noviembre 2020 - IV Año

ENSAYO

En el espejo se reflejan… los forajidos

Maniatados y adormecidos, 
Sin saber a dónde nos llevan…
José Hierro, ‘Tierra sin nosotros’

europaEn ese territorio cada vez más envejecido y reseco llamado Europa, de un tiempo a esta parte, abandonando sus habituales escondrijos y mostrándose abiertamente a la luz… aparecen aquí y allá los viejos forajidos.

El anciano historiador francés, Jean Delumeau al que habría que prestar más atención, afirmaba, no hace mucho tiempo: ‘en la historia de las colectividades, los miedos cambian, pero el miedo persiste’. Es inevitable que lo que reaparece entre brumas grises… produzca espanto.

De nosotros y sólo de nosotros depende que no nos paralice y que seamos capaces de reaccionar y si hace falta, romper el espejo, aunque vivir con miedo a veces actúa como una palanca para que venzamos inercias y nos pongamos en marcha.

En ese territorio llamado Europa aun quedan muchas heridas mal cicatrizadas. Un afán de revancha, sepultado durante décadas, se despierta y se despereza. Ese lugar llamado Europa se mueve tembloroso ante el espejo como un animal indefenso en manos de un taxidermista.

Las imágenes que se reflejan en el espejo no son nítidas, sino desdibujadas y turbias. Europa parece un sujeto elíptico. Los valores republicanos cada vez se baten más en retirada.

Los movimientos antisistema están golpeando peligrosamente el árbol de la estabilidad. La brutalidad ya ni siquiera busca excusas para actuar con toda fiereza y mala intención.

Parece que está a punto de desplomarse un trozo de madera en el que alguien había escrito ‘open your mind’. Hay preparadas varias emboscadas y cada día somos más conscientes de que todos o casi todos tenemos algún cadáver en el armario.

Europa se está convirtiendo, desde muchos puntos de vista, en un lugar siniestro y poco habitable. En las cunetas yacen restos de identidades perdidas. Las fuerzas emergentes que adoptan una máscara populista, pero bajo las que se ocultan totalitarismos, tienen ya programado un futuro desintegrador.

populismo europaTal vez, lo primero que haya que hacer sea apelar al espíritu de resistencia. Hemos de ser conscientes de que nos estamos enfrentando a una xenofobia estúpida y más en un continente envejecido. Hemos de cortar el paso a quienes desprecian, olímpicamente, la inteligencia, el espíritu crítico y la cultura. Europa no puede quedar en manos de quienes tienen vocación de enterradores.

Se constata fácilmente que esto no va bien y que en todas partes aparecen seguidores entusiastas de Pavese, que naturalmente no lo han leído, suicidas que inconscientemente se asoman al precipicio.

Estas amenazas constituyen una certeza, ya están ahí e inician una andadura que puede sumirnos en la desesperanza… pero no es menos cierto que, todavía, estamos a tiempo de jugar un papel en la estabilidad global. En Europa somos más o menos quinientos millones de habitantes… naturalmente, hay quienes preferirían vernos troceados y que fuéramos un racimo de pequeños países sin peso específico y sin un proyecto común… lo que nos convertiría ‘de facto’ en fácilmente engullibles.

La primera reflexión es que el próximo 26 de mayo, de nuestra capacidad de reacción, de nuestro convencimiento, de nuestra movilización y de que seamos capaces de convencer a otros, depende, nada menos, que preservar la democracia representativa.

Lo que va a dirimirse es un combate, en principio incruento, entre las fuerzas anti-comunitarias y eurófobas y el proyecto democrático que dio lugar al nacimiento de la Unión Europea.

No van a ponerse en el tablero principios abstractos sino políticas concretas. Hemos de ser muy firmes en proclamar que creemos y que estamos comprometidos con la justicia social, la integración y el valor ilustrado de la tolerancia.

