diciembre 2020 - IV Año

TRIBUNA

Memoria sin orgullo

jovinoLa memoria, la individual y la de los pueblos, es un relato infiel del pasado. Las personas, quizá por defender la autoestima, por mantener incólume el ‘yo ideal’, o por mero narcisismo, tendemos a olvidar todo cuanto no nos gusta de nuestra biografía. Y los pueblos necesitan alimentar su identidad con gestas y páginas de gloria. Las derrotas y los fallos se explican; es decir, se justifican.

Una de las sentencias de Nietszche señala:- ‘He hecho esto’, dice mi memoria. ‘Imposible’, dice mi orgullo y permanece inflexible. A la postre, cede la memoria’. Porque de tener de cuerpo presente todo nuestro pasado, con todas sus torpezas, gansadas de adolescente, errores de adulto y tumultos varios, experimentaríamos tantas náuseas, que el pujo emético sería irremediable.

Sin embargo, la Historia es maestra de la vida, dejó dicho Cicerón. Ese magisterio está trufado de aciertos y errores, de logros y fracasos, de etapas de felicidad y de desgracias. Todo nos importa, porque es nuestro todo. Sin lo que hemos hecho, nos quedamos en nada. Y, si cercenamos de la consciencia una parte, andaremos mutilados, tuertos, cojos o mancos, a la búsqueda de la plenitud desterrada, como se verifica a diario en la consulta de los psicólogos.

Ahora andamos a vueltas, tratando de borrar de la memorArguellesia la última de las dictaduras sufridas. Es imborrable que, al principio, había 25 Tribunales Especiales, presididos por militares, que hacían juicios a puerta cerrada, sin abogado defensor y exculpaban al ajusticiable que pagaba 5.000 pesetas. Que sólo en Madrid hubo 20 ‘cárceles habilitadas’, amén de los campos de trabajos forzados. Que se formalizaron 444.482 expedientes de consejos de guerra. Que la depuración afectó a miles de funcionarios, e incluso a generales que se habían rebelado junto a Franco y luego fueron acusados de masones. Hasta el final del régimen, hubo condenas de muerte, Tribunal de Orden Público, estados de excepción sobre la excepción que era el propio régimen, censura en los libros y en las cátedras, secuestro de periódicos, que afectó al ABC de entonces, tan monárquico como ahora, al desaparecido ‘YA’, muy eclesiástico y de orden, y hasta al mismísimo ‘Diario Pueblo’, órgano del sindicato orgánico. Todo muy bochornoso, sin duda. Y me quedo corto.

Si el orgullo inflexible no ceja, habremos de borrar también la Dictadura de Primo de Rivera y su propensión a la pornografía; la dictablanda de Berenguer, con más pena que gloria efímera; el Desastre de Anual, tan alfonsino él. Metidos en el siglo XIX, hay que borrar la etapa de Narváez, alias el Espadón de Loja…, y usted ya me entiende, reinando quien reinaba. Habrá que olvidar, la horrenda época del general bonito, otro pollo pera del rigodón, con su crimen de Estado. A pesar de todo, los dos tienen sendas calles rumbosas en Madrid. Para terminar pronto, el orgullo borraría de un golpe todo el siglo XIX, con tanta guerra civil, la ignominia de Trafalgar, la pérdida de las colonias, decenas de asonadas militares, reyes impresentables por lo uno o por otro, gobernantes que treparon de buscavidas a príncipes, esclavistas incluso catalanes y la Inquisición, todavía bravucona como para empapelar a Goya.

Como sigamos mirando hacia atrás, nos quedamos sin historia; es decir, sin maestra y, de paso, habremos tirado la identidad nacional por el desgalgadero de la ignorancia.

Los trauDelarosamas que se pretenden olvidar sin haberlos elaborado y asumido, son un cocodrilo dormido, un ser fósil, pero vivo; pura energía salvaje, indómita e impredecible cuando despierta.

Así pues, vamos a recomponer la imagen, que en el siglo XIX florecen políticos como Jovellanos, Argüelles, Martínez de la Rosa, Cánovas y Sagasta. ¡Cuánto por aprender! Lo más hermoso de aquel momento político fue la Constitución de Cádiz, aunque duró un suspiro. Además de Goya, pintan Fortuny, Eduardo Rosales, los dos Madrazo y Vicente López. Es el siglo de la Zarzuela, de Albéniz y Arriaga. Y también de Pérez Galdós y de Gustavo y Valeriano Becquer. Hay mucho tesoro acumulado en el siglo XIX. Incluso hicieron cuatro hermosas desamortizaciones, cuatro; y hasta hubo una Revolución Gloriosa, que luego acabó en agua de borrajas. ¡A ver si ahora nos va a pasar otra vez!

