septiembre 2020 - IV Año

ENTREVISTAS

María Teresa Pedraza: ‘El Ateneo de Madrid es una institución cargada de historia, los madrileños deben conocerla y disfrutarla’

200 años del Ateneo de Madrid

Mª Teresa Pedraza Guzmán de Lázaro es en la actualidad Socia Bibliotecaria del Ateneo de Madrid. La primera mujer Socia Bibliotecaria de esta institución que este año celebra el 200 aniversario de su fundación como Ateneo Español en 1820. Mayte Pedraza ha desarrollado su trayectoria profesional en el campo de la puericultura en el Hospital Universitario del Niño Jesús y está especializada en Ortoptica y Pleoptica. Asimismo, es presidenta de la Agrupación Especial Ateneísta ‘Estudios-Investigaciones Científicas Marie Curie’ y presidenta de la Sección de Ciencias de la Salud. También ocupa la vicepresidencia de la Sección de Artes Plásticas, ya que compagina su actividad profesional con la pintura. Desde 2015, ha ocupado diversos cargos en la Junta de Gobierno de la Docta Casa (como se conoce también al Ateneo de Madrid).

Entreletras ha conversado con Mayte Pedraza sobre su labor actual como Socia Bibliotecaria del Ateneo de Madrid…

-¿Dígame, cuál es su función como Socia Bibliotecaria de la Junta de Gobierno del Ateneo?

-Antes de comenzar, permítame que de las más expresivas gracias a la Revista Digital Entreletras, por el interés que está demostrando hacia el Ateneo, su Patrimonio Histórico y Artístico y por los artículos que ha dedicado a recordar a ateneístas distinguidos en la política, en la ciencia y en las artes. Personalmente, estoy muy agradecida de que me permitiera hablar de Joaquín Sorolla y su vinculación con la Docta Casa ya que es uno de mis pintores predilectos.

-Muchas gracias a usted y a los autores y autoras ateneístas que colaboran en Entreletras

-Respondiendo a su pregunta le podría comentar que según el reglamento del Ateneo en su artículo 45, capítulo cuarto, la socia bibliotecaria tiene la misión de impulsar la conservación y el acrecentamiento de la biblioteca y de los gabinetes de lectura, con la colaboración del personal técnico de la biblioteca. Hasta aquí la letra, pero la respuesta quedaría incompleta si no le añadiera la profunda satisfacción de prestar mi granito de arena para custodiar y engrandecer el inmenso patrimonio bibliográfico que el Ateneo atesora. A parte de esto, entre mis funciones están la adquisición de publicaciones, lo que hoy por hoy, es difícil con la situación económica que padecemos, así como mantener un contacto periódico con otras bibliotecas. Naturalmente, con una periodicidad anual, presento a la Junta General un informe sobre la Biblioteca y su política bibliográfica.

-Este año, el Ateneo celebra el bicentenario de su fundación como Ateneo Español en 1820. La Biblioteca del Ateneo es una de las bibliotecas privadas más importantes de España, sobre todo en obras del siglo XIX. Con un bagaje cultural tan relevante, ¿cuál es el papel de la biblioteca del Ateneo en la actualidad?

-La biblioteca del Ateneo tiene un valor, sencillamente excepcional. Es importante mantener, vigilar y acrecentar su patrimonio bibliográfico pero, al mismo tiempo, actualizar y modernizar los medios de que disponemos. La situación muy similar a la del resto de las bibliotecas señeras. Necesita un replanteamiento para, conservando todo su valor, ganar los retos del futuro. Por tanto, siendo fieles a su historia y al cuidado de sus fondos ha de asumir nuevos retos y prestar servicios actualizados a los usuarios. Por consiguiente, hemos de ser plenamente conscientes del valor de nuestros fondos pero contribuir en la medida de nuestras posibilidades, a la difusión de nuestro riquísimo patrimonio bibliográfico.

mayte3-Detengámonos un momento en los libros que atesora la biblioteca, ¿qué puede decirnos de ellos?

