abril 2021 - V Año

ENSAYO

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

marc-bloch

Glosamos someramente la ‘Introducción a la Historia’, de Marc Bloch, con la filosofía kantiana. El libro, bien visto, es un método que nos enseña a captar (‘observar’) la historia, a criticarla y a analizarla. Escrutamos el libro con ojos kantianos, con la ‘Crítica de la razón pura’. Sostenemos que la lógica que conviene al historiador es la ‘lógica trascendental’ propuesta por Kant, y que la historia, hecha de ideas, es parte de la metafísica.

La verdad, en ciencia, sólo se obtiene cuando distinguimos la ‘lógica general’, que trabaja con o sin los datos de la experiencia (entiende, enjuicia e infiere dogmáticamente), de la ‘lógica trascendental’ y de la lógica que cada objeto estudiado exige. La ‘lógica trascendental’ es el conjunto de categorías intelectuales ‘a priori’ de nuestra mente que posibilita cualquier experiencia. La lógica que cada ciencia exige, a la que llamaremos ‘lógica científica’, es un conjunto de categorías intelectuales ‘a posteriori’, es decir, que se descubre después del mucho tratar un objeto. La ‘lógica general’, en cambio, es una mezcolanza de categorías ‘a priori’ y ‘a posteriori’ que parece estar basada en la experiencia.

Señalar lo que hace cada tipo de lógica, afirma Kant, evita las ilusiones ópticas y lógicas, pero no las trascendentales. Percibir varios objetos juntos o varias notas juntas, sin precauciones lógicas, nos hace ver unidades, cosas simples, donde hay fragmentos, cosas compuestas. Hacer conceptos para datos sensoriales que sólo están juntos momentánea, accidentalmente, es caer en error lógico, y creer que lo momentáneamente junto es sustancia permanente, o el eslabón claro, real y efectivo de una cadena causal, es caer en error óptico.

El error lógico desaparece cuando cambiamos los conceptos, verbigracia, por sencillas y provisionales descripciones (cambiamos la hipótesis por la ficción heurística), y el error óptico desaparece cuando lo que percibimos es considerado no materia, sino mera forma durable, fugaz. Pero no hay método para desaparecer las ilusiones trascendentales. Éstas son causadas por las ‘ideas’, que son conceptos sin objeto (‘ens rationis’).

Cuando se analiza un objeto se tiende a ascender por las causas superiores de él, que forzosamente nos conducen hasta abstractas ideas, tales como la de Dios, la de materia, la de lo simple. Sabios, filósofos, científicos, matemáticos, etcétera, dice Kant, pueden advertir la presencia de las ilusiones trascendentales, pero no desaparecerlas, pues son funciones intelectuales necesarias y suficientes (prosilogismos, episilogismos) para que podamos pensar, conocer los objetos. Pensar es juzgar, y juzgar es aplicar conceptos a objetos y raciocinar.

KantSostiene Kant: ‘La razón, considerada como facultad de una cierta forma lógica del conocimiento, es la facultad de inferir, es decir, de juzgar de manera mediata (mediante la subsunción de la condición de un juicio posible, bajo la condición de uno dado)’ (KrV, B386) . Los conceptos sin objeto, o ideas, así, son premisas mayores que aplicamos a las premisas menores, sean del entendimiento, sean empíricas, para inferir, para conocer.

La ‘lógica general’, que no distingue lo que procede del entendimiento y lo que procede de la experiencia, es inútil en toda ciencia. La ‘lógica científica’, que proviene de lo empírico, no da conocimientos universales (los conceptos de la psicología, p. ej., no sirven para explicar fenómenos históricos, pero sí para aproximarse a ellos).

La ‘lógica trascendental’, en cambio, sirve para conocer lo empírico, sí, pero desde lo universal (desde lo universal, es decir, desde el ‘yo’ o ‘unidad sintética de la apercepción’, a decir de Kant) . La historia, de cierto, no es una ciencia que posea objetos para la experiencia, pero sí conceptos para la inteligencia. Las ciencias naturales, que estudian objetos materiales, observan, teorizan, experimentan e inducen, pero las ciencias sociales, como la historia, primero teorizan, oyen mitos, cuentos, canciones o religiones, y después interpretan documentos que serán finalmente deducciones.

