noviembre 2020 - IV Año

ENSAYO

De tal palo tal astilla

Amo las cosas que nunca tuve
Con las otras que ya no tengo; 
Gabriela Mistral

hijamarx2Decir Jenny Marx es nombrar a una mujer decidida, valiente y luchadora. Hoy, pocos la recuerdan. Hija mayor de Karl Marx y de Jenny von Westphalen, fue educada de un modo libre, es decir, tuvo acceso a una formación que estaba entonces vedada a las niñas. Desde muy joven tuvo una conciencia clara de sus derechos y, sobre todo, de aquello por lo que merecía la pena luchar. Periodista, profesora de francés y alemán, tuvo una actitud militante y estuvo siempre al lado de los desfavorecidos y contra los opresores.

Puede afirmarse que fue una proto-feminista que reivindicó los derechos de la mujer aunque el movimiento feminista apenas la menciona.

Lo primero que me llamó la atención es que nació un 1 de mayo de 1844. Nacer el primero de mayo debe imprimir carácter. ¡Hermoso día para ver la luz! Día del trabajo. Día de las reivindicaciones del movimiento obrero. Día de lucha y esperanza.

Estaba dotada de exquisita sensibilidad y de una gran fuerza interior para oponerse a cuanto envilece e impide alcanzar la dignidad humana. En sus artículos periodísticos trató, sobre todo, el problema irlandés, que es tanto como decir la acción violenta y la brutal represión que sufrieron quienes defendían sus derechos por parte de los terratenientes irlandeses y del ejército y la policía inglesa.

Algunos de sus artículos, publicados en el periódico La Marseillese, llevan títulos tan expresivos como: HAY JUDAS QUE NO USAN ANTEOJOS, CÓMO SON TRATADOS LOS PRISIONEROS FENIANOS, (como se denominaba a los nacionalistas irlandeses que se oponían al dominio británico de Irlanda) o LA CARTA DE O’DONOVAN, donde denuncia las torturas que se infringían a los prisioneros. Corría el año 1870, cuando escribió estos textos. Jennychen se vio obligada a firmarlos como J. Williams, es decir, un pseudónimo masculino, otra prueba de la invisibilidad de la mujer. Eran tiempos oscuros. Estaba aun lejos la presencia política de la mujer.

Por estas y otras causas Jenny Marx, es una adelantada de la lucha por la igualdad y por la dignidad. Una gris niebla vespertina en forma de prejuicios sociales, impedía que las mujeres tuvieran acceso a derechos democráticos esenciales. No olvidemos, que el movimiento sufragista que tuvo en Gran Bretaña episodios destacados, es posterior. Por tanto, las mujeres vivían en una especie de clandestinidad política y estaban lejos de superar el muro de miedo y represión que las mantenía atenazadas. Los comportamientos sociales establecidos, las asfixiaban pero supieron rebelarse. Eran fuertes aunque tuvieron que pagar dolorosos tributos en forma de soledad e incomprensión.

hijamarxPuede decirse que mujeres como Jenny Marx, estaban llenas de confianza, creían en sí mismas y reivindicaban su derecho a la igualdad y a poder manifestar sus proyectos, sus inquietudes y su creatividad. Tuvieron en contra a los conservadores, a muchos que se decían progresistas, a los leguleyos y a los cobardes que practicaban el ‘arte de mirar para otro lado’.

En esa lucha sorda quienes no estaban dispuestos a ceder en su dominio, con el apoyo de los clérigos de todas las iglesias, llegaron a la conclusión de que había que crear un clima hostil y si hacía falta mentir, se recurría a la mentira… y si hacía falta golpear, se golpeaba. Era una contienda entre quienes pretendían liberarse de lo que humilla y ata y quienes se oponen, férreamente, a toda forma de progreso. Las convenciones sociales no dejan de ser cadenas invisibles que ejercen un fuerte control.

Murió joven, un cáncer acabó con su vida cuando tan sólo contaba treinta y ocho años. Se casó con Charles Longuet, un activista que utilizó, frecuentemente, la prensa como vehículo para expresar sus ideas. Un hijo del matrimonio llegó a ser un líder destacado del Partido Socialista francés.

