diciembre 2022 - VI Año

TRIBUNA

Testamento en mandas

En las familias mal avenidas, quienes testan dejan sus bienes nominalmente, señalando la herencia que legan a cada uno de sus herederos; de esa forma, prevén que la gresca familiar sea menor. En otros casos, el testamento en mandas es utilizado por quienes pretenden dejarlo todo atado y bien atado, para seguir mandando después de muertos.

El resultado de las elecciones andaluzas equivale a un certificado de defunción para los partidos en el poder que, dadas las guerras internas entre ellos, ya andaban boqueando. El divorcio de la coalición lo contiene el costo de disolver la sociedad de gananciales. Ambos quedarían en un “yo pierdo – tú pierdes” que les repugna. Los dos partidos lo saben y aguantan, tragando sapos de desamor y culebras de odio, aun poniendo buena cara.

No obstante, el momento del óbito se demorará hasta después de la próxima presidencia europea que corresponde a España. Es una muerte anunciada y segura; pero van a resistir hasta entonces, según impone su narcisismo en el plano inconsciente y sus intereses en el plano prosaico de la consciencia.

De esa expectativa, provienen las urgencias de copar el mayor número de resortes del poder institucional, e incluso de empresas privadas. Son las mandas del testamento en una prolepsis del cataclismo a la vista: han de dejar colocados a cuantos más correligionarios mejor, apañar, o apandar, entretanto, todo cuanto puedan y, como cuenta la leyenda del Cid, seguir ganando batallas después de muertos, poniendo cortapisas al nuevo inquilino de La Moncloa.

En un régimen partitocrático, el bien común es relativo a los intereses del partido y del amado líder, no a los del pueblo soberano, aunque este sirva de muleta. Así lo hizo el PRI mejicano durante más de 70 años, en los cuales cambió de nombre, e incluso de ideologías, con tal de resistir. Entonces la palabra resiliencia no existía.

Hay personas que se hacen en política: todo lo que saben lo aprendieron en las juventudes del partido, luchando por prosperar agonalmente, compitiendo con sus propios correligionarios para destacar, seducir a los líderes más viejos y poder integrarse en alguna camarilla. Sin demora, pasaron a estar ocupados por la política, formar piquetes, comandos, o lo que hiciera falta.  Al poco, comenzaron a vivir de la política en puestos humildes, de militante en trance de hacer méritos, concejal o así, mientras se fijaban en los hechos (y cohechos, si los hubiere) de sus mayores, los amados líderes que ocupaban altos puestos de responsabilidad.

Es la cantera, de donde se extrae la fidelidad incondicional en capas superpuestas: fidelidad al amado líder, fidelidad a la camarilla y fidelidad al partido. Por ese orden. La fidelidad a los intereses propios es el denominador común a todas las demás. Los alevines, tras sustituir a sus maestros, utilizan sus mismas estratagemas, o las mejoran; son acérrimos de la causa y están dispuesto a morir por el servicio prestado, pero usufructuando las ganancias cosechadas, claro está.

Estas personas necesitan permanecer en candelero, o en tenebrario, a cualquier precio, porque fuera de la política no son, carecen de oficio y habilidades alternativas, no tienen otra personalidad laboral y su identidad está amaestrada por el coche oficial, los escoltas, las secretarias, el manejo discrecional de los presupuestos, la pléyade de asesores (hasta 383, según importancia) que hacen también de coro laudatorio, los múltiples despachos, lujosos y confortables, sueldos si no suculentos, fáciles de obtener, con sus complementos, viáticos y gastos de representación y, si cuadra, el uso del Falcon para ir y venir con y sin justificación oficial, o de parranda con los amigos con tal de fardar. Les condicionan los reconocimientos de los conciudadanos, ser jaleados en los mítines, recibir muestras de aprecio, abrazos aunque sean falsos; ¿admiración?, mucha, y gratitud a raudales, al menos retórica.

Es decir, el narcisismo de la persona política tiene infinidad de nutrientes, con independencia de cuál sea su valía individual y la eficacia de su gestión. De ahí que, ante cualquier fracaso, el político se convierte en una máquina de proyectar; de hacer proyecciones psicológicas, quiero decir, en el sentido estricto del mecanismo de defensa definido por Anna Freud: “de todo lo que sale mal, la responsabilidad concierne al otro”, sea quien quiera que sea el otro, el funcionario opaco y el que no gobierna. Estos, tras recibir la proyección, quedan anclados en su posición de inferioridad. Si la prensa, saltándose la ley de la omertá, o la oposición, en el ejercicio de sus funciones, le piden explicaciones al amado líder, a éste siempre le queda el recurso de la proyección, luego, el griterío de los insultos y, por último, la exhibición de los trapos sucios ajenos, aunque estén apolillados.