Europa necesita un proyecto democrático, de contenido social, capaz de devolver la confianza a quienes la han perdido. De alguna forma vamos a optar entre democracia o populismos y conviene que seamos conscientes de lo que está en juego.

populismoseuropa2Para lograr niveles aceptables de bienestar social hemos de afianzarnos en una defensa de la integración y en pactos sociales concebidos no como una promesa hueca, sino temporalizados como por ejemplo un seguro de desempleo comunitario.

Hemos de poner en valor principios fundamentales del ecologismo social. En este ámbito, por dejadez, por mezquindad o por intereses espurios hemos mirado, durante demasiado tiempo, hacia otro lado en lugar de enfrentarnos, con determinación, a la degradación del Planeta.

El avance del feminismo y de las políticas de igualdad ha supuesto una reactivación, ‘a sensu’ contrario, de caducas y trasnochadas ideas patriarcales de carácter misógino. De ahí, que el compromiso contra la violencia de género ha de ser, sin duda, una de nuestras prioridades.

Hemos de convencer a millones de europeos de que la gestión global de las políticas migratorias es una necesidad perentoria. En buena medida, el futuro de Europa a corto plazo, depende de que seamos capaces o no de resolver ‘el problema de los refugiados’, es decir, que asimilemos que los refugiados no son un problema sino una oportunidad para rejuvenecer al viejo continente.

La Europa tierra de acogida, la Europa de los valores republicanos merece la pena que sea defendida con determinación por quienes se sientan ciudadanos demócratas, participativos y que quieran legar a sus hijos un espacio habitable. La Europa en la que nos gustaría seguir viviendo no tiene nada que ver con esa caricatura centrífuga e insolidaria de la que populismos y totalitarismo enarbolan, con arrogancia, su estandarte.

Hemos de ser infatigables en defender el valor de la democracia o lo que es lo mismo, la democracia como valor, actuando con rigor y con presteza. La tarea es larga y muy breve el tiempo de que disponemos.

No podemos quedarnos parados. Es urgente proceder a reformas inmediatas, algunas pendientes desde hace décadas, para dar consistencia a una Unión Europea democrática que hoy, desgraciadamente, presenta un rostro anémico y enfermo.

hungriaNo es momento de descender al detalle pero, como botón de muestra, señalar que hay que dotar al Parlamento Europeo de mayores competencias y llevar a cabo un reparto más equitativo entre el nivel competencial de los Estados miembros y del Parlamento.

Por otro lado, es preciso poner en marcha compromisos sociales, que en algunos casos llevan demasiado tiempo esperando y que estén a la altura de los tiempos que vivimos.

Se hace necesario apuntar que en determinados ‘terrenos’ hay que actuar con mucha mayor firmeza. Por ejemplo, hay que recortar las alas al ‘grupo de Visegrado’, demostrando que la vulneración de los derechos humanos es incompatible con un proyecto europeo progresista, muy al contrario, la solidaridad y la acogida a los refugiados está en consonancia con los principios y valores que caracterizaron la hospitalidad de la que Europa tiene sobrados motivos para sentirse orgullosa.

Acudamos a las elecciones del 26 de mayo con una mentalidad de cooperación, venciendo los recelos y los miedos que algunos están esparciendo por doquier. No consintamos una pérdida de impulso e intensidad en los principios europeístas que, hasta hace no mucho tiempo, creímos firmemente arraigados.

Quizás deberíamos plantearnos, si en tiempos del Trans-humanismo o Post-humanismo, no será necesario, a medio plazo, refundar una Unión Europea que asuma el federalismo como principio rector de la convivencia. Será preciso para ello una nueva Constitución que ponga al día la actual y que sea más ambiciosa, blindando derechos y garantizando libertades.

A un tiempo debemos ser conscientes de nuestra insignificancia y de la magnitud de la tarea que tenemos por delante. Recuperemos, eso sí, el respeto por nosotros mismos.

No debemos tolerar que los miedos e inseguridades nos aparten de la hoja de ruta europeísta que en su día nos trazamos.

Es un buen momento para reafirmarnos en nuestras convicciones, optar por un sistema democrático, social y garantista como marco de convivencia y alejar la sombra y la amenaza de los ‘forajidos’ que proyecta el espejo.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”