mayo de 2024 - VIII Año

David Cortés Flores: ‘Al contrario de lo que solemos creer, la ciencia ficción no es una mirada al futuro sino más bien un pronóstico del presente’

David Cortés Flores

Profesor, escritor, dibujante y explorador. David Cortés Flores reside en la ciudad de Coquimbo (Chile). En la actualidad, es profesor de Historia y Geografía. Entre sus afectos e intereses se encuentran la literatura, los cómics, el cine y los animales. Ávido lector desde muy joven, principalmente del género de fantasía y ciencia ficción, inició su incursión como escritor en el año 2021 con su primer libro publicado: Memorias de la Tierra Verde en la Editorial Regional Norte Errante. Una novela centrada en el personaje de Emma, residente de Gaia, país gobernado por un régimen eco-totalitario en un futuro distópico. Su segunda obra El universo de Kuan yin será publicada próximamente en Editorial Aquarellen.

Entreletras ha conversado con David Cortés sobre sus libros y proyectos…

-Hasta ahora tu trayectoria como escritor se ha centrado en una literatura que se enmarca en el género de la ficción distópica. ¿Qué te ha impulsado a cultivar este tipo de literatura?

-Siempre he sido un exagerado, pequeños rincones me hacen imaginar mundos, e inclusos universos, repletos de culturas ficticias y criaturas quiméricas. Cuando niño como aficionado a los animales recorría los terrenos baldíos y los últimos refugios rurales de la creciente urbanización, levantando rocas y observando hormigueros o recovecos en las rocas donde una infinidad de bichos pululaban, inmediatamente un mágico reino brotaba por mi cabeza, también al mirar los lagartos cuando huían, tenía la creencia que partían a una civilización perdida. Al observar el mar siempre especulaba que los pelicanos y gaviotas al desaparecer en el cielo, anidaban en algún mundo surrealista más allá de las olas. Esta curiosidad fue nutrida mientras crecía con el Manganime y la literatura fantástica. Así que la creación de mundos literarios, realidades alternativas o líneas de tiempo retorcidas no es mas que una continuación de mis impulsos y aficiones de infancia.

-¿La posibilidad de discernir cómo podría ser el mundo en un futuro más o menos cercano es quizá lo que te parece más atractivo de este género?

-Al contrario de lo que usualmente solemos creer, la ciencia ficción no es una mirada al futuro sino mas bien, un pronóstico del presente. Nos intenta explicar el resultado cercano o lejano de una práctica actual, por ejemplo: ¿Qué sucederá si continuamos humanizando a los animales o a las máquinas? ¿Cómo se configurará la existencia humana si ampliamos la exploración espacial? ¿y si insistimos en destruir nuestro planeta? Veo la ciencia ficción como un género literario que nos sitúa en un escenario hipotético y nos hace reflexionar si queremos estar en él o no.

-A lo largo del tiempo, algunas novelas o relatos de ficción distópica han adelantado con bastante acierto determinados escenarios o conductas que podemos observar en el presente. Es el caso del Mundo feliz de Aldous Huxley o 1984 de Orwell. En un mundo global como el actual, ¿crees que aún es posible vaticinar, a través de la literatura, como será la sociedad del mañana?

-Pienso que la idea de vaticinar el comportamiento humano por medio de la literatura u otra expresión es una idea positivista y finisecular, es cierto que autores como Julio Verne fueron adelantados a su época y lograron preconcebir artefactos o practicas futuras en épocas en las que aquello era impensable, pero no podría decir que esto sea algo continuo en la escritura, ni en la ciencia ficción porque cabe recalcar que tanto Un mundo feliz como 1984 fueron publicaciones posteriores al surgimiento de los totalitarismos del siglo XX. Los humanos somos complejos y nuestro comportamiento se escapa a cualquier pronostico o parámetro, principalmente en esta época, que el historiador Hobsbawm define como “La era de las incertidumbres”.

-Tu primera novela, “Memorias de la Tierra Verde”, imagina cómo podría ser una de esas sociedades del futuro. ¿Puedes hablarnos un poco del argumento de este libro?