Estas personas, con rango de ejecutivos, nunca son juzgadas por la eficacia de sus gestiones. El ignoto ciudadano, siempre complaciente con el poder, paga y calla.

Tampoco se les acurre a los políticos hacer autocrítica, utilizando las consecuencias de sus acciones y omisiones como crisol de discernimiento. Ello exigiría pensar. La mirada siempre está fija en la línea del horizonte, adonde apunta su ambición. Dijera que huyen hacia adelante en el tobogán del engreimiento que, a menudo, se sumerge en el fracaso, arrastrando consigo retazos de la realidad.

Volviendo a las mandas testamentarias, éstas determinan que las instituciones y sus gollerías sean para los próximos a quienes mandan; otros alter ego que llevan décadas atesorando muestras de fidelidad y entrega a la causa y pueden seguir prestando servicios al partido, aunque éste pierda las elecciones; es decir, después de muerto.

Para que esta propensión al uso absolutista del poder sea posible, no es suficiente con considerarse dueño de la Fiscalía, usar la Abogacía del Estado como escribiente, o copista, utilizar RTVE como si fuera una sucursal de la SER (¡qué envidia el Estatuto de la BBC!) y enviar a los que movieron el nogal a que los premien los cosecheros, con sus ongi etorri.y concesiones del tercer grado.

Ni siquiera basta con hacer indultos ideológicos y saltarse los informes de los tribunales sentenciadores. Dado que Montesquieu murió hace tiempo, es preciso apropiarse del tinglado judicial, abordar las cúpulas, para que los órganos sean tan serviles como el actual (administrativo) Tribunal de Cuentas, que ha decidido que todos los españoles paguemos las distopías del independentismo catalán. Así, la democracia volverá a ser orgánica. ¿Se acuerdan de aquello?

Si es el caso, se mezclan churras con merinas y se pone a empresas de comunicación, de fidelidad acendrada, a gestionar industrias estratégicas. El caso es prevalecer, aunque haya que resucitar al INI.

A tales alturas, no caben dudas, si hay que pasar por la guillotina a personalidades independientes y de acreditada profesionalidad, sean del CNI, sean del INE, sean de INDRA, (el Banco de España está al caer). El modelo es el CIS, con un fiel servidor al frente, que nunca defrauda en sus amaños. Así, puede decapitarse la sociedad civil, la pluralidad de la educación, la libertad de expresión, la historia, la ética y la civilización.

Remedando a Luis XIV, alguien proclama: La ley, soy yo.  Lo peor del desprecio por los límites es que es un sesgo psicopático y el psicópata es capaz de morir matando.

Francisco Massó Cantarero

Psicologo y Analista Transaccional

Ver todas las entradas de Francisco Massó Cantarero →

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN TRIBUNA

Tribuna

Qatar 2022: el Mundial de la unidad

Tribuna

¿Quién quiere volver a 2017?

Tribuna

Libertad, igualdad, fraternidad. Espíritu santo, hijo, padre.

Tribuna

Qatar. Un nuevo envite a los dioses

Tribuna

¿Cuándo el ecologismo se convirtió en una religión?

Tribuna

Alcaraz

Tribuna

El PP no puede decidir qué leyes cumple y cuales no

Tribuna

La Cataluña del eterno retorno

Tribuna

La vida os derrotará (fragmento de un libro)

Tribuna

Hablemos de desinformación

Tribuna

Liderazgo español en Europa

Tribuna

Topar precios, crear miseria

Tribuna

Los aprovechados

Tribuna

El humanismo no es cosa de viejos

Tribuna

Espada sí, bandera no

Tribuna

Testamento en mandas

Tribuna

¿Volverá el INI?

Tribuna

Verdades y mentiras sobre la Ley de Memoria

Tribuna

El éxito exterior es beneficio interior

Tribuna

Crisis del presente: ¿una nueva Edad Media?

