

La procesión de la humanidad

Tribuna

¿Gobierno a cambio de qué?

Tribuna

Gobierno ya

Tribuna

La cuestión de la identidad y de los migrantes

Tribuna

Muere en accidente Santiago Bastos, el militar de Inteligencia que truncó la involución en las FF.AA.

Tribuna

El ‘Águila’ ha alunizado. 50 años de la llegada del ser humano a la Luna

Tribuna

Soluciones al alcance de la mano

Tribuna

La Legislatura del derecho a la vivienda

Tribuna

Gobierno progresista y estable, cuanto antes

Tribuna

La leyenda de Ali y Cántara, Alicante

Tribuna

Investidura: hablemos del para qué

Tribuna

Homenaje a Jaime Vera en el Ateneo

Tribuna

Reflexiones sobre el homenaje a Jaime Vera en el Ateneo

Tribuna

La gran coalición pasa factura al SPD

Tribuna

Jaime Vera vuelve al Ateneo

Tribuna

Una Europa que avanza con una España que empuja

Tribuna

Literatura y gastronomía

Tribuna

Elecciones Municipales en Cataluña: La cuestión social y el miedo

Tribuna

Cien mil españoles más votarán por Europa

Tribuna

El mito Rubalcaba

Tribuna

Ahora también … 26 de mayo!!

Tribuna

Las dos derrotas de Aznar

Tribuna

Las Mentiras Románticas, Cataluña, elecciones Generales y Municipales

Tribuna

La ciudadanía decide

Tribuna

Tres autores, tres ideas para la socialdemocracia

Tribuna

Con el PSOE, la economía crece más y mejor

Tribuna

Manipulación, tergiversación y mentira… vienen de bastante atrás

Tribuna

Lecciones del Brexit

Tribuna

Homenaje al profesor Peces Barba en el Ateneo de Madrid

Tribuna

Un municipalismo para promover Europa

Tribuna

Límites éticos a la investigación en edición genómica

Tribuna

El feminismo socialista para Amparo Martí

Tribuna

28 de Abril: una visión desde Catalunya

Tribuna

No con mi voto

Tribuna

Por la dignidad de las personas, contra el menosprecio y la invisibilidad

Tribuna

El derecho a ser escuchado de Pedro Sánchez

Tribuna

Humanización, deshumanización, transhumanización

Tribuna

Progreso, Bienestar y Concordia

Tribuna

Luchar por Europa

Tribuna

La vigencia del socialismo democrático

Tribuna

Impuestos: suficientes y justos

Tribuna

Sol de domingo en los cien años de la Cuesta de Moyano

Tribuna

¿Decretos leyes? Depende para qué

Tribuna

Homenaje a Jiménez de Asúa en el Ateneo de Madrid

Tribuna

Conquistas, identidad y unas pelis de romanos

Tribuna

Sin igualdad y derechos Europa no existe

Tribuna

¿Sobre qué debatiremos en 2019? ¿Sobre territorios o sobre personas?

Tribuna

Traición a la democracia española

Tribuna

Muere la abogada María Luisa Suárez Roldán, pionera del primer bufete laboralista

Tribuna

La Extremadura incomunicada del siglo XXI

Tribuna

¿Dónde conduce la política de la crispación?

Tribuna

El año que la izquierda vivirá peligrosamente

Tribuna

PP y Ciudadanos pactan con el franquismo

Tribuna

¡A por ellos!

Tribuna

Constitución, celebración y reforma

Tribuna

El contagio de la ultraderecha europea no debería darse en España

Tribuna

Alfabetizar a las cúpulas de la derecha

Tribuna

La Mezquita-Catedral de Córdoba: razón y religión

Tribuna

A vueltas con los símbolos patrios

Tribuna

Jueces independientes

Tribuna

A vueltas con la monarquía

Tribuna

Eutanasia o el derecho a vivir dignamente

Tribuna

Liderazgos políticos y redes sociales

Tribuna

La Filosofía se recupera

Tribuna

Dejen gobernar

Tribuna

Cataluña en la encrucijada

Tribuna

Yo voté a Carmena, ¡perdonadme!

Tribuna

El huevo de la serpiente

Tribuna

Se dignifican las pensiones, pese a las cloacas

Tribuna

Falsedad del máster de Casado

Tribuna

Vuelve el aznarismo

Tribuna

Cataluña y la jaula del hámster

Tribuna

Los enemigos de las humanidades

Tribuna

El auge fascista y la anti-europa

Tribuna

Casado recorta desde la oposición

Tribuna

En memoria de Manuel Salcedo Vaya

Tribuna

Demasiados ‘hombres fuertes’

