octubre 2022 - VI Año

TRIBUNA

Ucrania: olvidos y medias verdades de Europa

ESPECIAL UCRANIA / MARZO 2022

Se cumple un mes desde que la guerra volviera a estallar en Europa y nombres como Zelensky, el Donbás, Mariupol y Kiev empezaran a ocupar la mayor parte de los telediarios.

Un drama -el de la guerra- que ocupa con justicia las portadas diarias de todos los periódicos, pero que no es nuevo ni extraordinario. De hecho, no son pocos los ejemplos (Yemen, Sáhara Occidental, Siria, Etiopía…) de países en los que la población lleva sufriendo el horror que padece hoy Ucrania, pero que, a diferencia de ésta, perviven sin que la sociedad internacional y sus gobernantes hayan reaccionado de igual forma.

La invasión rusa de Ucrania sorprendió a políticos, expertos y analistas de todo el mundo. Pero también aquí hay algo de extraño, ya que la violación del derecho internacional y la acción militar no es algo, en absoluto, ajeno al proceder de Putin, sino más bien un nuevo capítulo del belicismo que ha venido desarrollando desde su llegada al Kremlin (en 1999 eligió Chechenia, en 2008 era Georgia y en 2014 Crimea, anexionándola a su país).

Aunque hoy se le acuse contra crímenes de guerra y contra la humanidad, al poderoso presidente ruso, hasta hace poco, todos querían tener cerca. Es por ello por lo que resulte muy sencillo justificar la invasión de Ucrania como consecuencia de la locura, de la senectud o de un repentino deliro bélico. Sin embargo, y si se atienden a los antecedentes mencionados, puede concluirse que la dinámica del presidente ruso no ha cambiado. El ex agente de la KGB sigue siendo el mismo político que desde sectores de la extrema derecha europea se alababa y, aunque hoy lo tachan de loco, lo elevaron a centinela de los valores propios de Europa que estaban perdiéndose por el avance de las luchas de colectivos que Putin no dudaba en reprimir. Europa parece olvidarse de que el primer ministro de un país (Orban), el vicepresidente de otro (Salvini) o el líder del tercer partido más votado en un tercero (Abascal) fueron sus cómplices y, con frecuencia, lo citaban y reclamaban como valedor de la verdadera Europa.

La Europa olvidadiza y que tiene externalizada su política de defensa a la OTAN clama hoy contra la indiscutible violación del Derecho Internacional que supone la invasión a Ucrania. Fue menos vehemente allá por el 2002, cuando George W. Bush adoptó la doctrina estratégica de defensa preventiva que supuso desarrollar “ataques preventivos a objetivos potenciales que amenazan la paz y la seguridad de Estados Unidos de manera inminente”. Es curioso que este mismo argumento sea hoy blandido por Putin y lo utilice para justificar su invasión. Vemos pues cómo dos países (con armas nucleares) y que se sientan de manera perenne en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas usan idénticas palabras para excusar acciones de guerra.

Vladimir Putin entiende las relaciones internacionales desde una óptica realista y anacrónica en la que no conoce más autoridad que el Estado y, por tanto, ni movimientos sociales ni organizaciones internacionales tienen un rol importante que no sea el de su instumentalización y ulterior uso. Asimismo, parte de otra premisa: el resto de Estados actúa de forma competitiva y siempre velando por su propio interés, por lo que el orden internacional se desarrolla en un cierto desorden anárquico en el que el conflicto bélico acaba siendo en muchas ocasiones la única salida a las disputas con otros países. Una tercera cuestión: la OTAN continúa ampliando su expansión hacia el Este, hasta alcanzar la frontera rusa. No se trata ya del incumplimiento de los acuerdos de Minsk (alegado por Putin y, sin duda, verdadero), sino que los que le acusan de intentar acrecentar su área de influencia no han dejado de hacer lo mismo desde hace décadas. Esta constatación, unida a su convicción en la guerra como elemento de solventar disputas, le da barra libre. Y es que la Europa olvidadiza tiene un serio problema argumental: es cierto que Putin busca expandir su frontera, pero no lo es menos que la OTAN busca hacer exactamente lo mismo, minusvalorando tanto la capacidad bélica de Rusia como la concentración de poder que se da en su presidente y que, en el caso de la Unión Europea, no encuentra (por fortuna) contraparte.