Si exploramos el XX, nos ocurre otro tanto y mucho más por todos sitios. Hasta acumulamos cinco premios Nobel presentables y hombres cuya obra es de excelencia como Picasso, Miró, Dalí, Lorca, Falla, Ortega, Maetzu, Baroja, Unamuno y un larguísimo etcétera, de antes, durante y después de la monarquía chulesca de Alfonso XIII, las tres dictaduras y su guerra civil.

Situados en el disparate de querer enterrar la Historia, cuando los resentidos sobrevenidos desmonten la cruz de Cuelgamuros y el Arco de Triunfo de Moncloa, en coherencia, tendrán que dinamitar las presas de Aldeadávila, Entrepeñas, Contreras y otras cien más. Además, habrán de derogar la Seguridad Social… Volarán el escurialense cuartel del Ejército del Aire y los monásticos Nuevos Ministerios, hoy superpoblados de dignos funcionarios de carrera y múltiples hordas de nepotistas. Tampoco quedará piedra sobre piedra de muchas facultades universitarias que, antaño, fueron llenándose de becarios del Patronato de Igualdad de Oportunidades (PIO). Y nos tendremos que olvidar del Servicio Nacional del Trigo, de feliz memoria hoy por hoy, como regulador de los precios a pagar en origen al productor agrario. Amén de volver a cerrar las fronteras para que no venga ni un turista; que esta industria del turismo no deja de ser un invento de Ullastres, ministro franquista y del Opus que, con aquello de España es diferente (dicho en inglés), desde dentro, le metió al régimen tal bombazo que lo despanzurró en lo económico, fulminando la autarquía, y en el plano moral, diversificando costumbres e indumentarias que reventaron el noviciado de Hijas de María y Cruzados de Cristo Rey.

La Historia es de los pueblos, no de algunas personas; y corresponde a ellos hacer su elaboración e integrar los aprendizajes que arroja cada una de las experiencias, buenas y malas, afortunadas y desdichadas. Los hechos históricos están ahí y hay que encajarlos como un legado valioso del que hay que extraer consecuencias y asumirlas, a ser posible, sin hacer juicios sectarios. Si no, repetiremos.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN TRIBUNA

Tribuna

Los lectores invisibles  

Tribuna

Maradona y la pandemia

Tribuna

¿Por qué no hablan de los presupuestos?

Tribuna

¿Para qué seguir con la filosofía?

Tribuna

El tercer centenario del Ateneo de Madrid y los 80 años de Azaña

Tribuna

Verdades y mentiras sobre una gran ley de educación

Tribuna

¿Elegir? El PSOE ya ha elegido

Tribuna

¿Para qué ha servido izquierda socialista?

Tribuna

Periodismo, pandemia de falsedades o la distancia del puercoespín

Tribuna

Vacunas

Tribuna

Aburridos de la democracia

Tribuna

¿Qué es la democracia? (no respondan rápidamente…)

Tribuna

Hachazo a la injusticia social

Tribuna

Negacionistas

Tribuna

Poesía a Sul

Tribuna

¿Cón qué Casado quedarse?

Tribuna

Razones para la reforma judicial

Tribuna

Suspender el examen

Tribuna

Identidad política y autocensura

Tribuna

El psicoanálisis en el Ateneo de Madrid

Tribuna

La Cataluña posTorra

Tribuna

Hacerse un Azorín

Tribuna

La mentira como arma política

Tribuna

Don Sindulfo de la Barca

Tribuna

Madrid, un respeto

Tribuna

¿Por qué no acuerda el PP?

Tribuna

Guerra cultural, democracia y libertad

Tribuna

Francisco Rodríguez Adrados: in memoriam

Tribuna

¿Monarquía?¿Independencia?¿Y si debatimos sobre lo importante?

Tribuna

Es más que un no a Calviño

Tribuna

El camarote de los hermanos Marx (catalanistas)

Tribuna

Reconstruyendo, sin el PP

Tribuna

Saldremos más fuertes, más unidos y más iguales

Tribuna

En Europa, todos detrás de Pedro Sánchez

Tribuna

El acuerdo sólo perjudica a los ultras

Tribuna

Andanadas inútiles: Estado y Gobierno, un mismo horizonte

Tribuna

El ingreso de la dignidad

Tribuna

No es crispación, es desestabilización

Tribuna

La salida del laberinto

Tribuna

Economía sí, pero otra economía

Tribuna

Alarma, salud y partidismo

Tribuna

Comisión de reconstrucción

Tribuna

¿Más Estado?

