noviembre 2022 - VI Año

ENSAYO

El ocaso de las ideologías

El pensador de Rodin

Toda ideología sitúa el bien más allá de la realidad: primero hay que morir, antes de alcanzar el Edén; o bien hay que destruir el orden establecido, hacer la revolución, con antelación a obtener el Paraíso, porque toda ideología se considera soteriológica, se presenta como libertadora para el creyente y dispuesta a suprimir las ataduras opresoras y servidumbres que lo esclavizan.

La ideología busca el bienestar de su feligresía, su redención, siempre que sus devotos vivan de acuerdo a los cánones que exige. El primero de ellos consiste en aceptar el credo: asumir la bondad a ultranza de las pretensiones ideológicas. El segundo exige confiar en la oportunidad y conveniencia de obedecer las normas que dicta la propia ideología, porque hay una moral que nace de la ideología y anticipa gratificaciones para los devotos más concienzudos, que dan testimonio y proponen el ejemplo a seguir en pos del premio final.

Huelga decir que hay ideologías teocráticas y políticas, cuya enjundia y desarrollo es paralelo: ambos tipos tienen rituales, hierofantes que interpretan los textos sagrados, jerarquías que ofician las liturgias, administran los bienes morales y materiales que se vayan acumulando y consagran a los virtuosos que se distinguen por su ejemplaridad en la obediencia a los cánones. En efecto, toda ideología desemboca, necesariamente, en una religión, a la espera de conseguir el bienestar final.

En la cultura occidental, la ideología teocrática imperante está vinculada al Cristianismo en sus diferentes versiones, surgidas de cismas sucesivos que ha ido adunando su historia. Coptos, ortodoxos de diferentes Patriarcados que se excomulgan mutuamente, católicos que excomulgan universalmente, anglicanos isleños hartos de pagar tributos a Roma, protestantes escandalizados por León X, hasta nostálgicos seguidores de Lefebvre anclados en el pasado gregoriano, todos dan ejemplo, malo, de cómo practicar la fraternidad y administrar la caridad, mientras llega el santo advenimiento.

No obstante, el credo se mantiene. Basta ir por Lourdes; o ver las colas, inmensas y diarias,  de feligreses que acuden a prosternarse ante un icono ruso; o  la imposibilidad de contener la profusión de lágrimas que suscita una procesión española de Semana Santa. Los intereses prevalecen y hasta Putin asiste compungido a los oficios religiosos, trazando cruces sobre su pecho, mientras mantiene encendido el cirio que simboliza la resurrección.

Sociológicamente, en Occidente, las prácticas han proliferado generando una galaxia de credos alternativos que han derivado hacia paradigmas sensitivos, materiales, más cercanos y menos esotéricos. Hoy tenemos creyentes en las flores de Bach, el masaje metamórfico, la quinesiología, la santería,  más de 250 escuelas de psicología, cada una de las cuales cuenta con sus gurús, métodos propios de intervención, los rituales, y cosmovisión específica. Son ideologías de sustitución. Es como si los escándalos e incoherencias del credo teocrático le hubieran hecho naufragar y la necesidad psíquica se hubiera desacralizado. A partir de ahí, los náufragos de la religiosidad anterior andan buscando tablas de salvación a las que aferrarse, desesperadamente, con tal de salvar su contingencia metafísica e insignificancia existencial.

En la civilización contigua a la nuestra, la ideología teocrática camina viento en popa, adentrándose en la intolerancia medieval y el suprematismo agresivo. De una parte, la grey anda ayuna de elementos cognitivos críticos y teorías de confrontación; y de otra, la contundencia de las penitencias que los ulemas y ayatolás infringen a los disidentes mantienen al redil en ferviente calma. No se admiten ideologías de sustitución.

Por el lado civil, la confianza en la capacidad soteriológica de las ideologías políticas ha corrido una suerte similar. Los comunismos que no están al frente de una dictadura y pugnan por establecerla, se han camuflado bajo epígrafes populistas (Syriza de Tsipras), adanistas (Francia Insumisa, Podemos) e indigenistas (bolivarianos varios). Si una ideología ha de recurrir a la tiranía, o ha de arramblar la estructura de la sociedad civil para mantenerse a flote, da una muestra de debilidad intrínseca, aunque parezca paradójico. Necesita vencer, porque ya no convence. La grey ha descubierto que tal ideología es un tinglado traicionero, que hay filibusterismo al mando y, en consecuencia, le ha retirado su confianza, ha dejado de creer en ella. Ya no le tiene fe.