-La historia transcurre en un mundo distópico en la eco-república de Gaia, una suerte de totalitarismo ecológico, dirigida por el único Partido Verde. Este represivo régimen impone prácticas ecológicas y espirituales neopaganas como la adoración a la Madre Tierra, el veganismo, el cultivo orgánico, el reciclaje y un modo de vida casi primitivo a sus habitantes, la desobediencia puede ser castigada incluso con la muerte. Durante el aniversario de Gaia, los últimos cristianos perpetúan un atentado y secuestran a Apolo, un niño superdotado y cerebro del Partido Verde, junto a su sirvienta, la joven Emma, protagonista de la novela. La joven gaiana se verá envuelta en una compleja aventura, donde recorrerá lugares míticos y conocerá a entrañables personajes como Magdala, líder de la resistencia cristiana. Estas experiencias llevarán a Emma a cuestionarse sus creencias y lealtad al régimen.

-¿El desarrollo de las recientes tecnologías digitales y de otras que se implantarán en los próximos años, son una limitación o una ventaja para aquellos a quienes les pueda tentar la idea de establecer gobiernos autocráticos o totalitarios?

-Algunos afirman que las nuevas tecnologías han ampliado el conocimiento y democratizado la sociedad, otros opinan que son un instrumento de manipulación empleados por grupos políticos o económicos para manipular la opinión pública y marcar una tendencia favorable a sus intereses. Ambas posturas tienen su cuota de verdad. Para mí, las nuevas tecnologías no son mas que una expansión de lo que ya somos, sólo son una continuación de nuestra identidad y costumbres. Por ejemplo, cuando observo las habituales ensaladas de odio de comentarios y debates cargados de insultos y maldiciones en las redes sociales, no me cabe duda que sólo estamos expandiendo un comportamiento que hemos tenido los seres humanos desde siempre: el afán de dominación y la perpetuación de la intolerancia, la obsesión por menoscabar al que piensa diferente e intentar imponer nuestro punto de vista a los demás. Ahora sólo hemos encontrado un nuevo espacio y nuevas herramientas para hacerlo.

Portada del libro de David Cortés de próxima aparición: ‘El universo de Kuan-yin’

-¿Consideras que la humanidad será capaz de construir alguna vez un mundo mejor que el actual o esta idea es una utopía inalcanzable?

-En lo personal, creo que nuestra calidad de vida ha mejorado en comparación a épocas anteriores, y existen datos científicos de sobra para demostrarlo: la esperanza de vida es mayor, las comodidades han aumentado y males como la hambruna se reducen a espacios acotados del mundo. Sin embargo, estamos años luces de vivir en el paraíso. Aunque sea a menor escala, las dictaduras, las guerras, la pobreza y diversas injusticias persisten. Haciendo un catastro de la situación mundial actual: si la construcción de una utopía no es imposible, es más que lejana.

-Según lo previsto, en breve publicarás tu segunda novela, “El universo de Kuan yin” con la Editorial Aquarellen. ¿Puedes adelantarnos algo sobre esta novela? ¿En qué género la encuadrarías?

-La novela se divide en dos historias que transcurren en paralelo, una se sitúa en una aparente colonia espacial y está protagonizada por la joven Kuan yin, que deberá emprender un viaje para descubrir el origen de los fenómenos que aquejan al planeta, la otra se desarrolla en un futuro apocalíptico en un mundo agonizante arrasado por el covid, aquí un cineasta prófugo se enfrentará a una mafia que pretende asesinarlo por investigar el proyecto de un arma secreta. En el trascurso de la novela estas dos historias se entrelazarán. Cuando escribo sólo pretendo ofrecer a los lectores una historia entretenida e interesante pero nunca me planteo encasillarme dentro de un género. Siempre he optado por dejar que los lectores clasifiquen mi obra y hagan la interpretación que gusten. Porque la verdad, ni yo sabría como catalogar mis novelas, desconozco si lo que escribo es ciencia ficción, fantasía u otro tipo de relato. Claramente son novelas de ficción, pero son híbridos que toman elementos de diversos géneros y subgéneros. Jesús, mi editor, me ha dicho que soy una cruza de Asimov y Tolkien porque mezclo el futurismo con la fantasía épica, y María José, pareja de Jesús, describe mi literatura como “espectral”, ambas definiciones me agradan.

