noviembre 2020 - IV Año

ENSAYO

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Contemplan aterrados y desamparados
ese derrumbamiento que acaba en el silencio
José Hierro

jaureswebJean Jaurés (1859/1914) fue un líder político y un intelectual de una integridad colosal. Dotado de una formación sólida, luchador infatigable, encarnó los sueños de justicia e igualdad del socialismo democrático y durante toda su vida profesó un internacionalismo y un humanismo, asimismo fue un defensor a ultranza de la democracia y de los principios republicanos. Mantuvo un compromiso inequívoco con un proyecto europeísta que se elevara por encima de los estrechos límites nacionalistas.

Como es sabido, fue asesinado por un ultranacionalista al comienzo de la I Guerra Mundial. Se distinguió por ser un tribuno, que con voz metálica, denunciaba todo aquello que envilecía y se oponía a la emancipación de los oprimidos. En los últimos meses de su vida trató de impedir con una enorme lucidez y un tesón digno de encomio, que los ciudadanos de los distintos países europeos se enzarzaran en una guerra fratricida de la que sólo podían salir beneficiados intereses mezquinos y espurios.

Podría afirmarse que Europa proyectaba una imagen sólida en un espejo gigante. Ese sueño de fraternidad entre los pueblos fue bruscamente roto en mil pedazos, destruyendo muchos proyectos emancipadores y sembrando la aniquilación y el desconcierto.

Creo que, todavía hoy, tiene sentido preguntarse: ¿Por qué fue asesinado? La serpiente cambia de piel pero no de condición. No deben engañarnos las distintas máscaras que exhibe.

Pasaré a enumerar algunas de las razones por las que me parece, Jean Jaurès, una figura imprescindible que deberíamos tener presente en estos momentos crepusculares y convulsos donde tantas cosas parecen desmoronarse. Quizás no seamos conscientes, pero a menudo la historia se repite… y no somos capaces de evitarlo.

No se arredraba nunca. Era un batallador nato. Pocos escritores lo han descrito tan bien como Stefan Zweig. Transmitía una fuerza indoblegable y contagiosa, tal vez proveniente de una nítida conciencia de sus objetivos. Se opuso a todo tipo de fanatismos y tenía una especial habilidad e intuición para advertir de donde procedían las amenazas, bajo que pretextos se encubrían los planteamientos más rastreros y de qué forma se azuzaba y excitaban los ánimos, no apelando a la racionalidad sino a los instintos más primarios.

jauresokCreía en el esfuerzo, en la perseverancia. Su palabra emanaba de un corazón fuerte y rebosante de ansias de justicia, percibía muy bien a donde podían conducir las incitaciones a la violencia que algunos lanzaban y que tantos inconscientes propagaban. Desconfiaba y, creo que con toda razón, de las ideas que preconizaban la violencia y, por el contrario, creía en la constancia y en los esfuerzos serenos y racionales.

Europa está inmersa en una grave crisis. En momentos como este hay que traer al presente a aquellos europeístas que creían firmemente en la cooperación de los pueblos y que se distanciaban de los métodos violentos como mecanismo para conseguir los avances sociales deseados. Ante un panorama desconcertante hay que extremar la prudencia para no perder el rumbo que, colectivamente, perseguimos.

Hay que recordar que entre sus abundantes escritos destacan aquellos en los que defiende un laicismo que separe, con nitidez, las confesiones religiosas del Estado. En esto, como en tantas otras cosas, fue pionero y dio consistencia a un proyecto laicista e integrador.

En sus comienzos fue un republicano de izquierdas que viró hacia el socialismo y que con su empuje tuvo la virtud de unificar a las distintas fuerzas dispersas. Su palabra y sus planteamientos tuvieron un inequívoco eco e influencia en los Congresos de la II Internacional. Si hubiera que elegir un rasgo que lo identificara sería el de humanista con profundas convicciones éticas.

Fundó el periódico L’Humanitè cuyo prestigio creciente lo convirtió en un medio que difundió ideas pacifistas e internacionalistas para conjurar las apelaciones bélicas y burdas que se envolvían en distintas banderas… con la intención de romper la unidad de la clase trabajadora.

Se le ha acusado de tener planteamientos moderados. Creo que es injusto. Defendía, con convicción, como tribuno, como líder político y como intelectual, la emancipación económica, social y cultural del proletariado.

Quizás, por eso mismo, fue un antimilitarista convencido que advirtió certeramente las trampas que se tendían al futuro del Continente y que finalizarían con cientos de miles de muertos en los combates de la I Guerra Mundial, que prefiero denominar, I Guerra Civil Europea.

Me parece relevante traer a la memoria que se opuso al concepto de ‘Dictadura del proletariado’ y que se mostró un firme defensor de la democracia representativa y de alcanzar los fines programáticos del socialismo por medios democráticos y partiendo de las condiciones dadas.
Cuesta trabajo creer que este político francés fuera asesinado tres días después de declararse la I Guerra Civil Europea y fuera vilipendiado y atacado despiadadamente por quienes hicieron lo posible para que la crisis desembocara en un conflicto bélico, que dejó tras sí una Europa arrasada, empobrecida y desangrada.

jeanjaurèsConsideraba que había que afianzar los principios y valores republicanos y, desde un Estado fuerte, llevar a cabo reformas sociales de calado. Por cierto, hay que asociar a Jean Jaurès con las primeras leyes que establecían las libertades sindicales o la creación de planes de jubilación para los obreros. En la actualidad, con los recortes y las políticas antisociales de austeridad están en indudable peligro las pensiones y, por tanto hemos de defenderlas con uñas y dientes en los parlamentos y en la calle.

Se le puede considerar un reformista institucional y un republicano defensor de fortalecer los vínculos entre la clase obrera y la pequeña burguesía.

Otro aspecto que me parece adecuado reseñar es que arrastró al Partido Socialista a posicionarse en defensa de Dreyfus, para lo que tuvo que enfrentarse a quienes, desde rígidos planteamientos de clase, lo consideraban un tema burgués. No fue este el único ‘encontronazo’ que tuvo con los marxistas ortodoxos como Jules Guesde.

Cabe resaltar, otros logros de Jean Jaurès, que hacen de él un pensador y un hombre de acción, que sabía, perfectamente cuales eran las causas a apoyar y defender y cómo hacerlo. En 1905 y siguiendo las indicaciones de la Segunda Internacional tuvo un papel activo en la fundación de la SFIO (Sección Francesa de la Internacional Obrera). En todo momento se mostró partidario de reformas democráticas que se desarrollaran dentro del orden constitucional republicano, aunque no desdeñaba, en absoluto, muchas ideas y planteamientos marxistas.

No es menos importante que se opusiera al colonialismo y se enfrentara a la política del Gobierno francés en Marruecos, que tanta sangre y sufrimiento suponía, al servicio exclusivo de oscuros intereses imperialistas. Quizás, fue especialmente clarividente, cuando tras las guerras balcánicas vio cernirse en el horizonte el siniestro espectro de la Guerra Civil Europea, que la política colonial de Francia no hacía más que empeorar. Me parece, altamente meritoria su llamada a los obreros de todos los países para que se unieran y pudieran librarse de lo que definió con lucidez como ‘horrible pesadilla’.

Con estas posiciones, los sectores ultra-nacionalistas, lo insultaban y asaeteaban con un odio irracional y homicida, llegándolo a acusar de ‘traidor’. En este contexto de excitación falsamente patriótica, un fanático, Raoul Villain, puso fin a su vida, el 31 de julio de 1914, de tres disparos en el café Le Croissant, de la calle Montmartre de París. Este crimen execrable, es uno de tantos que, prácticamente, han quedado impunes. Villain fue detenido y encarcelado pero en Marzo de 1919 fue puesto en libertad, tras finalizar la I Guerra Mundial.

Jean Jaurès nos legó como herencia una importante obra, que pone de manifiesto tanto su vigor intelectual como sus profundos conocimientos filosóficos e históricos.

jaures3Existe un amplio consenso en que su principal contribución es La historia socialista de la Revolución Francesa, en 13 tomos. Me parecen de singular relieve: Hacia la revolución social, Estudios Socialistas o El discurso de Vaise de 1914, que aún hoy sigue siendo estremecedor y que en no pocos aspectos, continúa hablándonos de amenazas reales y tangibles; igualmente tienen un interés nada desdeñable, sus combativos artículos en la prensa que contenían su preocupación porque Europa no se precipitara al desastre llevando a cabo una pedagogía social decidida y valiente.

Podría afirmarse que el suyo era un socialismo humanista y ecléctico donde cabían patriotismo e internacionalismo así como posiciones reformistas avanzadas, que no excluían en determinadas circunstancias, planteamientos revolucionarios.

En estos tiempos de populismos, manipulación informativa, nacionalismos excluyentes, posverdad y manipulación generalizada, es ejemplar su defensa de la democracia parlamentaria.

El pensamiento y las acciones de los hombres ejemplares que dejan tras sí huellas indelebles, los mantiene vivos mucho tiempo después de su muerte. Creía en su país pero, también, en la humanidad y era consciente de la importancia de defender los derechos conquistados, de ampliarlos y de oponerse con tenacidad a las oscuras maquinaciones de quienes procuran dividir, alienar y sembrar la discordia entre los ciudadanos alejándolos con falsas promesas de sus objetivos y reivindicaciones.

Quisiera decir que los franceses no lo han olvidado. Los internacionalistas y pacifistas, tampoco. Desde 1924, sus cenizas reposan en el Panteón de París. En muchos lugares de Francia, placas, monumentos o nombres de calles testifican ese tributo de admiración. El metro de París y otros han dado su nombre a alguna de sus estaciones.

La mejor prueba de cariño y admiración es que en su ciudad natal, Castres, exista el Museo Jean Jaurès, que fue inaugurado con su actual configuración en 1988 por Françoise Mitterrand y pasó a denominarse CNMJJ (Centro Nacional y Museo Jean Jaurès) para que todos sus admiradores puedan recordar su contribución a la emancipación de los oprimidos, a las ideas republicanas, a los principios democráticos y, sobre todo, a un espíritu europeísta, integrador… lo que le costó la vida a manos de fanáticos excluyentes, que eran un peligro, en su tiempo, y que siguen siéndolo en el nuestro.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”