En las últimas elecciones presidenciales francesas, el socialismo ha conseguido un  patético 1,7% de los votos; en Alemania, la ex-comunista Merkel viajó hacia posiciones de centro y la socialdemocracia se ha hecho liberal, y en Italia, el comunismo desapareció tras camuflarse como eurocomunismo y del socialismo los liberó Craxi por su corrupción, hace tiempo. En España, el comunismo tampoco cuela, ni empoderándose; y el socialismo debe estar bajando en picado, a juzgar por las últimas decisiones gubernamentales, adoptadas a la defensiva, al margen que Chavez y Griñan entren en la cárcel.

Al final, los electores franceses, recientemente, han tenido que escoger entre un centro, volátil y errante, y un nacionalismo, romántico y chauvinista. “El centro está en todas partes, porque en torno a cada –aquí- surge la esfera” dice Nietzsche en su Zaratustra. Por eso, el centro de Macron es casual y depende…Curiosamente, la otra opción, el nacionalismo, que es una actitud narcisista y enferma, también es una esfera que gira sobre el “aquí” del ombligo de la egolatría y el “ahora” oportunista de desterrar todo cuanto ofenda al ídolo-nación. Incluso Costa Rica acaba de votar para Presidente a un hombre sin partido.

Pareciese que el voto ideológico, que imperó desde finales del siglo XIX y durante todo el XX, está en retirada, dejando paso a un voto ocasional seducido por planteamientos populistas que venden soluciones fáciles y rápidas, o por nacionalismos que consagran la idiosincrasia como ídolo excelso, o por el centro semoviente que anda en pos del pragmatismo circunstancial.

Detrás de cada una de las elecciones posibles, sigue habiendo un acto de fe, una apuesta por un futuro mejor, que alivie la angustia de los problemas inmediatos. Eso no ha cambiado. No obstante, las ideologías de hoy son esferas que giran sobre diferentes “aquí y ahora”, un espacio-tiempo de ocasión. Se perdió el sentido lineal y trascendente de las ideologías anteriores, a la búsqueda de un presente de remiendos para los rotos a la vista.

Los nostálgicos del cuadro decimonónico siguen anclados en clasificaciones de geometría lineal: izquierda-centro-derecha y andan desbordados, porque hay diferentes izquierdas, diferentes centros y diferentes derechas. Incluso, hay extrema izquierda, extrema derecha, centro centrado y centros descentrados. Son localismos de geometría variable, pero el paradigma social ha cambiado. Un obrero vota hoy a Mélenchon y mañana a Le Pen, que es como decir a Belarra o Abascal, sin repugnancia alguna, ni intelectual, ni moral, porque ha dejado de ser un voto de clase, o quizá un voto consciente. Lo mismo ocurre en los demás estratos sociales, incluido el profesorado universitario, porque la geometría electoral es elíptica, no admite líneas paralelas, toda vez que cada segmento es de longitud y curvatura mínimas. Así cada votante viene a ser una mónada, o mejor un individuo masa carente de individualidad que, casualmente, coincide con otros que también han sido seducidos por la misma opción electoral, aunque sea por  diferentes motivos.

Desde cada sacristía electoral, el patrón o patrona que preside la opción es incontestable: un candidato a convertirse en amado líder es, por tanto, un objeto de culto mientras gane elecciones o se aproxime a ganarlas, más aún si es agitador y populista. Muerta la ideología, sólo queda el encanto personal del cabeza de lista, su destreza retórica en los debates y su imaginación, aunque sea utópica, para cautivar la voluntad de sus correligionarios y mónadas extrañas. Los correligionarios, o devotos más próximos, tienen sus propios intereses porque también son candidatos a la pedrea partitocrática, el reparto arbitrario de cargos  y prebendas, que necesita hacer el líder cuando inicie su andadura como tal. Y las mónadas elípticas son votos de ocasión, o de errantes desencantados, o de resentidos.

Por ello,  en la epidermis, todo parece resolverse en un proceso de márquetin: la opción electoral la constituye un personaje seductor que actúa como eje de giro de la esfera, integrada por una pléyade de técnicos y oportunistas que buscan resolver su papeleta existencial y, si es posible, medrar. El resto son tácticas comerciales, unas éticas y otras no (sobre esto parece entender mucho el servicio intoxicador ruso), porque todo vale, con tal de ganar las elecciones, o el referéndum a la vista.

