enero 2022 - VI Año

ENSAYO

Peter Singer y el animalismo: epígonos del 68

Seguramente, una de las más extravagantes herencias del exaltado revolucionarismo de mayo de 1968 ha sido el denominado movimiento animalista, movimiento para la defensa de los animales, o “animalismo”, en general. Aunque, sin duda que los seguidores de este movimiento preferirán ser denominados de otro modo, como el de “antiespecistas”, que recuerda más a otros “anti”, tan en boga en estos tiempos. Indiscutiblemente, el ideólogo más destacado del animalismo es el australiano Peter Singer.

Peter Singer (1946) está considerado un original filósofo utilitarista. En su ya larga carrera ha conseguido destacar por abordar asuntos de ética práctica y aplicada, usualmente excluidos de consideración. Tras finalizar sus estudios en Australia, en 1969, con su tesis doctoral, titulada ¿Por qué debería yo ser moral?, se trasladó en 1970 a la Universidad de Oxford, como estudiante de postgrado. De la mano del utilitarista y filósofo analítico británico Richard Mervyn Hare (1919-2002) estudió en Oxford el utilitarismo ético. Singer se orientó sobre todo al estudio de las obras de Bentham (Jeremy Bentham reconsiderado) y de John Stuart Mill.

Durante su estancia en el Reino Unido, Singer participó activamente en las protestas de los estudiantes contra de la guerra que mantenían entonces los Estados Unidos de América en Vietnam. Su participación en esos movimientos pacifistas fue referida por él mismo en su obra Democracia y desobediencia (1973). También en Oxford, en el otoño de 1970, Singer tomó contacto con activistas del primer animalismo, como el psicólogo Richard Ryder (1940), o la activista vegana Catalina Jannaway (1915-2003). También conoció a activistas estudiantiles veganos. Estos contactos despertaron en Singer, que se hizo vegano, el interés por la ética aplicada en relación con el trato ético a los animales, pero también en relación con el aborto, la eutanasia, el infanticidio y hasta la distribución de las rentas, la pobreza o la educación.

Como les sucede a tantos otros hoy en día, Singer presupone que, en lo esencial, ya lo sabemos todo sobre el universo, el ser humano, la vida y nuestro planeta. Un planteamiento que debe ser tomado con cautela por su extrema ingenuidad. Es cierto que los hombres del siglo XXI sabemos muchas cosas, pero solo en comparación con lo poco que sabíamos hace 2.500 años o más. El conocimiento y los saberes del hombre se han incrementado mucho en los dos últimos milenios de una especie que data sus primeros restos en hace unos 300.000 años. Pero los saberes y las ciencias del hombre son muy exiguas, tan exiguas que ni siquiera somos capaces de definir con mucha precisión los límites de esos mismos saberes.

La particularidad del pensamiento de Peter Singer está en su desafío a la ética académica con su propuesta de que todos los seres vivos -no solo el hombre- tienen derechos y comportamientos éticos. Una afirmación arriesgada, sin duda. Debe recordarse que, en ese mismo tiempo epigonal del sesentayochismo, el gran civilista y sociólogo del derecho francés, Jean Carbonnier (1908-2003), en sus estudios de etología animal (1969), estableció lo que él denominó entonces los comportamientos “pre-jurídicos” de algunos animales. No se refería solo a los célebres y manidos casos de las abejas y las hormigas, con sus complejas estructuras sociales. Carbonnier se refería a conceptos como la propiedad y la posesión, en los comportamientos de los animales que señalan sus territorios (lobos, toros, etc.). Pero nunca llegó a pensar que un animal pudiese tener la condición de sujeto de derechos.

Hasta Singer, prácticamente nadie había propuesto en serio que se pudiese dotar de derechos a los animales, pero Singer lo hizo y ha sostenido las tesis de los derechos de los animales. Hasta la aparición de las ideologías derivadas de revolucionarismo de 1968, gran parte de la ética académica mantenía sus debates, quizá en exceso abstractos, muy alejados de las inquietudes del gran público. Los filósofos de tradición idealista planteaban la ética en función de consideraciones espirituales y religiosas. Por su parte, la filosofía analítica limitaba el alcance de la ética al estudio del significado de los términos morales. Pero, ni unos, ni otros, se acercaban mucho a los dilemas éticos que se plantean en la compleja realidad contemporánea.

En 1975, Singer publicó su obra más célebre, Animal Liberation (liberación animal), que ha sido probablemente el libro de ética más vendido del siglo XX. Este libro ha constituido la principal fuente de inspiración teórica de los diferentes movimientos animalistas y, prácticamente, se ha convertido en el manual de aprendizaje para los activistas de esta tendencia. Liberación Animal se fundamenta en dos afirmaciones muy discutibles: la consideración del ser humano como un animal más, sin diferenciaciones, y la igual consideración moral y la similitud de intereses de los diversos animales, sean o no humanos.

