diciembre 2022 - VI Año

ENSAYO

Complejo de inferioridad español

El sintagma –complejo de inferioridad- no se corresponde con ningún cuadro clínico descrito por la psicopatología. Sin embargo, es utilizado, con frecuencia, por la sabiduría popular para referirse a una actitud de inhibición, que hace del apocamiento castillo de indefensión donde refugiarse.

Este complejo de inferioridad es un cúmulo de sentimientos disfóricos y elaboraciones mentales que los retroalimentan: vergüenza por los errores cometidos; dolor y culpa por el daño infringido; bochorno por albergar pretensiones imposibles, etc. A ellos hay que agregar la inseguridad que deriva de la crítica interna, que hace recidiva de las heridas antiguas, deja maltrecha la estimación propia y desguaza el poder de la persona.

El acomplejado, en su diálogo interno, no deja de zaherir su estabilidad, gasta muchos recursos rumiando reproches, profundizando su propia autodestrucción y agrandando su pesadumbre. De esa forma, se amilana y se esconde tanto más cuanto sus enemigos incrementan el acoso porque, cuando la víctima anda en retirada y no se defiende, resulta más fácil rematarla.

Los procesos individuales no son equiparables con exactitud a los procesos del espíritu colectivo, el volkgeist, la idiosincrasia de los pueblos y las naciones, cuyo carácter también es construido, como el individual, sobre la base de la dinámica relacional. No obstante, tienen muchas similitudes y paralelismos.

El acomplejamiento, individual o colectivo, puede  venir de antiguo, arrastrado por fracasos reales que la persona no supo integrar como eventualidades de su aprendizaje, u ocasionados por reprimendas contundentes y descalificaciones propinadas por sus educadores, poco pacientes, carentes de empatía y exigentes, demasiado exigentes.

En la estructuración del carácter español han tenido un impacto drástico dos instituciones convergentes, que han adunado su poder como agentes educadores, para darle forma, crear su estilo y forma de estar en el mundo; a saber: Iglesia y Ejército.

Voy a considerar a estas instituciones en tanto que educadores. No quiero entrar en sus entresijos teológicos, ni en sus excelsos valores militares. ¡Dios y la Patria me libren!

En la cosmovisión eclesiástica, el hombre, el educando a nuestros efectos, es un pecador, que viene culpado desde su nacimiento. Además, es víctima de sí mismo, la carne, y del mundo, producto de su creatividad. De entrada, parece un alumno poco de  fiar, que necesitará mano dura para ser embridado.

Como ideal al que aspirar, el educador eclesiástico propone: sed perfectos como vuestro Padre Celestial es perfecto. Este célebre apotegma, además de un imposible metafísico, como objetivo pedagógico es una exigencia perniciosa que destruye la pedagogía posible. El hombre, según dice el Génesis, está hecho de barro soplado, en tanto que Dios es puro Nous. No hay color; la distancia es infinita. El paradigma que se  propone al alumno es inalcanzable, por mucho esfuerzo que éste hiciera. Ello asegura la censura crónica de la propia consciencia que atora al alumno, ya que el apotegma, en tanto que objetivo pedagógico, es de imposible cumplimiento y, por tanto, resulta perverso.

Además, la Iglesia instituye el Santo Tribunal de la Confesión a fin de pasar revista cíclica a la evolución del alumno en sus esfuerzos. Como quiera que éste es pecador por naturaleza y fracasado de antemano en sus empeños por replicar el modelo propuesto, su condena va a ser regular, persistente e inevitable. Habrá penitencia que cumplir, tras recibir serias reconvenciones. Así, no hay modo de que crezca el amor propio para enfrentar nuevas intentonas, o explorar opciones alternativas.