El historiador, dice Marc Bloch , al interpretar actas, monedas o himnos sólo puede emitir juicios posibles (56), es decir, problemáticos. Es problemático lo que puede presentar contradicción tanto lógica como empíricamente. La historia, asevera Bloch, es algo demasiado grande (71), y por ser algo grande en demasía y no material, sino intelectual, sólo puede ser sistematizado por la ‘lógica’ (‘lógica trascendental’), que es útil para juzgar de manera mediata, es decir, eficaz para conocer desde lo universal lo ausente, lo invisible, lo perdido, como documentos quemados, intenciones oscuras y pueblos extintos.

No hay, en suma, una ‘lógica científica’ para la historia porque ésta no es un objeto , sino un conglomerado de datos demasiado grande para ser sistematizado. La ‘lógica trascendental’, de ideas, que son lo más alto del saber humano, es la única que conviene a la historia. La historia es, luego, historia de las ideas , y éstas, como sugiere Bloch, están sobre todo en las ‘fuentes narrativas’, que exigen que los historiadores posean conocimientos lingüísticos (71).

Explanemos la palabra ‘idea’ mediante el método negativo. Toda palabra genérica, como ‘león’, encierra percepciones que cualquiera puede experimentar (patas, pelaje, dentición, p. ej.). Tales percepciones, sin los conceptos de la lógica, son subjetivas (grandeza, color, agudeza), pero con ellos son objetivas, esto es, conocimientos (anatomía leonina, ecosistema leonino). Éstos vienen o de la sensibilidad, que da intuiciones (movimientos del león), o del entendimiento, que da conceptos (fuerza, movimiento, energía en general). Los conceptos pueden ser empíricos, claves que posibilitan la intuición (singular, particular, positivo, causa, posibilidad), pero también puros, es decir, que no hallan en la experiencia objetos congruentes (valor, lealtad, liderazgo). Los conceptos puros, dice Kant, son nociones, ideas.

marcTres ideas, dice Kant, rigen a nuestra razón, y son: la idea de alma, la de mundo y la de Dios. La idea de alma, del ‘yo’, nos hace pensar inductivamente, ir de lo particular a lo general, a la teoría, a Dios. Afanar lo particular nos mueve a buscar o a imaginar en el espacio lo ‘continuo’ (tronco-ramas-manzana) y en el tiempo lo ‘permanente’ (árbol hecho símbolo). Imaginar sin experimentar, como el historiar, provoca paralogismos, que seamos engañados por conceptos sin objeto (ideas modernas sobre hechos antiguos), por objetos que no pueden ser conceptuados (vestigios, ‘huellas’, rastros), por intuiciones imaginarias (falsos símbolos, utensilios de paz que parecen bélicos) y por cosas contradictorias (reyes que son malos y buenos al mismo tiempo, testimonios precisos de gentes exaltadas).

Primitivos, antiguos, modernos, europeos, africanos, padecemos las ilusiones, como tenemos dicho, trascendentales, lo que nos obliga a pensar que la labor del historiador consiste en descifrar los paralogismos que hay detrás de toda expresión cultural. Por eso, pensamos, dice Bloch que el quehacer más importante del historiador es el explicar lo ‘humano’ (29), o en jerga kantiana, los fines esenciales de la razón humana.

Hablemos sobre las dos ideas restantes. La idea de mundo nos mueve a crear cosmologías, es decir, a buscar o a imaginar en el espacio lo ‘continuo’ (como la conexión estilística de los Evangelios) y en el tiempo lo ‘sucesivo’ (como la influencia de la ‘paideia’ en el pensar de San Pablo). Imaginar sin experimentar produce antinomias, que arbitremos según nuestras necesidades subjetivas límites espaciotemporales (Grecia sin Egipto), cosas simples o compuestas (lengua inglesa sin pensamiento francés), leyes naturales que podemos ignorar (milagros, magia) y hasta dioses originarios.

Los historiadores, afirma Bloch, han gustado de decir que la historia estudia los orígenes de los pueblos, lo ‘primitivo’ (34), palabra justificada, como se ve, por el pensamiento antinómico. Las palabras ‘inicio’, ‘fin’, ‘destino’, ‘origen’, no son signos de realidades, sino funciones de la mente que nos permiten estudiar lógicamente fragmentos de la realidad. Unos, dice Bloch, con más razones que verdades han puesto los orígenes de la historia en la política, y otros en los procesos sociológicos, y otros en lo captado por los ojos de los periodistas (41).

