septiembre 2020 - IV Año

ENTREVISTAS

José María Alfaya: ‘El humor con sentido y el sentido del humor aportan un plus de inteligencia’

IMG 20170305 WA0013El cantautor José María Alfaya lleva mucho tiempo poniendo música a autores españoles clásicos y contemporáneos. Por las cuerdas de su guitarra han pasado Cervantes, Machado, Valle-Inclán, Max Aub, Agustín García-Calvo, Isabel Escudero, Manuela Temporelli, Etnairis Rivera, Carilda Oliver, Soledad Cruz… También ha compuesto canciones con letras propias. Fue cofundador de ‘El Taller de Reinsertables’ (1997-2007), ha publicado el libro-disco ‘El Cancionero de Pollo Sanguinetti’ (Ed. La Discreta), así como ‘Catalán en castellano’ y ‘Una vida corriente’, homenajes a José Ramón Catalán. Como autor e intérprete se ha embarcado en numerosas aventuras musicales entre las que destacan: ‘¡Viva la República!’ -con Luis Felipe Barrio y Matías Avalos-, ‘Brava Labor’ (Ed. La Discreta), ‘A Julia sin lágrimas’ (Ediciones de La Discreta), el libro disco ‘De cal y arena’ (homenaje a Camarón de la Isla) o ‘Poemas como Canciones’ (homenaje a Carilda Oliver Labra).

En Madrid podrán toparse con él en bares con música en directo como La Fídula, Sala Galileo, Clamores, Libertad 8,…  También en actos donde se apueste por una buena causa organizados por ong, sindicatos, asociaciones de vecinos, etc, a los que Alfaya nunca dice no. Le hemos podido leer y escuchar, y aún se puede, en ‘Tribuna de la Función Pública’ (CC.OO), ‘Mundo Obrero’ (PC), ‘La República Cultural’, en el programa ‘La Cuadratura del Círculo’ de Radio Círculo de Bellas Artes o en ‘Todo por la Kausa’ de Tele K Vallecas.

 – ¿Cuándo y por qué decidió dedicarse a la música?

– Cuando me echaron de un trabajo, como terapia ocupacional. Pero tenía facilidad para ser un melodista, de modo que no tuvo mucho mérito sino, más bien, oportunidad. Nunca tuve la intención de ganarme la vida pero sí de disfrutarla. Y cantar me permitía asistir a la representación que ofrece el público, al menos tan interesante como lo que ocurre en el escenario.

– Su música siempre va unida al compromiso político y social ¿Entiende otra forma de hacer música?

– Por supuesto que sí, si antes nos ponemos de acuerdo en lo que significa «compromiso político y social». Al final, nuestras obras nos comprometen aunque no les coloquemos etiquetas de identidad.

– Usted ha actuado en muchos escenarios ¿Qué prefiere un gran auditorio o un bar?

– Prefiero un bar sin alborotos que un auditorio vacío, pero cada espacio tiene su encanto, su público y su reto. Finalmente, lo que me interesa es el público, no tanto el espacio.

– El humor es otro elemento presente en su música ¿Es porque, como alguien ha dicho, detrás del humor hay algo muy serio?

– Creo que el humor con sentido y el sentido del humor aportan un plus de inteligencia a las percepciones y a la comunicación. Sí, el humor puede ser muy serio y, al mismo tiempo, permitirnos manejar mejor, entre risa y llanto, nuestras contradicciones vitales y sociales.

acto blas de otero 4

– Después de poner música a poetas clásicos, contemporáneos y de ahora mismo…. ¿con quién se queda?
Con quien hablando de lo suyo nos retrata a casi todos. Con quien consigue enriquecer el sentido de cada palabra asociándola con otras. Con quien nos cuenta lo que pasa en la calle y no lo que acontece en la rúa.

– A usted le han confundido con Celaya….
– Por la desinencia más que por la raíz y porque yo también era (y soy) de los que gritaban «a la calle que ya es hora…»

– ¿Qué les diría a los que escriben poesía hoy?

– Que sigan incansables superando los 140 caracteres.

– Los robots ya están aquí ¿Llegará el día en que los cantautores serán sustituidos por robots?

– Espero que para entonces hayan solucionado lo de la fiscalidad de los autónomos y ofrezcan un buen programa de mantenimiento, ya que no de la Seguridad Social. No veo a los robots sobreviviendo a la vida bohemia.

– Cuénteme… ¿Qué hace usted en Marx Madera?

– Astillitas socioculturales para mantener viva una lumbre. Lo de la cultura de proximidad es un reto ineludible para los que deseamos una sociedad que pueda manejar sus recursos culturales en vez de consumir pasivamente entretenimiento banal tele-digerido (perdón, dirigido).

– ¿Deberíamos leer más a Marx?

– Y entenderlo. Y aplicarlo.

– ¿Qué proyectos tiene entre manos?

– Un festival que lleva por título «Letras y músicas para una batalla», en el contexto del 80 Aniversario de la Batalla del Jarama. Como sugiere el título trataré de liar a unos cuantos cómplices para rememorar canciones que fueron símbolo de luchas populares. Eso ocurrirá en Rivas Vaciamadrid el próximo 6 de mayo.

– Alfaya es joya en aragonés. ¿Alguien le ha dicho alguna vez que es usted un Alfaya?

– Era un nombre común, de origen árabe, que significaba «valor o precio de una cosa», de donde deriva la acepción de alhaja, joya. Después se quedó en apellido afincado (curiosamente) en la zona de Redondela y poco repartido por el resto de España aunque también en América (Cuba, Colombia, Brasil…) A mí me han llamado alguna vez «prenda». Todavía dudo de la intención de quien me lo dijo.

 
 
 
 

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENTREVISTAS