julio 2022 - VI Año

LETRAS

Algunas notas para la biografía de Antoniorrobles

En estos días que traemos al recuerdo los libros y sus autores, no me podía olvidar de la figura de Antonio Joaquín Robles Soler (Antoniorrobles) -de quien ya lo hiciera alguna vez-; sin embargo, en el amor y en el afecto, el exceso no sobra. Y lo hago con sus propias palabras, escritas allá en México, en el año de 1964: Notas de una autobiografía de Antoniorrobles (“La bruja doña Paz”, Edit. Miñón, Valladolid, 1981)

“¿Mi autobiografía?… ¡Ah!, es una cosa muy sencilla. Lo único complicado es el año en que nací, que ya se va quedando muy lejos. La verdad es que no se me logró nacer en el siglo XX. Ya tenía dos años cuando apareció el siglo actual. Nací en Robledo de Chavela, y a los once meses me llevaron al Escorial, donde he vivido a diez leguas de Madrid –hasta que se celebraron mis bodas madrileñas-; y luego nos trasladamos a México en 1936. Mi vida juvenil fue a la sombra de aquel monasterio –octava maravilla del mundo- donde existe el “San Mauricio, de El Greco, el mejor lienzo del mundo, respondiendo claro está, a mis apasionados prejuicios. Empecé a escribir cuando era joven. Siempre me gustó más ofrecer obras que florecieran en mi imaginación, que el resultado de unos hondos comentarios de la crítica. Empecé escribiendo para adultos –mejor dicho: para mí-; pero un director de periódicos infantiles me pidió colaboraciones, si es que mi imaginación valiera para ello. Y como había leído apenas las obras que desde tiempos pasados venían realizándose, rebajé de estatura –digámoslo así- mi imaginación, y con esfuerzo de la mente conseguí relatos que, reunidos en algunos tomos, uno me lo premiaron como “el mejor libro del mes” y otro en el Concurso Nacional de Literatura de España. Al terminar la guerra hispana llegué a México; y como algunos conocían mi nombre por esos premios, se me encomendaron oficialmente conferencias sobre literatura infantil. Entonces se me encargaron algunos cursos de dicha literatura, y he ofrecido conferencias en Nueva York, Puerto Rico y Cuba y diversos estados mexicanos, además de los diferentes cuentos que referí por la radio…”

Les voy a decir el nombre de algunas de las conferencias que pronunció Antoniorrobles, bajo el título: “¿Se comió el lobo a Caperucita”? Seis conferencias para mayores con temas de Literatura Infantil que, conservo como oro en paño y, en otra ocasión daremos a la luz. Son estas:

-¿Pensaba Andersen en los niños?
-¿Pensaba Esopo en los animales?
-¿Dónde está la moral de Alí Babá?
-¿Dónde está la dulzura de Amicis?
-¿Se comió el lobo a Caperucita?

No hay mucho sitio en un artículo para publicar completo los textos de estas conferencias, que son escritos extraordinarios. Puede –no sé si existe-, pero una publicación de sus obras completas, sería un ejercicio de dignidad y reconocimiento al precursor de la literatura infantil moderna en España. Sí puedo y debo reproducir algunas de las palabras de presentación de Alfonso Reyes, a saber:

“Manda el mejor precepto retórico escribir únicamente sobre lo que se ama. Pocos satisfacen este precepto en la medida de Antoniorrobles, especialista en el alma y la literatura infantil. No sólo escribe, siguiendo su vocación sobre lo que ama, sino sobre lo más amable que existe para todos los hombres. Esto no significa que en el niño no pueda haber gérmenes feroces. Lo sabíamos desde San Agustín, que observa con amargo despego los gestos y los gritos de la criatura cuando reclama su alimento. Los analiza Freud hasta la crueldad, cuando obliga, nos obliga a apreciar el descubrimiento y los primeros estallidos de la “líbido”en la edad más tierna. Pero en estos primeros amagos de ferocidad del hombre como en las del tigre, cierta gracia que le redime, y ofrecen aquella suavidad que anima a corregirlos. Porque entiéndase que en ninguna literatura es más íntima la clásica relación entre lo útil y lo dulce, que es en la literatura infantil. Y esto sólo puede lograrlo quienes son poetas y hombres buenos en el grado de Antoniorrobles…”

