mayo de 2024 - VIII Año

Por aquí anda una linda gatita

Stray cat blues (Blues de la gata callejera)
Mick Jagger & Ketih Richards
The Rolling Stones

El tema que hoy nos ocupa fue uno (junto a No expectations) de los dos primeros que sus satánicas majestades grabaron en marzo de 1968 para el séptimo álbum en estudio del grupo, Beggar’s banquet. Tras finalizarlo en julio, no saldría a la venta hasta el 6 de diciembre. En medio habría muchas distracciones con la película Performance y algo hubo también con la preparación del famoso Rock ‘n’ roll circus que fue retrasándose una y otra vez. También está por ahí el frustrado embarazo de Marianne Faithfull.

El disco representa un puñetazo sobre la mesa en la carrera musical de la banda, sobre todo un abandono del país de las cancioncillas en el que se hallaban inmersos tras Their satanic majesties request y el inicio de la que suele considerarse la época más creativa de la extraña pareja. Seguirían después Let it bleed, Sticky fingers y Exile on Main St. En medio queda una de las maravillas de la historia de la música en directo como Get yer ya ya’s out. ¿Se puede pedir más?

En aquel momento, la relación la casa Decca ya era bastante tensa, y solamente el diseño de la portada provocó un sinfín de discusiones y enfrentamientos. Lo que iba a ser la fotografía original fue realizada por Barry Feinstein en Los Ángeles. El motivo escogido fue una pared de baño cubierta de grafitis, entre los cuales se observaban «Lyndon ama a Mao» o «El sueño de Bob Dylan» (este último junto a una flecha señalando hacia la manija de la cisterna). Según Keith Richards, la pared la encontraron Anita Pallenberg, Mick Jagger y él. El guitarrista calificó el trabajo como «una verdadera portada funky. Como era de esperar, la carátula fue rechazada por la casa y las discusiones continuaron hasta que Jagger decidió lanzar el disco con un solo rótulo sobre fondo amarillo. En septiembre Mick declaró:

“Realmente hemos tratado de mantener el álbum dentro de los límites del buen gusto. Me refiero a que no hemos mostrado todo el baño [en la portada del disco]. Eso hubiera sido vulgar. ¡Sólo mostramos la mitad superior! Dos personas de la compañía [Decca Records] nos dijeron que la cubierta era «terriblemente ofensiva». Aparte de a ellos, no hemos encontrado a otras personas a las que les parezca ofensiva. Le pregunté a una persona que escogiera algo que le pareciera ofensivo [en la portada] y mencionó que lo de Bob Dylan. Al parecer le ofende «El sueño de Bob Dylan» escrito en la pared… Hemos cedido todo lo que hemos podido en relación con el lanzamiento de la portada del disco. Inclusive les sugerí [a los responsables de la discográfica] que la pusieran dentro de una bolsa de papel marrón, con la leyenda «No apto para niños» y el título del álbum en el exterior. Pero no, no aceptaron. Ellos se siguieron obstinando… Era simplemente una idea que nunca se había hecho antes y optamos por mostrar los mensajes en una pared de baño porque es donde se encuentran más grafitis. No hay ninguna obscenidad allí, solo la que una persona se empeñe en ver”.

Posiblemente se trate de una invitación al banquete de los mendigos. Por ello se contrató (después de toda una historia previa) al fotógrafo Michael Joseph para las imágenes interiores, que fueron tomadas en Sarum Chase, una mansión del londinense barrio de Hampstead. Al parecer, había tenido un encontronazo previo con Mick al negar este último un autógrafo a su mujer. Dicho artista ha contado muchas cosas posteriormente, aunque probablemente se le olvidó decir que había visto la magnífica Viridiana de Buñuel.

Sin duda, y podría hablarse mucho de ellas, las dos canciones más emblemáticas del disco sean Simpathy for the devil y Street fighting man, pero hoy toca ocuparse de otra (probablemente la más controvertida en estos tiempos que corren) y no es otra que Stray cat blues.

Cubierta del álbum ‘Beggar’s banquet’. Fotografía de Barry Feinstein

El tema resulta musicalmente incuestionable. Brian Jones ya se encontraba entonces bastante perjudicado (cerca de dejar la banda, multado por un juez a pagar 2000 libras y metido de lleno en la psicodelia y sus drogas), de ahí que las guitarras que se oyen sean exclusivamente de Keith Richards. Así parece lógico que la versión mejor del tema sea la del anteriormente mencionado Get yer ya ya’s out, ejecutada genialmente por Mick Taylor, uno de los grandes del blues. Es la lógica diferencia entre el probable peor guitarrista de la historia de los Rolling y el probable mejor de todos ellos. Claro que Keith también compone y no parece haberlo hecho mal del todo… El propio Mick reconoce además haberse basado en los riffs de un temazo como Heroin de Velvet Underground.

En cuanto a la letra… Ante todo, ahí va:

Ah, hey
Hey, I got some tail

Hear the click-clack of your feet on the stairs
I know you’re no scare-eyed honey
There’ll be a feast if you just come upstairs
But it’s no hanging matter
It’s no capital crime

I can see that you’re 15 years old
No, I don’t want your ID
And I can see that you’re so far from home
But that’s no hanging matter
It’s no capital crime

Oh yeah, you’re a strange stray cat
Oh yeah, don’t you scratch like that
Oh yeah, you’re a strange stray cat
I bet, bet your mama don’t know you scream like that
I bet your mother don’t know you do spit like that

You look so weird, I sense you’re far from home
But you don’t really miss your mother
You look so scared, I’m not a mad-brained bear
But, but it’s no hanging matter
It’s no capital crime

Oh, yeah
Whoa!