Tribuna

La Cataluña congelada

Tribuna

El ciclo sigue con fuerza

Tribuna

El PP sigue en “que España se hunda”

Tribuna

Dopaje electoral y desigualdad

Tribuna

140 leyes, a pesar de todo

Tribuna

Los políticos, sus libros y La Feria del Libro

Tribuna

Comisionistas free

Tribuna

La fortaleza del gobierno es un hecho

Tribuna

Volvió la luz al Ateneo, pero podría apagarse

Tribuna

‘Una traza en el agua de los tiempos (escribo sobre el Ateneo de Madrid)’

Tribuna

Metaverso o el triunfo de Platón

Tribuna

VOX solo es el PP desfajado

Tribuna

El Ateneo y el feminismo

Tribuna

Política malsana

Tribuna

Tres ideas para combatir al monstruo de las pantallas

Tribuna

¿Y si suprimimos todos los impuestos?

Tribuna

Carlos López Riaño, in memoriam

Tribuna

Algo va mal

Tribuna

Educación literaria o instrucción literaria. Una reflexión curricular

Tribuna

Notas, a vuela pluma, sobre la poética

Tribuna

Un país que se crece en la dificultad

Tribuna

Ucrania: olvidos y medias verdades de Europa

Tribuna

Apuntes sobre la guerra de Ucrania

Tribuna

Goliat aplasta a David

Tribuna

‘Entrar al trapo’ y ‘Caer en el garlito’

Tribuna

Feijoo devuelve poder al franquismo

Tribuna

Los autócratas seducen…y matan

Tribuna

Una guerra de otro tiempo

Tribuna

El fragor de los arroyos y la lluvia

Tribuna

¿Por qué la derecha ataca al CIS?

Tribuna

Casado refuerza a los ultras

Tribuna

‘Un sí es no es’

Tribuna

Más trabajar y menos trapacería

Tribuna

Colas callejeras para hacerse test y vacunarse

Tribuna

Que dejen de mentir

Tribuna

¿Quién votará contra la reforma que sube 5.315 euros el salario de las limpiadoras?

Tribuna

Las palabras vuelan

Tribuna

La oposición del sabotaje

Tribuna

El coronavirus incide en el racismo en Alemania

Tribuna

El libro del 2022

Tribuna

Yolanda y el Papa

Tribuna

¿Y si el modelo Ayuso se aplicara en toda España?

Tribuna

Sis hores de Canço a Canet

Tribuna

Constitucionalistas somos todos

Tribuna

La política no está crispada. La derecha, sí

Tribuna

La Ley de Memoria y las falsas polémicas

Tribuna

Prostitución no, aunque nos quedemos solos

Tribuna

Coalición, estabilidad y eficacia

Tribuna

Afirmación socialdemócrata

Tribuna

El gobierno responde a la alerta joven

Tribuna

Ninguna “cultura” prevalece sobre los derechos humanos

Tribuna

El PP del no

Tribuna

Escalada ultra

Tribuna

La política no es una cacería

Tribuna

Memoria, historia y anticipación del futuro

Tribuna

Enrique Tierno Pérez-Relaño, In Memoriam

Tribuna

Democracia amenazada o construcción de ciudadanía

Tribuna

Un país encarrilado

Tribuna

Hacia otra masculinidad

Tribuna

Episodios racionales

Tribuna

El camino a la convivencia no pasa por Colón

Tribuna

¿Qué es el patriotismo?

Tribuna

“Venceréis, pero no convenceréis”

Tribuna

¡Exclusiva! también hay buenas noticias

Tribuna

Candidatura “Emilia Pardo Bazán” para el Ateneo

Tribuna

Madrid se va

Tribuna

Entreletras y el Ateneo de Madrid

Tribuna

El Ateneo en la encrucijada

Tribuna

Pasaba por allí (casi un cuento infantil)

Tribuna

Sí, VOX es fascismo

Tribuna

En el día del libro: Hacia la construcción de una motivación literaria desde la escuela

Tribuna

Si no votas, no te quejes

Tribuna

Manifiesto unitario del Mundo del Trabajo de la Comunidad de Madrid por el voto a la izquierda

Tribuna

Reivindicamos el Ateneo de las Luces

Tribuna

90 años perdidos

Tribuna

Lo llaman libertad, pero es injusticia

Tribuna

Ateneo de Madrid: el placer de rendir cuentas

Tribuna

Volver a encender la luz del Ateneo

Tribuna

Jorge Lozano, paladín de la Semiótica en España

Tribuna

Transfuguismo es corrupción

Tribuna

Gabilondeando

Tribuna

Alta política

Tribuna

La diferencia entre Mónica y Pablo

Tribuna

Tribuna por un Ateneo Libre

Tribuna

11-M, relato de un testigo diecisiete años después

Tribuna

Ante la infección de la barbarie: la vacuna de la cultura

Tribuna

Ayuso un peligro para Madrid

Tribuna

El 8M no es solo cosa de mujeres

Tribuna

Celia Amorós, maestra del pensamiento feminista

Tribuna

La independencia, la cuestión social y un rapero

Tribuna

Jóvenes ¿antifascistas?