La didáctica eclesiástica no se contuvo sólo con este tribunal, sino que, en España, durante tres siglos y medio funcionó el Santo Tribunal de la Santa Inquisición. Los Reyes Católicos lo pidieron por garantizar la unidad entre sus súbditos, en aras del principio cuyus regis eius religio, más falso que prometedor. Pero, es lo que creían a finales del siglo XV y de ahí, también nació el afán político de la cristianización de América, mal que le pese al actual Papa Francisco I. En la otra cara, la Iglesia utilizaba este tribunal para imperar sobre el pensamiento, celosa de preservar el dogma, y no dudaba de relajar a todos los alumnos díscolos. Por mucho menos de lo que estoy diciendo, yo sería relajado en la hoguera.

Con la tijera que forman ambos tribunales, se ha ido castrando la libertad de obra, mediante la confesión, y la de pensamiento e investigación, mediante los autos de fe. El miedo a desobedecer a uno u otro tribunal, ha conseguido el encastillamiento en lo obvio, en lo vulgar, para no dar la nota y topar con la Iglesia, como sabiamente se asombra don Quijote de haber hecho… Más que una metáfora, desde luego.

El otro mentor del pueblo español, como modelo, es el Ejército. Durante gran parte de los siglos XIX y XX, ha detentado una hegemonía excluyente del poder civil, e imposibilitado la emergencia de un pensamiento político sólido y maduro, centrado en proyectos convenidos y ajustados a las necesidades de la Nación. ¡Qué paradoja! El empobrecimiento del criterio patriota, imputable a los servidores de la Patria.

Desde Recroi hasta Annual, pasando por Trafalgar, Cavite y Santiago de Cuba, el palmarés militar no es para presumir de otros resultados que el heroísmo de los muertos. Y siempre mueren los mismos. El antepenúltimo éxito del Ejército español fue la batalla de San Quintín, en 1557, celebrada con la magnificencia del monasterio de El Escorial, cuyo símbolo es una parrilla, tal vez, para dar árnica al inconsciente colectivo. ¡Es tan difícil no toparse con la Iglesia!. Catorce años después, llegó Lepanto, la penúltima gesta militar. Gracias al duque de Welington, tras batallas memorables, la última en  Vitoria, el ejército español logró echar a Napoleón. Bueno, es su última hazaña.

A partir de entonces, durante el siglo XIX, todo el solar patrio es un valle de caídos ante Espartero o Zumalacárregui. Si no mandaba Narváez, era Serrano contra Prim, Maroto, o Cabrera “El Empecinado”…Las guerras carlistas y la guerra civil en América se sucedieron entre vicalvaradas y asonadas militares varias, hasta el pronunciamiento saguntino de Martínez Campos. Todo esto se producía ante la estupefacción del pueblo español, condenado a poner los muertos y al silencio. Morir y callar, o viceversa.

Cuando llega el siglo XX, sobrevienen tres dictaduras militares: la de Primo de Rivera y Berenguer consecutivas, y la de Franco, tras casi tres años de guerra civil, persistió otros cuarenta años. El modelo del Ejército, como referente educativo, no puede ser más fúnebre y lamentable. Y, sobre todo, esterilizador a efectos de crear condiciones para que floreciese una conciencia pública, más allá del cacicato (pacto del Pardo entre Cánovas y Sagasta) y las manipulaciones de la Monarquía, que ha puesto la sal y la pimienta del desaguisado: por la gracia de Dios, después de los Austrias menores, llegaron tres psicóticos, un incapaz, un felón y una pléyade de sicalípticos. Tampoco es una institución que sirva de referente y nos alivie del complejo de inferioridad.

El nacionalismo español sucumbió en Villalar. Allí nacieron, al mismo tiempo, los Grandes de  España y el complejo de inferioridad. Éste último acrecienta hoy la fuerza centrífuga de los nacionalismos periféricos, nacidos a rebufo del romanticismo y las guerras carlistas; hace que  cierta izquierda dé crédito a la leyenda negra y reniegue de la labor civilizadora que ejerció la totalidad del pueblo español, a pesar de sí mismo y sus reyes, a lo largo de tres siglos; se queman y pisotean banderas de España y otros símbolos, en el ara de  la libertad de expresión; se persiguen el folclore y los ritos étnicos característicos; últimamente, el castellano es acosado, por su valor aglutinante y símbolo de integración; por si faltara algo, la Historia misma se está cercenando y desestructurando, para arruinar el patrimonio común. Sin historia, no hay identidad. Rafael Nadal, por su españolidad, es cuestionado en su propio pueblo. Ni siquiera el PP dejó que sonara el himno nacional durante su último congreso. Es como si todo lo que suena a “español” apestase y, dentro de España, fuera un catalizador de odio y desprecio.