De ahí que Putin haya decidido seguir apostando por que Rusia siga siendo una potencia militar como lo fue durante la Guerra Fría, aunque su economía ya no lo sea y su sociedad haya crecido pavorosamente en desigualdad. Pero –y esto es importante para entender su éxito interno- fue a través de los buenos resultados económicos donde Putin se legitima como líder. En 1999 llegaba a la presidencia de una Rusia que se desangraba y dividía, pero consiguió levantar la situación económica del país y frenar los movimientos de independencia de la recién creada Federación Rusa. La sociedad rusa de los noventa que vivió la destrucción del sistema de protección social soviético, a la vez que en menos de diez años pasaron de ser la líder del mundo comunista a un país con una capacidad de influencia muy limitada y plegada a los intereses de los estadounidenses encontraron en Putin a su salvador. Putin afianza así mismo su poder con control férreo y represión de la protesta y la disidencia, instrumentalización de la justicia, agitación de la bandera patria, etc. Las guerras se venden como éxitos de gestión no ya de él, sino del pueblo ruso. De la Gran Rusia poderosa frente al enemigo del oeste.

En este escenario tan bien conocido y manejado por Putin, sin embargo, falla una sencilla pieza. Con una economía agravada por la crisis causada por la pandemia del Covid, las sanciones impuestas por la Unión Europea y EEUU, etc., la sociedad rusa está empezando a sentir los efectos en el bolsillo. Si el padre de la URSS, Lenin llegó al poder con un sencillo lema: “Paz, Pan y Tierra”, Putin puede salir por la puerta del desafecto que causan la guerra, el hambre y la falta de posibilidades. Aunque aún cuenta con un apoyo considerable en su invasión a Ucrania (según medios oficialistas, 72% de la población lo refrenda), este conflicto no parece que vaya a acabar tan pronto como Putin deseaba, y de esta guerra sólo puede salir como ganador indiscutido, tomando territorios que considera propios (recordemos que la capital de Ucrania, Kiev, es considerada como el corazón de Rusia) o como un derrotado sin ninguna nueva herramienta de extorsión a Occidente. El Rubicón de Putin ha sido el Río Dnieper y, tras haberlo cruzado, no habrá cabida para el equilibrio previamente establecido en Europa del Este.

Cerca de la plaza del Maidán había cientos de fotos de soldados caídos en combate y de protestantes fallecidos durante la revolución 2014, un recuerdo constante a la ciudadanía de Kiev de los sacrificios realizados durante estos años de su conflicto con Rusia que, efectivamente, no empezó hace un mes. Fue también en el Maidán donde las fuerzas de la extrema derecha ucraniana atacaron la sede del Sindicato FPU, organización obrera que contaba con mucha fuerza en la región del Donbás, en donde se localizaba una parte importante la industria y los obreros del país y donde la mayoría de ciudadanos eran de origen ruso. Es importante recordar, en el complicado puzle ucraniano, que una importante parte de la sociedad es de origen ruso y que una cosa es estar contra del relato imperialista del Kremlin que entiende a Ucrania como una extensión más de la Federación Rusa y otra muy distinta negar los lazos culturales e históricos que tienen ambos países y que, aunque con disputas, Ucrania y Rusia habían convivido pacíficamente hasta 2014. Esa Ucrania de difícil equilibrio es pues la realidad del pasado reciente, pero también a la que cada día es más difícil retornar. Los orígenes rusos de muchos y muchas ucranianas no pueden borrar los ataques a la población civil que está llevando a cabo Rusia y que golpean cada vez más la credibilidad de Putin no sólo entre los que considera sus enemigos, sino entre los que él considera sus hijos dentro de Ucrania y que ven hoy cómo el protector Putin bombardea una escuela de Mariupol en la que se refugiaban cuatrocientas personas.