Eduardo Tejero Robledo (“Nuestro Antoniorrobles”, Madrid, 1996. Asociación Española del Libro Infantil y Juvenil. Selección, edición y bibliografía de Jaime García Padrino, pp.238) nos aclaraba: “¿Qué hubiera sido de la Literatura para niños y jóvenes, sin el corte de la Guerra Civil, cuando venían pisando fuerte escritores como Elena Fortún, Salvador Bartolozzi, ¿Antoniorrobles? ¿Clásicos indiscutibles en la Literatura infantil española, como lo denominaba el editor?

ANTONIO JOAQUÍN ROBLES SOLER (1895-1983), de Robledo de Chavela (Madrid), fue un fabulador singular para el mundo del cuento, además de tener la condición de original dibujante que repartió con profusión en la prensa de los años 20-30, antes del exilio en México. De nuevo la competencia del profesor García Padrino ha reunido a vivos y a muertos y una completa bibliografía de los textos de Antoniorrobles para niños, jóvenes y adultos. Luego la voz de quienes valoraron su irrupción novedosa y a la zaga de las vanguardias, como en “las 18 greguerías “, a modo de prólogo que escribió Ramón para “El archipiélago de la muñequería (1924) primer libro del tertuliano del Pombo. Hay otras voces para el elogio, recuerdo y olvido: Ridruejo, Pérez de Ayala, León Felipe, Arturo Medina; mientras que Manuel Andújar, Felicidad Orquín abogaban por la necesaria recuperación de un clásico, que se le consideraba como el iniciador de la moderna literatura infantil española…”

Sería un 18 del mes de agosto del año de 1895, cuando vería la luz nuestro autor en el madrileño pueblo de Robledo de Chavela. La condición de su padre Félix Robles, prestigioso médico en la zona rural donde ejerció su profesión, hizo que se le trasladase al cercano pueblo de San Lorenzo del Escorial, donde pasarían los primeros años, al pie del Monasterio. Y entre el pueblo serrano y Madrid, pasarían sus primeros años. Una mañana fría del 23 de enero de 1983 fallecería en su casa de San Lorenzo del Escorial. Uno de sus buenos amigos Miguel Alonso Calvo (Ramón de Garciasol), asiduo en las vacaciones a San Lorenzo, nos decía: “Antoniorrobles vino a cegar y morir en España, ¡tardes del Escorial! Nos contaba que don Alfonso XIII, muerto en el exilio, viendo el lucillo que aguardaba a sus restos en el Panteón de los Reyes del Monasterio escurialense, comentó, con buen humor: “Ahí no quepo yo”. Otro de sus buenos amigos, Manuel Andújar, transterrado como él en México, recordaba en el primer enero (1984) del año de su desaparición (Manuel Andújar. Signos de Admiración. “Antoniorrobles en el recuerdo”. Instituto de Cultura. Diputación Provincial de Jaén. 1986): “No veía ya Antoniorrobles, y le mortificaba las cosas, no distinguía las formas y rasgos de sus prójimos, los chiquitos, no podía contemplar la arquitectura majestuosa de su entrañable Monasterio de San Lorenzo del Escorial, no percibía el lenguaje canoro de los rostros, la suma de órdenes cósmicos que tanto amó. No escuchará más, en el verano, en su recoleto jardín, el vuelo y los gorjeos de los gorrioncillos, de los “gurriatos”, el rumor de la yerba cuando la brisa la ondula y acaricia, el mensaje de los árboles veteranos en la sombra estremecida que proyectan el anochecer…”

Le he querido dar voz, en este primer contacto, al propio autor, a los amigos que han compartido retazos de su vida. Hemos empezado la aventura en México. Y, como no podía ser de otra, hemos andado los primeros pasos, desde Robledo de Chavela, hasta San Lorenzo del Escorial, en estos esbozos tomados a vuela pluma. En próximas entregas iremos recorriendo los avatares de aquel señero escritor que se rodeaba de gatos e iba tocado de boina serrana, sonrisa y bondad perenne. En uno de sus libros “La bruja doña Paz”, del que se enorgullecía al autor: “Ansío que la bruja de mi cuento –pese a que las brujas perdieron parte de la antigua invención por el vuelo de los aeroplanos- pueda tener autoridad para no borrar esta frase mía: El día que todos aprendamos a perdonar, ya no habrá que perdonar a nadie.”

