noviembre 2020 - IV Año

ENSAYO

Impunidad, no gracias

Me has convencido con la palabra,
la medicina más sabia
Menandro

Platón2Platón, en el Libro II de La República, cuenta la historia del anillo mágico hallado, de forma casual, por el pastor Giges y que accionándolo, convenientemente, produce la invisibilidad. En la República aparece, también, el célebre mito de la caverna como alegoría del conocimiento. Hoy, sin embargo, mi atención se va a centrar en el tan traído y llevado anillo.

Llama poderosamente la atención que llevemos veinticinco siglos dando vueltas y más vueltas sobre la Filosofía y el Pensamiento griego y constantemente encontramos nuevos enfoques, nuevas interpretaciones y nuevos senderos para explorarlo.

En el debate entre Sócrates y Glaucón, nada menos que se abordan, los problemas de la justicia y la honradez, desde un punto de vista interesante que vamos a intentar traer a la actualidad.

Hoy, vivimos hastiados por la corrupción y la falta de moralidad que reina por doquier. Quizás, lo que más preocupa a los ciudadanos sea la impunidad, con la que parecen actuar estos esquilmadores de lo público, ladrones y explotadores que convierten su paso por las Instituciones en una excelente oportunidad para medrar y enriquecerse.
Una pregunta, que en modo alguno es baladí, es si somos justos y nos comportamos honradamente por miedo a los castigos, a la cárcel o al descredito o porque estamos convencidos de que esa es la forma correcta de actuar. Es decir si somos íntegros por convicción… o por miedo.

¿Qué haríamos si fuéramos invisibles?, ¿existiría algún freno si tuviéramos la certeza de que nuestras acciones van a quedar impunes?

socratesPasemos a analizar las propiedades del célebre anillo de Giges. El pastor era un hombre honrado, hasta que tuvo la oportunidad de dejar de serlo sin miedo a las consecuencias. En el momento en que se puede volver invisible a voluntad, penetra en palacio, seduce a la reina, mata al rey, se enriquece sin límite y se convierte en un tirano.

El problema que se suscita es de envergadura. ¿Qué fuerza coercitiva tienen los principios éticos? En realidad muy poca. El poder del anillo, que vuelve invisible, es enorme. ¿Cuáles son los motivos que mueven a los hombres a obrar con rectitud? o a «sensu» contrario, ¿qué consecuencias se desprenden de transgredir las leyes y enriquecerse ilícitamente? Desgraciadamente, en muchos casos ninguna, tal y como comprobamos a diario.

Fijémonos en que si la prevaricación, la flagrante conculcación de las leyes, el robo, el amiguismo, el intercambio de favores, las puertas giratorias, el pagar o recibir comisiones y otras conductas delictivas… no tuvieran ningún castigo ¿habría quien se comportara de forma justa y honesta? La persona honrada que gestiona lo público, pensando en el bienestar de la comunidad, es alguien que tiene un profundo respeto por la dignidad humana. No podemos seguir admirando al delincuente y al estafador, y a quienes desprecian la cultura del trabajo y practican el servilismo para medrar.

No está mal dejar de cometer tropelías por miedo a ir a la cárcel, pero hay que obrar con justicia y equidad y, para ello, es fundamental que demos importancia a una educación moral, que no aceptemos el todo vale y, mucho menos, admiremos a quienes han amasado su dinero a costa de la explotación ajena y del erario público. Hemos de aprender a valorar en lo que valen la responsabilidad personal, el civismo y la recta administración del dinero público.

ForoNo podemos seguir viviendo como si no pasara nada, chapoteando en una charca mal oliente y recurriendo, cuando la ocasión lo requiere, a la manipulación informativa, a la posverdad, a los hechos alternativos o a silenciar, a cualquier precio, a quienes denuncian este estado de cosas. La zafiedad y la chabacanería suelen acompañar estos comportamientos para completar la ecuación. Fijémonos en las conversaciones telefónicas grabadas a los presuntos corruptos y nos daremos cuenta de su sensación de impunidad que produce asco.

El anillo de Giges, aquí y ahora, es un símbolo, una metáfora y un signo de los tiempos que hay que interpretar adecuadamente y que nos advierte, con sagacidad, de las consecuencias de poner el poder en manos de seres sin escrúpulos y sin el menor atisbo de conciencia moral. Claro que así nos va, precisamente, por eso.

El filósofo frankfurtiano Erich Fromm, en uno de sus libros, prácticamente olvidado, ‘Del tener al ser’ defiende, contra viento y marea, la dignidad, la entereza, la reciedumbre moral y pone el dedo en la llaga sobre el conformismo y la indiferencia ante los comportamientos corruptos y antisociales.

Expone que hemos llegado a dar por buena la ausencia de valores y que juzgamos a las personas por lo que tienen y no por lo que son. Esto es sencillamente abominable e incide en un afán compulsivo y alienado de poseer objetos, notoriedad, poder, dinero… y en un abandono prácticamente total de mirar hacia dentro, de conocernos a nosotros mismos y de saber que, en el fondo, somos lo que quedaría en caso de que nos quitaran lo que tenemos. Nada más pero nada menos.

Desde mi punto de vista en el Libro II de La República, Platón al hablar por boca de Sócrates no se equivoca. El anillo, que proporciona la invisibilidad, es una trampa y si caemos en ella, la primera víctima somos nosotros mismos.

Por tanto, la única acción auténtica y consecuente sería rechazar el anillo, lo que significa y lo que conlleva, pues en lugar de proporcionar poder y seguridad… acaba por convertir en esclavos y miserables a sus poseedores.

Socrates 2Una conclusión de profundidad y relieve es que el hombre que necesita poco y se conforma con lo que tiene, puede alcanzar la felicidad mucho antes que quien se convierte en instrumento de esa maquinaria infernal que ponen en marcha quienes se creen impunes al descubrir las ventajas del anillo de ‘marras’.

Las promesas de este pequeño objeto y que algunos ansían tanto, son falsas y degradantes. Su capacidad de corromper es prácticamente ilimitada.

Quienes consideran importantes el pensamiento crítico, el respeto a los derechos humanos, la dignidad individual y colectiva y la justicia social, han de arrojar fuera de sí todo lo que está asociado al anillo de Giges.

Se hace imprescindible recuperar la vigencia y el legado de los clásicos. En tiempos de atolondramiento, alienaciones y explotación del ser humano, hasta límites inconcebibles, hemos de rescatar su visión del mundo y ser conscientes de que incluso hoy pensamos con sus palabras y sus conceptos. Somos, en buena medida, lo que somos gracias a ellos. Nos es más necesaria que nunca, la firmeza, la práctica de los valores republicanos y convertir la existencia en algo digno de ser vivido.

Tenemos que salir de este estado de cosas en que no sentimos respeto por nada ni por nadie, ni siquiera por nosotros mismos como se demuestra, palpablemente, a diario.

El precio por habernos dejado en el camino la justicia y el amor a la verdad, es muy alto. Todavía estamos a tiempo de reaccionar pero el reloj de arena está casi vacío…

Quizás la única baza que nos queda sea una apuesta firme por un nuevo humanismo y una defensa apasionada de la dignidad, la igualdad y la libertad.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”