Tribuna

La herencia de Franco

Tribuna

Sanidad universal y justicia social

Tribuna

Ustedes se equivocan

Tribuna

Los jóvenes reclaman soluciones

Tribuna

Esperanza con interrogantes

Tribuna

Políticas de identidad y políticas de solidaridad

Tribuna

Jugando a escribir

Tribuna

Afrontar las causas de la inmigración

Tribuna

España vuelve a contar en Europa cuando más falta hacía

Tribuna

Acuarius o la lección española

Tribuna

De talantes y gestos estos días

Tribuna

Don Tancredo y el bolso de Soraya

Tribuna

Lecciones de la moción de censura

Tribuna

Un gobierno legítimo

Tribuna

Pedro Sánchez: el cambio imprescindible

Tribuna

De la táctica a la praxis. Carta abierta a los ciudadanos/as de la izquierda progresista

Tribuna

Cumplir lo prometido

Tribuna

Recuperar la ilusión en que lo que creíamos muerto vuelve a vivir

Tribuna

Sumar fuerzas, fundir horizontes

Tribuna

La moción imprescindible

Tribuna

La respuesta al supremacismo de Torra

Tribuna

A Pablo Iglesias e Irene Montero los definió León Felipe

Tribuna

Disculpen las molestias (De la braguetocracia y otras lindezas)

Tribuna

Serial de poder en Madrid

Tribuna

Le llamábamos don Enrique

Tribuna

Por dignidad

Tribuna

Cánones de belleza

Tribuna

El populismo de Ciudadanos

Tribuna

Con los ojos abiertos (A las activistas de Altea)

Tribuna

Jardín cerrado

Tribuna

Pensiones dignas y poderes fácticos

Tribuna

Vía dolorosa de Semana Santa

Tribuna

La reforma de la financiación local

Tribuna

Machismo: los síntomas y la enfermedad

Tribuna

8 de marzo, huelga de mujeres

Tribuna

Elecciones en Italia: europeísmo contra populismo

Tribuna

¿Reforma electoral? ¿para qué y para quién?

Tribuna

Forges: Un sentido común democrático

Tribuna

Tecnología y precariado

Tribuna

Enrique Tierno Galván: El triunfo de la intuición

Tribuna

La gran coalición no es una buena idea

Tribuna

‘¿Qué pensaría su padre si…?’

Tribuna

Argentina y el ‘NeoGatopardismo’

Tribuna

Juan Carlos Quer, centro de admiración

Tribuna

El auge supremacista

Tribuna

El laberinto catalán

Tribuna

Invierno, invierno

Tribuna

Esa izquierda portuguesa que apoya el secesionismo catalán

Tribuna

Volver a empezar

Tribuna

¿Soberanía?

Tribuna

De la caverna a la ‘mediocracia’, en Argentina

Tribuna

No sigan estirando la cuerda de la desigualdad

Tribuna

Arrinconando al machismo

Tribuna

Terrorismo fiscal

Tribuna

Elogio de Puigdemont

Tribuna

A Cataluña le conviene el PSC

Tribuna

El regreso a la pax catalana

Tribuna

Cataluña también forma parte de mi identidad

Tribuna

Crónica de la muerte de un poeta

Tribuna

La locura de Seward y Cataluña. Pensamiento estratégico

Tribuna

Políticos para resolver problemas y políticos para crearlos

Tribuna

Podemos salir bien de esta

Tribuna

En defensa del Régimen del 78

Tribuna

Decadencia

Tribuna

Cataluña, los funámbulos sobre la cuerda floja

Tribuna

Víctimas y verdugos en Cataluña

Tribuna

Más cultura de defensa para un mayor esfuerzo presupuestario

Tribuna

Tatuajes

Tribuna

Pacto de rentas, también para los catalanes

Tribuna

Para un niño desconocido

Tribuna

Hay que subir los salarios

Tribuna

Ablación

Tribuna

El observador

Tribuna

Los secesionistas no tienen derecho

Tribuna

La alargada memoria de Miguel Ángel Blanco

Tribuna

El régimen del 78 y los candados

Tribuna

Prometeo

Tribuna

Lo del famoso Referéndum

Tribuna

Emeth

Tribuna

Babel

Tribuna

El poncho de los pobres

Tribuna

La necesidad de la política

Tribuna

La ‘gravitas’

Tribuna

‘The Jesoua Tree’ y el tesoro de las primeras veces

Tribuna

40 aniversario de la legalización del PCE

Tribuna

Noticia y realidad

Tribuna

Sobre la codicia o los jornaleros del voto

Tribuna

El precario equilibrio del funámbulo

Tribuna

Fantasma mío

Tribuna

Maradona

Tribuna

Carnaval, carnavalada, carnavalismo

Tribuna

“Unha flor é un milagre…”

Tribuna

Los hijos, nivel de vida, nivel moral

Tribuna

Un país de cocineros que se atraganta

Tribuna

Bruce Springsteen, cuando todos los genios deberían escribir su biografía

Tribuna

Me he pasado la navidad leyendo a Elgarresta

Tribuna

Las cintas de casette