Que Putin sea, probablemente, un criminal de guerra y que muchas de las acciones que está llevando a cabo en Ucrania puedan ser consideradas, sin duda, constitutivas de crímenes contra la Humanidad, no deben engañar a la olvidadiza Europa. Hace mucho que la calidad democrática en Rusia ha dejado de ser una sospecha y convertirse en una evidencia. Que las violaciones de derechos humanos, la represión civil, la persecución a la disidencia política, etc. son conocidas desde hace mucho, demasiado tiempo. Sin embargo, la UE nunca tuvo el más mínimo reparo en tratarlo como socio y en buscar la alianza con él, dando incluso tratamiento VIP a la oligarquía putinista que acumula ingentes bienes dentro del espacio común Europeo (recordemos aquí la facilidad que, para la obtención del permiso de residencia, dio el gobierno del Partido Popular en 2013 a los ciudadanos de aquel país que comprasen, por ejemplo, una casa con un precio superior al medio millón de euros), olvidando nutrir y cuidar a la disidencia.

La Europa que hoy lamenta la fuerza de un líder que, en cierta medida, ella ha ayudado engrandecer, debe aprender la lección y no volver a olvidar. La Europa que olvida, que olvida y quiere evitar hablar de todas las causas de este conflicto. La que olvida que, como dice la Organización Internacional del Trabajo, la justicia social es el mejor instrumento para alcanzar una paz estable y duradera. La que sigue privilegiando al capital sobre el trabajo, olvidándose de que en la mayoría social que componen los pueblos y naciones está el verdadero caldo de cultivo de la paz y el garante de la estabilidad democrática, está llamada a repetir sus errores. Una vez más. En su mano, el no volverlo a hacer.

José María Hernández

Vicesecretario General de UGT-Madrid

Ver todas las entradas de José María Hernández →

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN TRIBUNA

Tribuna

Liderazgo español en Europa

Tribuna

Topar precios, crear miseria

Tribuna

Los aprovechados

Tribuna

El humanismo no es cosa de viejos

Tribuna

Espada sí, bandera no

Tribuna

Testamento en mandas

Tribuna

¿Volverá el INI?

Tribuna

Verdades y mentiras sobre la Ley de Memoria

Tribuna

El éxito exterior es beneficio interior

Tribuna

Crisis del presente: ¿una nueva Edad Media?

Tribuna

La Cataluña congelada

Tribuna

El ciclo sigue con fuerza

Tribuna

El PP sigue en “que España se hunda”

Tribuna

Dopaje electoral y desigualdad

Tribuna

140 leyes, a pesar de todo

Tribuna

Los políticos, sus libros y La Feria del Libro

Tribuna

Comisionistas free

Tribuna

La fortaleza del gobierno es un hecho

Tribuna

Volvió la luz al Ateneo, pero podría apagarse

Tribuna

‘Una traza en el agua de los tiempos (escribo sobre el Ateneo de Madrid)’

Tribuna

Metaverso o el triunfo de Platón

Tribuna

VOX solo es el PP desfajado

Tribuna

El Ateneo y el feminismo

Tribuna

Política malsana

Tribuna

Tres ideas para combatir al monstruo de las pantallas

Tribuna

¿Y si suprimimos todos los impuestos?

Tribuna

Carlos López Riaño, in memoriam

Tribuna

Algo va mal

Tribuna

Educación literaria o instrucción literaria. Una reflexión curricular

Tribuna

Notas, a vuela pluma, sobre la poética

Tribuna

Un país que se crece en la dificultad

Tribuna

Ucrania: olvidos y medias verdades de Europa

Tribuna

Apuntes sobre la guerra de Ucrania

Tribuna

Goliat aplasta a David

Tribuna

‘Entrar al trapo’ y ‘Caer en el garlito’

Tribuna

Feijoo devuelve poder al franquismo

Tribuna

Los autócratas seducen…y matan

Tribuna

Una guerra de otro tiempo

Tribuna

El fragor de los arroyos y la lluvia

Tribuna

¿Por qué la derecha ataca al CIS?

