enero 2021 - V Año

ENSAYO

Encomienda de moderación

sanchezabalosPedro Sánchez y el Partido Socialista han recibido del Congreso de los Diputados y de la sociedad española un encargo nítido y claro: poner fin a la connivencia con la corrupción y sentar las bases para recuperar como ejes de la Política (escrita con una mayúscula inicial lo mayor posible) los principios de unidad, autonomía y laicidad y los valores de libertad, igualdad, justicia y pluralismo. Parece muy sencillo, porque al fin y a la postre todo ello se contiene en los dos primeros artículos de la Constitución, pero no lo es por dos motivos: la cantidad de errores y de malos entendidos que aquellos mandatos han sufrido en su desarrollo y el olvido de que el contenido material de la actuación de nuestras Administraciones públicas debería partir, si éstas actuaran con inteligencia, del preámbulo de la Carta Magna escrito por el profesor Tierno Galván. En mi opinión, el Preámbulo no es una Exposición de Motivos, sino parte integrante de la Constitución y resulta no sólo contrario a Derecho, sino un tremendo error, olvidarlo o marginarlo. Del preámbulo nacen mandatos tan importantes como garantizar la convivencia democrática, establecer la justicia, la libertad y la seguridad, promover el bien de cuantos integran la Nación, impulsar el progreso de la cultura y de la economía para asegurar, a todos, una digna calidad de vida y, entre otros temas igualmente importantes, proteger a todos los españoles y pueblos de España en el ejercicio de los derechos humanos, sus culturas y tradiciones, lenguas e instituciones.

84 diputados sobre 350 no pueden leerse ni como una victoria (salvo en el sentido de haber reconducido con éxito una crisis) ni como el inicio de una nueva era (excepción hecha de la adopción de la honestidad como una virtud pública irrenunciable). Lo que sí tiene una lectura muy clara es que el Congreso ha cogido el toro por los cuernos y se ha decidido a actuar con firmeza para poner fin a una situación intolerable de corrupción, de conllevancia con ella de gente honesta, pero miedosa, y de desprestigio gubernamental, que nos producía un daño irreparable a todos los niveles. Tengo para mí que todos los grupos que han apoyado la moción de censura a Mariano Rajoy, incluso si alguno hubiera deseado mirar hacia otro lado, se han visto obligados a substituir al primer partido de la Cámara por el segundo. Más allá de las polémicas, de cara a la galería, de si se votaba que sí al candidato o que no al cesado, el Congreso ha adoptado una firme resolución substitutoria. Bien harían los dos protagonistas en entender este mensaje: Mariano Rajoy está condenado a volver a Santa Pola, que no será su Colombey-les-Deux-Églises, e ingresar en algo tan terrible como el olvido. Pedro Sánchez, por el contrario, puede ahora convertir en realidad la vocación política de liderazgo que se halla reservada a muy pocos.

cataAlgunos se quejan sin razón de que Pedro Sánchez no ha presentado un programa. No es cierto, de entrada, porque durante la sesión de censura se han tratado muchas de las cuestiones cercanas a las preocupaciones ciudadanas que la apatía del Partido Popular había arrinconado. Pero no es cierto, sobre todo, porque el programa del nuevo presidente del Gobierno deriva de la propia circunstancia excepcional que le ha llevado a la Moncloa, que no es otra que el encargo, como decía al principio, de recuperar la normalidad y el dinamismo de nuestra vida política. Para llevar a cabo este cometido tiene el término final inexorable de la legislatura, el inicio del verano de 2020, cuando se cumplirán cuarenta y tres años de las elecciones del 15 de junio de 1977, de las que emanó la primera encomienda de moderación en el tránsito del Régimen de Franco a la democracia. Las Cortes cumplieron fielmente el encargo y aprobaron un texto que nos ha permitido transformar las costumbres, las leyes, las actitudes, la economía y la salud de los ciudadanos españoles hasta un extremo que entonces, en aquella ‘primavera’ de 1975-77, preñada de ilusión, pero teñida de sangre, no podíamos ni soñar. A este cambio hemos contribuido todos, en mayor o menor medida, sin que resulte posible olvidar el período socialdemócrata que de 1982 a 1996 nos llevó de la pobreza al bienestar (y el ejemplo más notorio, fue la universalización de la atención sanitaria).

Aunque algunas voces ya han empezado a reclamar la convocatoria de elecciones, ahora no es el momento, porque antes Pedro Sánchez ha de cumplir la que sugiero llamar segunda encomienda de moderación. No tendría sentido reducir la aprobación de la moción de censura a un mero expediente para llamar a las urnas. No es este el espíritu de los artículos 113 y 114 de la Constitución, que no pretenden poner fin a una legislatura, sino todo lo contrario, permitir su continuidad. Esta continuidad, con cambio de responsables, no es un acto vacío, sino una vía de remedio a los problemas que concurran en cada momento. En mi opinión, esa vía de remedio transita por el compromiso del nuevo gobierno con la Constitución, con su entendimiento y aplicación inteligentes y creativos, con la estabilidad, la seguridad, la certeza y el diálogo.

La encomienda de moderación en la que creo empieza por tener un presidente que sea capaz de dialogar (con los otros gobiernos, con las fuerzas sociales, con las comunidades autónomas y con las grandes ciudades, con la gente) y capaz de transmitir mensajes claros a la ciudadanía (en lugar de esconderse como su predecesor). Un presidente que pueda revertir, en lo posible, algunas de las medidas del Gobierno Rajoy restrictivas de los derechos civiles y sociales, incluso mediante el recurso excepcional al Decreto-Ley. Un presidente que diga la verdad. Un presidente que ocupe un lugar activo en el Consejo de la Unión Europea y pueda hablar con sus pares sin intérprete. Un presidente, en fin, que visite Barcelona y lo haga paseando, sin el refugio de un coche blindado, como lo hizo el verano pasado varias veces.

Una encomienda de moderación, en fin, que supere todos los riesgos de fractura social entre los unos y los otros, entre quienes han apoyado a Sánchez y quienes no lo han hecho; entre independentistas y constitucionalistas, en Catalunya; entre los defensores de una sola ciudadanía y quienes la escinden según el grado de adhesión al credo patrio o al porcentaje de sangre ancestral en sus venas; y entre conservadores y progresistas. La moderación es la búsqueda de un espacio central de unidad en la diversidad y la recuperación de cuantos hombres y mujeres libres y de buena voluntad quieran sumarse al lado de la solución y deseen no mantenerse en el lado del problema. La moderación es no excluir a nadie (lo que incluye no excluir a quienes apoyan o han apoyado al PP o a C’s), sino tener la fuerza moral suficiente para que los extremistas se excluyan a sí mismos.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Diógenes de Sinope: un filósofo desarraigado, provocador y subversivo

Ensayo

Hechos y razones contra obsesiones delirantes

Ensayo

Análisis de los resultados de las elecciones en EE.UU

Ensayo

En torno a la dialéctica del Amo y el Esclavo en Hegel

Ensayo

¿Qué clase de mundo nos dejará el Covid 19?

Ensayo

José Ballester Gozalvo, una biografía entre la pedagogía y la política

Ensayo

Naturalismo y religión en el debate entre Habermas y Ratzinger

Ensayo

Acerca del amor

Ensayo

La política de Balmes

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

El laicismo en Habermas y su origen griego

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”