Nietzsche postula –Así habló Zaratustra– que el hombre tiene que sobreponerse a lo establecido y centrarse en los valores que tienen que ver con él, criticar las imposiciones sin cambiar lo que es bueno y buscar su autenticidad en los valores que entiende. Sin pretender endiosarse, tal vez el hombre tenga que expulsar de sí ciertos valores que pertenecen a Dios, y afrontar con fuerza su modesta labor creativa y de dignificación de la propia vida. La voluntad de poder es poder sobre sí mismo, no sobre otros, porque el reto de cada hombre es construir el ser excepcional que está llamado a ser. En definitiva, Nietzsche pide más autenticidad original y menos grandiosidad alienada.

Esta tarea puede ser también camino para construir Patria sin complejos, porque valores inteligibles y mentores que los ejerzan hay por doquier, en todos los tiempos y ámbitos. Algunos, universales. Vamos a buscar algunos en nuestro pasado remoto y próximo.

En el área extensa de la feminidad, en la antigüedad, Leonor Plantagenet, mujer de Alfonso VIII, culta y de gran sensibilidad, organizaba y mantenía lo que hoy llamaríamos dinámica de grupos para implantar y acrecentar la consciencia y dignidad de la mujeres. Está entre el siglo XII y XIII. Al siglo siguiente, María de Molina, mujer con redaños, enseña cómo pelear en un mundo de hombres, sin capitular de su deber. A finales del siglo XV, brilla de forma estelar la contundencia de Isabel I de Castilla, monumento de coherencia, generosidad y entrega a su misión. Coetánea y amiga de Isabel, encontramos a Beatriz Galindo, modelo de afán por saber y filantropía.

Sin salir del campo femenino, en las proximidades de nuestro tiempo, podemos fijarnos en la capacidad de trabajo, como antropóloga de campo, de la políglota Cecilia Böhl de Faber, el poder constructivo de Concepción Arenal, la congruencia de María Zambrano, y la fidelidad a la misión conferida de Sofía de Grecia, otra persona egregia.

En el sexo masculino, hombres eximios nos muestran también caminos axiológicos a actualizar y desarrollar. El éxito de las Navas de Tolosa es imputable a un liderazgo integrador, que hoy quisiéramos tener… Las Siete Partidas fue más que un código; simboliza la independencia del poder civil frente al eclesiástico y Alfonso X estuvo dispuesto a pagar el precio que le impusieron por legislar sin padrinos teocráticos.

Hay un lírico valiente, que estuvo resuelto a compartir su saber desafiando a la Inquisición y a pagar con cinco años de cárcel su osadía, como decíamos ayer.

En la Escuela de Salamanca, tenemos un elenco de guías cuya modernidad los mantiene vigentes: Francisco de Vitoria, Luis de Molina, Suárez, Mercader y otros.

En la Realeza, encontramos a Carlos III creando equipos de personas más valiosas que él, sin miedos ni recelos, fueran importados de Italia como Esquilache y Grimaldi, o captados en España como Aranda. Floridablanca y Campomanes. El liderazgo integrador es un valor de excelencia. Excelencia que hoy practica Felipe VI con su honestidad a ultranza y fidelidad exquisita a su papel constitucional.

También la República da modelos sublimes como Nicolás Salmerón, de la Primera, que estuvo dispuesto a dimitir para no firmar sentencias de muerte, haciendo prevalecer la coherencia de su pensamiento sobre los oropeles del cargo. En la Segunda República,  hizo lo mismo Alcalá Zamora, por su desacuerdo con el artículo 26 de la Constitución.

