noviembre 2021 - V Año

ENSAYO

Las socialistas belgas hasta finales de los años veinte

belg 0El Socialista dedicó mucha atención a la situación de las mujeres socialistas dentro, pero, sobre todo, fuera de España en la década de los años veinte, un período que consideramos clave en la historia del feminismo y, sobre todo del feminismo socialista, como hemos expuesto en varias ocasiones. En sus páginas se incluyeron estudios sobre el desarrollo organizativo de la mujer socialista en distintos lugares de Europa y acerca de sus conquistas. Se trata de un material no conocido que aporta información para ahondar en el conocimiento de la historia de la mujer.

En febrero de 1928 se repasó el caso belga. El Partido Obrero Belga se fundó en abril de 1885 y, al parecer, desde el principio tuvo entre sus reivindicaciones la lucha por la igualdad de derechos políticos de las mujeres en relación con los hombres, como se podría comprobar en el Congreso de Quaregnon. Por nuestra parte, sabemos en este Congreso de 1894 se adoptó la Carta del mismo nombre que, en realidad, se había discutido el en el Congreso de Bruselas. Supone el documento básico o doctrinal del Partido Obrero durante mucho tiempo. En el artículo se alude, en realidad al Congreso de Gante de 1893 donde Volders y Serwy presentaron una proposición, que se aprobó, donde se declaraba que el Partido perseguiría la supresión de todas las disposiciones legales que consagrasen la inferioridad civil, política y económica de la mujer, además de pedir sus derechos políticos. En todo caso, como vemos, el socialismo belga incluyó entre sus reivindicaciones las relacionadas con la mujer. En este sentido, con el tiempo se consiguió el reconocimiento del sufragio femenino en los denominados consejos de conciliación y en los de industria, y eran elegibles para todas las asambleas, desde los Ayuntamientos al Senado.

Eelsocialistan la primera etapa de la historia de este Partido se destacó la figura de la escritora y oradora Isabel Gatty de Gamonal, publicando, al parecer, en El Socialista algunos de sus trabajos. También habría que nombrar a Alicia Bron, Emilia Clayes y María Tilmas.

Pero el problema del voto femenino era más complejo porque cuando la derecha belga comenzó a plantear la necesidad de que se reconociese, parte de los socialistas belgas temieron que eso podía ser perjudicial para la causa del Partido Obrero por la supuesta influencia clerical sobre la mujer. No olvidemos el poder de la Iglesia Católica en la política belga. Se produjo, por lo tanto, un debate en el seno del socialismo. Así pues, en 1919, un sector de los socialistas votó en contra de que las mujeres pudieran votar para los municipios, aunque el Partido se empeñaría en defender el sufragio femenino en el parlamento en 1922 para el nivel provincial, algo que no se conseguiría inmediatamente, demostrando la complejidad de este asunto dentro de la política belga, algo que, en cierta medida, compartían con el caso francés. En todo caso, la aprobación del sufragio en el nivel municipal y luego, finalmente, en el provincial sirvió como estímulo para la movilización política femenina, revitalizando la organización de las mujeres dentro del Partido, anteriormente un tanto amortiguada. En ese sentido, en 1919 se crearon las Secretarías permanentes femeninas de las Mutualidades del Centro y del Borinage. En 1921 se fundó “La Mujer previsora”, mutualidad femenina del distrito de Bruselas. Todo este movimiento mutualista estaría formado por amas de casas y trabajadoras fuera de casa, aunque el sector obrero era más importante en Flandes.

belg 2A la altura de 1928 ya había concejalas, una alcaldesa, diputadas provinciales y una senadora. Casi cien mil mujeres estaban afiliadas al Partido Obrero, aunque el destacado líder socialista belga Vandervelde consideraba que no era suficiente, habida cuenta del gran número de mujeres que seguían, según su opinión, dominadas por el triple yugo del marido, el patrón y el cura.

Es importante en este análisis de las mujeres socialistas contar también con el testimonio de Alice Pels. Las socialistas belgas tenían un periódico propio, editado en francés y flamenco, La Voz de la Mujer, dirigido por Pels, figura clave en el internacionalismo socialista femenino, ya que sería secretaría general de la Internacional Socialista de Mujeres desde 1935 hasta 1940.