Tribuna

Casado refuerza a los ultras

Tribuna

‘Un sí es no es’

Tribuna

Más trabajar y menos trapacería

Tribuna

Colas callejeras para hacerse test y vacunarse

Tribuna

Que dejen de mentir

Tribuna

¿Quién votará contra la reforma que sube 5.315 euros el salario de las limpiadoras?

Tribuna

Las palabras vuelan

Tribuna

La oposición del sabotaje

Tribuna

El coronavirus incide en el racismo en Alemania

Tribuna

El libro del 2022

Tribuna

Yolanda y el Papa

Tribuna

¿Y si el modelo Ayuso se aplicara en toda España?

Tribuna

Sis hores de Canço a Canet

Tribuna

Constitucionalistas somos todos

Tribuna

La política no está crispada. La derecha, sí

Tribuna

La Ley de Memoria y las falsas polémicas

Tribuna

Prostitución no, aunque nos quedemos solos

Tribuna

Coalición, estabilidad y eficacia

Tribuna

Afirmación socialdemócrata

Tribuna

El gobierno responde a la alerta joven

Tribuna

Ninguna “cultura” prevalece sobre los derechos humanos

Tribuna

El PP del no

Tribuna

Escalada ultra

Tribuna

La política no es una cacería

Tribuna

Memoria, historia y anticipación del futuro

Tribuna

Enrique Tierno Pérez-Relaño, In Memoriam

Tribuna

Democracia amenazada o construcción de ciudadanía

Tribuna

Un país encarrilado

Tribuna

Hacia otra masculinidad

Tribuna

Episodios racionales

Tribuna

El camino a la convivencia no pasa por Colón

Tribuna

¿Qué es el patriotismo?

Tribuna

“Venceréis, pero no convenceréis”

Tribuna

¡Exclusiva! también hay buenas noticias

Tribuna

Candidatura “Emilia Pardo Bazán” para el Ateneo

Tribuna

Madrid se va

Tribuna

Entreletras y el Ateneo de Madrid

Tribuna

El Ateneo en la encrucijada

Tribuna

Pasaba por allí (casi un cuento infantil)

Tribuna

Sí, VOX es fascismo

Tribuna

En el día del libro: Hacia la construcción de una motivación literaria desde la escuela

Tribuna

Si no votas, no te quejes

Tribuna

Manifiesto unitario del Mundo del Trabajo de la Comunidad de Madrid por el voto a la izquierda

Tribuna

Reivindicamos el Ateneo de las Luces

Tribuna

90 años perdidos

Tribuna

Lo llaman libertad, pero es injusticia

Tribuna

Ateneo de Madrid: el placer de rendir cuentas

Tribuna

Volver a encender la luz del Ateneo

Tribuna

Jorge Lozano, paladín de la Semiótica en España

Tribuna

Transfuguismo es corrupción

Tribuna

Gabilondeando

Tribuna

Alta política

Tribuna

La diferencia entre Mónica y Pablo

Tribuna

Tribuna por un Ateneo Libre

Tribuna

11-M, relato de un testigo diecisiete años después

Tribuna

Ante la infección de la barbarie: la vacuna de la cultura

Tribuna

Ayuso un peligro para Madrid

Tribuna

El 8M no es solo cosa de mujeres

Tribuna

Celia Amorós, maestra del pensamiento feminista

Tribuna

La independencia, la cuestión social y un rapero

Tribuna

Jóvenes ¿antifascistas?

Tribuna

La normalidad es ocuparse de los problemas reales

Tribuna

Una nueva legislatura, para un cambio sosegado

Tribuna

Cataluña, progreso o decadencia

Tribuna

Illa, nuestra esperanza

Tribuna

¿Elecciones para qué?

Tribuna

¡Vuelve Cataluña!

