agosto 2021 - V Año

ARTE

Bob Marley, la vuelta a casa del rey negro o la utopía de Etiopía

“Cuando era un niño no sabía que mis antepasados venían de África”
Horace Andy, músico jamaicano

En este 2021 se cumplen  40 años de la desaparición, el 11 de mayo de 1981,  de Robert Nesta Marley, principal difusor de la música reggae. Entre sus muchos éxitos se encuentran los temas: “Jamming”, “No Woman, No Cry”, “Is This Love” y “Redemption Song”, y junto  a su grupo The Wailers, “Three Little Birds”.

En nuestro país nos enteramos de su muerte circunstancialmente mientras leíamos los periódicos, que entonces devorábamos compulsivamente todavía bajo la conmoción del reciente asalto al Congreso de los Diputados perpetrada por el teniente coronel Antonio Tejero y sus secuaces.  Aunque el fallecimiento del cantante acaeció en Miami, este había nacido, tan solo 36 años antes, en el pueblo de Nine Mile, llamado así por la distancia que le separa de la localidad de Brown’s Town, en el norte de la isla de Jamaica. La muerte estuvo provocada por un melanoma maligno que le diagnosticaron después de que sufriera una lesión en el dedo gordo del pie derecho durante un partido de fútbol dos años antes. Los médicos le aconsejaron la amputación inmediata a lo que él se negó rotundamente siguiendo el precepto rastafari que prohíbe todo tipo de mutilaciones. Fue entonces cuando Marley comenzó su huida hacia adelante.

Pero, ¿quién era ese coronado rey negro que abrigaba los viejos sueños de su comunidad de regresar algún día a su hogar de origen como proclama su himno Exodus?

Bob Marley era hijo de una afro-jamaicana y de un blanco de ascendencia inglesa, capitán del Cuerpo de los Marines Reales, que muere cuando el niño tiene nueve años. Su condición de mestizo, le llamaban despectivamente El Alemán,  le comportó muchos problemas racistas durante sus primeros años: sus compañeros negros le rechazaban por blanco y para los habitantes blancos no dejaba de pertenecer a la clase humillada, descendiente de los esclavos africanos.  Su personalidad estaría toda su vida marcada por la diferencia.

Eso sí, la respuesta de Marley no se hizo esperar: abrazó tanto la música reggae como la religión rastafari  que le sirvieron entonces de oportuna tabla de salvación, como a tantos jóvenes del momento. Su afición por la música se acentúa cuando conoce a Bunny Wailer, con el que forma en 1960 un grupo vocal al que se suman Peter Tosh, y dos años más tarde Jimmy Cliff. ¡Una asociación en estado de gracia llena de talento! Es el momento en el que se produce la independencia de Jamaica del Reino Unido. Entre 1963 y 1967 con el nombre de The Wailing Wailers van a hacer sus primeras grabaciones que se terminan convirtiendo en éxitos locales.

Padres de Bob Marley

La madre de Bob formaliza una relación con el padre de Bunny y, finalmente, toda la  familia busca huir de la precariedad que le rodea  para afincarse en  la capital, Kingston, y encontrar un futuro mejor. Bob Marley llega a la ciudad en octubre de 1966, apenas seis meses después de una fecha que marcará un antes y un después en la historia de la isla: la visita del emperador etíope Haile Selassie, que con su presencia impulsará el importante movimiento rastafari.

Tanto la música como la religión jamaicanas son el resultado de un fuerte sincretismo. El reggae, con su ritmo lento y sensual, es heredero del frenético ska, primer estilo musical de la isla que es la manifestación artística del desarraigado de los Rude Boys (adolescentes de las pandillas callejeras de los ghettos), que se hará tremendamente popular después de los dos siglos de dominación británica. Mezcla los ritmos autóctonos, como el Calypso y el mento, con los afroamericanos de moda, el rock and roll,  el rhythm and blues y el soul. A través de las emisoras de radio del sur de los EE. UU., los teenagers locales pueden escuchar a músicos que van de Bo Diddley a  Ray Charles pasando por Curtis Mayfield,  Brook Benton o Fats Domino, y  grupos como The Drifters , The Coasters o The Moonglows  que serán determinantes para el desarrollo del género. Una vez separado del grupo, Marley será el mayor embajador de la música reggae, aunque hay que señalar que, antes que él, el inolvidable Desmond Dekker (1941-2006), obtuvo el primer éxito internacional en 1968 con el tema «Israelites» en el que ya combinaba temas propios del movimiento rastafari con preocupaciones de la cultura Rude Boy,

En el aspecto religioso, Marley, educado en el  cristianismo anglicano, entra en contacto con el citado movimiento rasta y se convierte en un adepto de esta religión caribeña que tiene también una dimensión política. Amalgama elementos de distintas procedencias tales como el panafricanismo, el afroamericanismo,  el hinduismo, la tradición judeocristiana, y  raíces africanas procedentes del Congo entre otras, con un claro enfoque afrocentrista y una fuerte concepción de diáspora, en afinidad con el sionismo hebreo al que los falasha o judíos negros de origen etíope (los Beta Israel) se asimilan, al extremo de que actualmente viven  en Israel un 80 % de ellos (más de cien mil).

Este movimiento político-religioso conecta Jamaica con una nación africana que está a la friolera de 12.600 kilómetros: Etiopía. Y toma su nombre en los años 30 del pasado siglo del recién coronado emperador del país, Haile Selassie I, Ras Tafari Makonnen, que se consideraba la tercera reencarnación de Jah, el Yahveh del Antiguo Testamento, después de Melquisedec y Jesucristo y, genealógicamente, descendiente, según la tradición, de Salomón y la reina de Saba. Según sus creencias los habitantes de las Indias Occidentales tienen su origen en su reino y tras su éxodo americano volverán a establecerse en él, la tierra prometida del Zion bíblico. La profecía, que será tomada como núcleo del rastafarismo dice: «Miren a África, un rey negro será coronado porque el día de la liberación está cerca». Vaticinio que se cumple cuando el flamante emperador asciende al trono de Etiopía. Aunque el movimiento durante la época colonial en Jamaica sufre represalias a manos de las autoridades británicas  no desfallecerá nunca, pero entonces nadie imaginaba que el nuevo mesías estaba aún por llegar.

Los marginados de la isla, comenzaron a usar rastas (dreadlocks), atributo externo que Marley popularizó en todo el mundo y que son consideradas como iconos de los músicos de reggae.   Pero más allá de una moda, tienen un valor simbólico: el pacto que los rastafaris establecieron con la divinidad. Muchos de sus miembros más ortodoxos condenaban el reggae por que se había vendido a la impía “Babilonia”, clamando que no se debía confundir con la música sagrada de sus ancestros.

Desoyendo todo tipo de críticas, Marley sigue adelante con su carrera musical convirtiendo su compromiso personal en el mascarón de proa del movimiento. En 1972, ahora con The Wailers,  firma con Island records y edita su primero LP  “Catch A Fire”. A pesar del fuerte apoyo promocional que recibe, no obtiene el éxito esperado por cuanto que las letras, de fuerte contenido social, suponen un fuerte contraste con lo que se estaba haciendo en aquellos momentos. El año siguiente graba  su sexto album de estudio, “Burnin’”, que incluye el célebre tema “I Shoot The Sheriff”, que acabaría haciendo suyo el gran Eric Clapton. A partir de ese momento todo cambia y Bob Marley ya brilla con luz propia en el firmamento de los intocables, convirtiéndose en una auténtica leyenda. En este punto, hay que salir al paso de la tan cacareada apología que Marley hacía del consumo de la ganjah (cannabis). Aclaremos que para los adeptos rastas su uso es ceremonial y, por tanto, sagrado, al sostener que dicha planta se encontraba en el lugar de la tumba del Rey Salomón, después de ser enterrado y, por tanto,  carece de la connotación frívola que le solemos dar  en nuestra cultura.