Tribuna

Insultar no es hacer oposición

Tribuna

Más y mejor Europa

Tribuna

Rearme

Tribuna

Casado ¿pactas o te desentiendes?

Tribuna

Ultras en pandemia

Tribuna

Dependencia histórica

Tribuna

El dinero público no es de nadie

Tribuna

El mundo en que vivimos

Tribuna

Primera lección: defender lo público

Tribuna

Ética y enfermedad

Tribuna

Fake news, el otro ‘virus’

Tribuna

COVID-19 o somos Europa o todo era mentira

Tribuna

¿Honestidad? Breve apunte realista

Tribuna

El zorro fenec, y el principio de legitimidad democrática

Tribuna

Es la hora de la responsabilidad

Tribuna

Crisis Coronavirus: Comunicado Equipo Entreletras

Tribuna

El coronavirus: un miedo histérico colectivo inducido

Tribuna

Manifiesto de la manifestación feminista del 8 de marzo de 2020

Tribuna

8 de marzo

Tribuna

Ni delante ni detrás

Tribuna

¿Pacto educativo?

Tribuna

¿Despolitizar la política?

Tribuna

Memoria sin orgullo

Tribuna

Fernando Morán, “in memoriam”

Tribuna

El legado de Fernando Morán

Tribuna

Lo del juego en mi barrio: o con el empleo no se juega

Tribuna

¿Paranoia o tolerancia?

Tribuna

Agendas reales y ficticias

Tribuna

Adecentar la casa

Tribuna

Odio

Tribuna

El discurso preliminar de Agustín Argüelles

Tribuna

Coalición, estabilidad y eficacia

Tribuna

Galdós y la docencia

Tribuna

Galdós como ejemplo

Tribuna

Honrando a Galdós en Marianela

Tribuna

La democracia se abre paso

Tribuna

En memoria de Don Benito Pérez Galdós

Tribuna

Homenaje a Galdós Ateneista

Tribuna

Homenaje a Benito Pérez Galdós

Tribuna

La persona y el amor

Tribuna

Lecciones del Reino Unido

Tribuna

Juegos de poder en política

Tribuna

Sólo pactan los fuertes

Tribuna

Ecología y Política

Tribuna

Tiempos de pre-política

Tribuna

Juegos de poder en pareja

Tribuna

El art. 27 CE78, la ministra y los ‘empresarios docentes’

Tribuna

La década infame

Tribuna

Respetemos la decisión de las urnas

Tribuna

Homenaje a Ernest Lluch: ejemplo de tolerancia y humanidad

Tribuna

La Agrupación para el Estudio de las Religiones inicia su andadura en el Ateneo de Madrid

Tribuna

El peligro ultra

Tribuna

El Ateneo de Madrid acoge la semana de la ciencia 2019

Tribuna

Una jornada gozosa y memorable

Tribuna

El tigre nacionalista

Tribuna

Oneto, el guardián de las confidencias.

Tribuna

Frente a la Cataluña de la subversión y el caos, acatamiento de la sentencia, tolerancia y diálogo

Tribuna

Homenaje a Indalecio Prieto

Tribuna

Homenaje a Indalecio Prieto en el Ateneo de Madrid

Tribuna

10-N: ¿Qué hacemos con las pensiones ante el riesgo de crisis?

Tribuna

Juegos de poder verbales

Tribuna

Hay que respetar el resultado de las elecciones

Tribuna

La procesión de la humanidad

Tribuna

¿Gobierno a cambio de qué?

Tribuna

Gobierno ya

Tribuna

La cuestión de la identidad y de los migrantes

Tribuna

Muere en accidente Santiago Bastos, el militar de Inteligencia que truncó la involución en las FF.AA.