Finalmente, la idea de Dios abre el pensamiento ontológico, que busca en el espacio lo ‘homogéneo’ (mónadas, cubismo, impresionismo) y en el tiempo lo ‘simultáneo’ (mecanicismo, lingüística sincrónica). Igualarlo todo, meterlo todo en un sistema hecho de cosas que pueden relacionarse aunque sean de distinta sustancia, es padecer ideales. Panteísmos, emanatismos, naturalismos históricos, fascismos, racismos, etc., son maneras de pensar procedentes de la ontología sin crítica.

Afanamos orígenes, fines, sistemas, porque la razón admite la siguiente proposición, según Kant: ‘Si está dado lo condicionado, entonces está dada también la entera suma de las condiciones, y por tanto, lo absolutamente incondicionado’ (KrV, B436). La ciencia de los historiadores, dígase con claridad, estudia las incondicionadas ideas humanas (inmortalidad, libertad, Dios) y los paralogismos, antinomias e ideales expresados por los pueblos, campo de conceptos en el que podemos andar sin desorientarnos gracias a la ‘lógica trascendental’.

Dice Kant que sólo es ciencia el conocimiento sistematizado, arquitectónico. Es arquitectónico lo hecho según una idea, según un concepto puro. Lo hecho según conceptos sacados de la experiencia, contingentes, impuros, no es arquitectónico, sino mera ‘unidad técnica’. El historiador honesto distingue las expresiones culturales pertenecientes a ideas y a contingencias. Américo Castro, p. ej., se burla de la españolidad, no nacida de una idea, sino de contingencias políticas. Las expresiones hechas con ideas, arquitectónicas, ostentan, a decir de Kant, una ontología, un psicología, una cosmología y una teología. Kant llama ‘sistema metafísico’ al conjunto de las cuatro cosas dichas. Ese sistema puede llamarse también ‘filosofía’, o ‘ciencia de la referencia de todo conocimiento a los fines esenciales de la razón humana’ (KrV, B867).

criticaNuestra civilización, que es judeocristiana, confía en demasía en la memoria, dice Bloch (9). Pero la memoria, merced a los esfuerzos de los ilustrados, ha sido reemplazada poco a poco por la ‘razón’ (10). Ésta ha cuestionado la legitimidad de la historia (14), que parece simple divertimento (12). La historia es algo, dice Bloch, móvil (18), es decir, que no puede ser modelado, y menos después de los logros de física moderna, que ha derruido todo afán esquematizador (22). El historiador, admitiendo la imposibilidad de esquematizar el mundo real, sea físico, químico, astronómico, debe sistematizar las expresiones culturales venidas de la metafísica, a las que podrá llamar ‘mitologías’, ‘fábulas’, ‘literatura’, etc.

Pongamos un ejemplo. Hay épocas, dice Bloch, matemáticas (ricas en estadísticas), mitómanas (ricas en alegorías, como la Edad Media), cosmogónicas (104), o sea, épocas que han preferido o lo ontológico, el concepto sin objeto, o las creaciones psíquicas, las intuiciones sin objeto. Saber que una época es más amiga del poema que del álgebra, por ejemplo, impide interpretaciones erróneas y mejora nuestro conocimiento sobre la psicología del testimonio (100). Hay épocas para las que los signos de la naturaleza son axiomas legibles, y hay otras para las que esos signos son demostraciones de la existencia de Dios. Recuérdese, por ejemplo, el alquimismo, el cabalismo, el tomismo. La historia, en suma, es objeto de la ‘lógica trascendental’, que nos orienta entre las preferencias metafísicas de cada pueblo.

Cada pueblo, según la metafísica que acata, capta el mundo con mentalidad ontológica, psicologista, cosmológica o teológica. Tales mentalidades, por ser semantizadas por dichos conocimientos metafísicos, prefieren unas facultades intelectuales y desdeñan otras. Ante tales problemas, abigarramientos, Bloch nos da consejos para historiar con prudencia.