Tribuna

La normalidad es ocuparse de los problemas reales

Tribuna

Una nueva legislatura, para un cambio sosegado

Tribuna

Cataluña, progreso o decadencia

Tribuna

Illa, nuestra esperanza

Tribuna

¿Elecciones para qué?

Tribuna

¡Vuelve Cataluña!

Tribuna

Bárcenas, el PP y el gobernar para robar

Tribuna

Solamente somos emigrantes en busca de un futuro mejor

Tribuna

La derecha contra España

Tribuna

Concepción Arenal y “ese mural”

Tribuna

Los problemas de los inmigrantes

Tribuna

De caraduras, sinvergüenzas y segundas dosis

Tribuna

Madrid a solas

Tribuna

Atmósfera política en Cataluña

Tribuna

La derecha judicial contra el Parlamento democrático

Tribuna

De la restitución del honor y una figurada y respetuosa propuesta a S.M. Juan Carlos I

Tribuna

No lo dejéis a la serpiente

Tribuna

Migrantes de paso, flexworker

Tribuna

Asalto al Capitolio de los EE.UU., la sombra del cainismo eclipsa la democracia en Washington

Tribuna

Carta a los Reyes Magos para un mundo post-covid19

Tribuna

Sueños de migrantes

Tribuna

¿Por qué no son fiables los datos de contagios de Covid-19 de la Comunidad de Madrid?

Tribuna

Política y antipolítica

Tribuna

‘Un español en Alemania’. Día Internacional del Migrante 18 de diciembre

Tribuna

El PSOE de los mayores, de ahora y de siempre

Tribuna

Los lectores invisibles  

Tribuna

188 votos responsables y 26 millones de infamias

Tribuna

Maradona y la pandemia

Tribuna

¿Por qué no hablan de los presupuestos?

Tribuna

¿Para qué seguir con la filosofía?

Tribuna

El tercer centenario del Ateneo de Madrid y los 80 años de Azaña

Tribuna

Verdades y mentiras sobre una gran ley de educación

Tribuna

¿Elegir? El PSOE ya ha elegido

Tribuna

¿Para qué ha servido izquierda socialista?

Tribuna

Periodismo, pandemia de falsedades o la distancia del puercoespín

Tribuna

Vacunas

Tribuna

Aburridos de la democracia

Tribuna

¿Qué es la democracia? (no respondan rápidamente…)

Tribuna

Hachazo a la injusticia social

Tribuna

Negacionistas

Tribuna

Poesía a Sul

Tribuna

¿Cón qué Casado quedarse?

Tribuna

Razones para la reforma judicial

Tribuna

Suspender el examen

Tribuna

Identidad política y autocensura

Tribuna

El psicoanálisis en el Ateneo de Madrid

Tribuna

La Cataluña posTorra

Tribuna

Hacerse un Azorín

Tribuna

La mentira como arma política

Tribuna

Don Sindulfo de la Barca

Tribuna

Madrid, un respeto

Tribuna

¿Por qué no acuerda el PP?

Tribuna

Guerra cultural, democracia y libertad

Tribuna

Francisco Rodríguez Adrados: in memoriam

Tribuna

¿Monarquía?¿Independencia?¿Y si debatimos sobre lo importante?

Tribuna

Es más que un no a Calviño

Tribuna

El camarote de los hermanos Marx (catalanistas)

Tribuna

Reconstruyendo, sin el PP

Tribuna

Saldremos más fuertes, más unidos y más iguales

Tribuna

En Europa, todos detrás de Pedro Sánchez

Tribuna

El acuerdo sólo perjudica a los ultras

Tribuna

Andanadas inútiles: Estado y Gobierno, un mismo horizonte

Tribuna

El ingreso de la dignidad

Tribuna

No es crispación, es desestabilización

Tribuna

La salida del laberinto

Tribuna

Economía sí, pero otra economía

Tribuna

Alarma, salud y partidismo

Tribuna

Comisión de reconstrucción

Tribuna

¿Más Estado?