-La Biblioteca del Ateneo es, probablemente, la mejor biblioteca privada de España. Atesora fondos de un valor crucial, especialmente de los siglos XIX y primer tercio del XX, tanto de materias científicas, como humanísticas. Hay que destacar que son numerosas las primeras ediciones y que cuenta, asimismo, con manuscritos de gran valor. Por lo que respecta al siglo XIX, la Biblioteca es magnífica y fue vital para introducir en España diversas corrientes del pensamiento europeo como el Krausismo. Tienen, también, un notable interés las obras que podríamos catalogar como pertenecientes al socialismo utópico. No me resisto a señalar que el Ateneo, por aquel entonces una Institución puntera, adquirió numerosas obras filosóficas, científicas, históricas y humanísticas en su lengua original, antes de que fueran traducidas al castellano, por tanto, no es exagerado decir que quienes frecuentaban la Biblioteca del Ateneo se adelantaron, en ocasiones, varios años por lo que respecta al conocimiento de estas obras y autores así como a diversas corrientes europeístas de pensamiento.

-¿Qué retos supone la conservación de un patrimonio bibliográfico tan relevante?

-En parte, ya he respondido. Permítame, sin embargo, que incida en los aspectos económicos. Sería una lástima que por carecer de los recursos adecuados, el riquísimo patrimonio bibliográfico que alberga la Biblioteca del Ateneo pudiera verse dañado. No creo necesario enfatizar que sin los cuidados que requiere, algunas de estas obras podrían sufrir daños irreparables. Las instituciones públicas han de ser sensibles a la conservación y difusión de este patrimonio para que puedan seguir disfrutando de él las generaciones futuras.

-La crisis del 2008 supuso un parón en las labores de digitalización de los fondos bibliográficos, ¿en qué situación se encuentran estos trabajos en la actualidad?

-Quiero ser no sólo sincera, sino directa. La situación es grave y, desde mi punto de vista, insostenible. A través de los convenios con el Ministerio de Cultura se prosigue la digitalización a cuenta gotas. Otras instituciones como la Comunidad Autónoma y el Ayuntamiento de Madrid, pese al difícil momento por el que atravesamos, deberían mostrarse más sensibles. Es urgente mejorar y, mucho, en la implantación de nuevas tecnologías propias de la sociedad de la información… y poder contar con una Biblioteca que disponga de los mecanismos necesarios para que investigadores, estudiantes universitarios y todas aquellas personas interesadas puedan tener en nuestra Biblioteca un instrumento que les permita, con agilidad, consultar y tener acceso a nuestros fondos.

-¿Cuáles son los problemas más acuciantes que debe gestionar en el día a día la actual Socia Bibliotecaria del Ateneo de Madrid?

-Los problemas, desde luego, son muchos y variados. Podríamos citar, entre otros, mejorar los programas informáticos, crear un ambiente agradable, realizar una labor pedagógica para que todos los socios la frecuenten… Creo de singular importancia lograr a corto plazo que los medios de comunicación se impliquen para difundir las excelencias de nuestra biblioteca y darla a conocer. Por otra parte, hay que mejorar, también, las redes sociales para acercarla más a los madrileños.

mayte4-Es su objetivo…

-Si tuviera que destacar un objetivo señalaría, sin duda, divulgar su importancia entre los jóvenes y conseguir que, especialmente, los universitarios la consideren un instrumento adecuado y accesible. Quiero destacar la labor que están realizando los trabajadores de la Biblioteca. Sin su esfuerzo y el del departamento de informática no podríamos llevar a cabo, cumplidamente, ninguno de estos objetivos. Valga un solo ejemplo: la información que se viene realizando de las actividades, exposiciones virtuales, así como de la adquisición de libros y donaciones tiene su importancia. Hemos iniciado una tertulia bibliográfica con la que estamos ilusionados y creemos que puede dar buenos resultados.

-¿Quién puede acceder a la Biblioteca del Ateneo de Madrid?