Para vertebrar España, Ortega pretendía que hubiera unas élites de personas bien preparadas, gentes de excelencia, que gobernaran a la masa. El problema se plantea cuando esas élites no existen, o se dedican a su oficio como ocurre ahora, dejando que sea la masa la que extraiga, de sus propios entresijos, a la élite gobernadora. De ese proceso, sólo cabe esperar que lleguen a gobernantes los prototipos de la masa, mediocres que usan tópicos o un lenguaje políticamente correcto, carecen de ingenio constructivo y alardean de pobreza imaginativa. Es lo contrario de lo que ha ocurrido tras el ocaso de las ideologías teocráticas, que han alumbrado un sinfín de sectas y capillitas; pero, el panorama es igualmente desgraciado.

Desenmascaradas las ideologías políticas por la frustración que acarrean y una vez asumido que la salvación no llegará desde arriba, hay que mirar hacia abajo para buscar la salida. La esperanza, en mi opinión, hay que ponerla en la humanidad del hombre, en el fomento de las élites de responsabilidad, en individuos bien preparados, conscientes de su valor, cada uno dentro de su campo de acción.

Pese a la existencia de la masa amorfa, que integra la elipsis, la sociedad no es un montón de seres humanos, tiene una estructura y una dinámica de fuerzas, o vectores sociales que llamaba Kurt Lewin, que establecen equilibrios al contraponerse, o deciden movimientos internos al sumarse. La clave está en que cada quien trabaje su propia individualidad y profundice su singularidad. Dicho de otro modo, que cada uno gane quilates en su condición de ser humano, en su humanidad, alejándose del patrón de hombre masa. Naturalmente, este es un trabajo de generaciones, quizá no tan largo como ha sido el de conformar al hombre masa.

Por otra parte, el liderazgo no es, necesariamente, carismático; puede ser participativo, integrador, sinérgico, como el de un director de orquesta: lleva el ritmo, da las entradas, acompasa la melodía y saca a flote la música, dejando que cada instrumento haga su trabajo con su propia significación.

Francisco Massó Cantarero

Psicologo y Analista Transaccional

Ver todas las entradas de Francisco Massó Cantarero →

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

El socialismo de Louis Blanc

Ensayo

¿Para qué filosofía?

Ensayo

Solo uso la lavadora para lavar

Ensayo

Estado de sitio y suspiros democráticos

Ensayo

Heráclides Póntico (siglo IV a.C.): La filosofía clásica griega está llena de recovecos y misterios

Ensayo

El conservadurismo español en los inicios del siglo XX

Ensayo

España y su historia en el liberalismo del siglo XIX y su deriva

Ensayo

Rita Levi-Montalcini: una mujer valiente en la vida

Ensayo

Elogio de la alegre contención

Ensayo

La concepción de España y su historia en la Ilustración española

Ensayo

De Noheda a Zamora: el rapto de Helena

Ensayo

Los jardines de la Ruta de la Seda y el Juego de la Oca

Ensayo

Tus hijos…

Ensayo

Los ojos de Ovidio: un heraldo poético de la modernidad

Ensayo

Las voces del deseo

Ensayo

Crisis de la modernidad: Atenas y Esparta, ¿un dilema moderno?

Ensayo

Santayana ante la religión

Ensayo

Lo digital como gran estafa

Ensayo

Crisis de la modernidad: mito y realidad de las revoluciones

Ensayo

Con el cerebro en un puño…

Ensayo

José Giral: la sombra de Azaña, siempre en el ojo del huracán

Ensayo

El exilio de la palabra

Ensayo

Cada hombre en su cárcel

Ensayo

Guion nacional

Ensayo

La huella de Cajal en el exilio mexicano

Ensayo

Cultura Latinoamericana

Ensayo

Arthur Schopenhauer: Un pensador incomprendido y casi olvidado…

Ensayo

¿España, invertebrada todavía?

Ensayo

La escolástica: grandeza y servidumbre (Paradojas del pensamiento medieval)

Ensayo

Giorgio Agamben: un diagnostico desolado para un presente incierto

Ensayo

El simplismo es un crimen

Ensayo

De la tristeza

Ensayo

El ocaso de las ideologías

Ensayo

‘La leyenda de D. Juan’: una conferencia de Gregorio Marañón en Lisboa

Ensayo

Apuntes sobre la decadencia de España (Estudio de sus causas a partir de Juan Valera)

Ensayo

Estar bien, sin llorar

Ensayo

La idiotez artificial

Ensayo

Jovellanos: elogio de Carlos III

Ensayo

Revolución silenciosa

Ensayo

El reto de la igualdad como principio ideológico

Ensayo

Complejo de inferioridad español

Ensayo

Señuelos, o personas

Ensayo

Sentido y finalidad

Ensayo

El concepto de «biopoder» de Foucault: resumen y evaluación critica 

Ensayo

El chantaje del futuro

Ensayo

Milena Rudnitska, periodista, feminista y activista en pro de los derechos del pueblo ucranio

Ensayo

Nunca lo hará ninguna técnica

Ensayo

“La secularización en España”, un nuevo libro luminoso

Ensayo

Cicerón: un ciudadano culto, inteligente y contradictorio que vivió el derrumbamiento de la República romana

Ensayo

Liberalismo político francés e inglés: ¿Fueron realmente modelos?