Singer fundamenta sus tesis en la idea de que el dolor siempre es malo, por lo que no hay que incrementarlo sin necesidad. Y para él, el comportamiento humano causa dolor y sufrimiento a los animales, incrementando con ello el dolor y el sufrimiento universales. El origen de esta tesis está en el utilitarismo, pero en un utilitarismo invertido pues, frente a Bentham (1748-1832), que proponía la “mayor felicidad para los más”, Singer propone “el menor dolor para los más”. Mas, de la felicidad al sufrimiento hay un gran salto, una auténtica inversión minimalista de los valores. Para Singer, no pareciendo alcanzable el goce de la felicidad, debería tratarse de, al menos, reducir al máximo el dolor general de los seres vivos, a toda costa.

Dentro del utilitarismo, Singer se decanta en favor del denominado “utilitarismo de la regla”, frente al llamado “utilitarismo del acto”. Los utilitaristas del acto miden las consecuencias derivadas de los mismos para determinar la dosis de felicidad que agrega el acto a la felicidad general. Por el contrario, los utilitaristas de la regla, aplican ese cálculo, no a cada acto concreto, sino a las reglas de conducta definidas, estableciendo la moralidad de éstas en función de las consecuencias para la felicidad que se derivan de su seguimiento. Por tanto, juzgan las reglas por las consecuencias y las acciones por las reglas.

La posición asumida por Singer es un cálculo de felicidad y dolor que funciona solo en algunos casos, y en otros no. No existe una teoría unificada en el ámbito de la física, de la química o de la biología, que pueda explicarlo todo. Y, desde luego, la ética no está más avanzada, ni su objeto, la acción humana, es menos complejo. Lógicamente, no existe en la actualidad una teoría ética satisfactoria para todas las situaciones. Pero esta constatación no exime del esfuerzo de pensar y de vivir éticamente, ni de aplicar la reflexión ética racional a los problemas prácticos de nuestro tiempo. Y ha de atenderse sin buscar salidas fáciles ni atajos, pues no existen.

La universalidad intrínseca de la ética exige, para Singer, no tomar en consideración solo el dolor de los humanos. Hay que calcular el dolor de los integrantes de otros pretendidos “grupos” (sexos, razas o especies), presuntamente capaces de sufrir. En caso contrario, según él, se caería en el sexismo, el racismo o el especismo. El “especismo”, concepto acuñado en 1970 por el citado Richard M. Hare, inspirador de Singer, consiste en conceder primacía a una determinada especie, el ser humano, respecto a los demás animales. El “especismo” sería una especie de “racismo” inter-especies animales diferentes. Aunque Singer adopta el especismo, no por ello llega a considerar que la pertenencia a una especie determinada tenga relevancia moral alguna.

Claro que, en lo que a los comportamientos éticos se refiere, ni Hare ni Singer han reparado nunca en una diferencia enorme y objetiva entre humanos y animales. Ninguno de ellos, ni tampoco el animalismo en su conjunto, han advertido jamás el incuestionable hecho moral, nada menor, de la compasión y la piedad, que son exclusivamente humanas. Ni la araña, ni el tigre, dejan libre a su presa por piedad o compasión. Piedad y compasión son desconocidas para todos los seres vivos, excepto para el hombre. Y la compasión y la piedad son conceptos muy importantes en la ética, especialmente en el caso de una “ética del altruismo” como la de Singer.

Singer, a diferencia de otros animalistas, no ha llegado al extremo de afirmar que todos los seres vivos sufran por igual, o que la vida de los animales valga lo mismo, o más, que la del hombre. Para él, un ser humano puede a veces sufrir más y otras veces menos que un animal no humano, y su vida puede ser más valiosa, mas no siempre. Porque esto, dice Singer, hay que justificarlo en cada caso, en función de las características concretas de ambos sujetos, el humano y el animal. En sus divagaciones sobre el infanticidio, Singer ha llegado a adoptar posiciones que son realmente escandalosas.

Para el neorrealista Markus Gabriel (Markus Gabriel y el Nuevo Realismo filosófico del siglo XXI) el animalismo, y con él Peter Singer, se ha olvidado del espíritu humano. En su Ética para tiempos oscuros (2021), Markus Gabriel recuerda que, en el conjunto del universo, el ser humano ya no ocupa el lugar central que tuvo hace siglos. El hombre ya no está considerado como el “rey de la creación”, puesto por Dios en el mundo para dominarlo. Desde el Renacimiento, se ha ido tomando conciencia, poco a poco, de que la humanidad es una especie biológica más, entre otras muchas. Pero, pese a ello, no deja de ser una extravagancia equiparar a los animales con los humanos en asuntos de ética. Las tesis de Singer se apoyan en interpretaciones filosóficas erróneas del conocimiento biológico, no sobre el conocimiento biológico en sí.