I bet your mama don’t know that you scratch like that
I bet she don’t know you can bite like that

You say you got a friend, and she’s wilder than you
Why don’t you bring her upstairs?
If she’s so wild, then she can join in too
It’s no hanging matter
It’s no capital crime

Oh yeah, you’re a strange stray cat
Oh yeah, don’t you scratch like that
Oh yeah, you’re a strange stray cat
I bet your mama don’t know you can bite like that
I’ll bet she never saw you scratch my back

Y aquí un intento en español:

Ah, hey
Tengo rabo

Escucho el chasquido de tus pies en las escaleras
Sé que no eres una miedosa miedosa
Habrá una fiesta si vienes arriba
Esto no es asunto pendiente
No, esto no es un crimen capital

Ya puedo ver que tienes solo quince años
Pero no quiero tu DNI.
Ya puedo ver que estás muy lejos de casa
Esto no es asunto pendiente,
No, no es un crimen capital

Ah, sí, eres una gata callejero callejera
Ah, sí, eres una gata callejero callejera

Ah, sí, eres una gata callejero callejera

Apuesto a que tu mamá nunca te vio pelear así
Apuesto a que tu mamá nunca te vio arañar mi espalda
Siento que estás lejos de casa
Pero sé que extrañas a tu madre
Pareces tan asustada, no soy ningún pirado
Esto no es asunto pendiente
No, esto no es un crimen capital
Apuesto a que tu mamá nunca te escuchó escupir así
Apuesto a que tu mamá nunca te vio arañar mi espalda

Dices que tienes una amiga aún más salvaje que tú
¿Por qué no la traes arriba?
Si tan salvaje es, puede unirse a nosotros

Esto no es asunto pendiente
No, esto no es un crimen capital

Apuesto a que tu mamá nunca te vio pelear así
Apuesto a que tu mamá nunca te vio arañar mi espalda
Apuesto a que tu mamá nunca te vio
Apuesto a que tu mamá nunca te escuchó escupir así
Apuesto a que tu mamá nunca te lo dijo
Apuesto a que tu mamá nunca te lo dijo
Apuesto a que tu mamá nunca te dijo que te rascases así
O si o si

Fotografía interior de ‘Beggar’s banquet’. Autor: Barry Feinstein

Y, evidentemente, cada cual puede pensar lo que quiera, faltaría más. Al fin y al cabo, el tema cuenta la relación de un hombre con una groupie quinceañera usando un lenguaje sexual explícito. Desde luego, nada es más peligroso que juzgar los sentimientos de nadie, y más si se consideran las cosas 56 años después. Jagger era entonces un auténtico provocador, en la gira inglesa ya no cantaba fifteen sino fourteen. En la americana bajó a thirteen. Y porque twelve se salía un tanto de la métrica, si no en la europea… Ciertamente ahora no la tocan, el caballero británico ha optado por ser mucho más correcto políticamente hablando.

En aquella época se estaba viviendo una auténtica liberación de la mujer y no debe olvidarse que los movimientos feministas carecían de una organización como la actual; ni siquiera había un ideario común y unas directrices o conceptos claros de lo que aquello significaba. Incluso hay quien quiere comparar a las groupies con las actuales (seguimos con neologismos) escort girls o sugar daddies. Nada más lejos de la realidad que se vivía en unos tiempos en los que la mujer se liberaba haciendo lo que le apetecía sin dar explicaciones a nadie; por ello habría que verlas más como precursoras de las actuales y necesarias luchadoras por la igualdad entre sexos. Algunas de ellas utilizaron esa posición para lanzar sus propias obras, hemos hablado aquí de Marianne Faithfull y de Anita Pallenberg, musas respectivamente de Mick y Keith. Podríamos mencionar de paso a Yoko Ono cuando salía al escenario con John Lennon emitiendo extraños sonidos guturales metida en una caja (me pregunto a quién se le ocurrió abrirla) que dejaba en ridículo a la mismísima Pandora (esta hizo menos daño al arte y además dejó dentro la esperanza).

En fin, seguro que pueden encontrarse opiniones para todos los gustos, pero la tendencia a polemizar suele gustar a la mayoría. Por otro lado, no podían faltar aquí los grandísimos e incombustibles Rolling Stones. Y este tema tiene dentro, ante todo, el más puro sonido Rolling y está un tanto alejado de sus grandes éxitos y de su lista de canciones que suelen ofrecer en sus conciertos. Es posible que vuelva a ese repertorio, ¿quién sabe?

COMPÁRTELO:

Escrito por

Archivo Entreletras

El día que conocí a Ernesto Cardenal
El día que conocí a Ernesto Cardenal

Se escarchaba la piedra en el amanecer. Un rumor de tórtola y perdiz subía desde el Tajo entre la niebla…

No con mi voto
No con mi voto

Pocas veces la historia de la democracia reciente de España se ha visto ante un reto tan trascendental como el…

Sobre la codicia o los jornaleros del voto
Sobre la codicia o los jornaleros del voto

Por Alberto Ávila Morales.-   Pregunto a quien pueda responder. Gracias a mi padre que, habiendo militado en el bando…

41