Mi hijo mayor, Daniel, que aún no sabía leer, pero se lo leía su padre; sí supo llenarlo de dibujos infantiles, en los espacios en blanco: trenes, aviones de colores, a los que llamaba “viová”. Otro autor, Rafael Alberti, que hubo también de exiliarse, sí los conoció, y le hicieron mucha gracia las ilustraciones al cuento. Y le regaló, en forma de dedicatoria, en un libro suyo, aquella paloma que él pintaba. Me lo dijo Alberti, sabiendo mi condición de paisano: “Le hubiera encantado a Antoniorrobles, estas sugestivas ilustraciones de tu hijo para su cuento. A él y a su magnánima esposa, Angelines, que no tuvieron hijos de carne y hueso…”

Algunas notas más…

SI bien la obra “El refugiado Centauro Flores” de Antoniorrobles, pertenece ya a la etapa del exilio mexicano, y en esta segunda entrega nos vamos a centrar cronológicamente, desde el año 1895 hasta el año de 1930, he querido reproducir este párrafo, correspondiente al capítulo –perdón por la redundancia- “Capítulo aparte” (Edito. Finesterre. México, 1966. Pág.117); porque entre las abundantes referencias que hace a San Lorenzo del Escorial, en ésta lo hace de la fachada Mediodía del Monasterio: “Como tantos turistas saben ya, el ángulo sureste del Monasterio escurialense da al valle de Madrid;y al Jardín de los Frailes, que se ciñe a la quilla de esas dos fachadas, tiene su nivel a diez o doce metros sobre la huerta y es un balcón emocionante que mira al horizonte perdido, respaldado primero por el gran edificio, y por la Sierra de Guadarrama detrás. El jardín, de boj recortado en rectas, con sus bolas de esquina, es el gran museo de las perspectivas típicas…”

Dedicatoria del poeta Rafael Alberti

Sabemos ya que el 18 de agosto del año1895 nace en Robledo de Chavela, del matrimonio formado por Félix Robles y Adelaida Soler El 14 de marzo de 1918, ya instalada la familia leerá en el Teatro de San Lorenzo el opúsculo “Intermedio sentimental”. Es la época en la que el editor Saturnino Calleja o los hermanos Jubera, frecuentan San Lorenzo del Escorial, o las tertulias en las que participa Antoniorrobles en el “Gato Tuerto”. En 1919, comienza sus primeras colaboraciones en “La Tribuna”, de Madrid. En esta misma revista publicaría quince crónicas (1920-1021) de su viaje a Italia. Al año siguiente ha de viajar a Tetuán (Marruecos), por la grave enfermedad de su hermano José, que cumple allí el Servicio Militar. Las experiencias allí vividas, las publica, con el título “Humo de Kif”, en “La Correspondencia de España. Al año siguiente, el de 1923, comenzaría sus publicaciones en el semanario satírico “Buen Humor”, junto a otros escritores quedarían un nuevo impulso, un nuevo concepto del humor, como Gómez de la Serna, Manuel Abril, Eduardo Zamacois, Juan Pérez Zúñiga, Enrique Jardiel Poncela, Luis de Tapia, José Francés y José López Rubio. Ese mismo año publica su novela Tres (Novela de pueblo), a la que seguiría El archipiélago de la muñequería, prologada por Ramón Gómez de la Serna. Participaría en el homenaje a Ramón Gómez de la Serna, junto a Azorín, Lorca, Maeztu, Abril, Barlozzi, Francos Rodríguez y Antonio Espina. Sus primeros cuentos infantiles aparecieron en 1925, publicados en la revista Pinocho, de la famosa editorial Calleja y dirigida por Salvador Bartolozzi. En ellos esbozaba ya las líneas habituales en los personajes y esquemas argumentales que, más adelante, desarrollaría en numerosos cuentos.