Tribuna

Bárcenas, el PP y el gobernar para robar

Tribuna

Solamente somos emigrantes en busca de un futuro mejor

Tribuna

La derecha contra España

Tribuna

Concepción Arenal y “ese mural”

Tribuna

Los problemas de los inmigrantes

Tribuna

De caraduras, sinvergüenzas y segundas dosis

Tribuna

Madrid a solas

Tribuna

Atmósfera política en Cataluña

Tribuna

La derecha judicial contra el Parlamento democrático

Tribuna

De la restitución del honor y una figurada y respetuosa propuesta a S.M. Juan Carlos I

Tribuna

No lo dejéis a la serpiente

Tribuna

Migrantes de paso, flexworker

Tribuna

Asalto al Capitolio de los EE.UU., la sombra del cainismo eclipsa la democracia en Washington

Tribuna

Carta a los Reyes Magos para un mundo post-covid19

Tribuna

Sueños de migrantes

Tribuna

¿Por qué no son fiables los datos de contagios de Covid-19 de la Comunidad de Madrid?

Tribuna

Política y antipolítica

Tribuna

‘Un español en Alemania’. Día Internacional del Migrante 18 de diciembre

Tribuna

El PSOE de los mayores, de ahora y de siempre

Tribuna

Los lectores invisibles  

Tribuna

188 votos responsables y 26 millones de infamias

Tribuna

Maradona y la pandemia

Tribuna

¿Por qué no hablan de los presupuestos?

Tribuna

¿Para qué seguir con la filosofía?

Tribuna

El tercer centenario del Ateneo de Madrid y los 80 años de Azaña

Tribuna

Verdades y mentiras sobre una gran ley de educación

Tribuna

¿Elegir? El PSOE ya ha elegido

Tribuna

¿Para qué ha servido izquierda socialista?

Tribuna

Periodismo, pandemia de falsedades o la distancia del puercoespín

Tribuna

Vacunas

Tribuna

Aburridos de la democracia

Tribuna

¿Qué es la democracia? (no respondan rápidamente…)

Tribuna

Hachazo a la injusticia social

Tribuna

Negacionistas

Tribuna

Poesía a Sul

Tribuna

¿Cón qué Casado quedarse?

Tribuna

Razones para la reforma judicial

Tribuna

Suspender el examen

Tribuna

Identidad política y autocensura

Tribuna

El psicoanálisis en el Ateneo de Madrid

Tribuna

La Cataluña posTorra

Tribuna

Hacerse un Azorín

Tribuna

La mentira como arma política

Tribuna

Don Sindulfo de la Barca

Tribuna

Madrid, un respeto

Tribuna

¿Por qué no acuerda el PP?

Tribuna

Guerra cultural, democracia y libertad

Tribuna

Francisco Rodríguez Adrados: in memoriam

Tribuna

¿Monarquía?¿Independencia?¿Y si debatimos sobre lo importante?

Tribuna

Es más que un no a Calviño

Tribuna

El camarote de los hermanos Marx (catalanistas)

Tribuna

Reconstruyendo, sin el PP

Tribuna

Saldremos más fuertes, más unidos y más iguales

Tribuna

En Europa, todos detrás de Pedro Sánchez

Tribuna

El acuerdo sólo perjudica a los ultras

Tribuna

Andanadas inútiles: Estado y Gobierno, un mismo horizonte

Tribuna

El ingreso de la dignidad

Tribuna

No es crispación, es desestabilización

Tribuna

La salida del laberinto

Tribuna

Economía sí, pero otra economía

Tribuna

Alarma, salud y partidismo

Tribuna

Comisión de reconstrucción

Tribuna

¿Más Estado?

Tribuna

Insultar no es hacer oposición

Tribuna

Más y mejor Europa

Tribuna

Rearme

Tribuna

Casado ¿pactas o te desentiendes?

Tribuna

Ultras en pandemia

Tribuna

Dependencia histórica

Tribuna

El dinero público no es de nadie

Tribuna

El mundo en que vivimos

Tribuna

Primera lección: defender lo público

Tribuna

Ética y enfermedad

Tribuna

Fake news, el otro ‘virus’

Tribuna

COVID-19 o somos Europa o todo era mentira

Tribuna

¿Honestidad? Breve apunte realista

Tribuna

El zorro fenec, y el principio de legitimidad democrática

Tribuna

Es la hora de la responsabilidad

Tribuna

Crisis Coronavirus: Comunicado Equipo Entreletras

Tribuna

El coronavirus: un miedo histérico colectivo inducido

Tribuna

Manifiesto de la manifestación feminista del 8 de marzo de 2020

Tribuna

8 de marzo

Tribuna

Ni delante ni detrás

Tribuna

¿Pacto educativo?