Podemos presumir de figuras insignes, en Literatura (Garcilaso, Fray Luis de León, Cervantes, Quevedo, Pérez Galdós, Baroja y tantos otros), en el Arte (Velázquez, Zurbarán, Goya, Picasso, Dalí), la Música (el joven Arriaga, Albéniz, Falla, Rodrigo), en Medicina hay dos premios Nobel… A algunos de ellos, las musas los pillaban trabajando.

En definitiva, no tenemos por qué vivir acomplejados, ni renegar de nosotros mismos, porque nuestra historia está plagada de tesoros encomiables, a pesar de los pesares y pese a quien pese, cuyos valores nos conciernen y es nuestro deber actualizar.

Francisco Massó Cantarero

Psicologo y Analista Transaccional

Ver todas las entradas de Francisco Massó Cantarero →

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

La fe ciega en las máquinas

Ensayo

¿Para qué filosofía?

Ensayo

El socialismo de Louis Blanc

Ensayo

Solo uso la lavadora para lavar

Ensayo

Estado de sitio y suspiros democráticos

Ensayo

Heráclides Póntico (siglo IV a.C.): La filosofía clásica griega está llena de recovecos y misterios

Ensayo

El conservadurismo español en los inicios del siglo XX

Ensayo

España y su historia en el liberalismo del siglo XIX y su deriva

Ensayo

Rita Levi-Montalcini: una mujer valiente en la vida

Ensayo

Elogio de la alegre contención

Ensayo

La concepción de España y su historia en la Ilustración española

Ensayo

De Noheda a Zamora: el rapto de Helena

Ensayo

Los jardines de la Ruta de la Seda y el Juego de la Oca

Ensayo

Tus hijos…

Ensayo

Los ojos de Ovidio: un heraldo poético de la modernidad

Ensayo

Las voces del deseo

Ensayo

Crisis de la modernidad: Atenas y Esparta, ¿un dilema moderno?

Ensayo

Santayana ante la religión

Ensayo

Lo digital como gran estafa

Ensayo

Crisis de la modernidad: mito y realidad de las revoluciones

Ensayo

Con el cerebro en un puño…

Ensayo

José Giral: la sombra de Azaña, siempre en el ojo del huracán

Ensayo

El exilio de la palabra

Ensayo

Cada hombre en su cárcel

Ensayo

Guion nacional

Ensayo

La huella de Cajal en el exilio mexicano

Ensayo

Cultura Latinoamericana

Ensayo

Arthur Schopenhauer: Un pensador incomprendido y casi olvidado…

Ensayo

¿España, invertebrada todavía?

Ensayo

La escolástica: grandeza y servidumbre (Paradojas del pensamiento medieval)

Ensayo

Giorgio Agamben: un diagnostico desolado para un presente incierto

Ensayo

El simplismo es un crimen

Ensayo

De la tristeza

Ensayo

El ocaso de las ideologías

Ensayo

‘La leyenda de D. Juan’: una conferencia de Gregorio Marañón en Lisboa

Ensayo

Apuntes sobre la decadencia de España (Estudio de sus causas a partir de Juan Valera)

Ensayo

Estar bien, sin llorar

Ensayo

La idiotez artificial

Ensayo

Jovellanos: elogio de Carlos III

Ensayo

Revolución silenciosa

Ensayo

El reto de la igualdad como principio ideológico

Ensayo

Complejo de inferioridad español

Ensayo

Señuelos, o personas

Ensayo

Sentido y finalidad

Ensayo

El concepto de «biopoder» de Foucault: resumen y evaluación critica 

Ensayo

El chantaje del futuro

Ensayo

Milena Rudnitska, periodista, feminista y activista en pro de los derechos del pueblo ucranio

Ensayo

Nunca lo hará ninguna técnica

Ensayo

“La secularización en España”, un nuevo libro luminoso

Ensayo

Cicerón: un ciudadano culto, inteligente y contradictorio que vivió el derrumbamiento de la República romana

Ensayo

Liberalismo político francés e inglés: ¿Fueron realmente modelos?

Ensayo

Zubiri: ¿Un retorno?

Ensayo

El estoicismo, repensado

Ensayo

Markus Gabriel, frente al determinismo científico

Ensayo

El escepticismo, revisitado

Ensayo

Antisistemas por sistema

Ensayo

Wolfgang Harich ¿no fue rescatable?

Ensayo

Markus Gabriel y la Nueva Ilustración

Ensayo

Peter Singer y el animalismo: epígonos del 68

Ensayo

Jovellanos y el liberalismo español

Ensayo

La filosofía posmoderna: un final ineludible

Ensayo

Markus Gabriel y el Nuevo Realismo Filosófico del siglo XXI

Ensayo

Paul Virilio, una reflexión sobre la velocidad y sus implicaciones cibernéticas

Ensayo

Platon, ¿empirista?

Ensayo

Circe: atractiva, inteligente y poderosa

Ensayo

Epicuro de Samos, replanteado

Ensayo

Científicos en el exilio interior: Fernando de Castro

Ensayo

Científicos en el exilio interior: Jorge Francisco Tello

Ensayo

Manuel Azaña Díaz, el ateneista

Ensayo

Los enigmas de Perictione

Ensayo

Juan Valera, un ateneista para un bicentenario

Ensayo

Marjorie Grice-Hutchinson y Juan Luis Vives

Ensayo

Santiago Ramón y Cajal: Un genio autodidacta de gran proyección internacional

Ensayo

Demóstenes y el fin de la libertad griega

Ensayo

Emilia Pardo Bazán, punto culminante en el estreno de la primera obra de Galdós

Ensayo

La apoteosis de la insignificancia

Ensayo

Santo Tomás Apóstol, evangelizador de las Américas

Ensayo

La Ciencia en el Exilio: una imagen extraordinaria de vitalidad

Ensayo

Desmovilización, descontento y desafección: Una estrategia de la derecha para la toma del poder

Ensayo

Sarah  Kofman, la espantosa sombra del holocausto es alargada

Ensayo

Protágoras de Abdera (480 – 411 a.C.)

Ensayo

América y las Diez Tribus Perdidas de Israel

Ensayo

Violencia verbal en la política española

Ensayo

Un almirante ateneísta: D. Miguel Lobo

Ensayo

Alfonso X ‘El sabio’ en su 800 aniversario: su mayor empresa científica

Ensayo

De Amore

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (II)

Ensayo

El 8 de marzo de 2021, un día muy adecuado para hablar de la filósofa feminista Silvia Federici

Ensayo

Salud democrática y liberalismo político

Ensayo

Pioneras en la actividad sindical en enseñanza

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos

Ensayo

El legado constitucional de Jiménez de Asúa

Ensayo

Teofrasto: filósofo, pedagogo y botánico

Ensayo

Emerson y el Trascendentalismo norteamericano

Ensayo

Julio Hernández Ibáñez, un profesor republicano transterrado

Ensayo

Diógenes de Sinope: un filósofo desarraigado, provocador y subversivo

Ensayo

Hechos y razones contra obsesiones delirantes

Ensayo

Análisis de los resultados de las elecciones en EE.UU

Ensayo

En torno a la dialéctica del Amo y el Esclavo en Hegel

Ensayo

¿Qué clase de mundo nos dejará el Covid 19?

Ensayo

José Ballester Gozalvo, una biografía entre la pedagogía y la política

Ensayo

Acerca del amor

Ensayo

La política de Balmes

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

Ideología y política: de Marx a Piketty

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Las socialistas belgas hasta finales de los años veinte

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

Aquí, en la izquierda, no sobra nadie

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

La naturaleza en Marx

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Laicidad, sociedad abierta y emancipación ciudadana

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Enrique Tierno Galván

Ensayo

Nos sigue haciendo falta Tierno Galván

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Lenin, la Revolución como Ciencia

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

El laicismo en Habermas y su origen griego

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”