En 1927, tras un cambio en la dirección de la editorial Calleja -el de Rafael Calleja por su hermano Saturnino-, pasa a colaborar con la empresa de Luis Montiel, propietario de la editorial Rivadeneyra y competidor claro de Calleja. Publica diversos artículos en el semanario humorístico Gutiérrez y en la revista infantil Macaco, dirigida por «K-Hito» (Ricardo García López). Ese paso por Gutiérrez configuró, de modo casi definitivo, la propia evolución de Antonio Robles como escritor humorístico. En ella nació además su seudónimo, esbozado como un juego ingenioso al firmar sus colaboraciones en esta publicación como «Donantoniorrobles». Tras la eliminación del primer elemento, esa unión de nombre y apellido quedó consagrada como su firma literaria, con el seudónimo “Antoniorrobles”. El 6 de junio de 1929 contrae matrimonio con Angelines González Palencia. En ese mismo año publica El muerto, su adulterio y la ironía (Novela de costumbres); Novia partido por dos (Novela de humor), desarrollando así su particular sentido de la unión creadora en el humor del absurdo y del disparate. El año de 1930 marca un rumbo definitivo en su dedicación al cuento infantil con la aparición de la revista El Perro, el Ratón y el Gato (1930-31) y de sus primeros libros con cuentos para los niños. Aquella publicación infantil -dirigida por Antoniorrobles- destacaba por una excelente calidad en su presentación y por las creaciones literarias y plásticas de autores e ilustradores como José López Rubio, Elena Fortún, Manuel Abril, Aristo Téllez, Climent, Souto, Sancha, Esplandiú, Ramón Gaya… Para la propia evolución de la narrativa infantil de Antoniorrobles, El Perro, el Ratón y el Gato supuso una rotunda consolidación en su tratamiento de los caminos fantásticos y de su peculiar forma de entender la realidad. Así como la aparición de 26 cuentos infantiles en orden alfabético y 8 cuentos de niñas y muñecas.

Libros para lectores adultos

  • 1922 – La garra de lo humano
  • 1923 – Tres (Novela de pueblo)
  • 1924 – El archipiélago de la muñequería (Novela en colores)
  • 1927 – El muerto, su adulterio y la ironía (Novela de incertidumbre)
  • 1929 – Novia, partido por dos (Novela de humor)
  • 1932 – Torerito soberbio
  • 1933 – El muerto y su adulterio
  • 1942 – ¿Se comió el lobo a Caperucita?; Seis conferencias para mayores con temas de literatura infantil (ensayo)
  • 1942 – De literatura infantil. Dos conferencias. Ensayos de teatro infantil. La infantilización de las Leyendas Aborígenes. (ensayo)
  • 1944 – El refugiado Centauro Flores. Novela al día
  • 1961 – La fauna se columpia
  • 1969 – El violín de Don Matías
  • 1973 – Yo (Notas de vanidad ingenua) (memorias)
  • 1981 – Los escalones de una vida (Autobiografía)

Libros infantiles

  • 1930 – 26 cuentos infantiles en orden alfabético
  • 1930 – 8 cuentos de niñas y muñecas
  • 1931 – 8 Cuentos de las cosas de Navidad
  • 1931 – Cuentos de los juguetes vivos
  • 1935 – Hermanos monigotes (Visión alegre, amable y simple de las cosas de la vida)
  • 1935 – Botón Rompetacones o la doble vuelta al mundo (novela para chicos)
  • 1936 – Rompetacones y Azulita. 8 cuentos infantiles de la A a la H
  • 1939 – Aleluyas de Rompetacones (100 cuentos y una novela).
  • 1942 – Un gorrión en la guerra de las fieras
  • 1954 – 8 estrellas y 8 cenzontles (Novela de sueños infantiles)
  • 1960 – La bruja doña Paz
  • 1962 – Rompetacones y 100 cuentos más (Relatos de 10 minutos para el colegio y la radio)
  • 1964 – La bruja doña Paz
  • 1974 – Las tareas del ángel Gurriato
  • 1983 – El último dragón y la sombrerería
  • 1985 – El señor que se comió un mundo
  • 2009 – 26 Cuentos infantiles en orden alfabético. I (Ediciones de la Torre, Madrid)
  • 2009 – 26 Cuentos infantiles en orden alfabético. II (Ediciones de la Torre, Madrid)
  • 2009 – 26 Cuentos infantiles en orden alfabético. III (Ediciones de la Torre, Madrid)