Tribuna

El ‘Águila’ ha alunizado. 50 años de la llegada del ser humano a la Luna

Tribuna

Soluciones al alcance de la mano

Tribuna

La Legislatura del derecho a la vivienda

Tribuna

Gobierno progresista y estable, cuanto antes

Tribuna

La leyenda de Ali y Cántara, Alicante

Tribuna

Investidura: hablemos del para qué

Tribuna

Homenaje a Jaime Vera en el Ateneo

Tribuna

Reflexiones sobre el homenaje a Jaime Vera en el Ateneo

Tribuna

La gran coalición pasa factura al SPD

Tribuna

Jaime Vera vuelve al Ateneo

Tribuna

Una Europa que avanza con una España que empuja

Tribuna

Literatura y gastronomía

Tribuna

Elecciones Municipales en Cataluña: La cuestión social y el miedo

Tribuna

Cien mil españoles más votarán por Europa

Tribuna

El mito Rubalcaba

Tribuna

Ahora también … 26 de mayo!!

Tribuna

Las dos derrotas de Aznar

Tribuna

Las Mentiras Románticas, Cataluña, elecciones Generales y Municipales

Tribuna

La ciudadanía decide

Tribuna

Tres autores, tres ideas para la socialdemocracia

Tribuna

Con el PSOE, la economía crece más y mejor

Tribuna

Manipulación, tergiversación y mentira… vienen de bastante atrás

Tribuna

Lecciones del Brexit

Tribuna

Homenaje al profesor Peces Barba en el Ateneo de Madrid

Tribuna

Un municipalismo para promover Europa

Tribuna

Límites éticos a la investigación en edición genómica

Tribuna

El feminismo socialista para Amparo Martí

Tribuna

28 de Abril: una visión desde Catalunya

Tribuna

No con mi voto

Tribuna

Por la dignidad de las personas, contra el menosprecio y la invisibilidad

Tribuna

El derecho a ser escuchado de Pedro Sánchez

Tribuna

Humanización, deshumanización, transhumanización

Tribuna

Progreso, Bienestar y Concordia

Tribuna

Luchar por Europa

Tribuna

La vigencia del socialismo democrático

Tribuna

Impuestos: suficientes y justos

Tribuna

Sol de domingo en los cien años de la Cuesta de Moyano

Tribuna

¿Decretos leyes? Depende para qué

Tribuna

Homenaje a Jiménez de Asúa en el Ateneo de Madrid

Tribuna

Conquistas, identidad y unas pelis de romanos

Tribuna

Sin igualdad y derechos Europa no existe

Tribuna

¿Sobre qué debatiremos en 2019? ¿Sobre territorios o sobre personas?

Tribuna

Traición a la democracia española

Tribuna

Muere la abogada María Luisa Suárez Roldán, pionera del primer bufete laboralista

Tribuna

La Extremadura incomunicada del siglo XXI

Tribuna

¿Dónde conduce la política de la crispación?

Tribuna

El año que la izquierda vivirá peligrosamente

Tribuna

PP y Ciudadanos pactan con el franquismo

Tribuna

¡A por ellos!

Tribuna

Constitución, celebración y reforma

Tribuna

El contagio de la ultraderecha europea no debería darse en España

Tribuna

Alfabetizar a las cúpulas de la derecha

Tribuna

La Mezquita-Catedral de Córdoba: razón y religión

Tribuna

A vueltas con los símbolos patrios

Tribuna

Jueces independientes

Tribuna

A vueltas con la monarquía

Tribuna

Eutanasia o el derecho a vivir dignamente

Tribuna

Liderazgos políticos y redes sociales

Tribuna

La Filosofía se recupera

Tribuna

Dejen gobernar

Tribuna

Cataluña en la encrucijada

Tribuna

Yo voté a Carmena, ¡perdonadme!

Tribuna

El huevo de la serpiente

Tribuna

Se dignifican las pensiones, pese a las cloacas

Tribuna

Falsedad del máster de Casado

Tribuna

Vuelve el aznarismo

Tribuna

Cataluña y la jaula del hámster

Tribuna

Los enemigos de las humanidades

Tribuna

El auge fascista y la anti-europa

Tribuna

Casado recorta desde la oposición

Tribuna

En memoria de Manuel Salcedo Vaya

Tribuna

Demasiados ‘hombres fuertes’

Tribuna

La herencia de Franco

Tribuna

Sanidad universal y justicia social

Tribuna

Ustedes se equivocan

Tribuna

Los jóvenes reclaman soluciones

Tribuna

Esperanza con interrogantes

Tribuna

Políticas de identidad y políticas de solidaridad

Tribuna

Jugando a escribir

Tribuna

Afrontar las causas de la inmigración

Tribuna

España vuelve a contar en Europa cuando más falta hacía

Tribuna

Acuarius o la lección española

Tribuna

De talantes y gestos estos días

Tribuna

Don Tancredo y el bolso de Soraya

Tribuna

Lecciones de la moción de censura

Tribuna

Un gobierno legítimo

Tribuna

Pedro Sánchez: el cambio imprescindible

Tribuna

De la táctica a la praxis. Carta abierta a los ciudadanos/as de la izquierda progresista

