enero 2021 - V Año

TRIBUNA

¿Para qué seguir con la filosofía?

La diversidad desborda la capacidad comprensiva. Metafísica y ontología son pájaros caídos, aunque sigan siendo de primera necesidad. El cientifismo positivista exhibe músculo; el populismo postureo; el lenguaje que describa la circunstancia se empobrece. ¿Para qué seguir con la filosofía? ¿Por qué? buscar un lugar en el parapeto si las fuerzas contrarias consiguieran abrir brecha? Pues precisamente por eso.

Escribo estas líneas en el “Día de la Filosofía”. Lo hago para llevarle la contraria a su confiscación por una casilla del calendario. Si el ejercicio de la filosofía supone la comprensión de lo que pasa, debe ensartar la sucesión de los días, descender a sus bajuras, izarlos a las cumbres soleadas de la razón, rescatar las luces olvidadas, proponer horizontes.

Siempre fui amigo del “Búho” de Bloch, del que no me resisto a citar:

“Pensar significa traspasar. […] Pero anhelo, espera, esperanza necesitan su hermenéutica, el alborear de lo ante nosotros exige su concepto específico, lo nuevo exige su concepto combativo […] La filosofía tendrá que tener conciencia moral del mañana, parcialidad por el futuro, saber de la esperanza, o no tendrá ya saber ninguno […] la esencialidad coincide con lo que ya ha sido, y para lo cual el Búho de Minerva emprende siempre el vuelo cuando el ocaso comienza y cuando se ha hecho vieja una forma de vida”.

Que nos hallamos inmersos en una endiablada novedad; que sobre los acantilados de presentes sucesivos se estrellan oleajes de novedades fingidas, amenazándonos de vejez anticipada y poniendo a nuestro alcance brillantes y sugestivas basuras, no cabe duda. Jane Bennet, por ejemplo, nos habla en “Vibrant Matter. A Political Ecology of Things” del nicho biológico de un vertedero donde conviven la vida y la basura, los restos biológicos y los desechos de una civilización de obsolescencia programada.

Para introducir verdadera novedad, la que los griegos llamaban “kainos” y no la neófita “neos”, hace falta una “hermenéutica del alborear”, escarbar en las raíces de la noche, cavar en las profundidades de la cueva de Platón hasta llegar a la luz, escalar las sombras, rescatar significantes olvidados. La Minerva de Bloch es la diosa romana de la guerra, el padre de todas las cosas que decía Heráclito, “pólemos” la llamaban los griegos. Prefiero Atenea, diosa griega de la sabiduría. Entre otros atributos los griegos la llamaban “Partenos”, la que asistía a los partos, y “díkê, justicia, la que hace justicia, la que pone las cosas en su sitio. Y es que lo nuevo, creador de armonía, tiene que ser parido entre dolores, los propios, generados por todo nacimiento del saber, y los ocasionados por otros.

Siempre encontraréis gentes fuera de sitio que pretenden sitio y dislocan las cosas. Armadas para la guerra, vendrán de frente contra lo que quiere nacer y no puede, o, como sicarios, con el puñal en la manga, actuarán subrepticiamente como infiltrados, guerrilleros de la noche. Ya sabemos que existe una creatividad negativa consistente en remover lo inservible para hacerle sitio a lo posible, pero también los hay que patean por donde andan, con cabeza de acero, pecho de bronce y pies de barro. La historia es un inmenso campo, solo santo por “las ocasiones perdidas” que dice Garaudí.

Saber de todo ello es sufrir. “El que añade ciencia añade dolor”, reza el antiguo y siempre nuevo proverbio, y en ese sentido, al lado de este búho alza el vuelo la “Lechuza” de Hegel, la que lo inicia al caer el crepúsculo, según nos cuenta en el Prólogo a su “Filosofía del Derecho”.