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN LETRAS

Letras

Alberti y El Escorial

Letras

Sobre ‘El acontecimiento’ de Annie Ernaux

Letras

Camandulero

Letras

Jenny Jerome Churchill, madre de Winston Churchill e inventora del cóctel Manhattan

Letras

Jean Gabin, la estética del perdedor, tal Pierre Mac Orlan

Letras

‘Espuelas de papel’, un libro de Olga Merino

Letras

Madrid acoge este fin de semana la Asamblea del Consejo Europeo de Escritores

Letras

Saramago o José de Sousa da Piedade: el Pensamiento

Letras

Kadish por Walter Benjamin, de Antonio Crespo Massieu

Letras

Sobre ‘Los besos en el pan’ de Almudena Grandes

Letras

Efraín Barquero de orilla a orilla

Letras

Saramago, política, sociedad y vida

Letras

Teatro en Páginas de New Harmony

Letras

Algunas notas para la biografía de Antoniorrobles

Letras

Jacinta y Yerma…¡¡qué duro es ser madre!!

Letras

Chéjov, Deledda, la dignidad del paisaje

Letras

Los hombres contemporáneos no son otra cosa que ciegos que pueden ver… pero que no miran

Letras

En torno al libro ‘Lo que mueve el mundo’ de Kirmen Uribe

Letras

La escritura de Saramago: del monólogo al coro. Proximidad a la redacción de Philippe Claudel

Letras

Consideración de los cuentos de hadas

Letras

José Saramago, heterónimo de Fernando Pessoa

Letras

Se llamaba León Felipe

Letras

‘Cinco poemas comentados’

Letras

Almudena Grandes: el poderoso influjo de Galdós

Letras

La palabra interior del Ulises de James Joyce

Letras

Bernarda Alba y doña Rosa, confidentes de patio de vecindad

Letras

Nuno Júdice: cincuenta años de poesía

Letras

Regreso a Lisboa (Saramago versus Ricardo Reis)

Letras

Tarás Shevchenko, poeta de la liberación

Letras

Sobre el libro ‘Un largo silencio’ de Ángeles Caso

Letras

Años de hambre en Kiev

Letras

Saramago a escena

Letras

La impronta de Galdós en Cela: un paseo por Madrid

Letras

Saramago describe el extraño viaje del elefante Salomón

Letras

En torno a la poesía surrealista

Letras

Saramago: de la metáfora al ‘thriller’ futurista

Letras

‘Viajeras al Tren’ de Pilar Tejera, las sorprendentes aventuras protagonizadas por mujeres en los trenes de su época

Letras

Dos poetas descubiertos y uno por descubrir

Letras

Los muchos ‘Mark  Twain’ que hay en el polifacético y mordaz escritor

Letras

‘Todos Náufragos’ de Ramón Lobo

Letras

La estatua y la piedra, de Saramago

Letras

Los recientes poemas de Luis Alberto de Cuenca

Letras

Miniguía para seguir el ‘Ulises’

Letras

El paradigma ético de José Saramago

Letras

La desconocida estancia de Baroja y Azorín en la Sierra de Segura

Letras

Después de todo, Ángel Guinda 

Letras

Damaso Alonso “descubre” a Antonio Machado

Letras

Saramago, comunista de siempre

Letras

Como para que las leyesen los colibríes

Letras

¡Ese es Galdós! ¡Ese es Galdós! La Fontana de oro

Letras

‘Camino de palabras voy abriendo’: La poesía de José Saramago

Letras

Recordando a Galdós: La mujer en la sociedad de principios del XX

Letras

Tullia d’Aragona: el Renacimiento, especialmente el italiano, tiene también nombre de mujer