Pues bien, Pels fue invitada en Suiza con motivo del Día Internacional de la Mujer de 1928 para que impartiera una serie de conferencias en Ginebra y Lausana sobre el movimiento socialista femenino y sus realizaciones en Bélgica.

En primer lugar, las socialistas belgas se habían comprometido en la lucha por la protección de la mujer, al crearse un fondo como seguro mutuo al que habían contribuido algunas provincias, acumulándose un total de medio millón de francos. También estaban trabajando en la protección del niño, ya que se habían creado consultorios populares para los recién nacidos. Habían conseguido también la creación de pensiones de viudedad para las mujeres. Una iniciativa muy destacada tenía que ver con las vacaciones, ya que las socialistas belgas habían alquilado una casa de campo para descanso de las obreras. Por otro lado, se había conseguido que las mujeres casadas pudieran disponer libremente de sus bienes. Estaban luchando para que desapareciera del Código Civil el artículo 213 que establecía la obediencia de la mujer al marido, pero la fuerza de los católicos lo había impedido hasta entonces. Otro tema en el que se estaba trabajando era el del alcoholismo. Habían contribuido a que se prohibiera la venta de alcohol en pequeñas cantidades (máximo de dos litros), obteniéndose un gran resultado. No olvidemos que el sufragismo se destacó contra el alcoholismo desde sus inicios, que entroncaría después también con el socialismo, intentado apartar a los trabajadores de la taberna.

belg 3Pels, consideraba muy positivo que se hubiera podido ya comenzar a poder votar (1921 y 1926), experiencia que, siempre según ella, había servido para fortalecer la cultura política femenina. En todo caso, sabemos que el sufragio femenino no estaba totalmente conseguido, porque las mujeres belgas no podían votar para elegir diputados y senadores, con la excepción de aquellas mujeres que hubieran perdido sus esposos o hijos en la Gran Guerra.

Por fin las socialistas belgas estaban comprometidas con el pacifismo. Las mujeres en Bélgica habían padecido los horrores de la Gran Guerra de forma evidente, ya que, como sabemos el país fue invadido por los alemanes.

Pero la visión del socialismo belga en relación con las mujeres puede ser completado con la opinión de un observador extranjero, por un destacado socialista español, Andrés Saborit que, en el verano de 1928, asistió al Congreso de la Internacional Obrera y Socialista, y conoció la III Conferencia Internacional de Mujeres, que se celebró antes del Congreso en la Casa del Pueblo de Bruselas.

Las observaciones de Saborit son críticas, desde su acendrado socialismo. En primer lugar, consideraba que el Partido Obrero no tenía una postura clara sobre del sufragio femenino. Por un lado, Vandervelde y un sector de la formación eran claros defensores del reconocimiento del mismo, pero la parte valona del Partido no lo era porque temía la influencia de la Iglesia Católica sobre las mujeres a la hora de votar a los clericales en detrimento de lo conquistado política y socialmente por los socialistas de esta parte de Bélgica. Pero Saborit estaba más cerca de la posición de Vandervelde, porque como él, pensaba que a la larga esta negativa socialista podía volverse en contra del Partido al ser manipulada por la derecha, posición que nos interesa destacar por su posible aplicación al caso español. El voto femenino podía ser un voto clerical, pero también un arma de doble filo, para el socialista español, ya que, si el socialismo se empeñaba en la educación política de la mujer triunfaría, una tesis que, al final, sería la oficial del PSOE unos años después cuando se produjera este debate en España.

Por otro lado, Saborit nos plantea que la organización socialista femenina belga no era tan importante como la de otros países. Seguramente estaba pensando en el caso alemán, pero también es cierto que valoraba el número de afiliadas y que la única senadora que había era socialista.