Tribuna

¿Despolitizar la política?

Tribuna

Memoria sin orgullo

Tribuna

Fernando Morán, “in memoriam”

Tribuna

El legado de Fernando Morán

Tribuna

Lo del juego en mi barrio: o con el empleo no se juega

Tribuna

¿Paranoia o tolerancia?

Tribuna

Agendas reales y ficticias

Tribuna

Adecentar la casa

Tribuna

Odio

Tribuna

El discurso preliminar de Agustín Argüelles

Tribuna

Coalición, estabilidad y eficacia

Tribuna

Galdós y la docencia

Tribuna

Galdós como ejemplo

Tribuna

Honrando a Galdós en Marianela

Tribuna

La democracia se abre paso

Tribuna

En memoria de Don Benito Pérez Galdós

Tribuna

Homenaje a Galdós Ateneista

Tribuna

Homenaje a Benito Pérez Galdós

Tribuna

La persona y el amor

Tribuna

Lecciones del Reino Unido

Tribuna

Juegos de poder en política

Tribuna

Sólo pactan los fuertes

Tribuna

Ecología y Política

Tribuna

Tiempos de pre-política

Tribuna

Juegos de poder en pareja

Tribuna

El art. 27 CE78, la ministra y los ‘empresarios docentes’

Tribuna

La década infame

Tribuna

Respetemos la decisión de las urnas

Tribuna

Homenaje a Ernest Lluch: ejemplo de tolerancia y humanidad

Tribuna

La Agrupación para el Estudio de las Religiones inicia su andadura en el Ateneo de Madrid

Tribuna

El peligro ultra

Tribuna

El Ateneo de Madrid acoge la semana de la ciencia 2019

Tribuna

Una jornada gozosa y memorable

Tribuna

El tigre nacionalista

Tribuna

Oneto, el guardián de las confidencias.

Tribuna

Frente a la Cataluña de la subversión y el caos, acatamiento de la sentencia, tolerancia y diálogo

Tribuna

Homenaje a Indalecio Prieto

Tribuna

Homenaje a Indalecio Prieto en el Ateneo de Madrid

Tribuna

10-N: ¿Qué hacemos con las pensiones ante el riesgo de crisis?

Tribuna

Juegos de poder verbales

Tribuna

Hay que respetar el resultado de las elecciones

Tribuna

La procesión de la humanidad

Tribuna

¿Gobierno a cambio de qué?

Tribuna

Gobierno ya

Tribuna

La cuestión de la identidad y de los migrantes

Tribuna

Muere en accidente Santiago Bastos, el militar de Inteligencia que truncó la involución en las FF.AA.

Tribuna

El ‘Águila’ ha alunizado. 50 años de la llegada del ser humano a la Luna

Tribuna

Soluciones al alcance de la mano

Tribuna

La Legislatura del derecho a la vivienda

Tribuna

Gobierno progresista y estable, cuanto antes

Tribuna

La leyenda de Ali y Cántara, Alicante

Tribuna

Investidura: hablemos del para qué

Tribuna

Homenaje a Jaime Vera en el Ateneo

Tribuna

Reflexiones sobre el homenaje a Jaime Vera en el Ateneo

Tribuna

La gran coalición pasa factura al SPD

Tribuna

Jaime Vera vuelve al Ateneo

Tribuna

Una Europa que avanza con una España que empuja

Tribuna

Literatura y gastronomía

Tribuna

Elecciones Municipales en Cataluña: La cuestión social y el miedo

Tribuna

Cien mil españoles más votarán por Europa

Tribuna

El mito Rubalcaba

Tribuna

Ahora también … 26 de mayo!!