Letras

Entreletras recomienda 15 novelas / libros de relatos

Letras

Entreletras recomienda 15 libros de Poesía

Letras

Entreletras recomienda 15 libros de Ensayo / No ficción

Letras

En torno al libro ‘La mujer de Eliot y el hacedor de poesías’ de Pío Zelaya

Letras

Las parábolas de José Saramago entre la historia y la ficción 

Letras

Sofía Guadalupe Pérez y Casanova, 160 años de una ateneista olvidada

Letras

Almudena Grandes, en el mapa de honor de la literatura

Letras

Duelos y quebrantos

Letras

El viaje a Italia casi puede considerarse un género literario

Letras

‘La noche de los tiempos’ de Antonio Muñoz Molina

Letras

Poesia a Sul, 2021

Letras

Poesía y vino

Letras

Carmen Castellote, la última poeta viva del exilio español rescatada por el escritor Carlos García de Olalla

Letras

‘Arte Cisoria’ de Enrique de Aragón

Letras

Roberto Calasso, el conductor a “quién sabe dónde”

Letras

Emilia Pardo Bazán y Vicente Blasco Ibáñez. Encuentros capitalinos (y II)

Letras

Emilia Pardo Bazán y Vicente Blasco Ibáñez. Encuentros capitalinos (I)

Letras

Salvador Reyes Figueroa: novelista, ensayista y poeta chileno

Letras

Roberto Bolaño, póstumo y contundente gancho de izquierda

Letras

Virtudes Cuevas. Una superviviente del campo de concentración alemán de Ravensbrück

Letras

Dario Fo: un humor inteligente, corrosivo, sano, catártico, crítico y provocador

Letras

Rafael Alberti, el poeta deshabitado

Letras

La literatura de ficción de Santiago Ramón y Cajal

Letras

Emilia Pardo Bazán: Coraje, preparación, lucha contra los añejos prejuicios y feminismo

Letras

De Juan Ruiz a André Breton: El buen amor vs. L´amour fou

Letras

Wéstern, inédito confín

Letras

Los círculos de Justo Jorge Padrón

Letras

El día que murió Joan Margarit

Letras

‘Tea Rooms. Mujeres obreras’ de Luisa Carnés

Letras

Sencillamente contar historias

Letras

Ernesto  Herrera  Lascazes: dramaturgo uruguayo, transgresor… y un tanto bohemio

Letras

La enfermedad y la medicina en las novelas de Emilia Pardo Bazán

Letras

Gonzalo Rojas: voz fundamental de América

Letras

‘Con la ley en los tacones. Bautizo de fuego’ de Carlos Grau

Letras

José María Castillo-Navarro o el realismo social

Letras

Emilia Pardo Bazán: 170 aniversario de su nacimiento

Letras

Poesía de la sinceridad

Letras

Publicaciones sobre Galdós en su centenario

Letras

Vigencia del paisaje de Castilla

Letras

La vuelta a casa

Letras

El encuentro de Beethoven y Goethe

Letras

Vicente Aleixandre o el lugar donde el mar deja ver el horizonte de piedra  

Letras

La lluvia fina de Luis Landero

Letras

‘Siddhartha’, la búsqueda interior de Hermann Hesse

Letras

Una peregrinación hacia Shakespeare: Galdós en Stratford-upon-Avon

Letras

Galdós: Imagen y repercusión social

Letras

Galdós vs. Delibes: Vidas paralelas

Letras

‘El médico de Ifni’ de Javier Reverte

Letras

Emilia Pardo Bazán y su vinculación con el Ateneo de Madrid, en visperas del centenario de su muerte

Letras

La relación de Galdós con el socialismo

Letras

Antonia Pozzi: ‘El gran abismo hacía la tristeza’

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (y 6)

Letras

Ernest Hemingway, la novela que encierra el gran cuento

Letras

Nicasio Álvarez de Cienfuegos, un ilustrado coherente y poeta innovador

Letras

Longfellow y Jorge Manrique, venturas y desventuras del traductor

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (5)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (4)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (3)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (2)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (1)

Letras

Un futuro para la poesía

Letras

Edmond Hamilton, la ciencia ficción narrada con sencillez magistral

Letras

John Fante, mostró la xenofobia y la explotación de las minorías en la América profunda