Hemos consultado los siguientes números de El Socialista: 5926, 5980 y 6104. Sobre el feminismo socialista en los años veinte el autor de este artículo tiene varios trabajos: “El Congreso Internacional Socialista de Mujeres de Marsella de 1925”, en Nueva Tribuna (noviembre de 2018), “La actividad de las mujeres socialistas en Finlandia en los años veinte”, en El Obrero (diciembre de 2018), “Betty Karpíšková y la cuestión de la mujer en las elecciones checoslovacas de 1929”, en El Obrero (diciembre de 2018), “Formación para políticas socialistas alemanas en 1928”, en Tribuna Feminista (diciembre de 2018), y “La lucha de los socialistas por el voto femenino en Suiza: las elecciones de 1928” en Tribuna Feminista (diciembre de 2018), y “Alice Pels y la lucha de las socialistas belgas a fines de los años veinte”, en Tribuna Feminista (diciembre de 2018).

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Jovellanos y el liberalismo español

Ensayo

La filosofía posmoderna: un final ineludible

Ensayo

Markus Gabriel y el Nuevo Realismo Filosófico del siglo XXI

Ensayo

Paul Virilio, una reflexión sobre la velocidad y sus implicaciones cibernéticas

Ensayo

Platon, ¿empirista?

Ensayo

Circe: atractiva, inteligente y poderosa

Ensayo

Epicuro de Samos, replanteado

Ensayo

Científicos en el exilio interior: Fernando de Castro

Ensayo

Científicos en el exilio interior: Jorge Francisco Tello

Ensayo

Manuel Azaña Díaz, el ateneista

Ensayo

Los enigmas de Perictione

Ensayo

Juan Valera, un ateneista para un bicentenario

Ensayo

Marjorie Grice-Hutchinson y Juan Luis Vives

Ensayo

Santiago Ramón y Cajal: Un genio autodidacta de gran proyección internacional

Ensayo

Demóstenes y el fin de la libertad griega

Ensayo

Emilia Pardo Bazán, punto culminante en el estreno de la primera obra de Galdós

Ensayo

La apoteosis de la insignificancia

Ensayo

Santo Tomás Apóstol, evangelizador de las Américas

Ensayo

La Ciencia en el Exilio: una imagen extraordinaria de vitalidad

Ensayo

Desmovilización, descontento y desafección: Una estrategia de la derecha para la toma del poder

Ensayo

Sarah  Kofman, la espantosa sombra del holocausto es alargada

Ensayo

Protágoras de Abdera (480 – 411 a.C.)

Ensayo

América y las Diez Tribus Perdidas de Israel

Ensayo

Violencia verbal en la política española

Ensayo

Un almirante ateneísta: D. Miguel Lobo

Ensayo

Alfonso X ‘El sabio’ en su 800 aniversario: su mayor empresa científica

Ensayo

De Amore

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (II)

Ensayo

El 8 de marzo de 2021, un día muy adecuado para hablar de la filósofa feminista Silvia Federici

Ensayo

Salud democrática y liberalismo político

Ensayo

Pioneras en la actividad sindical en enseñanza

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos

Ensayo

El legado constitucional de Jiménez de Asúa

Ensayo

Teofrasto: filósofo, pedagogo y botánico

Ensayo

Emerson y el Trascendentalismo norteamericano

Ensayo

Julio Hernández Ibáñez, un profesor republicano transterrado

Ensayo

Diógenes de Sinope: un filósofo desarraigado, provocador y subversivo

Ensayo

Hechos y razones contra obsesiones delirantes

Ensayo

Análisis de los resultados de las elecciones en EE.UU

Ensayo

En torno a la dialéctica del Amo y el Esclavo en Hegel

Ensayo

¿Qué clase de mundo nos dejará el Covid 19?

Ensayo

José Ballester Gozalvo, una biografía entre la pedagogía y la política

Ensayo

Naturalismo y religión en el debate entre Habermas y Ratzinger

Ensayo

Acerca del amor

Ensayo

La política de Balmes

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

Ideología y política: de Marx a Piketty

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Las socialistas belgas hasta finales de los años veinte

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

Aquí, en la izquierda, no sobra nadie

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

La naturaleza en Marx

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Laicidad, sociedad abierta y emancipación ciudadana

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Enrique Tierno Galván

Ensayo

Nos sigue haciendo falta Tierno Galván

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Lenin, la Revolución como Ciencia

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

El laicismo en Habermas y su origen griego

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”