-¿Por qué decidiste fijar tu atención en Kuan yin, una diosa muy popular en China, Tíbet y en los países del Noreste y Sudeste Asiático, a la que se considera la deidad de la compasión, la misericordia y guardiana del mundo presente?

-Desde niño me han fascinado las culturas orientales, en mi repisa abundan libros de sabiduría asiática como el Dhamapada, el Tao Te King y obras de temática samurai. Las enseñanzas de los pueblos asiáticos, me parecen prácticas y simples. No me definiría como budista, pero el budismo es una disciplina que siempre me ha atraído. Por lo que consideré abarcar un tema de índole budista en esta novela. En la diosa Kuan yin desembocan diversos cultos espirituales como Shiva del hinduismo, la avaloketisvara tibetana y el mismo buda. Fue muy interesante el ejercicio literario de llevar a una deidad de la antigüedad a un futuro distópico. El resultado fue un contraste magnífico: en mundos corrompidos por la crueldad humana, pandemias y catástrofes naturales la presencia de un ser divino de compasión y amor, aunque sea de forma simbólica, es propicia para mantener la esperanza y armonía entre los personajes.

-Una pregunta obligada, ¿qué autores o autoras son tus preferidos y cuáles te han influenciado más a la hora de escribir tus libros?

-Son muchos y diversos los autores y obras que me han inspirado, fundamentalmente, los clásicos provenientes de la literatura de fantasía y ciencia ficción. sería imposible mencionarlos a todos aquí. Mi obsesión por la lectura se inició desde niño con la saga Harry Potter de J K Rowling, el joven mago es un continuador perfecto del arquetipo dickensiano del niño huérfano sufriente de la literatura inglesa. En lo que respecta a literatura chilena, Jorge Baradit me ha cautivado en su faceta como escritor pionero del subgénero “cyberchamanismo” o “realismo mágico 2.0”, su capacidad literaria para ensamblar el folcklore y el retro futurismo es deslumbrante, sin exagerar considero que obras como “Synco”, “Lluscuma”, “Kalfukura”, “ygdrasil”, han revolucionado la ciencia ficción. También destaco el comic franco-belga, las obras del dibujante francés Moebius fueron trascendental en mi formación, principalmente su novela gráfica “El Incal”, escrita por Jodorowsky. Fuera del mundo literario, en el universo cinematográfico, las películas de Hayao Miyazaki me han marcado desde mi infancia, principalmente “La Princesa Mononoke”.

-Por último, ¿estás trabajando en algún nuevo proyecto literario?

-Asi es, en estos momentos estoy desarrollando una nueva novela, esta vez adoptare un contexto sudamericano. Me he inspirado en el surrealismo de Gabriel García Márquez y Miguel Ángel Asturias y otras obras latinoamericanas. Pero también he tomado recursos del subgénero steampunk, los universos paralelos y la mitología nórdica. Esta nueva historia estará profundamente basada en la contingencia de Chile y otros países de la región, así que será una novela que no dejará indiferente a nadie.

COMPÁRTELO:

Escrito por

Archivo Entreletras

Expresionismo alemán en la colección del barón Thyssen-Bornemisza, arte en los tiempos del coronavirus
Expresionismo alemán en la colección del barón Thyssen-Bornemisza, arte en los tiempos del coronavirus

Museo Nacional Thyssen-Bornemisza. Madrid. Del 27 de octubre de 2020 al 14 de marzo de 2021. Martes a domingo: de…

Iluminados y esotéricos en la Murcia de finales del XIX
Iluminados y esotéricos en la Murcia de finales del XIX

La importancia de las ideologías y grupos esotéricos que marcaron la personalidad de Águilas a finales del Siglo XIX Grupo…

Si no votas, no te quejes
Si no votas, no te quejes

Está comprobado. En Madrid, los progresistas somos más, pero votamos menos. En consecuencia, la derecha gobierna haciendo estragos desde hace…

819