Tribuna

Insultar no es hacer oposición

Tribuna

Más y mejor Europa

Tribuna

Rearme

Tribuna

Casado ¿pactas o te desentiendes?

Tribuna

Ultras en pandemia

Tribuna

Dependencia histórica

Tribuna

El dinero público no es de nadie

Tribuna

El mundo en que vivimos

Tribuna

Primera lección: defender lo público

Tribuna

Ética y enfermedad

Tribuna

Fake news, el otro ‘virus’

Tribuna

COVID-19 o somos Europa o todo era mentira

Tribuna

¿Honestidad? Breve apunte realista

Tribuna

El zorro fenec, y el principio de legitimidad democrática

Tribuna

Es la hora de la responsabilidad

Tribuna

Crisis Coronavirus: Comunicado Equipo Entreletras

Tribuna

El coronavirus: un miedo histérico colectivo inducido

Tribuna

Manifiesto de la manifestación feminista del 8 de marzo de 2020

Tribuna

8 de marzo

Tribuna

Ni delante ni detrás

Tribuna

¿Pacto educativo?

Tribuna

¿Despolitizar la política?

Tribuna

Memoria sin orgullo

Tribuna

Fernando Morán, “in memoriam”

Tribuna

El legado de Fernando Morán

Tribuna

Lo del juego en mi barrio: o con el empleo no se juega

Tribuna

¿Paranoia o tolerancia?

Tribuna

Agendas reales y ficticias

Tribuna

Adecentar la casa

Tribuna

Odio

Tribuna

El discurso preliminar de Agustín Argüelles

Tribuna

Coalición, estabilidad y eficacia

Tribuna

Galdós y la docencia

Tribuna

Galdós como ejemplo

Tribuna

Honrando a Galdós en Marianela

Tribuna

La democracia se abre paso

Tribuna

En memoria de Don Benito Pérez Galdós

Tribuna

Homenaje a Galdós Ateneista

Tribuna

Homenaje a Benito Pérez Galdós

Tribuna

La persona y el amor

Tribuna

Lecciones del Reino Unido

Tribuna

Juegos de poder en política

Tribuna

Sólo pactan los fuertes

Tribuna

Ecología y Política

Tribuna

Tiempos de pre-política

Tribuna

Juegos de poder en pareja

Tribuna

El art. 27 CE78, la ministra y los ‘empresarios docentes’

Tribuna

La década infame

Tribuna

Respetemos la decisión de las urnas

Tribuna

Homenaje a Ernest Lluch: ejemplo de tolerancia y humanidad

Tribuna

La Agrupación para el Estudio de las Religiones inicia su andadura en el Ateneo de Madrid

Tribuna

El peligro ultra

Tribuna

El Ateneo de Madrid acoge la semana de la ciencia 2019

Tribuna

Una jornada gozosa y memorable

Tribuna

El tigre nacionalista

Tribuna

Oneto, el guardián de las confidencias.

Tribuna

Frente a la Cataluña de la subversión y el caos, acatamiento de la sentencia, tolerancia y diálogo

Tribuna

Homenaje a Indalecio Prieto

Tribuna

Homenaje a Indalecio Prieto en el Ateneo de Madrid

Tribuna

10-N: ¿Qué hacemos con las pensiones ante el riesgo de crisis?

Tribuna

Juegos de poder verbales

Tribuna

Hay que respetar el resultado de las elecciones

Tribuna

La procesión de la humanidad

Tribuna

¿Gobierno a cambio de qué?

Tribuna

Gobierno ya

Tribuna

La cuestión de la identidad y de los migrantes

Tribuna

Muere en accidente Santiago Bastos, el militar de Inteligencia que truncó la involución en las FF.AA.

Tribuna

El ‘Águila’ ha alunizado. 50 años de la llegada del ser humano a la Luna

Tribuna

Soluciones al alcance de la mano

Tribuna

La Legislatura del derecho a la vivienda

Tribuna

Gobierno progresista y estable, cuanto antes

Tribuna

La leyenda de Ali y Cántara, Alicante

Tribuna

Investidura: hablemos del para qué

Tribuna

Homenaje a Jaime Vera en el Ateneo

Tribuna

Reflexiones sobre el homenaje a Jaime Vera en el Ateneo

Tribuna

La gran coalición pasa factura al SPD

Tribuna

Jaime Vera vuelve al Ateneo

Tribuna

Una Europa que avanza con una España que empuja

Tribuna

Literatura y gastronomía

Tribuna

Elecciones Municipales en Cataluña: La cuestión social y el miedo

Tribuna

Cien mil españoles más votarán por Europa

Tribuna

El mito Rubalcaba

Tribuna

Ahora también … 26 de mayo!!