Letras

Andrea Camilleri, la literatura consciente de sus rasgos sociales

Letras

Un poco de Don Juan

Letras

Unamuno y Portugal

Letras

‘Historias de aquí y de allá’ de Luis Sepúlveda

Letras

Raúl Zurita: desde el dolor

Letras

Francesco Petrarca… mucho más que un gran poeta

Letras

En torno a la novela ‘Antonia’ de Nieves Concostrina

Letras

Albrit o la creación del personaje en Galdós

Letras

Alejandra Pizarnik, cuando la sombra araña el alma

Letras

Meditaciones de gastronomía transcendente

Letras

‘Litoral’: la revista más hermosa y representativa de la generación del 27

Letras

Yorgos Seferis en el piélago

Letras

Jo Nesbø, huellas dactilares de excelente confesión literaria

Letras

Cesare Pavese: el sufrimiento como oficio

Letras

Duque de Rivas: liberal, dramaturgo y presidente del Ateneo de Madrid

Letras

Galdós en el horizonte epistolar de Blasco Ibáñez (y II)

Letras

Galdós en el horizonte epistolar de Blasco Ibáñez (I)

Letras

‘La caza del Snark’ de Lewis Carroll

Letras

Yorgos Seferis: poeta, ensayista, premio Nobel y diplomático

Letras

Somerset Maugham en Lisboa

Letras

Las novelas dialogadas de Galdós a debate

Letras

Vittorio Amedeo Alfieri, todo un carácter

Letras

Los cimientos de ‘El abuelo’ de Benito Pérez Galdós

Letras

Abril es el mes más cruel…

Letras

En torno al libro ‘En los pliegues del olvido’ de Ignacio Vázquez Moliní

Letras

Juan Eugenio Hartzenbusch, un punto de vista sigular…

Letras

La pasión por los naipes del doctor Egas Moniz

Letras

Doña Perfecta

Letras

Galdós para ‘Dummies’

Letras

Antonio Gamoneda: La poética de la oscuridad como origen de la luz

Letras

Literatura clásica, o metafísica, materialista, lógica, política

Letras

El Galdós protofeminista

Letras

Los tres grandes pasos hacia la Ilustración

Letras

La conferencia de Julián Zugazagoitia en Bilbao sobre literatura en 1924

Letras

Benito Pérez Galdós en el centenario de su muerte (1920-2020)

Letras

A la memoria de mi tío Pablo

Letras

Pérez Galdós, el Nobel arrebatado

Letras

Tolstoi y Shakespeare

Letras

Aproximación al libro ‘Que no se entere la Cibeles’ de Mar de los Ríos

Letras

En torno al libro ‘Extravagancia infinita’ de Javier Olalde

Letras

Augusto de Angelis (1888 -1944)

Letras

Fernando Pessoa. El yo conflictivo

Letras

Federico García Lorca ocho décadas después

Letras

Antonio Daganzo, poeta de aleaciones

Letras

Sufriente, prometeico, iconoclasta y quijotesco

Letras

Leopoldo María Panero, el traductor de la locura

Letras

Poesía y dignidad

Letras

Buenos libros malos

Letras

Confesiones de un crítico de libros

Letras

En torno a ‘Sombra de Luna’ de Francisco Álvarez ‘Koki’

Letras

Alda Merini, vivir al borde de la sombra

Letras

Literatura de cordel

Letras

Demian. Herman Hesse

Letras

Hilario Martínez Nebreda, el poeta silencioso

Letras

La literatura y sus soportes (I)

Letras

La literatura y sus soportes (y II)

Letras

La Escuela Nueva y el centenario de Ruskin

Letras

Don Quijote y el mar

Letras

Elizabeth Barrett Browning, una poeta victoriana

Letras

Por qué escribo

Letras

Ángel González: la ácida ironía de un poeta

Letras

Carmen Posadas y su feria de las vanidades

Letras

El caso Miguel Hernández

Letras

Quevedo en sociedad y III.- Obra y vinculación cívica

Letras

Quevedo en sociedad II.- La crítica como ‘función’ social

Letras

Quevedo en sociedad I.- El hombre, la sociedad

Letras

VII Certamen de Novela Histórica de Úbeda

Letras

Antología poética. Alfonsina Storni

Letras

Ángel González: palabra sobre palabra

Letras

Galdós y el melodrama

Letras

IV encuentro de Poesia a Sul

Letras

Feminismos: la mujer sobre la letra

Letras

El Hidalgo: literatura y pobreza

Letras

‘Celia en los infiernos’, la obra socialista de Galdós (y II)

