abril 2021 - V Año

ENSAYO

Hay mucho de lo que enorgullecerse

A mí que me den hombres
como Pablo Iglesias
Gabriel Celaya

piglesiasEl pasado 2 de mayo conmemoramos el 140 aniversario de la fundación del Partido Socialista Obrero Español. Una vez más, al pasar por la puerta de Casa Labra sentí emoción, gratitud y una profunda admiración hacia la figura de Pablo Iglesias que con su impulso, inteligencia, liderazgo y visión de conjunto hizo que el poder de los trabajadores creciera en nuestro país.

Son estos momentos de moderada alegría. El Partido vuelve a coger aire y a demostrar que ha entendido y entiende, como pocos, lo que es España y que en la diversidad y en su capacidad por estar al servicio y mejorar la vida de tantos hombres y mujeres está su razón de ser.

Aún estamos analizando el resultado de las elecciones del 28M y ya estamos metidos en liza, otra vez, con las europeas, municipales y autonómicas.

En estos días se nos ha ido Alfredo Pérez Rubalcaba que representa, formidablemente, los valores del socialismo y que me hace recordar aquello de que ‘los socialistas no mueren… se siembran’.

Pablo Iglesias Posse fue admirable. Por eso, hay que estudiar su figura, su tiempo y sus realizaciones y, no limitarse siendo esto meritorio, a considerarlo como algunos han hecho, como un ‘apóstol laico’.

¿Qué aportó? Por encima de todo, una enorme capacidad de organización, una voluntad férrea, una encomiable disciplina… y algo que solamente está reservado a los mejores, a quienes dejan huella, su carisma y su capacidad de influir en cientos de miles de hombres y mujeres, predicando con el ejemplo.

Logró con tenacidad, con su gran capacidad de trabajo y con sus dotes tácticas y estratégicas, ventajas decisivas para mejorar las condiciones de vida de los trabajadores e incrementar sus derechos.

Vivió en una España rural y agraria, todavía con escasa industrialización pero… donde ya se vislumbraba en el horizonte el poder de la clase trabajadora. Nos legó un Partido, un Sindicato a los que se dedicó incansablemente y un periódico El Socialista, que fue un poderoso medio de comunicación para los trabajadores.

Con su proverbial visión fue partidario de la huelga como instrumento de presión y como mecanismo para arrancar derechos… pero supo dosificarla, empleándola como un instrumento más para hacer organización y para avanzar. Dotado de gran coherencia, supo hacer frente a las consecuencias de sus actos. Despedido, encarcelado y calumniado. Tuvo el honor, sin embargo, de ser el primer Diputado obrero.

labra

De firmes convicciones, llevo a cabo lo que la hoja de ruta que se había marcado le indicaba, no cayó en ese ‘tacticismo’ empobrecedor que en nombre del ‘mal menor’ incurre en frecuentes contradicciones y retrocesos.

Quizás, lo que engrandece más su figura sea su capacidad de resolver los conflictos mediante el diálogo y la negociación sin recurrir a la violencia. Era un gradualista, sabía la importancia de ir ascendiendo peldaño a peldaño… y, por encima de todo, era incansable. Sus escritos, su correspondencia y su enorme capacidad de trabajo, estando al tanto de cada agrupación que se abría y de cada paso al frente que se daba en cualquier lugar… completan el cuadro de un líder combativo y de gran talla humana.

Tengo un libro en las manos Homenaje a Pablo Iglesias en el año del centenario editado por la Fundación Pablo Iglesias. Es un texto necesario, útil y, por desgracia, poco conocido y citado. Jorge Enjuto en el prólogo, señala que luchó para hacer real su sueño. Especifica, asimismo, que supo mantenerse firme en sus principios y que su imagen debe ser vivo ejemplo para todos nosotros.

El principal interés –y tiene muchos- es que recoge en dos o tres páginas, por término medio, opiniones, comentarios y análisis sobre Pablo Iglesias realizados por intelectuales, profesores, escritores, poetas… que incorporan sus plurales puntos de vista, saben aportar sabiamente sus recuerdos, sus visiones y la huella indeleble que ‘el abuelo’ dejó en todos y cada uno de ellos. Unos son socialistas, otros no, pero ese es un mérito más del libro.

Las sesenta firmas que colaboran son de un gran nivel, tanto intelectual como humano. Es imposible decir algo de la contribución de cada uno pero baste con señalar a Bergamín, Aranguren, Tierno Galván, María Zambrano, Francisca Aguirre, Vicente Aleixandre, Buero Vallejo, Angelina Gatell, José Hierro, Tuñón de Lara, Ernesto Sábato y tantos otros.

¿De quién es patrimonio Pablo Iglesias? De todos los que veneran su figura, valoran su lucha, su inteligencia y su esfuerzo y saben ver en él reflejados los valores que a lo largo de estos ciento cuarenta años nos han infundido fuerza, nos han apoyado en los momentos de flaqueza y nos han hecho mejores. El poeta Gabriel Celaya, en la cita que sirve de frontispicio a este artículo, acierta a describir que hacen falta hombres con el arrojo y la valentía del tipógrafo gallego, que no se arredren ante las dificultades y que dediquen su vida a un ideal emancipador.

Cada lector tendrá sus preferencias, destacará los textos que le parezcan más atractivos, le emocionen más o coincidan con su carácter y con su forma de ver la realidad. Por mi parte, dada la extensión de un ensayo de estas reducidas dimensiones, habré de limitarme, muy a pesar mío, a tres aportaciones: la de María Zambrano, la de Tierno Galván y la de Buero Vallejo.

La ppiglesias3ensadora María Zambrano, que ha sido una de las voces más destacadas del exilio y a quien se considera una creadora y filósofa de primera magnitud con ‘su razón poética’, dedica su particular homenaje a hablar de ‘la voz’ de Pablo Iglesias y de las sensaciones que producía en cuantos le escuchaban. Hija de Blas Zambrano, recuerda su infancia en Segovia, donde su padre era el alma de la agrupación socialista y, varias veces a la semana, conversaba en amenas tertulias con Antonio Machado.

María Zambrano sabe vincular de forma espléndida, al fundador del PSOE y de la UGT con nuestro poeta más emblemático. Cada uno de quienes lo homenajean sabe hacerlo desde un punto de vista que siendo original refuerza el conjunto. Para ella, Pablo Iglesias es un arquitecto que edifica con su palabra hablada un Partido, unas agrupaciones y un proyecto.

Al mismo tiempo, describe un emocionado recuerdo de Antonio Machado, el de un domingo en el parque de El Retiro, quizás un 1 de mayo, donde tuvo la oportunidad de escuchar la voz, las palabras encendidas de Pablo Iglesias. La impresión que le produjeron fue tanta –cito textualmente- ‘parece que es verdad lo que este hombre dice’. La voz de Pablo Iglesias para él era portadora del timbre inconfundible de la verdad y tan duradera que atraviesa el tiempo.

Ese intelectual profundo y agudo ensayista que, entre otras muchas cosas, fue Enrique Tierno Galván a quienes aún hoy los madrileños recuerdan por su labor como Alcalde, nos habla en su colaboración del legado más granado de Pablo Iglesias, que para él fue nada más y nada menos, que ‘un estilo moral de vida’. Supo llenar de sentido ético y de moral práctica, no sólo la acción sino la vida interna del Partido, marcando una línea de comportamiento exigente e integro, tanto individual como colectivo. Gracias a su legado, la clase trabajadora adquirió ‘mayor densidad moral y un sentimiento profundo de su propia dignidad y responsabilidad.

Tanto Pablo Iglesias como Tierno supieron granjearse el cariño y el afecto del Pueblo de Madrid. Sus entierros fueron una manifestación nítida de respeto, y agradecimiento. Se congregaron para despedirlos cientos de miles de hombres y mujeres conmovidos por su ejemplo.

Antonio Buero Vallejo, ese solitario solidario, que con cada obra subía un peldaño más en su cuestionamiento moral, político y cultural a la dictadura y que recordaremos siempre por su Concierto de San Ovidio, su Tragaluz o su Fundación, fue él mismo un ejemplo de austeridad y de conciencia ética.