La música de Marley ya ha empezado a traspasar fronteras con sus mensajes a favor de los derechos humanos y en contra de las injusticias y del racismo, en su lucha contra las estructuras persistentes del colonialismo. Tanto sus discos como sus conciertos gozan de un  éxito inusitado de crítica y público. Bob Marley & The Wailers estaban en lo más alto de la fama internacional cuando graban su álbum “Rastaman Vibration”. El trabajo incluía canciones memorables pero la más significativa de todas era «War» que en su letra recogía un discurso de Haile Selassie en las Naciones Unidas. No es de extrañar, pues, que su liderazgo social, inquiete a determinados sectores y, Bob será herido en su casa de Kingston por un disparo en 1976, durante la campaña electoral de Jamaica, en un atentado de claro contenido político. Incluso se especuló con la intervención en el tiroteo de la CIA, dada la incomodidad que para los intereses yanquis suponía cualquier disidencia incontrolable que pudiera engendrar una nueva Cuba en el Caribe.  La agresión se produjo doce días antes de las elecciones y dos  antes del concierto gratuito, el legendario Smile Jamaica, en el que Marley iba a actuar con la intención de rebajar el nivel de violencia que estaba generando la situación política. Cuando le evacuaron con una herida en un brazo, le trasladaron a las afueras de la ciudad, donde la policía y un grupo de rastas con machetes le protegerán durante toda la noche. Los acontecimientos que rodearon el concierto, que finalmente se llevó a cabo con la asistencia de 80.000 personas, lo han convertido justamente  en uno de los momentos clave del siglo XX en los países del tercer mundo.

Acto seguido Marley se exilió, permaneciendo en las Bahamas brevemente antes de volar a Londres, donde tenía previsto trabajar en la grabación del álbum Exodus, su mejor LP, que edita en 1977. Después  le seguirán Kaya y su segundo álbum en directo, Babylon By Bus.

El 22 de Abril de 1978, rompe con su exilio londinense y vuelve a Jamaica para participar en un gran concierto de reconciliación, el memorable One Love Peace Concert, en un clima de guerra civil y de represión militar. Ese día también será recordado por el famoso acto en el que el Rey del reggae consiguió que se dieran la mano los dos candidatos a la Presidencia, Michael Manley (PNP) y Edward Seaga (JLP).

En el invierno de ese mismo año inicia un tour mundial que lo acerca a su añorada África,  inspiración para su siguiente LP  Survival. Será en esa gira  en la que le detectan el cáncer que acabará con su vida y que a su vez le asegura la inmortalidad.

Dos años después, el 5 de octubre de 1980,  viaja por primera vez a Nueva York para tocar en el Madison Square Garden pero ya su salud está muy mermada y después de editar su album  Uprising fallecerá en 1981.

Es enterrado con honores de Jefe de Estado en  Jamaica, muy cerca de su lugar de nacimiento, aunque su viuda, contrariando a las autoridades locales, declaró años más tarde que quería trasladar el cadáver a la ciudad de Shashamane, al sur de Adís Abeba, construida en una gran parcela que Haile Selassie había donado de su patrimonio particular para permitir el asentamiento de los seguidores del movimiento de las Antillas que quisieran «regresar a su patria» en África.

Por su relevancia artística y pública, Bob Marley es  uno de los grandes mitos de la música del siglo XX  pero, más allá de eso, ha encarnado como nadie a ese rey negro que esperaba el pueblo africano. No en vano, en 1980, durante una ceremonia secreta, se había bautizado bajo el credo de la  Iglesia Ortodoxa Etíope. Así que Bob pasó a llamarse Berhane Selassie, el mismo nombre que llevaba el  desaparecido Ras Tafari Makonnen,  ostentando ya, para siempre, el cetro de Negus de Etiopía.

El álbum recopilatorio Legend, lanzado en 1984, tres años después de su muerte, es el álbum de reggae más vendido de la historia con 15 discos de platino en los EE. UU.​ y  más de 28 millones de copias en todo el mundo.​

El rey negro ya había entrado en el panteón de los dioses africanos. ¡Había vuelto  definitivamente a casa!