Letras

‘Celia en los infiernos’, la obra socialista de Galdós (I)

Letras

El nazismo para Antonio Ramos Oliveira en 1930

Letras

Ana Caro Mallén: una esclava en los corrales de comedias del siglo XVII

Letras

José Rodrigues Miguéis, casi olvidado

Letras

Tristeza que es amor. Alusión a Don Quijote

Letras

George Sand: ‘Un invierno en Mallorca’

Letras

José Ángel Valente: una estela inmortal de palabra poética (y II)

Letras

José Ángel Valente: una estela inmortal de palabra poética (I)

Letras

Imagen de José Ángel Valente

Letras

Valente, sin aditivos

Letras

Valente: Qué la palabra sea solo verdad

Letras

José Ángel Valente, en ‘el borde de la luz’

Letras

John Berger: ‘Un hombre afortunado’

Letras

Los desafíos de Lou Andreas-Salomé

Letras

La primavera y su sombra

Letras

El Conde de Montecristo, historia de una venganza

Letras

Luis Martín-Santos y James Joyce

Letras

Los cimientos culturales del abolicionismo: Harriet Beecher Stowe

Letras

Pinceladas sobre Agatha Christie

Letras

Juan Ramón Jiménez, escritor de epístolas (y II)

Letras

Juan Ramón Jiménez, escritor de epístolas (I)

Letras

Thomas Mann: Una Europa que se derrumba

Letras

El eterno romanticismo

Letras

Qué es ser agnóstico

Letras

Pedro Garfias: La poesía desgarrada del exilio

Letras

El descenso a los infiernos de Dorothy Parker

Letras

El Conde de Oxenstiern, a quien llamaron el Montaigne del Septentrión

Letras

La sonrisa del Quijote (Una concesión a la melancolía)

Letras

Antonio Machado que estás en los libros

Letras

‘Agua’: Virginia Woolf y Alfonsina Storni

Letras

Críticos literarios, dueños del espíritu humano

Letras

El papel del lector en la posmodernidad

Letras

Poesías. Catulo.

Letras

Los vínculos entre Américo Castro y Jovellanos

Letras

Michel de Ghelderode y las Vanguardias del siglo XX

Letras

El trabajo entre las raíces, mirada sobre la creación literaria

Letras

La frase del escritor

Letras

Un cuarteto literario en clave de sol

Letras

Oía hablar a los árboles

Letras

El ‘slow’ de Pessoa (o las vicisitudes de la melancolía)

Letras

Claudio Rodríguez: del camino, del hombre

Letras

Sobre las Brontë

Letras

Borges en Ginebra

Letras

Philippe Jacottet: ‘Pensamientos bajo las nubes’

Letras

Juan Goytisolo: ‘sobre asuntos sociales y personales’

Letras

Miguel Hernández en Portugal

Letras

Mi Gloria Fuertes

Letras

Robert Walser, el paseante espiritual

Letras

‘Al menos, memoria’: Juan Ruiz de Torres

Letras

Cela, celador, celando, celar

Letras

Miguel Hernández: ‘Cancionero y romancero de ausencias’

Letras

Rafael Montesinos, renovador

Letras

Bartolomé Soler, lo amargo de la diosa

Letras

Rubén Darío, poeta de las dos orillas

Letras

Jovellanos, poeta

Letras

Un paseo por los ‘jardines’ de Eloy Tizón

Letras

Azorín, sobrevivido

Letras

Rosalía de Castro, la mejor de los mejores

Letras

Eugenio Gerardo Lobo, el ‘capitán coplero’

Letras

Galdós: una conciencia histórica lúcida

Letras

Desde el silencio, a Nicolás del Hierro

Letras

Salustiano Masó, la fuerza del tiempo

Letras

Los ‘Rubaiyat’ de Omar Khayan

Letras

Carmen Laforet, esa chica explosiva del Ateneo

Letras

Gabriel Celaya, el sueño de trabajar la poesía

Letras

Ramón Hernández, un diamante literario en las calles de Madrid

Letras

María Teresa León, el papel de la melancolía

Letras

Luis Felipe Vivanco, un poeta de los que siempre regresan

Letras

Rafael Pérez Estrada, el poder de la imaginación