En su colaboración muy inteligente y calculada hace hincapié en la ejemplaridad que presidió toda su vida la obra de Pablo Iglesias. La emancipación de los trabajadores ha de basarse en la justicia social y en una sólida organización… siendo esto importantísimo no basta, ha de ir acompañada de ejemplaridad.

piglesias2

La tarea era ardua. Había que transitar desde la indefensión a la organización, de la ignorancia a la educación y de la debilidad a la fuerza obrera. Realizó este ímprobo trabajo acompañándolo de una moral intachable, sabiendo zafarse de las trampas que le tendían. No es posible extenderse más pero quiero hacer énfasis en lo que Buero llama ‘su aguda conciencia de clase’.

Pablo Iglesias no dejaba indiferente a nadie. A lo largo de su vida tuvo enfrentamientos dialécticos y diferentes posicionamientos con miembros relevantes del Partido como Jaime Vera. Es revelador a este respecto, que a la muerte de ‘el abuelo’ escribiera unas palabras conmovedoras y entrañables: ‘No extrañe a nadie nuestro cariño y nuestro sentimiento de admiración para mi viejo camarada Iglesias. Iglesias es nuestro órgano, Iglesias es nuestra lengua, Iglesias es parte nuestra; de nuestra carne, de nuestra sangre; Iglesias es un pedazo de inmenso corazón que hemos formado fundiendo en uno los corazones de todos

Mi padre, siendo yo apenas un niño, me habló de Pablo Iglesias, de su entrega, de su lucha, de su inteligencia… unos cuantos años después leí el libro de Juan José Morato, Pablo Iglesias, educador de muchedumbres… y, desde entonces, mi admiración no ha cesado. Poco más tarde, comencé a militar en la clandestinidad, en Juventudes socialistas y en el Partido.

La influencia de Pablo Iglesias sigue moviendo corazones, impulsando voluntades e incansablemente, animándonos a hacer compatibles las convicciones políticas con una moral exigente.

La lucha de Pablo Iglesias en pro de la justicia social y de la emancipación de los trabajadores queda para la historia. En este ciento cuarenta aniversario de la fundación, sirvan como modesto homenaje estas emocionadas palabras de agradecimiento.

 

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Sarah  Kofman, la espantosa sombra del holocausto es alargada

Ensayo

Protágoras de Abdera (480 – 411 a.C.)

Ensayo

América y las Diez Tribus Perdidas de Israel

Ensayo

Violencia verbal en la política española

Ensayo

Un almirante ateneísta: D. Miguel Lobo

Ensayo

Alfonso X ‘El sabio’ en su 800 aniversario: su mayor empresa científica

Ensayo

De Amore

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (II)

Ensayo

El 8 de marzo de 2021, un día muy adecuado para hablar de la filósofa feminista Silvia Federici

Ensayo

Salud democrática y liberalismo político

Ensayo

Pioneras en la actividad sindical en enseñanza

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (I)

Ensayo

El legado constitucional de Jiménez de Asúa

Ensayo

Teofrasto: filósofo, pedagogo y botánico

Ensayo

Emerson y el Trascendentalismo norteamericano

Ensayo

Julio Hernández Ibáñez, un profesor republicano transterrado

Ensayo

Diógenes de Sinope: un filósofo desarraigado, provocador y subversivo

Ensayo

Hechos y razones contra obsesiones delirantes

Ensayo

Análisis de los resultados de las elecciones en EE.UU

Ensayo

En torno a la dialéctica del Amo y el Esclavo en Hegel

Ensayo

¿Qué clase de mundo nos dejará el Covid 19?

Ensayo

José Ballester Gozalvo, una biografía entre la pedagogía y la política

Ensayo

Naturalismo y religión en el debate entre Habermas y Ratzinger

Ensayo

Acerca del amor

Ensayo

La política de Balmes

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

Ideología y política: de Marx a Piketty

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Las socialistas belgas hasta finales de los años veinte

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

Aquí, en la izquierda, no sobra nadie

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

La naturaleza en Marx

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Laicidad, sociedad abierta y emancipación ciudadana

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Enrique Tierno Galván

Ensayo

Nos sigue haciendo falta Tierno Galván

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Lenin, la Revolución como Ciencia

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

El laicismo en Habermas y su origen griego

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”