Ensayo

Zubiri: ¿Un retorno?

Ensayo

El estoicismo, repensado

Ensayo

Markus Gabriel, frente al determinismo científico

Ensayo

El escepticismo, revisitado

Ensayo

Antisistemas por sistema

Ensayo

Wolfgang Harich ¿no fue rescatable?

Ensayo

Markus Gabriel y la Nueva Ilustración

Ensayo

Peter Singer y el animalismo: epígonos del 68

Ensayo

Jovellanos y el liberalismo español

Ensayo

La filosofía posmoderna: un final ineludible

Ensayo

Markus Gabriel y el Nuevo Realismo Filosófico del siglo XXI

Ensayo

Paul Virilio, una reflexión sobre la velocidad y sus implicaciones cibernéticas

Ensayo

Platon, ¿empirista?

Ensayo

Circe: atractiva, inteligente y poderosa

Ensayo

Epicuro de Samos, replanteado

Ensayo

Científicos en el exilio interior: Fernando de Castro

Ensayo

Científicos en el exilio interior: Jorge Francisco Tello

Ensayo

Manuel Azaña Díaz, el ateneista

Ensayo

Los enigmas de Perictione

Ensayo

Juan Valera, un ateneista para un bicentenario

Ensayo

Marjorie Grice-Hutchinson y Juan Luis Vives

Ensayo

Santiago Ramón y Cajal: Un genio autodidacta de gran proyección internacional

Ensayo

Demóstenes y el fin de la libertad griega

Ensayo

Emilia Pardo Bazán, punto culminante en el estreno de la primera obra de Galdós

Ensayo

La apoteosis de la insignificancia

Ensayo

Santo Tomás Apóstol, evangelizador de las Américas

Ensayo

La Ciencia en el Exilio: una imagen extraordinaria de vitalidad

Ensayo

Desmovilización, descontento y desafección: Una estrategia de la derecha para la toma del poder

Ensayo

Sarah  Kofman, la espantosa sombra del holocausto es alargada

Ensayo

Protágoras de Abdera (480 – 411 a.C.)

Ensayo

América y las Diez Tribus Perdidas de Israel

Ensayo

Violencia verbal en la política española

Ensayo

Un almirante ateneísta: D. Miguel Lobo

Ensayo

Alfonso X ‘El sabio’ en su 800 aniversario: su mayor empresa científica

Ensayo

De Amore

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (II)

Ensayo

El 8 de marzo de 2021, un día muy adecuado para hablar de la filósofa feminista Silvia Federici

Ensayo

Salud democrática y liberalismo político

Ensayo

Pioneras en la actividad sindical en enseñanza

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos

Ensayo

El legado constitucional de Jiménez de Asúa

Ensayo

Teofrasto: filósofo, pedagogo y botánico

Ensayo

Emerson y el Trascendentalismo norteamericano

Ensayo

Julio Hernández Ibáñez, un profesor republicano transterrado

Ensayo

Diógenes de Sinope: un filósofo desarraigado, provocador y subversivo

Ensayo

Hechos y razones contra obsesiones delirantes

Ensayo

Análisis de los resultados de las elecciones en EE.UU

Ensayo

En torno a la dialéctica del Amo y el Esclavo en Hegel

Ensayo

¿Qué clase de mundo nos dejará el Covid 19?

Ensayo

José Ballester Gozalvo, una biografía entre la pedagogía y la política

Ensayo

Acerca del amor

Ensayo

La política de Balmes

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

Ideología y política: de Marx a Piketty

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Las socialistas belgas hasta finales de los años veinte

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

Aquí, en la izquierda, no sobra nadie

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

La naturaleza en Marx

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Laicidad, sociedad abierta y emancipación ciudadana

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Enrique Tierno Galván

Ensayo

Nos sigue haciendo falta Tierno Galván

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Lenin, la Revolución como Ciencia

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

El laicismo en Habermas y su origen griego

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”