Tribuna

Cumplir lo prometido

Tribuna

Recuperar la ilusión en que lo que creíamos muerto vuelve a vivir

Tribuna

Sumar fuerzas, fundir horizontes

Tribuna

La moción imprescindible

Tribuna

La respuesta al supremacismo de Torra

Tribuna

A Pablo Iglesias e Irene Montero los definió León Felipe

Tribuna

Disculpen las molestias (De la braguetocracia y otras lindezas)

Tribuna

Serial de poder en Madrid

Tribuna

Le llamábamos don Enrique

Tribuna

Por dignidad

Tribuna

Cánones de belleza

Tribuna

El populismo de Ciudadanos

Tribuna

Con los ojos abiertos (A las activistas de Altea)

Tribuna

Jardín cerrado

Tribuna

Pensiones dignas y poderes fácticos

Tribuna

Vía dolorosa de Semana Santa

Tribuna

La reforma de la financiación local

Tribuna

Machismo: los síntomas y la enfermedad

Tribuna

8 de marzo, huelga de mujeres

Tribuna

Elecciones en Italia: europeísmo contra populismo

Tribuna

¿Reforma electoral? ¿para qué y para quién?

Tribuna

Forges: Un sentido común democrático

Tribuna

Tecnología y precariado

Tribuna

Enrique Tierno Galván: El triunfo de la intuición

Tribuna

La gran coalición no es una buena idea

Tribuna

‘¿Qué pensaría su padre si…?’

Tribuna

Argentina y el ‘NeoGatopardismo’

Tribuna

Juan Carlos Quer, centro de admiración

Tribuna

El auge supremacista

Tribuna

El laberinto catalán

Tribuna

Invierno, invierno

Tribuna

Esa izquierda portuguesa que apoya el secesionismo catalán

Tribuna

Volver a empezar

Tribuna

¿Soberanía?

Tribuna

De la caverna a la ‘mediocracia’, en Argentina

Tribuna

No sigan estirando la cuerda de la desigualdad

Tribuna

Arrinconando al machismo

Tribuna

Terrorismo fiscal

Tribuna

Elogio de Puigdemont

Tribuna

A Cataluña le conviene el PSC

Tribuna

El regreso a la pax catalana

Tribuna

Cataluña también forma parte de mi identidad

Tribuna

Crónica de la muerte de un poeta

Tribuna

La locura de Seward y Cataluña. Pensamiento estratégico

Tribuna

Políticos para resolver problemas y políticos para crearlos

Tribuna

Podemos salir bien de esta

Tribuna

En defensa del Régimen del 78

Tribuna

Decadencia

Tribuna

Cataluña, los funámbulos sobre la cuerda floja

Tribuna

Víctimas y verdugos en Cataluña

Tribuna

Más cultura de defensa para un mayor esfuerzo presupuestario

Tribuna

Tatuajes

Tribuna

Pacto de rentas, también para los catalanes

Tribuna

Para un niño desconocido

Tribuna

Hay que subir los salarios

Tribuna

Ablación

Tribuna

El observador

Tribuna

Los secesionistas no tienen derecho

Tribuna

La alargada memoria de Miguel Ángel Blanco

Tribuna

El régimen del 78 y los candados

Tribuna

Prometeo

Tribuna

Lo del famoso Referéndum

Tribuna

Emeth

Tribuna

Babel

Tribuna

El poncho de los pobres

Tribuna

La necesidad de la política

Tribuna

La ‘gravitas’

Tribuna

‘The Jesoua Tree’ y el tesoro de las primeras veces

Tribuna

40 aniversario de la legalización del PCE

Tribuna

Noticia y realidad

Tribuna

Sobre la codicia o los jornaleros del voto

Tribuna

El precario equilibrio del funámbulo

Tribuna

Fantasma mío

Tribuna

Maradona

Tribuna

Carnaval, carnavalada, carnavalismo

Tribuna

“Unha flor é un milagre…”

Tribuna

Los hijos, nivel de vida, nivel moral

Tribuna

Un país de cocineros que se atraganta

Tribuna

Bruce Springsteen, cuando todos los genios deberían escribir su biografía

Tribuna

Me he pasado la navidad leyendo a Elgarresta

Tribuna

Las cintas de casette