Tribuna

Las dos derrotas de Aznar

Tribuna

Las Mentiras Románticas, Cataluña, elecciones Generales y Municipales

Tribuna

La ciudadanía decide

Tribuna

Tres autores, tres ideas para la socialdemocracia

Tribuna

Con el PSOE, la economía crece más y mejor

Tribuna

Manipulación, tergiversación y mentira… vienen de bastante atrás

Tribuna

Lecciones del Brexit

Tribuna

Homenaje al profesor Peces Barba en el Ateneo de Madrid

Tribuna

Un municipalismo para promover Europa

Tribuna

Límites éticos a la investigación en edición genómica

Tribuna

El feminismo socialista para Amparo Martí

Tribuna

28 de Abril: una visión desde Catalunya

Tribuna

No con mi voto

Tribuna

Por la dignidad de las personas, contra el menosprecio y la invisibilidad

Tribuna

El derecho a ser escuchado de Pedro Sánchez

Tribuna

Humanización, deshumanización, transhumanización

Tribuna

Progreso, Bienestar y Concordia

Tribuna

Luchar por Europa

Tribuna

La vigencia del socialismo democrático

Tribuna

Impuestos: suficientes y justos

Tribuna

Sol de domingo en los cien años de la Cuesta de Moyano

Tribuna

¿Decretos leyes? Depende para qué

Tribuna

Homenaje a Jiménez de Asúa en el Ateneo de Madrid

Tribuna

Conquistas, identidad y unas pelis de romanos

Tribuna

Sin igualdad y derechos Europa no existe

Tribuna

¿Sobre qué debatiremos en 2019? ¿Sobre territorios o sobre personas?

Tribuna

Traición a la democracia española

Tribuna

Muere la abogada María Luisa Suárez Roldán, pionera del primer bufete laboralista

Tribuna

La Extremadura incomunicada del siglo XXI

Tribuna

¿Dónde conduce la política de la crispación?

Tribuna

El año que la izquierda vivirá peligrosamente

Tribuna

PP y Ciudadanos pactan con el franquismo

Tribuna

¡A por ellos!

Tribuna

Constitución, celebración y reforma

Tribuna

El contagio de la ultraderecha europea no debería darse en España

Tribuna

Alfabetizar a las cúpulas de la derecha

Tribuna

La Mezquita-Catedral de Córdoba: razón y religión

Tribuna

A vueltas con los símbolos patrios

Tribuna

Jueces independientes

Tribuna

A vueltas con la monarquía

Tribuna

Eutanasia o el derecho a vivir dignamente

Tribuna

Liderazgos políticos y redes sociales

Tribuna

La Filosofía se recupera

Tribuna

Dejen gobernar

Tribuna

Cataluña en la encrucijada

Tribuna

Yo voté a Carmena, ¡perdonadme!

Tribuna

El huevo de la serpiente

Tribuna

Se dignifican las pensiones, pese a las cloacas

Tribuna

Falsedad del máster de Casado

Tribuna

Vuelve el aznarismo

Tribuna

Cataluña y la jaula del hámster

Tribuna

Los enemigos de las humanidades

Tribuna

El auge fascista y la anti-europa

Tribuna

Casado recorta desde la oposición

Tribuna

En memoria de Manuel Salcedo Vaya

Tribuna

Demasiados ‘hombres fuertes’

Tribuna

La herencia de Franco

Tribuna

Sanidad universal y justicia social

Tribuna

Ustedes se equivocan

Tribuna

Los jóvenes reclaman soluciones

Tribuna

Esperanza con interrogantes

Tribuna

Políticas de identidad y políticas de solidaridad

Tribuna

Jugando a escribir

Tribuna

Afrontar las causas de la inmigración

Tribuna

España vuelve a contar en Europa cuando más falta hacía

Tribuna

Acuarius o la lección española

Tribuna

De talantes y gestos estos días

Tribuna

Don Tancredo y el bolso de Soraya

Tribuna

Lecciones de la moción de censura

Tribuna

Un gobierno legítimo

Tribuna

Pedro Sánchez: el cambio imprescindible

Tribuna

De la táctica a la praxis. Carta abierta a los ciudadanos/as de la izquierda progresista