En la dialéctica de la historia algunos traen sombras. Van disfrazados de luces para trabajar en la sombra. El Búho sabe ver la ruina que acecha desde sus entrañas, y vuela sobra las ruinas venideras. La lechuza alza el suyo sobre las quebraduras que producen en las tesis, sin otra antítesis que su propio estropicio. Atenea “díkê”, tiene que establecer justicia y ser partera de futuros. He aquí, a mi juicio, la función esencial de la filosofía.

Escribo estas líneas al recordar la introducción que en 1961 hace Jürgen Habermas a su libro “Perfiles filosófico políticos”. Claro que la diversificación de identidades y de prácticas que ha producido la Modernidad ha diversificado también las especialidades, no menos que las de índole filosófico. Vean si no la síntesis que de ello nos ofrecen Javier Muguerza y Pedro Cerezo, editores del libro colectivo “La filosofía hoy”.

Esa multiplicidad de perfiles me hace pensar en el estado dogmático-metafísico cuando, bajo un impulso apropiativo del pensamiento, como en un juego de billar americano, algunos encerraban en su pequeño triángulo equilátero todas las bolas de distintos colores, hasta que la Modernidad tomo el taco en su mano y de un golpe las liberó a todas. Hoy ruedan por el tapete, pero otro taco pretende meter las diferencias en su agujero negro.

Practicando la analogía dialéctica que me es propia, pienso también en aquella “Torre de los Vientos”, erigida en Atenas, en aquel octógono alzado, servido por sacerdotes griegos, que fuera aun tiempo faro iluminado por los fuegos encendidos de su interior, y trazador de rumbos alternativos. ¡Ay mi Ateneo!.

Conviene no olvidarlo cuando la Docta Casa celebra su bicentenario. Tiene razón Habermas cuando sigue a Adorno para decir: “la filosofía […] no debe creerse ya en posesión de lo absoluto […] ni apartarse un ápice del concepto enfático de verdad”. Es hermosa esta dialéctica entre relativismo y veracidad. La filosofía tendrá que ahondar en lo relativo para descubrir su verdad. La “philosophia perennis” sólo es perenne en la tarea que tiene por encomienda, una tarea, a mi modesto entender, que tiene mucho de epistémico en lo fenomenológico, y de ontológico en lo metafísico. La realidad inmediata de los vertidos sobre la realidad, llama a la categorización de lo existente como aquello que se da en el ahí. Este ahí tiene que ser esclarecido en lo que se muestra o se descubre. En las identificaciones o diferenciaciones con él, construyéndolo, reconstruyéndolo o deconstruyéndolo, se construye la identidad del ser-si-mismo que elabora para si un contexto explicativo.

Desde su perspectiva filosófica alemana, que tanto peso ha tenido en la historia de la filosofía “en los años cincuenta o sesenta”, frente al neokantismo que él profesa, Habermas identifica cinco impulsos: una fenomenología ontológica; una filosofía de la vida; una filosofía antropológica; una filosofía de crítica social; y una filosofía de lógica positivista que, al incluir Habermas en ella a Popper y a Wittgenstein, nosotros hablaríamos de filosofía hermenéutica y de filosofía del lenguaje. ¿Se han agotado estos caminos para la filosofía? ¿Estamos con la razón en descampado?

Caminos tiene la filosofía genitiva, pero siempre habrá de moverse dialécticamente entre el yo y la circunstancia que pone círculo y da estancia al yo, que dijera Ortega. Ambos pueden ser obturados y los dos deben salvarse de consuno. Existe, como en todo, el riesgo de una excesiva personalización de la filosofía, no menor que un exceso circunstancial que despersonalice. El hombre avanza sobre una cuerda floja del tiempo-espacio como aquel volatinero de Nietzsche. No puede perder ninguno de los dos extremos que sostienen su cuerda, porque ambos le sostienen a él.

A buen seguro que un creyente hablará de la fe unamuniana, aquella por él entendida como el hilo que una pequeña araña saca de sí misma cuando el viento de la circunstancia le hace caer. Pero Habermas, tan respetuoso con el fenómeno religioso, no es hombre de fe religiosa, y ve lo que todos vemos:

Se han vuelto problemáticas las relaciones entre filosofía y ciencia, filosofía y tradición, y filosofía y religión. Queda la filosofía en su tarea de hurón de profundas galerías, pero con alas de búho que sobrevuela lo existente viendo su ruina, y alas de lechuza que enhila los periodos de dinámica histórica cuando se abre el vacío y el caos parece atacar de nuevo, cuando algo muere y algo pugna por nacer.

La conciencia cientifista y tecnocrática le tira de una pata proponiéndole otros vuelos como filosofía de la ciencia. La conciencia religiosa, conservadora de privilegios, le tira de la otra, mientras, como señala Habermas, “en las sociedades industriales desarrolladas se observa hoy, por vez primera como fenómeno generalizado la pérdida de la esperanza […] que, aunque ya no se apoyaba en una iglesia determinada, sí que seguía haciéndolo en tradiciones religiosas profundamente interiorizadas”.

Esa pérdida de esperanza no puede deberse a insatisfacciones producidas por la ciencia, ya que, ante amenazas concretas como en esta pandemia, esa esperanza se concentra en aquello que el hombre puede hacer por el hombre. Si pese a ello subsiste el estado que Habermas señala:

“[…] una peculiar ambivalencia que se esconde en los <nuevos> potenciales de conflicto: me refiero a la ambivalencia de desmotivación y protesta, a la ambivalencia de la desdiferenciación regresiva y de innovación […] Frente a estos fenómenos ambivalentes de desmoronamiento de las identidades personales y grupales formadas en el seno de las culturas superiores, un pensamiento filosófico que en comunión con las ciencias lograra llegar a ejercer una ancha influencia no podría movilizar otra cosa que la quebradiza unidad de la razón, es decir, la unidad de la identidad y de la no identidad que se establece en el habla racional”

Esa pérdida de esperanza que Habermas muestra puede deberse a que los logros de la civilización no han cumplido sus expectativas de progreso y no le llenan vacíos existenciales, en tanto ve en las religiones una bonita colección de conchas, ya sin contenidos, mientras el mar le llama con rumor de misterios que esperan.

No hay, nunca habrá unidad de la razón, dada la diversidad que actúa en oleajes temporales sucesivos. Sólo la racionalidad operativa en el lenguaje puede producir zonas de convivencia. Sin embargo, detrás de las palabras operan las intenciones. Ya sabemos por Heidegger que “el lenguaje es la mansión del ser”, y que “a su abrigo habita el hombre”, y hemos llegado a conocer también que existen hombres enajenados de humanidad, y en ellos las palabras son máscaras, armas arrojadizas, venenos sacados de su propia entraña que vierten en lo secreto, escalas para medrar.

No puede la ética quedar al margen del quehacer filosófico, no como manual de instrucciones, sino como descripciones del mal moral allí donde se encuentre, análisis de identidad y ética comunicacional y procedimental. Claro que, para eso, la ética debe ser fuente donde brota el ser como quehacer del bien común, y eso ya es otra cosa.

Tiene camino la filosofía, y no se recorre en un día, pero en un día muchos pasos caben, como en el Ulises de Joyce.

Nota: El autor es en la actualidad Presidente de la Agrupación para el estudio de las religiones y Vicepresidente de la Sección de Filosofía del Ateneo de Madrid.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN TRIBUNA

Tribuna

La derecha judicial contra el Parlamento democrático

Tribuna

De caraduras, sinvergüenzas y segundas dosis

Tribuna

Atmósfera política en Cataluña

Tribuna

De la restitución del honor y una figurada y respetuosa propuesta a S.M. Juan Carlos I

Tribuna

No lo dejéis a la serpiente

Tribuna

Migrantes de paso, flexworker

Tribuna

Asalto al Capitolio de los EE.UU., la sombra del cainismo eclipsa la democracia en Washington

Tribuna

Carta a los Reyes Magos para un mundo post-covid19

Tribuna

Sueños de migrantes

Tribuna

¿Por qué no son fiables los datos de contagios de Covid-19 de la Comunidad de Madrid?

Tribuna

Política y antipolítica

Tribuna

‘Un español en Alemania’. Día Internacional del Migrante 18 de diciembre

Tribuna

El PSOE de los mayores, de ahora y de siempre

Tribuna

Los lectores invisibles  

Tribuna

188 votos responsables y 26 millones de infamias

Tribuna

Maradona y la pandemia

Tribuna

¿Por qué no hablan de los presupuestos?

Tribuna

¿Para qué seguir con la filosofía?

Tribuna

El tercer centenario del Ateneo de Madrid y los 80 años de Azaña

Tribuna

Verdades y mentiras sobre una gran ley de educación

Tribuna

¿Elegir? El PSOE ya ha elegido

Tribuna

¿Para qué ha servido izquierda socialista?

Tribuna

Periodismo, pandemia de falsedades o la distancia del puercoespín

Tribuna

Vacunas

Tribuna

Aburridos de la democracia

Tribuna

¿Qué es la democracia? (no respondan rápidamente…)

Tribuna

Hachazo a la injusticia social

Tribuna

Negacionistas

Tribuna

Poesía a Sul

Tribuna

¿Cón qué Casado quedarse?

Tribuna

Razones para la reforma judicial

Tribuna

Suspender el examen

Tribuna

Identidad política y autocensura

Tribuna

El psicoanálisis en el Ateneo de Madrid

Tribuna

La Cataluña posTorra

Tribuna

Hacerse un Azorín

Tribuna

La mentira como arma política

Tribuna

Don Sindulfo de la Barca

Tribuna

Madrid, un respeto

Tribuna

¿Por qué no acuerda el PP?

Tribuna

Guerra cultural, democracia y libertad

Tribuna

Francisco Rodríguez Adrados: in memoriam

Tribuna

¿Monarquía?¿Independencia?¿Y si debatimos sobre lo importante?

Tribuna

Es más que un no a Calviño

Tribuna

El camarote de los hermanos Marx (catalanistas)

Tribuna

Reconstruyendo, sin el PP

Tribuna

Saldremos más fuertes, más unidos y más iguales

Tribuna

En Europa, todos detrás de Pedro Sánchez

Tribuna

El acuerdo sólo perjudica a los ultras

Tribuna

Andanadas inútiles: Estado y Gobierno, un mismo horizonte

Tribuna

El ingreso de la dignidad

Tribuna

No es crispación, es desestabilización

Tribuna

La salida del laberinto

Tribuna

Economía sí, pero otra economía

Tribuna

Alarma, salud y partidismo

Tribuna

Comisión de reconstrucción

Tribuna

¿Más Estado?

Tribuna

Insultar no es hacer oposición

Tribuna

Más y mejor Europa

Tribuna

Rearme

Tribuna

Casado ¿pactas o te desentiendes?

Tribuna

Ultras en pandemia

Tribuna

Dependencia histórica

Tribuna

El dinero público no es de nadie

Tribuna

El mundo en que vivimos

Tribuna

Primera lección: defender lo público

Tribuna

Ética y enfermedad

Tribuna

Fake news, el otro ‘virus’

Tribuna

COVID-19 o somos Europa o todo era mentira

Tribuna

¿Honestidad? Breve apunte realista

Tribuna

El zorro fenec, y el principio de legitimidad democrática

Tribuna

Es la hora de la responsabilidad

Tribuna

Crisis Coronavirus: Comunicado Equipo Entreletras

Tribuna

El coronavirus: un miedo histérico colectivo inducido

Tribuna

Manifiesto de la manifestación feminista del 8 de marzo de 2020

Tribuna

8 de marzo

Tribuna

Ni delante ni detrás

Tribuna

¿Pacto educativo?

Tribuna

¿Despolitizar la política?

Tribuna

Memoria sin orgullo

Tribuna

Fernando Morán, “in memoriam”

Tribuna

El legado de Fernando Morán

Tribuna

Lo del juego en mi barrio: o con el empleo no se juega

Tribuna

¿Paranoia o tolerancia?

Tribuna

Agendas reales y ficticias

Tribuna

Adecentar la casa

Tribuna

Odio

Tribuna

El discurso preliminar de Agustín Argüelles

Tribuna

Coalición, estabilidad y eficacia

Tribuna

Galdós y la docencia

Tribuna

Galdós como ejemplo

Tribuna

Honrando a Galdós en Marianela

Tribuna

La democracia se abre paso

Tribuna

En memoria de Don Benito Pérez Galdós

Tribuna

Homenaje a Galdós Ateneista

Tribuna

Homenaje a Benito Pérez Galdós

Tribuna

La persona y el amor

Tribuna

Lecciones del Reino Unido

Tribuna

Juegos de poder en política

Tribuna

Sólo pactan los fuertes

Tribuna

Ecología y Política

Tribuna

Tiempos de pre-política

Tribuna

Juegos de poder en pareja

Tribuna

El art. 27 CE78, la ministra y los ‘empresarios docentes’

Tribuna

La década infame

Tribuna

Respetemos la decisión de las urnas

Tribuna

Homenaje a Ernest Lluch: ejemplo de tolerancia y humanidad

Tribuna

La Agrupación para el Estudio de las Religiones inicia su andadura en el Ateneo de Madrid

Tribuna

El peligro ultra

Tribuna

El Ateneo de Madrid acoge la semana de la ciencia 2019

Tribuna

Una jornada gozosa y memorable

Tribuna

El tigre nacionalista

Tribuna

Oneto, el guardián de las confidencias.

Tribuna

Frente a la Cataluña de la subversión y el caos, acatamiento de la sentencia, tolerancia y diálogo

Tribuna

Homenaje a Indalecio Prieto

Tribuna

Homenaje a Indalecio Prieto en el Ateneo de Madrid

Tribuna

10-N: ¿Qué hacemos con las pensiones ante el riesgo de crisis?

Tribuna

Juegos de poder verbales

Tribuna

Hay que respetar el resultado de las elecciones

Tribuna

La procesión de la humanidad

Tribuna

¿Gobierno a cambio de qué?

Tribuna

Gobierno ya

Tribuna

La cuestión de la identidad y de los migrantes

Tribuna

Muere en accidente Santiago Bastos, el militar de Inteligencia que truncó la involución en las FF.AA.

Tribuna

El ‘Águila’ ha alunizado. 50 años de la llegada del ser humano a la Luna

Tribuna

Soluciones al alcance de la mano

Tribuna

La Legislatura del derecho a la vivienda

Tribuna

Gobierno progresista y estable, cuanto antes

Tribuna

La leyenda de Ali y Cántara, Alicante

Tribuna

Investidura: hablemos del para qué

Tribuna

Homenaje a Jaime Vera en el Ateneo

Tribuna

Reflexiones sobre el homenaje a Jaime Vera en el Ateneo

Tribuna

La gran coalición pasa factura al SPD

Tribuna

Jaime Vera vuelve al Ateneo

Tribuna

Una Europa que avanza con una España que empuja

Tribuna

Literatura y gastronomía

Tribuna

Elecciones Municipales en Cataluña: La cuestión social y el miedo

Tribuna

Cien mil españoles más votarán por Europa

Tribuna

El mito Rubalcaba

Tribuna

Ahora también … 26 de mayo!!

Tribuna

Las dos derrotas de Aznar

Tribuna

Las Mentiras Románticas, Cataluña, elecciones Generales y Municipales

Tribuna

La ciudadanía decide

Tribuna

Tres autores, tres ideas para la socialdemocracia

Tribuna

Con el PSOE, la economía crece más y mejor

Tribuna

Manipulación, tergiversación y mentira… vienen de bastante atrás

Tribuna

Lecciones del Brexit

Tribuna

Homenaje al profesor Peces Barba en el Ateneo de Madrid

Tribuna

Un municipalismo para promover Europa

Tribuna

Límites éticos a la investigación en edición genómica

Tribuna

El feminismo socialista para Amparo Martí

Tribuna

28 de Abril: una visión desde Catalunya

Tribuna

No con mi voto

Tribuna

Por la dignidad de las personas, contra el menosprecio y la invisibilidad

Tribuna

El derecho a ser escuchado de Pedro Sánchez

Tribuna

Humanización, deshumanización, transhumanización

Tribuna

Progreso, Bienestar y Concordia

Tribuna

Luchar por Europa

Tribuna

La vigencia del socialismo democrático

Tribuna

Impuestos: suficientes y justos

Tribuna

Sol de domingo en los cien años de la Cuesta de Moyano

Tribuna

¿Decretos leyes? Depende para qué

Tribuna

Homenaje a Jiménez de Asúa en el Ateneo de Madrid

Tribuna

Conquistas, identidad y unas pelis de romanos

Tribuna

Sin igualdad y derechos Europa no existe

Tribuna

¿Sobre qué debatiremos en 2019? ¿Sobre territorios o sobre personas?

Tribuna

Traición a la democracia española

Tribuna

Muere la abogada María Luisa Suárez Roldán, pionera del primer bufete laboralista

Tribuna

La Extremadura incomunicada del siglo XXI

Tribuna

¿Dónde conduce la política de la crispación?

Tribuna

El año que la izquierda vivirá peligrosamente

Tribuna

PP y Ciudadanos pactan con el franquismo

Tribuna

¡A por ellos!

Tribuna

Constitución, celebración y reforma

Tribuna

El contagio de la ultraderecha europea no debería darse en España

Tribuna

Alfabetizar a las cúpulas de la derecha

Tribuna

La Mezquita-Catedral de Córdoba: razón y religión

Tribuna

A vueltas con los símbolos patrios

Tribuna

Jueces independientes

Tribuna

A vueltas con la monarquía

Tribuna

Eutanasia o el derecho a vivir dignamente

Tribuna

Liderazgos políticos y redes sociales

Tribuna

La Filosofía se recupera

Tribuna

Dejen gobernar

Tribuna

Cataluña en la encrucijada

Tribuna

Yo voté a Carmena, ¡perdonadme!

Tribuna

El huevo de la serpiente

Tribuna

Se dignifican las pensiones, pese a las cloacas

Tribuna

Falsedad del máster de Casado

Tribuna

Vuelve el aznarismo

Tribuna

Cataluña y la jaula del hámster

Tribuna

Los enemigos de las humanidades

Tribuna

El auge fascista y la anti-europa

Tribuna

Casado recorta desde la oposición

Tribuna

En memoria de Manuel Salcedo Vaya

Tribuna

Demasiados ‘hombres fuertes’

Tribuna

La herencia de Franco

Tribuna

Sanidad universal y justicia social

Tribuna

Ustedes se equivocan

Tribuna

Los jóvenes reclaman soluciones

Tribuna

Esperanza con interrogantes

Tribuna

Políticas de identidad y políticas de solidaridad

Tribuna

Jugando a escribir

Tribuna

Afrontar las causas de la inmigración

Tribuna

España vuelve a contar en Europa cuando más falta hacía

Tribuna

Acuarius o la lección española

Tribuna

De talantes y gestos estos días

Tribuna

Don Tancredo y el bolso de Soraya

Tribuna

Lecciones de la moción de censura

Tribuna

Un gobierno legítimo

Tribuna

Pedro Sánchez: el cambio imprescindible

Tribuna

De la táctica a la praxis. Carta abierta a los ciudadanos/as de la izquierda progresista

Tribuna

Cumplir lo prometido

Tribuna

Recuperar la ilusión en que lo que creíamos muerto vuelve a vivir

Tribuna

Sumar fuerzas, fundir horizontes

Tribuna

La moción imprescindible

Tribuna

La respuesta al supremacismo de Torra

Tribuna

A Pablo Iglesias e Irene Montero los definió León Felipe

Tribuna

Disculpen las molestias (De la braguetocracia y otras lindezas)

Tribuna

Serial de poder en Madrid

Tribuna

Le llamábamos don Enrique

Tribuna

Por dignidad

Tribuna

Cánones de belleza

Tribuna

El populismo de Ciudadanos

Tribuna

Con los ojos abiertos (A las activistas de Altea)

Tribuna

Jardín cerrado

Tribuna

Pensiones dignas y poderes fácticos

Tribuna

Vía dolorosa de Semana Santa

Tribuna

La reforma de la financiación local

Tribuna

Machismo: los síntomas y la enfermedad

Tribuna

8 de marzo, huelga de mujeres

Tribuna

Elecciones en Italia: europeísmo contra populismo

Tribuna

¿Reforma electoral? ¿para qué y para quién?

Tribuna

Forges: Un sentido común democrático

Tribuna

Tecnología y precariado

Tribuna

Enrique Tierno Galván: El triunfo de la intuición

Tribuna

La gran coalición no es una buena idea

Tribuna

‘¿Qué pensaría su padre si…?’

Tribuna

Argentina y el ‘NeoGatopardismo’

Tribuna

Juan Carlos Quer, centro de admiración

Tribuna

El auge supremacista

Tribuna

El laberinto catalán

Tribuna

Invierno, invierno

Tribuna

Esa izquierda portuguesa que apoya el secesionismo catalán

Tribuna

Volver a empezar

Tribuna

¿Soberanía?

Tribuna

De la caverna a la ‘mediocracia’, en Argentina

Tribuna

No sigan estirando la cuerda de la desigualdad

Tribuna

Arrinconando al machismo

Tribuna

Terrorismo fiscal

Tribuna

Elogio de Puigdemont

Tribuna

A Cataluña le conviene el PSC

Tribuna

El regreso a la pax catalana

Tribuna

Cataluña también forma parte de mi identidad

Tribuna

Crónica de la muerte de un poeta

Tribuna

La locura de Seward y Cataluña. Pensamiento estratégico

Tribuna

Políticos para resolver problemas y políticos para crearlos

Tribuna

Podemos salir bien de esta

Tribuna

En defensa del Régimen del 78

Tribuna

Decadencia

Tribuna

Cataluña, los funámbulos sobre la cuerda floja

Tribuna

Víctimas y verdugos en Cataluña

Tribuna

Más cultura de defensa para un mayor esfuerzo presupuestario

Tribuna

Tatuajes

Tribuna

Pacto de rentas, también para los catalanes

Tribuna

Para un niño desconocido

Tribuna

Hay que subir los salarios

Tribuna

Ablación

Tribuna

El observador

Tribuna

Los secesionistas no tienen derecho

Tribuna

La alargada memoria de Miguel Ángel Blanco

Tribuna

El régimen del 78 y los candados

Tribuna

Prometeo

Tribuna

Lo del famoso Referéndum

Tribuna

Emeth

Tribuna

Babel

Tribuna

El poncho de los pobres

Tribuna

La necesidad de la política

Tribuna

La ‘gravitas’

Tribuna

‘The Jesoua Tree’ y el tesoro de las primeras veces

Tribuna

40 aniversario de la legalización del PCE

Tribuna

Noticia y realidad

Tribuna

Sobre la codicia o los jornaleros del voto

Tribuna

El precario equilibrio del funámbulo

Tribuna

Fantasma mío

Tribuna

Maradona

Tribuna

Carnaval, carnavalada, carnavalismo

Tribuna

“Unha flor é un milagre…”

Tribuna

Los hijos, nivel de vida, nivel moral

Tribuna

Un país de cocineros que se atraganta

Tribuna

Bruce Springsteen, cuando todos los genios deberían escribir su biografía

Tribuna

Me he pasado la navidad leyendo a Elgarresta

Tribuna

Las cintas de casette