Esta constatación de la biología humana no causa, ni debería significar minusvaloración alguna del ser humano, aunque sea esa una tendencia muy extendida en los tiempos actuales. El hombre no es solo un ser sintiente. El hombre es también un animal pensante y la animalidad humana es una parte del espíritu humano, no al revés. Es ahí donde se aprecia la diferencia abismal entre los humanos y los animales, que está en la base de la diferencia de comportamientos. Algunos comportamientos éticos, quizá todos, solo pueden ser realizados por un ser humano. El animal, como antes se ha indicado, es entre otras cosas incapaz de practicar la compasión o la piedad, por puro instinto.

Singer parte de un concepto de “humano” que implica toda una metafísica, muy cuestionable en su conjunto e indemostrada. Un concepto en el que la vida de hombres y animales se iguala en lo que se refiere al ámbito del sufrimiento y del dolor. Una equiparación ésta insostenible, pues es difícil conjeturar acerca del sufrimiento y del dolor que puedan sentir las medusas u otros celentéreos, los moluscos o las bacterias no vegetales, u otros millones de especies animales. Casi parecería que todo el discurso animalista de Singer se ha limitado a tomar en consideración, exclusivamente, a los animales más próximos, como las mascotas o los animales tradicionalmente considerados domésticos.

No se trata de contraponer al animalismo una ética de la compasión o considerar a ésta el fundamento de la moral, como hizo Schopenhauer (1788-1860). La ética no se puede reducir, como lo hace Singer, a reglas morales sobre el sufrimiento y las zonas negativas de la vida, pues la ética también opera respecto a la alegría, el afecto y el gozo. La ética no puede ser únicamente estoica o ascética, no puede aplicarse solo a proscribir conductas violentas que produzcan dolor. La ética también puede ser hedonista, y aspirar a la felicidad. Porque es también posible una ética de la alegría, no solo del sufrimiento, incluso en un entorno de pensamiento utilitarista como el que dice aplicar Singer. La moral clásica del hedonismo, recogida en la filosofía de Epicuro de Samos (Epicuro de Samos replanteado), está muy alejada también de esas ensoñaciones del utilitarismo.

La moralidad humana ha alcanzado una condición superior a la que pudieran tener, en su caso, los animales. Además, los modelos de actuación del ser humano han desarrollado un alto grado de complejidad. A partir de esos modelos, es posible estudiar y analizar las conclusiones morales de la ética en su evolución histórica. Y así, se pueden calibrar con precisión los cambios habidos en la evolución de la ética humana y extraer conclusiones verdaderas y provechosas. Pero eso precisa tener claro que los comportamientos éticos, al menos en su integridad, no son posibles entre los animales. Entre los animales, no se olvide, existe siempre una importante diferencia, cual es la que separa a los depredadores de sus presas.

Se equivoca Singer al incluir al ser humano, sin más, en el mundo animal de modo indiferenciado. Una inclusión y una igualación profundamente erróneas, que pretende que el espíritu humano no es más que una peculiaridad de la condición animal del hombre cuando, en realidad, es la “animalidad” una parte conformadora del espíritu humano. No es aceptable la tesis de Singer de que puedan existir razones morales para postergar los intereses de los seres humanos en beneficio de las demás especies. La inclusión indiferenciada y la igualación del ser humano con los animales, ha llevado a Singer a discutir el carácter sagrado de la vida humana, como ha dejado dicho y reiterado en sus escritos sobre el aborto, la eutanasia o el infanticidio.

Singer no ha desarrollado su actividad solo en el ámbito de lo teórico. También ha participado como activista y hasta como dirigente de importantes iniciativas animalistas. Integrado en la organización P.E.T.A. (People for Ethic Treate to Animals-Gente por un trato ético a los animales), el proyecto más ambicioso en el que participó fue el llamado Proyecto Gran Simio-PGS (Great Ape Project-GAP). El PGS proponía que la «comunidad moral» de los iguales, reservada a los humanos, debía extenderse a los grandes simios (chimpancés, bonobos, gorilas y orangutanes). Una propuesta realizada en la estela de la Declaración Universal de los Derechos del Animal que aprobó la UNESCO en 1977, y que fue después ratificada por la ONU.

El Proyecto decía apoyarse en los avances y desarrollos más recientes de las ciencias naturales, como la biología, el evolucionismo darwinista, la etología, la psicología animal, o la genética. Unas ciencias que habrían permitido, a juicio de sus promotores, abandonar consideración tradicional de los animales no humanos y reducir la distancia entre éstos y los hombres. Y eso, tanto en lo relativo a capacidades intelectuales (resolución de problemas, uso de lenguaje articulado, capacidades éticas, morales y políticas, etc.) como en lo relativo a la vida psíquica y emotiva (amistad, amor por cuidadores, decepción, miedo, dolor, padecimientos varios, etc.).