Tribuna

Cumplir lo prometido

Tribuna

Recuperar la ilusión en que lo que creíamos muerto vuelve a vivir

Tribuna

Sumar fuerzas, fundir horizontes

Tribuna

La moción imprescindible

Tribuna

La respuesta al supremacismo de Torra

Tribuna

A Pablo Iglesias e Irene Montero los definió León Felipe

Tribuna

Disculpen las molestias (De la braguetocracia y otras lindezas)

Tribuna

Serial de poder en Madrid

Tribuna

Le llamábamos don Enrique

Tribuna

Por dignidad

Tribuna

Cánones de belleza

Tribuna

El populismo de Ciudadanos

Tribuna

Con los ojos abiertos (A las activistas de Altea)

Tribuna

Jardín cerrado

Tribuna

Pensiones dignas y poderes fácticos

Tribuna

Vía dolorosa de Semana Santa

Tribuna

La reforma de la financiación local

Tribuna

Machismo: los síntomas y la enfermedad

Tribuna

8 de marzo, huelga de mujeres

Tribuna

Elecciones en Italia: europeísmo contra populismo

Tribuna

¿Reforma electoral? ¿para qué y para quién?

Tribuna

Forges: Un sentido común democrático

Tribuna

Tecnología y precariado

Tribuna

Enrique Tierno Galván: El triunfo de la intuición

Tribuna

La gran coalición no es una buena idea

Tribuna

‘¿Qué pensaría su padre si…?’

Tribuna

Argentina y el ‘NeoGatopardismo’

Tribuna

Juan Carlos Quer, centro de admiración

Tribuna

El auge supremacista

Tribuna

El laberinto catalán

Tribuna

Invierno, invierno

Tribuna

Esa izquierda portuguesa que apoya el secesionismo catalán

Tribuna

Volver a empezar

Tribuna

¿Soberanía?

Tribuna

De la caverna a la ‘mediocracia’, en Argentina

Tribuna

No sigan estirando la cuerda de la desigualdad

Tribuna

Arrinconando al machismo

Tribuna

Terrorismo fiscal

Tribuna

Elogio de Puigdemont

Tribuna

A Cataluña le conviene el PSC

Tribuna

El regreso a la pax catalana

Tribuna

Cataluña también forma parte de mi identidad

Tribuna

Crónica de la muerte de un poeta

Tribuna

La locura de Seward y Cataluña. Pensamiento estratégico

Tribuna

Políticos para resolver problemas y políticos para crearlos

Tribuna

Podemos salir bien de esta

Tribuna

En defensa del Régimen del 78

Tribuna

Decadencia

Tribuna

Cataluña, los funámbulos sobre la cuerda floja

Tribuna

Víctimas y verdugos en Cataluña

Tribuna

Más cultura de defensa para un mayor esfuerzo presupuestario

Tribuna

Tatuajes

Tribuna

Pacto de rentas, también para los catalanes

Tribuna

Para un niño desconocido

Tribuna

Hay que subir los salarios

Tribuna

Ablación

Tribuna

El observador

Tribuna

Los secesionistas no tienen derecho

Tribuna

La alargada memoria de Miguel Ángel Blanco

Tribuna

El régimen del 78 y los candados

Tribuna

Prometeo

Tribuna

Lo del famoso Referéndum

Tribuna

Emeth

Tribuna

Babel

Tribuna

El poncho de los pobres

Tribuna

La necesidad de la política

Tribuna

La ‘gravitas’

Tribuna

‘The Jesoua Tree’ y el tesoro de las primeras veces

Tribuna

40 aniversario de la legalización del PCE

Tribuna

Noticia y realidad

Tribuna

Sobre la codicia o los jornaleros del voto

Tribuna

El precario equilibrio del funámbulo

Tribuna

Fantasma mío

Tribuna

Maradona

Tribuna

Carnaval, carnavalada, carnavalismo

Tribuna

“Unha flor é un milagre…”

Tribuna

Los hijos, nivel de vida, nivel moral

Tribuna

Un país de cocineros que se atraganta

Tribuna

Bruce Springsteen, cuando todos los genios deberían escribir su biografía

Tribuna

Me he pasado la navidad leyendo a Elgarresta

Tribuna

Las cintas de casette