-En primer lugar, los socios e investigadores autorizados pero, también, y esto es crucial para nuestros planes de futuro, queremos incrementar los pases de fin de semana o semanales así como facilitar el acceso a cuantos usuarios externos deseen acercarse a nuestras instalaciones. El Ateneo es una institución privada pero queremos y deseamos poner nuestro patrimonio a disposición de todos los madrileños que deseen disfrutarlo.

-Con 200 años de existencia el Ateneo habrá tenido sin duda socios bibliotecarios relevantes a lo largo de la historia ¿a quién o a quiénes destacaría?

-Permítame que de un ligero rodeo. El cargo de Socio Bibliotecario es y sigue siendo crucial en la actividad diaria de la Docta Casa, como se demuestra por la calidad y excelencia de quienes históricamente se han venido ocupando esta función. Conmemoramos este año el Bicentenario de la creación de la Docta Casa pero, también, el Centenario del fallecimiento de Benito Pérez Galdós, el novelista más completo del siglo XIX y primeros años del XX, tan vinculado al Ateneo al que durante años asistía asiduamente. Me gustaría poner en valor que Ramón Mesonero Romanos, uno de los literatos costumbristas más destacados, vecino y amigo de don Benito, fue Socio Bibliotecario de la Docta Casa. El elenco es amplio. Por tanto, sólo es posible mencionar a unos cuantos: Ramón de Campoamor, José Moreno Nieto, el novelista Ramón Pérez de Ayala, al escritor Bernardo G. de Candamo que lo fue durante la Segunda República y la Guerra Civil… más recientemente me gustaría comentar que también lo ha sido Francisco Castañón, actual director de la Revista Digital Entreletras.

-Bueno, muchas gracias por la parte que me toca. Se hizo lo que se pudo en tiempos de crisis… Siguiendo el hilo de nuestra conversación, aunque la Docta Casa ha cumplido 200 años de historia y está situada en una céntrica calle de Madrid, son muchos los madrileños y madrileñas que aún no la conocen, ¿qué les diría para que se acerquen a conocer el Ateneo?

-El Ateneo es una institución cargada de historia. Los madrileños deben conocerla y disfrutarla. Nació hace doscientos años, durante el denominado Trienio Liberal, que siguió a la sublevación de Riego, en Cabezas de San Juan. Desde los años ochenta de mil ochocientos se ubica en su actual sede, en la Calle Prado. Es una Institución privilegiada y única para conocer el siglo XIX y XX. Baste señalar que Ateneísta fue el General Castaños, el Duque de Rivas, presidentes de la Primera República como Castelar, científicos y Premios Nobel como Ramón y Cajal o José Echegaray, el presidente de la Segunda República Manuel Azaña… y tantos otros.

-Si no me falla la memoria todos los premios Nobel españoles fueron socios del Ateneo,…

-Sí. Han sido de gran importancia histórica y cultural sus conferencias, debates y tertulias. No puedo resistirme a comentar que Marie Curie, dos veces Premio Nobel y Albert Einstein pronunciaron conferencias en el Salón de Actos, durante sus visitas a la capital de España. Bastará la relación de nombres mencionada anteriormente, para poner en valor su importancia. La Docta Casa es una Institución privada pero que está al servicio de todos los madrileños. Les invitamos, expresa y calurosamente, a visitarla, a conocerla… deben saber, asimismo, que pueden asistir a sus exposiciones y actos culturales y que sería nuestro deseo que decidieran hacerse socios. Su patrimonio es inigualable y no es exagerado afirmar que visitarlo es como acceder a un museo de los siglos XIX y XX.

mayte6-¿Cuáles son los rincones más emblemáticos?

-Todo en el Ateneo, cada rincón merece la pena y tiene mucha historia. No obstante, quiero hacer una relación apresurada para poner en valor todo lo que de emblemático tiene la Docta Casa. Quienes nos visiten deben darse una vuelta por la Galería de Retratos, detenerse en la Cacharrería, concediéndole una importancia primordial a la Sala o Despacho de Azaña y, sobre todo, el Salón de Actos que es la auténtica “joya de la corona” y donde han tenido lugar actividades destacadas de la historia cultural, científica, humanística y política de nuestro país. Naturalmente, la Biblioteca es otro de los lugares que hay que visitar necesariamente. No exagero si digo que una visita al Ateneo, no sólo entra por la vista sino que emociona. En cuanto a la Biblioteca, con un poco de ironía, alguien llama a las escaleras que dan acceso a ella, “la escalera de Jacob”… porque al final está el paraíso.