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ARTE

Arte

‘Tosca’: celos, poder, intolerancia, pasión y engaño

Arte

Nuestras Natachas. Apuntes para una vanguardia rusa (y III)

Arte

La imagen humana: arte, identidades y simbolismo

Arte

Cantinflas, el Chaplin soviético. Apuntes para una vanguardia rusa (II)

Arte

El fotógrafo Rafael Trapiello expone su trabajo ‘Así fue’ en la Galería Arniches 26

Arte

¡Ay madre, que vienen los rusos! Apuntes para una vanguardia ¿soviética? (I)

Arte

Cristóbal Halffter: Posteridad de quien ya era historia viva

Arte

Chema mira por dentro

Arte

George Martin, el Maravilloso Mago de Oz

Arte

Tiempo para lo imposible, Óscar Vautherin en La Neomudéjar

Arte

Una ‘Norma’ con telones pintados

Arte

Joly Braga Santos y su “Cuarta Sinfonía”: El tesoro vecino

Arte

‘El parlamento de las monedas’. Exposición de Sofía Gandarias en el Ateneo de Madrid

Arte

El caso Spector: ¿Conocerle es amarle?

Arte

Bob Marley, la vuelta a casa del rey negro o la utopía de Etiopía

Arte

Expresionismo alemán en la colección del barón Thyssen-Bornemisza, arte en los tiempos del coronavirus

Arte

Indian Odyssey: El universo de Ravi Shankar. The Beatles en la India

Arte

La música en el Ateneo de Madrid: el Conde Morphy

Arte

Real: Don Juan en un bosque de ‘cruising’

Arte

Ludwig van Beethoven, el Miguel Ángel de la música, protagonista en el Ateneo de Madrid

Arte

‘El sueño americano’. Mucho más que pop art.

Arte

Pedro Miguel Marqués, ‘el Beethoven español’

Arte

Tirso de Molina y el cine. El terso torso de Tirso de Tarso.

Arte

Giuseppe Verdi en su viaje a España 

Arte

Dime tú, Antígona: ¿Ha cambiado algo en 2.500 años?

Arte

Seis años de ‘Clásicos a contratiempo’, de Antonio Daganzo

Arte

Las flores gigantes de Petrit Halilaj en el Palacio de Cristal del Retiro

Arte

Recordando a Joaquín Sorolla en el bicentenario de la Docta Casa

Arte

Madame Anselma y el Ateneo de Madrid

Arte

‘Those Were the Days’: La canción que Los Beatles nunca grabaron

Arte

Una hora y media en el Museo del Prado (y II)

Arte

Una hora y media en el Museo del Prado (I)

Arte

Arturo Benedetti Michelangeli, el arte de lo eterno

Arte

Alberto Sánchez y la Escuela de Vallecas

Arte

La tradición de los manuscritos iluminados del románico

Arte

El extraño rostro de Jaca

Arte

Vivir de milagro: lamento a dos voces

Arte

Sorolla: el dibujo como esencia de su obra

Arte

Cosecha femenina de Arte áulico y sacro en el Palacio Real de Madrid

Arte

Exposición ‘Imágenes y mil palabras’, fotopoesía de Elena Muñoz

Arte

2020: Los 250 años de Ludwig van Beethoven

Arte

Madrid, viernes 19 de noviembre de 1819

Arte

Un lienzo del Ateneo en la exposición ‘Benito Pérez Galdós, la verdad humana’

Arte

Boldini y la pintura española de finales del XIX

Arte

Pintor en Nueva York. Esteban Vicente y José Guerrero en la ciudad de García Lorca

Arte

Exposición ‘MetrallARTE’ de Goyo Salcedo en el Centro Social de Covibar

Arte

Ópera, pasión, poder y política

Arte

El Sahel en el corazón

Arte

Exposición: ‘Los impresionistas y la fotografía’

Arte

Pink Floyd sin los Beatles: matar al padre y ocultar su cadáver

Arte

David Wojnarowicz – La historia me quita el sueño

Arte

Fronteras del arte y la propaganda

Arte

Exposición ‘Extraño, Llano, Vacío’ en el Centro Coreano de Madrid

Arte

Exposición. ‘Kafka el visionario’.

Arte

Exposicion: ‘Balenciaga y la pintura española’

Arte

Exposición. ‘Pioneras. Mujeres artistas de la vanguardia rusa’.

Arte

Paula Rego en el CEART de Fuenlabrada. Giving fear a face. Poniéndole cara al miedo

Arte

Anatomía de un retrato regio

Arte

Juan Antonio Hormigón, estratega de la Cultura como bien social imprescindible

Arte

Exposición: Toulouse-Lautrec y el espíritu de Montmartre

Arte

Amazonías. Perú en ARCO Madrid 2019

Arte

Modus. A la manera de España

Arte

Arte contra el genocidio colonial en el Retiro. Dierk Schmidt expone ‘Culpa y deuda’

Arte

‘Vida de Pulpo’, Miquel Barceló en la Galería Elvira González

Arte

‘Enigmas’ de Ramón Margareto, una visión Geopop Art de la existencia

Arte

‘El mozo de mulas’, por fin: un hito en la recuperación del legado de Antonio José

Arte

Liberxina. Pop y nuevos comportamientos artísticos, 1966-1971

Arte

‘La puta de las mil noches’ de Juana Escabias en el Teatro Español

Arte

Tamara de Lempicka y la creación Art Decó

Arte

Montserrat Caballé: la naturalidad de la perfección, y la perfección de la naturalidad

Arte

Palabras e impresiones. ‘De la realidad a la fantasía’. Una singular artista en el Ateneo

Arte

Exposición de Dorothea Tanning en el Reina Sofía

Arte

Exposición: ‘Humberto Rivas. El creador de imágenes’

Arte

‘Músicas en la antigüedad’, exposición en CaixaForum Madrid

Arte

Yōkai, Iconografía de lo fantástico

Arte

Supervivientes de la lírica (en la muerte de Antonio Lagar)

Arte

Tectónica humana, lugares de poder. Hernán Cortés Moreno en Fundación Telefónica

Arte

‘Gritos y silencios’ de Domingo Huertes

Arte

Dadá ruso 1914-1924

Arte

‘La antropología de los sentimientos’ de Isabel Muñoz

Arte

La Zarzuela es Patrimonio Nacional

Arte

‘Gloriana’: suntuoso rescate de una joya escondida

Arte

Iglesias coloniales de El Salvador

Arte

Un viaje en el tiempo por Madrid de la mano de Gerardo Contreras

Arte

Visto… y no visto. ‘Inside Out’. Suse Stoisser

Arte

Tambascio: como insuflar vida a clásicos y modernos

Arte

El epitafio de Seikilos

Arte

Dos cuadros (familias reales a través de reales pintores)

Arte

Exposición ‘Warhol, el arte mecánico’

Arte

Exposición ‘Vuelan pájaros´ de Lee Chul Soo

Arte

Lluvia sobre el puente Atake

Arte

Lo bello, medio día de intelección

Arte

Alphonse Mucha nos recibe en palacio

Arte

‘Topografías’, un viaje por la fotografía de Berenice Abbott

Arte

‘Confluencias’, dos grandes de la Escuela de París

Arte

Colección Banco de Santander

Arte

‘Iluminaciones’ de Paloma Navares en Kubo-kutxa

Arte

Ramón Muriedas, escultor (y II)

Arte

Ramón Muriedas, escultor (I)

Arte

Arte de América Latina y España

Arte

‘Ana Torralva: Teoría y juego del duende’. Exposición antológica de fotografía

Arte

Exposición de fotografía ‘Imagin Korea, Beyond the People, Land and Time’

Arte

‘Balerdi (1934-1992)’ Exposición antológica del pintor Rafael Ruiz Balerdi

Arte

Madama Butterfly y la atracción por Japón.

Arte

El dibujo del 27. Vanguardia sobre papel 1920-1939

Arte

‘Ciutat de vacances (Ciudad de vacaciones)’ en el museo Es Baluard de Palma

Arte

‘Misterios y leyendas’ de Ramón Margareto

Arte

Arte, ciencia y filosofía se dan cita en el universo infinito de Escher

Arte

Edén, la figura humana bajo la mirada de Johana Roldán (Jante)

Arte

‘La vida por delante. La infancia en la calle, 1941-1951’ Fotografías de Valentín Vega

Arte

Inmaculata

Arte

Exposición “Cinco horas con Mario: cincuenta años de historia”

Arte

Exposición «Philippe Halsman. ¡Sorpréndeme!»

Arte

Primera exposición en España de Anne-Marie Schneider

Arte

Exposición «Pessoa / Lisboa»