octubre 2021 - V Año

ENSAYO

Científicos en el exilio interior: Jorge Francisco Tello

Es conocida la impronta que la obra de D. Santiago Ramón y Cajal dejó en la ciencia española. Son innumerables los discípulos que dejó a lo largo y lo ancho de la geografía española e incluso más allá de nuestras fronteras. La obra de Cajal y su figura quedó arrumbada por el régimen de Franco.

Muchos de sus discípulos llegada la guerra civil se vieron obligados a emigrar forzosamente y a establecerse a un lado y otro del Atlántico, Cabe  citar tres entre los más destacados, Rafael Lorente de No, Antonio Rodríguez Lafora y Pío del Rio Hortega. La nómina en el exterior de científicos de ésta escuela es inacabable porque todos ellos acabaron extendiendo la huella cajaliana por diversos lugares, sobre todo de América latina.

De los que quedaron en el interior y que prefirieron seguir hasta el sacrificio final hay que citar a Francisco Tello y a Fernando de Castro. Ambos fueron discípulos directos de D. Santiago. Resistieron ambos en el laboratorio de Atocha, hasta 1939. Luego llegó su final.

El lugar de investigación del laboratorio de Cajal estaba en Madrid en un ala del actual Museo de Antropología. Hoy tan solo queda una simple placa en la fachada que mira a la estación de Atocha.

De los bienes y materiales, de la biblioteca y del fondo de revistas queda muy poco. Se ha perdido incluso la casa de Cajal en Alfonso XII, que bien podía haber sido Casa-Museo del científico y punto de referencia de su escuela. Aún a fecha de hoy está pendiente su ubicación definitiva.

Jorge Francisco Tello trabajó al lado del maestro 32 años y a su lado se licenció y bajo su dirección, escribió y defendió su tesis doctoral, entregado a dilucidar la fina estructura del Sistema Nervioso Central. En aquellos momentos Cajal estaba perfeccionando su sistema de tinción con nitrato de plata reducido, lo que les permitió observar a todo el equipo el gran tamaño de las neurofibrillas en el seno de las células nerviosas de la médula espinal.

A los 23 años Tello era doctor y a partir de ese momento siguió al lado de Cajal hasta su muerte. La simpatía mutua y la entrega se incrementó progresivamente entre ambos con el trascurso del tiempo.

Siempre de la mano de Cajal, Tello alcanzó los conocimientos suficientes en la materia como para complementar los del maestro. Con sus trabajos Cajal vislumbró la posibilidad de alcanzar no solo los objetivos científicos sino la idea de constituir una escuela de especialistas en la materia. Aragonés como él y reservado, Tello creció científicamente en el conocimiento del sistema neuronal con una precisión encomiable.

En los debates con otros colegas empeñados en defender la teoría reticular del sistema nervioso, Tello destacó en mostrar las pruebas junto con Cajal, de la teoría celular

La aportación de Cajal y su escuela  fue probar que también era cierta para éste ámbito. Esta teoría celular completaba lo que hasta el momento se tenía como el paradigma de que todos los tejidos estaban formados células. Dichas unidades eran independientes, y que, en este caso del tejido nervioso, éste no era diferente del resto. Las células  tenían un principio y un final, aunque las dificultades para dilucidarlo habían constituido un considerable desafío.

Ante las penurias del momento y preocupado por sus posibilidades de supervivencia, Cajal decidió buscar a Tello un puesto de ayudante en el Instituto Nacional de Higiene, Alfonso XIII.  El doctor Cortezo había ofrecido a Cajal en otro tiempo hacerse cargo de su dirección, fruto las colaboraciones de éste en asuntos de Bacteriología con motivo de la epidemia de cólera de Valencia. (1895).

En esa Institución, Cajal contribuyó  a crear una escuela de higienistas y especialistas en Ciencia Biológica aplicada. Todos los discípulos, entre ellos algunos de sus hijos, fueron conocedores y especialistas en bacterias, vacunas y sueros que luego con el tiempo sirvieron a la Ciencia mediante la constitución de empresas como T.H.I.R.F (Denominación simbólica de cinco de los investigadores del centro) con Tello a la cabeza, e IBYS (Empresa de vacunas y sueroterapia) más tarde en 1929. Esta empresa tuvo su continuidad en la postguerra española, y lugar de refugio de científicos proscritos como Enrique Moles.

Dos años antes de jubilarse, Cajal dejo la dirección de dicho centro en manos de Francisco Tello, asistiendo a partir de ese momento éste como voluntario al laboratorio de Cajal de la calle Atocha.

Ya en 1905 Cajal había nombrado a Tello, profesor auxiliar de su cátedra de Histología y Anatomía Patológica en San Carlos y primer ayudante en el laboratorio en la sede de la Calle Atocha.

En 1911 Tello marchó a Alemania becado por la JAE (Junta de Ampliación de estudios) para estudiar Anatomía Patológica y Bacteriología.