El proyecto gran simio se puso en marcha en 1993, con el lema “la igualdad más allá de la humanidad”. Lo presidió Peter Singer. Fue un proyecto que pereció, literalmente, por razón de su éxito. A mediados de la primera década del siglo XXI, la ONU, la Unión Europea y los parlamentos y cámaras legislativas de USA, Francia, Inglaterra, Alemania, Australia, Nueva Zelanda, Canadá, Italia, etc., adoptaron resoluciones de apoyo al PGS y se comprometieron a legislar sobre los derechos de esos “grandes simios”. España lo hizo en 2005. Y ahí empezó su declive.

Ya lo había advertido el antes citado jurista francés Jean Carbonnier, en 1969: intentar convertir a algún animal en sujeto de derechos, es jurídicamente inviable. Nadie fue capaz de articular un texto legal de otorgamiento de derechos a chimpancés, bonobos, gorilas u orangutanes.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

El escepticismo, revisitado

Ensayo

Antisistemas por sistema

Ensayo

Wolfgang Harich ¿no fue rescatable?

Ensayo

Markus Gabriel y la Nueva Ilustración

Ensayo

Peter Singer y el animalismo: epígonos del 68

Ensayo

Jovellanos y el liberalismo español

Ensayo

La filosofía posmoderna: un final ineludible

Ensayo

Markus Gabriel y el Nuevo Realismo Filosófico del siglo XXI

Ensayo

Paul Virilio, una reflexión sobre la velocidad y sus implicaciones cibernéticas

Ensayo

Platon, ¿empirista?

Ensayo

Circe: atractiva, inteligente y poderosa

Ensayo

Epicuro de Samos, replanteado

Ensayo

Científicos en el exilio interior: Fernando de Castro

Ensayo

Científicos en el exilio interior: Jorge Francisco Tello

Ensayo

Manuel Azaña Díaz, el ateneista

Ensayo

Los enigmas de Perictione

Ensayo

Juan Valera, un ateneista para un bicentenario

Ensayo

Marjorie Grice-Hutchinson y Juan Luis Vives

Ensayo

Santiago Ramón y Cajal: Un genio autodidacta de gran proyección internacional

Ensayo

Demóstenes y el fin de la libertad griega

Ensayo

Emilia Pardo Bazán, punto culminante en el estreno de la primera obra de Galdós

Ensayo

La apoteosis de la insignificancia

Ensayo

Santo Tomás Apóstol, evangelizador de las Américas

Ensayo

La Ciencia en el Exilio: una imagen extraordinaria de vitalidad

Ensayo

Desmovilización, descontento y desafección: Una estrategia de la derecha para la toma del poder

Ensayo

Sarah  Kofman, la espantosa sombra del holocausto es alargada

Ensayo

Protágoras de Abdera (480 – 411 a.C.)

Ensayo

América y las Diez Tribus Perdidas de Israel

Ensayo

Violencia verbal en la política española

Ensayo

Un almirante ateneísta: D. Miguel Lobo

Ensayo

Alfonso X ‘El sabio’ en su 800 aniversario: su mayor empresa científica

Ensayo

De Amore

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (II)

Ensayo

El 8 de marzo de 2021, un día muy adecuado para hablar de la filósofa feminista Silvia Federici

Ensayo

Salud democrática y liberalismo político

Ensayo

Pioneras en la actividad sindical en enseñanza

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos

Ensayo

El legado constitucional de Jiménez de Asúa

Ensayo

Teofrasto: filósofo, pedagogo y botánico

Ensayo

Emerson y el Trascendentalismo norteamericano

Ensayo

Julio Hernández Ibáñez, un profesor republicano transterrado

Ensayo

Diógenes de Sinope: un filósofo desarraigado, provocador y subversivo

Ensayo

Hechos y razones contra obsesiones delirantes

Ensayo

Análisis de los resultados de las elecciones en EE.UU

Ensayo

En torno a la dialéctica del Amo y el Esclavo en Hegel

Ensayo

¿Qué clase de mundo nos dejará el Covid 19?

Ensayo

José Ballester Gozalvo, una biografía entre la pedagogía y la política

Ensayo

Naturalismo y religión en el debate entre Habermas y Ratzinger

Ensayo

Acerca del amor

Ensayo

La política de Balmes

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

Ideología y política: de Marx a Piketty

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Las socialistas belgas hasta finales de los años veinte

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

Aquí, en la izquierda, no sobra nadie

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

La naturaleza en Marx

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Laicidad, sociedad abierta y emancipación ciudadana

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Enrique Tierno Galván

Ensayo

Nos sigue haciendo falta Tierno Galván

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Lenin, la Revolución como Ciencia

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

El laicismo en Habermas y su origen griego

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”