diciembre 2020 - IV Año

ENSAYO

Inteligencia y liderazgo

inteligencia1La palabra inteligencia es una síncopa de otras dos: inter – legere, leer lo que no está escrito; quiero decir al pie de la letra, leer entre líneas.

Para liderar cualquier grupo, desde la pareja, o díada, hasta el universo social, si se tiene pudor, el aspirante ha de reconocerse inteligencia suficiente, porque el asunto la requiere. Si el aspirante fuera un globo inflado, un mindango presuntuoso, su entorno inmediato ha de hacerle entrar en razón y ponerlo en su sitio, porque todas las personas somos necesarias y tenemos una razón de ser en ese gran mosaico que constituye la humanidad. No sobra nadie. Pero cada uno somos una tesela, sólo una tesela, que cobra significación y sentido cuando está en su sitio.

El liderazgo es una labor de servicio que presta un miembro del grupo que es quien más necesita de la existencia del grupo. ¿Sí?. Pues, sí. Todo Aquiles tiene su talón, o varios talones; y se propone, dispone y expone a gobernar, consciente o no, por necesidades de su propio guión.

Sin embargo, hoy no quiero reflexionar sobre la personalidad del líder, sino sobre un tema candente que nos afecta, y mucho, a los españoles de la España, vaciada de inteligencia de forma sistemática.

Me explico: sólo en Estados Unidos, hay más de mil investigadores españoles trabajando en centros públicos, según la ECUSA (Asociación de Españoles Científicos en USA). Entre 2010 y 2019, abandonaron el país otros 9.205 científicos con destinos diferentes. A más de los ingenieros, doctores y licenciados que trabajan en centro privados. Ello significa que hay un diáspora de la inteligencia, pese a que el Estado español invierte 6.000€ al año en cada estudiante universitario de carreras de Letras y 9.000€ en los de carreras de ciencias. Es un dineral, ciertamente, que se desvanece por el mundo, como humo de paja.

Este fenómeno se debe a que han cuajado varios preconceptos: uno, no pequeño, es que la enseñanza universitaria es como la enseñanza básica, un derecho universal cuya gratuidad debe garantizar el Estado. Este preconcepto sirve para paliar el paro, mientras muchos jóvenes permanecen aparcados en la cafetería de las facultades. Convendrán que es una medida poco inteligente.

Además, tal muchedumbre de aspirantes consigue bajar la calidad de los títulos, porque el saber no se administra a las masas. Éstas son un florilegio de emociones y pueden hacer la revolución; pero, cuando son pasivas hacen de la inercia su cuarto de estar y se convierten en un Leviatán, voraz de derechos a cambio de nada.

unavOtro preconcepto es que el título universitario es un mero requisito básico, para cualquier empleo. No importa la especialidad, ni la rama del saber. Se sobreentiende que el universitario recién titulado sabe poco, basta con que tenga la cabeza un poco disciplinada, sepa inglés y tenga una pátina cultural. Con ese armamento ya vale para cualquier empleo. Es el reverso de un especialista, de quienes decía Ortega que sabían casi todo de casi nada. Aquellos sabían algo, mientras que hoy, el universitario que ha estado en la masa de la facultad sabe casi nada de casi todo.

Por si faltara poco, salir con un título degradado al mercado laboral es una inmensa fuente de frustración para quienes han de aceptar un puesto de cajero, en alguna sucursal de algo.

Es peor aún que los mejores se vayan, que vuelen a otros espacios de acogida para la inteligencia. Son los aplicados que se zafaron de la masa, aprendieron con sus mañas y ahora se van a hacer de españoles por el mundo. Mal asunto.

La igualdad, que no es una moda de ahora, ha de ser de oportunidades, para quienes quieran y puedan aprovecharlas. Hemos tenido un excelente ministro socialista de economía, que hizo su carrera con una beca del PIO (Patronato de Igualdad de Oportunidades), porque una sociedad madura no puede consentir que se pierda ni un solo cerebro de quienes la integran. Pero, igualar a la baja es descerebrarse.

Como sociedad, tenemos delante todos los retos de la revolución tecnológica que discurre delante de nosotros, que miramos pasmados desde la orilla, en lugar de estar inmersos en ella como protagonistas.

Naturalmente que la universidad exige una reforma copernicana. Muchos compañeros míos hicieron el doctorado, porque no encontraban otro trabajo, o no lo buscaron, y nunca salieron de la facultad; llegaron a catedráticos y han proclamado las excelencias de la endogamia. No importa que el profesorado no haga investigación; lo que la autoridad académica exige es fidelidad, lealtad, falta de crítica y, en su caso, prosternación nacionalista. Así, no hay manera. Si el prior juega a las cartas, la comunidad sólo puede aspirar a ser una chirlata. Esto exige liderazgo.

Dedicamos 7.500 millones de euros a investigación, apenas un 1.19% del PIB a investigación; podemos dedicar el 2.94%, como hace Alemania. Si ellos pueden, es que sí se puede. De hecho, Google destina más del doble que España a investigación, Hauawei el triple y Amazon más del triple. Entretanto, nosotros alampando porque Teruel, con todos mis respetos, existe. El bien común establece prioridades, nos guste o no. Y el líder inteligente está obligado a defenderlas, antes que hacer política de campanario.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”