-El año próximo se celebrará el centenario de Emilia Pardo Bazán, primera mujer socia del Ateneo y presidenta de la Sección de Literatura en 1906, ¿qué tiene previsto hacer el Ateneo para conmemorar este aniversario?

-Al igual que con el Centenario de Galdós, supongo que se creará una comisión encargada de programar los actos para este centenario. Quisiera añadir, sin embargo, que a Emilia Pardo Bazán hay que reivindicarla como pro-feminista, pues rompió “Techos de cristal” y lanzas para que la mujer ocupara el puesto que le corresponde en la sociedad. Quisiera señalar los prejuicios y los obstáculos misóginos que le impedían el acceso a ciertos cargos públicos o académicos. Así, se pueden catalogar los vetos que impidieron que fuera nombrada Académica de la Lengua.

-Una luchadora y una figura fundamental de nuestra cultura,…

-Fue una mujer culta, batalladora e incansable. Tuvo una relación de amistad y compañerismo con Galdós, más importante y duradera que su romance. Fue, asimismo, una destacada galleguista, baste señalar al respecto que su Casa Museo en La Coruña, a tiro de piedra de la plaza María Pita, comparte la casa en la que vivió con la Academia Gallega de la Lengua. No quisiera que esta entrevista se alargara pero me gustaría poner de relieve que en la Galería de Retratos de nuestro Ateneo, es la única mujer que está presente. Eso fue siempre, una adelantada que abrió caminos a otras.

-En este sentido, ¿qué destacaría usted del papel de las mujeres en la Docta Casa?

-El Ateneo fue, en cierto modo, una institución pionera en la incorporación de la mujer a la vida cultural y política de nuestro país. Junto a Emilia Pardo Bazán me gustaría destacar a Madame Anselma, a la generación republicana de las llamadas “sin sombrero” de la que destacaría a María Zambrano. Sería injusto olvidar a Victoria Kent o a Clara Campoamor, que tanto combatieron para lograr derechos que, hasta entonces, se le habían negado como el del sufragio. Tras la larga noche de la dictadura franquista, elegiré a Carmen Martín Gaite, asidua asistente y participante en las actividades culturales de la Docta Casa. En otro orden de cosas, las mujeres logramos incorporarnos a la Junta de Gobierno. Nos ha costado, pero estamos ahí. Cada vez somos más y sin necesidad de cuotas, cada día damos pasos firmes para consolidar las posiciones logradas con tanto esfuerzo y tanta lucha.

-Usted también es pintora. Por el Ateneo han pasado importantes artistas plásticos, ¿cuáles son sus preferidos?

-Suele decirse que los árboles no dejan ver el bosque. La ingente cantidad de políticos relevantes, hombres de letras, científicos, humanistas, académicos y un largo etcétera. Hace que nos olvidemos de los artistas plásticos, cuya contribución a la Docta Casa ha sido relevante y formidable. Comenzaré esta enumeración por Joaquín Sorolla, el pintor de la luz mediterránea, quizás más apreciado fuera de España que dentro. Lógicamente hay que destacar a Antonio López, Millares, Cartier-Bresson, Rosales del que existe un retrato de cuerpo entero pintado por Sorolla en el Despacho de Azaña, o Aureliano de Beruete que también está representado en la Sala Azaña. En cuanto a mí, modestamente, quiero señalar que si bien he participado en exposiciones colectivas, no me considero, ni mucho menos, a la altura de estos artistas plásticos. Termino como comencé, agradeciendo a la Revista Digital Entreletras, la atención que está prestando al Ateneo en este 2020, año en el que cumple dos siglos de existencia.

 

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENTREVISTAS