septiembre 2020 - IV Año

ACTUALIDAD

‘Las duelistas’ de la periodista sevillana Mamen Gil en Ediciones Casiopea

Ediciones Casiopea dedica un libro a las damas que zanjaron sus disputas con el cañón de una pistola o el filo de la espada

Entreletras.- / Marzo 2020

duelistasHace más de 100 años tuvo lugar, en el madrileño parque del Retiro un duelo cuyas protagonistas fueron Paz Villavicencio y Lolita, apodada la «de las Canas». Se trataba de dos cortesanas que querían zanjar la trifulca iniciada en el Café Fornos, uno de los establecimientos más célebres y concurridos de la época, enclavado en la calle Alcalá esquina con la Calle Peligros. El duelo tuvo lugar a los pies de la estatua del Ángel Caído, cuyo simbolismo tal vez anticipaba el infortunado desenlace. Aquel lance motivado por cuestiones de amor, y que sería interrumpido por la oportuna llegada de un alguacil, inspiraron una zarzuela titulada, como no “El Ángel Caído”. El estreno de la obra, en el Teatro de la Zarzuela el 11 de julio de 1897, tuvo una gran acogida.

La periodista sevillana Mamen Gil, (Premio Andalucía de Periodismo 2017), recoge en este original libro, los principales duelos celebrados por mujeres a lo largo de la historia, algo que prácticamente se desconoce pues al pensar en floretes y espadas, las figuras que acuden a nuestra mente son personajes como los mosqueteros o Errol Flynn batiéndose en una de sus emblemáticas películas. Pero unas cuantas damas decidieron también zanjar sus disputas a golpe de espada, y lo veremos en el libro de próxima aparición titulado Las Duelistas.

El honor, un amor disputado o un malentendido

Los motivos que movieron a estas duelistas fueron diversos: establecer cuál de las dos era más importante, como en el caso de Mademoiselle de Guignes y Mademoiselle d’Aiguillon; disputarse el amor de un hombre, como ocurrió entre Isabella de Carazzi y Diambra de Pettinella; honrar a su familia y a su padre, como decidió hacer Agnes Hotot; o poner fin a un simple malentendido, como sucedió entre Lady Almeria y Miss Elphinstone. Pero todas tienen algo en común, todas ellas lucharon por su honra e impusieron su voluntad ya fuese por medio del cañón de la pistola o el filo de la espada.
Fueron las cuestiones de amor el principal motivo de disputa. Es célebre el duelo que tuvo lugar en 1721, entre la condesa de Polignac y la marquesa de Nesle. Esta última pasó a la historia por su relación adúltera con el Duque de Richelieu quien mantenía, a su vez, otro romance con la Marquesa de Polignac. Llevada por los celos, la marquesa retó en duelo a su rival a fin de no compartir los favores de su amante. El mítico encuentro tuvo lugar en el bosque de Boulogne en setiembre de 1718 y el arma escogida fue la pistola. Ambas resultarían heridas.

Expulsar a un “okupa”

Corría el siglo XVII cuando la condesa de Saint-Belmont, ya viuda, comunicó por escrito la invitación a un oficial francés, a darle una explicación de los motivos que le habían llevado a instalarse cómodamente en su casa. Al no recibir respuesta, le envió una nota anónima retándole a batirse en duelo para satisfacer una ofensa. La firma que figuraba en la tarjeta era: «Caballero de Saint-Belmont», por lo que el retado decidió aceptar, sin sospechar que su contrincante sería una mujer. Parece ser que la condesa no tardó en desarmarle y cuando ya le tenía a su merced declaró: «se equivoca si cree que ha estado luchando con un caballero. Soy la Señora de Saint-Belmont, y le insto a ser en adelante más sensible a las peticiones de las mujeres».

Una cuestión de edad

En 1792 tuvo lugar en Londres el llamado «duelo de miriñaques» que enfrentó a lady Almeria Braddock con Mrs. Elphinstone. Ambas damas estaban tomando el té cuando la Sra. Elphinstone, tras el inevitable intercambio de cumplidos, hizo alusión a la huella dejada por el paso del tiempo en el rostro de Lady Almeria. Aquello tuvo como resultado un célebre duelo. Ambas se enfrentaron primero con pistolas (una de las balas atravesó el sombrero de lady Almeria) y luego con espadas (Mrs. Elphinstone recibió una herida en un brazo). Al final, todo se solucionó con una disculpa por parte de Mrs. Elphinstone.

Escritora y periodista

Mamen Gil, licenciada en CC de la Información, Doctora en Comunicación y Master en Gestión de Medios Audiovisuales, ha trabajado en prensa, radio y TV. En la actualidad ejerce de redactora en La Hora de Andalucía de Canal Sur Radio, Premio Andalucía de Periodismo 2017.