Es sencillamente incomprensible el olvido y la falta de interés por los datos biográficos de Karl Marx y su entorno familiar. La familia Marx tuvo que hacer frente a grandes dificultades, a estrecheces económicas, a situaciones trágicas. Dos de sus hijas se suicidaron y la mayor, a quien dedicamos este artículo, murió, como hemos comentado, siendo aun joven.

El bicentenario del nacimiento de Karl Marx tampoco ha suscitado un excesivo interés por indagar sobre estos asuntos. Es incomprensible que, a estas alturas, no resulte accesible la correspondencia que los miembros de la familia y sus amigos sostuvieron durante un periodo prolongado de más de cinco décadas. Muchos de estos documentos permanecieron custodiados en Moscú, mas ya es momento de que salgan a la luz. Los datos personales, las relaciones familiares y los sentimientos son muy útiles para entender, en medio de qué clima escribió Karl Marx sus obras, y en qué ambiente crecieron y se desarrollaron sus hijas.

La saga de los Marx fue brillante, apasionada y combativa. Quizás la menos conocida sea Jenny Longuet cuya vida e ideas no sólo son interesantes sino muy ilustrativas. A lo largo de su existencia dieron muestra de una enorme capacidad de sacrificio, lo que no les impidió apoyar, hasta la extenuación, ideas emancipatorias.

LasMarxUna de las vertientes más interesantes de Karl Marx fue la periodística. Lo que no se ha comentado, en absoluto, es que la continuadora de esta faceta fue su hija Jennychen. En sus artículos de denuncia contra las torturas y la represión que tenían lugar en Irlanda y contra la hipocresía y doblez de personajes astutos pero un tanto siniestros, como Williams Gladstone, pese a tratarse de un político liberal.

Se puede advertir en sus escritos una sinceridad, un nervio y una enorme capacidad de indignación ante la injusticia que hace que la podamos considerar digna hija de su padre.

Parece que con el rumbo errático que sigue, en nuestros días la globalización, los análisis del Viejo de Treveris se muestran, en no pocos aspectos, certeros y necesitan ser repensados. Por ejemplo, en lo concerniente a sus meditados textos sobre la paulatina debilidad del capitalismo. No podemos sino corroborar que el diagnóstico fue certero. ¡Quién se atreve a hablar ahora del Fin de la Historia!

Es apasionante que las mujeres que rodearon a Marx y, Jennychen a este respecto es paradigmática, supieron rebelarse contra el papel secundario que la sociedad les había asignado y con valor, energía e inteligencia enfrentarse a ese techo de cristal… y abrir caminos hacia la igualdad que después siguieron otras muchas.

Quizás, por eso, me sigue sorprendiendo que no se le reconozcan sus méritos y que activistas como Jennychen no sean objeto de mayor interés y reflexión. De aspecto frágil, destacaba por un carácter fuerte y decidido. El hecho de que quisiera colaborar con la prensa socialista denunciando torturas, injusticias y atentados a la dignidad humana, le proporciona un halo de grandeza.

En cierto modo Jenny Marx es un entrañable personaje intrahistórico. No fue protagonista de grandes hechos, pero ella y otras muchas posibilitaron con su esfuerzo y su ejemplo, cambios de envergadura que tendrían lugar algunas décadas después.

Cuando se analizan los antecedentes de la lucha de la mujer por su emancipación, creo que debería existir un mayor espacio para militantes abnegadas en pro de la igualdad de derechos. Jenny Marx, fue precursora de reivindicaciones políticas, sociales y económicas que sirvieron para… golpear el muro de intransigencia existente y abrir los primeros resquicios por los que penetraron estas ideas innovadoras.

Creo que Jenny Marx tiene el suficiente atractivo e importancia para que se le preste, sin duda, una mayor atención… lo que nos ayudará a comprender el punto de partida de la lucha de las mujeres por alcanzar la libertad, la igualdad, la independencia y el derecho a ser ellas mismas.

 

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”