En 1923 entro en la Real Academia de Medicina de la mano de Cajal, que hizo el discurso de bienvenida y respuesta y al que sucedió también en 1926 en la cátedra de Histología y Anatomía Patológica, oposición que Tello ganó por oposición. Fue también director del Instituto Nacional de Higiene y como inspector general de Sanidad su contribuyó a la consolidación de muchos discípulos.

En el campo de la Histología Tello se dedicó a trabajar la degeneración y generación del sistema nervioso y a la respuesta a la hibernación de las neuronas. Fueron trascendentes sus trabajos sobre la estructura del culículo superior situado en el  mesencéfalo de mamíferos.

Durante la guerra civil, ya muerto D. Santiago, sus dos discípulos más próximos, Francisco Tello, y Fernando de Castro nunca abandonaron el laboratorio de la calle de Atocha, y resistieron el asedio de Madrid sin moverse de sus destinos, incluso en medio de las limitaciones del momento y de los bombardeos que abatían la fachada de la calle María Cristina.

Fue una humillación que a partir de 1939 Tello fuera desposeído de su cátedra y de la dirección del laboratorio de Cajal, y apartado totalmente de todas sus funciones, quedando postergado como un apestado y sometido a todo tipo de humillaciones.

Hubo un intento frustrado de recuperar la escuela de Cajal y sus discípulos cuando Lorente de No, otro de sus discípulos afincado en el exilio exterior, cuando volvió a Madrid en los años 40 de visita desde su laboratorio en USA. El intento no prosperó porque las autoridades franquistas no estaban por la labor.

La repulsa hacia Cajal y su escuela era manifiesta. Se cuenta incluso que hubo un intento en la época de Primo de Rivera por deshacerse de ella, pero la presencia en vida del maestro frustró el intento.

Jorge Francisco Tello murió en 1958, en Madrid, prácticamente olvidado, y habiendo pasado ciertas dificultades económicas. Triste destino para la Ciencia Española y para uno de sus destacados representantes.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Circe: atractiva, inteligente y poderosa

Ensayo

Epicuro de Samos, replanteado

Ensayo

Científicos en el exilio interior: Fernando de Castro

Ensayo

Científicos en el exilio interior: Jorge Francisco Tello

Ensayo

Manuel Azaña Díaz, el ateneista

Ensayo

Los enigmas de Perictione

Ensayo

Juan Valera, un ateneista para un bicentenario

Ensayo

Marjorie Grice-Hutchinson y Juan Luis Vives

Ensayo

Santiago Ramón y Cajal: Un genio autodidacta de gran proyección internacional

Ensayo

Demóstenes y el fin de la libertad griega

Ensayo

Emilia Pardo Bazán, punto culminante en el estreno de la primera obra de Galdós

Ensayo

La apoteosis de la insignificancia

Ensayo

Santo Tomás Apóstol, evangelizador de las Américas

Ensayo

La Ciencia en el Exilio: una imagen extraordinaria de vitalidad

Ensayo

Desmovilización, descontento y desafección: Una estrategia de la derecha para la toma del poder

Ensayo

Sarah  Kofman, la espantosa sombra del holocausto es alargada

Ensayo

Protágoras de Abdera (480 – 411 a.C.)

Ensayo

América y las Diez Tribus Perdidas de Israel

Ensayo

Violencia verbal en la política española

Ensayo

Un almirante ateneísta: D. Miguel Lobo

Ensayo

Alfonso X ‘El sabio’ en su 800 aniversario: su mayor empresa científica

Ensayo

De Amore

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (II)

Ensayo

El 8 de marzo de 2021, un día muy adecuado para hablar de la filósofa feminista Silvia Federici

Ensayo

Salud democrática y liberalismo político

Ensayo

Pioneras en la actividad sindical en enseñanza

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos

Ensayo

El legado constitucional de Jiménez de Asúa

Ensayo

Teofrasto: filósofo, pedagogo y botánico

Ensayo

Emerson y el Trascendentalismo norteamericano

Ensayo

Julio Hernández Ibáñez, un profesor republicano transterrado

Ensayo

Diógenes de Sinope: un filósofo desarraigado, provocador y subversivo

Ensayo

Hechos y razones contra obsesiones delirantes

Ensayo

Análisis de los resultados de las elecciones en EE.UU

Ensayo

En torno a la dialéctica del Amo y el Esclavo en Hegel

Ensayo

¿Qué clase de mundo nos dejará el Covid 19?

Ensayo

José Ballester Gozalvo, una biografía entre la pedagogía y la política

Ensayo

Naturalismo y religión en el debate entre Habermas y Ratzinger

Ensayo

Acerca del amor

Ensayo

La política de Balmes

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

Ideología y política: de Marx a Piketty

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Las socialistas belgas hasta finales de los años veinte

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

Aquí, en la izquierda, no sobra nadie

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

La naturaleza en Marx

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Laicidad, sociedad abierta y emancipación ciudadana

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Enrique Tierno Galván

Ensayo

Nos sigue haciendo falta Tierno Galván

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Lenin, la Revolución como Ciencia

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

El laicismo en Habermas y su origen griego

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”