Tribuna

Las dos derrotas de Aznar

Tribuna

Las Mentiras Románticas, Cataluña, elecciones Generales y Municipales

Tribuna

La ciudadanía decide

Tribuna

Tres autores, tres ideas para la socialdemocracia

Tribuna

Con el PSOE, la economía crece más y mejor

Tribuna

Manipulación, tergiversación y mentira… vienen de bastante atrás

Tribuna

Lecciones del Brexit

Tribuna

Homenaje al profesor Peces Barba en el Ateneo de Madrid

Tribuna

Un municipalismo para promover Europa

Tribuna

Límites éticos a la investigación en edición genómica

Tribuna

El feminismo socialista para Amparo Martí

Tribuna

28 de Abril: una visión desde Catalunya

Tribuna

No con mi voto

Tribuna

Por la dignidad de las personas, contra el menosprecio y la invisibilidad

Tribuna

El derecho a ser escuchado de Pedro Sánchez

Tribuna

Humanización, deshumanización, transhumanización

Tribuna

Progreso, Bienestar y Concordia

Tribuna

Luchar por Europa

Tribuna

La vigencia del socialismo democrático

Tribuna

Impuestos: suficientes y justos

Tribuna

Sol de domingo en los cien años de la Cuesta de Moyano

Tribuna

¿Decretos leyes? Depende para qué

Tribuna

Homenaje a Jiménez de Asúa en el Ateneo de Madrid

Tribuna

Conquistas, identidad y unas pelis de romanos

Tribuna

Sin igualdad y derechos Europa no existe

Tribuna

¿Sobre qué debatiremos en 2019? ¿Sobre territorios o sobre personas?

Tribuna

Traición a la democracia española

Tribuna

Muere la abogada María Luisa Suárez Roldán, pionera del primer bufete laboralista

Tribuna

La Extremadura incomunicada del siglo XXI

Tribuna

¿Dónde conduce la política de la crispación?

Tribuna

El año que la izquierda vivirá peligrosamente

Tribuna

PP y Ciudadanos pactan con el franquismo

Tribuna

¡A por ellos!

Tribuna

Constitución, celebración y reforma

Tribuna

El contagio de la ultraderecha europea no debería darse en España

Tribuna

Alfabetizar a las cúpulas de la derecha

Tribuna

La Mezquita-Catedral de Córdoba: razón y religión

Tribuna

A vueltas con los símbolos patrios

Tribuna

Jueces independientes

Tribuna

A vueltas con la monarquía

Tribuna

Eutanasia o el derecho a vivir dignamente

Tribuna

Liderazgos políticos y redes sociales

Tribuna

La Filosofía se recupera

Tribuna

Dejen gobernar

Tribuna

Cataluña en la encrucijada

Tribuna

Yo voté a Carmena, ¡perdonadme!

Tribuna

El huevo de la serpiente

Tribuna

Se dignifican las pensiones, pese a las cloacas

Tribuna

Falsedad del máster de Casado

Tribuna

Vuelve el aznarismo

Tribuna

Cataluña y la jaula del hámster

Tribuna

Los enemigos de las humanidades

Tribuna

El auge fascista y la anti-europa

Tribuna

Casado recorta desde la oposición

Tribuna

En memoria de Manuel Salcedo Vaya

Tribuna

Demasiados ‘hombres fuertes’

Tribuna

La herencia de Franco

Tribuna

Sanidad universal y justicia social

Tribuna

Ustedes se equivocan

Tribuna

Los jóvenes reclaman soluciones

Tribuna

Esperanza con interrogantes

Tribuna

Políticas de identidad y políticas de solidaridad

Tribuna

Jugando a escribir

Tribuna

Afrontar las causas de la inmigración

Tribuna

España vuelve a contar en Europa cuando más falta hacía

Tribuna

Acuarius o la lección española

Tribuna

De talantes y gestos estos días

Tribuna

Don Tancredo y el bolso de Soraya

Tribuna

Lecciones de la moción de censura

Tribuna

Un gobierno legítimo

Tribuna

Pedro Sánchez: el cambio imprescindible

Tribuna

De la táctica a la praxis. Carta abierta a los ciudadanos/as de la izquierda progresista