Bloch, que en muchos pasajes del libro que glosamos parece kantiano, aconseja no juzgar, sino comprender lo histórico (135). Comprender, insinúa, exige imaginación (143), ingenio estético (170) y talento descriptivo (181). Asevera que regularmente decimos que es falso aquello que ignoramos (119).

Concluyamos nuestro artículo citando a Kant, que nos disciplina recordándonos que el método geométrico, matemático, capaz de definir cosas, es ineficaz en los menesteres filosóficos. Dice: ‘Uno se sirve de ciertas notas sólo mientras son suficientes para efectuar distinciones; en cambio, nuevas observaciones suprimen algunas notas, y ponen otras en su lugar; así, pues, el concepto no está nunca encerrado en límites seguros’ (KrV, B746). Nomenclaturas (152), divisiones políticas y temporales (174-175), lo oral y lo escrito (159), generaciones y civilizaciones (180), son notas inseguras porque son accidentales. Pero lo que hay detrás de lo accidental, de lo trascendental, de lo humano, las ideas, son seguras, son la materia de la historia.

Notas:

1.- Las citas de Kant se signarán con las siglas ‘KrV’, y las de Bloch con números árabes solos. Utilizamos la traducción de la ‘Crítica de la razón pura’ hecha por Mario Caimi (Colihue, 2009).
2.- ‘Introducción a la Historia’, de Marc Bloch (FCE, México, D.F., 2006). No examinamos filológicamente el texto de Bloch, es decir, no escrutamos el texto original, en francés. El examen que presentamos es filosófico, es decir, ve en los términos de Bloch conceptos genéricos.
3.- Los fragmentarios objetos de las ciencias naturales, dice García Morente (‘El curso de Ortega y Gasset’, en ‘Estudios y Ensayos’, Porrúa, México, D.F., 1992), gran kantiano, poseen supuestos, estructura y pueden sumarse. El filósofo, distinto, estudia conceptos, categorías intelectuales, ideas, cosas que no admiten supuestos, ni ser estructurados o sumados.
4.- No hemos dicho novedades, pero sí hemos descrito con bastante minucia las razones por las que la historia es parte de la metafísica, ciencia racional (entiéndase ‘razón’, claro, en sentido crítico, kantiano).

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Protágoras de Abdera (480 – 411 a.C.)

Ensayo

América y las Diez Tribus Perdidas de Israel

Ensayo

Violencia verbal en la política española

Ensayo

Un almirante ateneísta: D. Miguel Lobo

Ensayo

Alfonso X ‘El sabio’ en su 800 aniversario: su mayor empresa científica

Ensayo

De Amore

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (II)

Ensayo

El 8 de marzo de 2021, un día muy adecuado para hablar de la filósofa feminista Silvia Federici

Ensayo

Salud democrática y liberalismo político

Ensayo

Pioneras en la actividad sindical en enseñanza

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (I)

Ensayo

El legado constitucional de Jiménez de Asúa

Ensayo

Teofrasto: filósofo, pedagogo y botánico

Ensayo

Emerson y el Trascendentalismo norteamericano

Ensayo

Julio Hernández Ibáñez, un profesor republicano transterrado

Ensayo

Diógenes de Sinope: un filósofo desarraigado, provocador y subversivo

Ensayo

Hechos y razones contra obsesiones delirantes

Ensayo

Análisis de los resultados de las elecciones en EE.UU

Ensayo

En torno a la dialéctica del Amo y el Esclavo en Hegel

Ensayo

¿Qué clase de mundo nos dejará el Covid 19?

Ensayo

José Ballester Gozalvo, una biografía entre la pedagogía y la política

Ensayo

Naturalismo y religión en el debate entre Habermas y Ratzinger

Ensayo

Acerca del amor

Ensayo

La política de Balmes

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

Ideología y política: de Marx a Piketty

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Las socialistas belgas hasta finales de los años veinte

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

Aquí, en la izquierda, no sobra nadie

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

La naturaleza en Marx

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Laicidad, sociedad abierta y emancipación ciudadana

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Enrique Tierno Galván

Ensayo

Nos sigue haciendo falta Tierno Galván

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Lenin, la Revolución como Ciencia

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

El laicismo en Habermas y su origen griego

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”