Tribuna

Cumplir lo prometido

Tribuna

Recuperar la ilusión en que lo que creíamos muerto vuelve a vivir

Tribuna

Sumar fuerzas, fundir horizontes

Tribuna

La moción imprescindible

Tribuna

La respuesta al supremacismo de Torra

Tribuna

A Pablo Iglesias e Irene Montero los definió León Felipe

Tribuna

Disculpen las molestias (De la braguetocracia y otras lindezas)

Tribuna

Serial de poder en Madrid

Tribuna

Le llamábamos don Enrique

Tribuna

Por dignidad

Tribuna

Cánones de belleza

Tribuna

El populismo de Ciudadanos

Tribuna

Con los ojos abiertos (A las activistas de Altea)

Tribuna

Jardín cerrado

Tribuna

Pensiones dignas y poderes fácticos

Tribuna

Vía dolorosa de Semana Santa

Tribuna

La reforma de la financiación local

Tribuna

Machismo: los síntomas y la enfermedad

Tribuna

8 de marzo, huelga de mujeres

Tribuna

Elecciones en Italia: europeísmo contra populismo

Tribuna

¿Reforma electoral? ¿para qué y para quién?

Tribuna

Forges: Un sentido común democrático

Tribuna

Tecnología y precariado

Tribuna

Enrique Tierno Galván: El triunfo de la intuición

Tribuna

La gran coalición no es una buena idea

Tribuna

‘¿Qué pensaría su padre si…?’

Tribuna

Argentina y el ‘NeoGatopardismo’

Tribuna

Juan Carlos Quer, centro de admiración

Tribuna

El auge supremacista

Tribuna

El laberinto catalán

Tribuna

Invierno, invierno

Tribuna

Esa izquierda portuguesa que apoya el secesionismo catalán

Tribuna

Volver a empezar

Tribuna

¿Soberanía?

Tribuna

De la caverna a la ‘mediocracia’, en Argentina

Tribuna

No sigan estirando la cuerda de la desigualdad

Tribuna

Arrinconando al machismo

Tribuna

Terrorismo fiscal

Tribuna

Elogio de Puigdemont

Tribuna

A Cataluña le conviene el PSC

Tribuna

El regreso a la pax catalana

Tribuna

Cataluña también forma parte de mi identidad

Tribuna

Crónica de la muerte de un poeta

Tribuna

La locura de Seward y Cataluña. Pensamiento estratégico

Tribuna

Políticos para resolver problemas y políticos para crearlos

Tribuna

Podemos salir bien de esta

Tribuna

En defensa del Régimen del 78

Tribuna

Decadencia

Tribuna

Cataluña, los funámbulos sobre la cuerda floja

Tribuna

Víctimas y verdugos en Cataluña

Tribuna

Más cultura de defensa para un mayor esfuerzo presupuestario

Tribuna

Tatuajes

Tribuna

Pacto de rentas, también para los catalanes

Tribuna

Para un niño desconocido

Tribuna

Hay que subir los salarios

Tribuna

Ablación

Tribuna

El observador

Tribuna

Los secesionistas no tienen derecho

Tribuna

La alargada memoria de Miguel Ángel Blanco

Tribuna

El régimen del 78 y los candados

Tribuna

Prometeo

Tribuna

Lo del famoso Referéndum

Tribuna

Emeth

Tribuna

Babel

Tribuna

El poncho de los pobres

Tribuna

La necesidad de la política

Tribuna

La ‘gravitas’

Tribuna

‘The Jesoua Tree’ y el tesoro de las primeras veces

Tribuna

40 aniversario de la legalización del PCE

Tribuna

Noticia y realidad

Tribuna

Sobre la codicia o los jornaleros del voto

Tribuna

El precario equilibrio del funámbulo

Tribuna

Fantasma mío

Tribuna

Maradona

Tribuna

Carnaval, carnavalada, carnavalismo

Tribuna

“Unha flor é un milagre…”

Tribuna

Los hijos, nivel de vida, nivel moral

Tribuna

Un país de cocineros que se atraganta

Tribuna

Bruce Springsteen, cuando todos los genios deberían escribir su biografía

Tribuna

Me he pasado la navidad leyendo a Elgarresta

Tribuna

Las cintas de casette