noviembre 2020 - IV Año

LETRAS

Antonio Daganzo, poeta de aleaciones

La poeta, narradora y filóloga Beatriz Russo repasa toda la obra lírica del escritor Antonio Daganzo (Madrid, 1976). ‘Entreletras’. publica este certero texto que se dio a conocer en el Ateneo de Málaga, el pasado 26 de marzo de 2019.

Ignoro si el deseo de Antonio Daganzo al poner los títulos de sus libros de poesía viene motivado por el afán de elaborar un poema por aleación entre los libros que van viendo la luz. Lo cierto es que, si observamos los títulos publicados desde el año 2004 hasta ahora, vemos cómo, consciente o inconscientemente, esos títulos podrían ser versos engarzándose a un poema que esperemos sea de aliento largo.

Siendo en ti aire y oscuro,
que en limpidez se encuentre,
mientras viva el doliente.
Llamarse por encima de la noche,
juventud todavía,
los corazones recios.

Esta habilidad, voluntaria o involuntaria, me ha llevado a intuir que confluyen en la poesía de Daganzo elementos de aleación brillantes y con una alta conductividad eléctrica y térmica. Existe un hilo conductor entre sus libros, y es el cobre por el que fluye el frío, la templanza y lo incandescente. En algunos poemas hay cierto riesgo de descarga de alto voltaje por proximidad si se acercan los corazones que no se pongan el casco (debería haber un cartel de advertencia: cuidado, este poema puede herir su sensibilidad cardiaca). Su poética es la voluntad del aire para promover la alquimia entre lo visible y lo invisible. Ésa es la magia de todo poeta. Y lo invisible fue al principio un aire oscuro y terrible, epidémico y estanco a solas, hasta que entró en aleación con los límites de lo ajeno. Fue el momento del inicio de la purificación. Porque a solas y en silencio se perciben los estados invisibles que en aleación con la materia nos confiere la identidad. Y esa aleación fue en el poeta una de las energías con mayor poder de sanación: ‘Escucha cómo el aire está en ti, / soy yo, y me hecho viento / en el instante que ha sido mi ventura: / te he erizado la piel, / te he emocionado.’ La capacidad de amor llevada más allá de sus propios lindes, abandonar la solidez de la carne y conquistar un estado para metabolizarse en otro cuerpo. Esta subversión biológica y fisiológica es el generador de su poesía. El poeta partirá de un dolor reconocido (porque sólo conoce al dolor quien ha compartido celda con él) y, en esa confrontación cara a cara con ese dolor, se irá gestando la fuerza sanadora que subyace en su segundo libro, Que en limpidez se encuentre, donde el poeta persiste en la incidencia de lo subversivo. Dice el poeta: ‘El más grave error de quien olvida / es creer que el olvidado hará lo mismo.’ A Daganzo no le afecta la esencia de los otros. No hay temperatura ajena que lo modifique en su interior porque él es la incandescencia. La enfermedad y el desamor son ácidos corrosivos que no corrompen su talante inoxidable. Es más; lo fortifican. Y esto tiene que ver con otro de los motores de su poética: la esperanza.

Dolor, amor, simbiosis, esperanza son metales puros que se harán preciosos en aleación con la subversión. Así, en Mientras viva el doliente, libro que cambiará la temperatura de su poética, se puede sentir cómo esa energía se torna aún más intensa y catártica: ‘Hacerse la ilusión del poderoso, / que juzga ilimitada la victoria / tan sólo en la conquista del aliento’, versos que enlazan con otro verso de José Hierro que dice: ‘Llegué por el dolor a la alegría’. Todo poeta nace con una válvula de escape en el corazón. La poesía es esa válvula, y Antonio Daganzo maneja hábilmente su mecanismo de regulación. La invocación es uno de esos mecanismos, un recurso del que el poeta se sirve para re-codificar su mente y su destino. Se filtra la nostalgia en su memoria, conservando tan sólo la nobleza de los recuerdos, aquellos con los que se edifican los hogares ajenos a los materiales de su construcción, porque como dice: ‘El niño que fue casa / siguió siéndolo’. El poeta sabe que la infancia es el hogar del que nunca nadie podrá desahuciarnos. Él hace de la nostalgia un lugar tranquilo al que acudir.

En toda su poética hay subversión, sí, pero también hay resignación y obediencia ante las leyes del universo. En Llamarse por encima de la noche, su cuarto libro, el tono se va templando un poco más. Así como la niñez es el lugar de la obediencia a los códigos que dictan los progenitores, los dioses particulares de la infancia, en la edad adulta hay un entendimiento y sometimiento a los dictámenes del juicio final; el que nos condena inexorablemente a todos a partir a un lugar que parece oscuro, pero que igual no lo es tanto: ‘Cierra los ojos, / ríndete finalmente a la condena: / camina y dobla’. La aceptación como fluido que templa los metales pesados para que no se evaporen los aromas de una juventud escurridiza. Y esa aceptación nada tiene que ver con la rendición, sino con la obediencia a las leyes de la propia condición humana que dictan la condena de la degeneración de la carne. El poeta sigue siendo de ‘rebeldía oscura’, de ‘soledad indomable’, pero con conocimiento de sí mismo en comunión con la incidencia del tiempo. Juventud todavía, su quinto libro, es una exaltación de influencia romántica a la gloria de ser joven aún: ‘Mirad a aquel que derrochó sus dones / sólo para medirse con el frío y la duda’, o ‘sea la juventud amada / el único consuelo del destino’, o ‘Si no cabe remedio / muramos siendo jóvenes por siempre’. La longevidad es otra de las subversiones contra el tiempo que se permite Daganzo. Acepta su dinámica en el deterioro de la carne, pero de lo intangible se encargará él. Hace concesiones, pero no todas.

Con Los corazones recios, su último libro, alcanza la ataraxia: ‘Y en el aire, la luz: / vivir a sangre limpia y ancha’. Estamos ante la simbiosis elemental, la que aspira a ser agua, viento y fuego. Y mar, ese misterio líquido, el último lugar del guerrero a donde llegará ya desarmado y luminoso.

Pero, hasta entonces, yo me quedo con este verso suyo, que en mí se ha hecho máxima: ‘Hace falta, / en la brisa, / una pasión más plena’.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN LETRAS

Letras

Emilia Pardo Bazán y su vinculación con el Ateneo de Madrid, en visperas del centenario de su muerte

Letras

La relación de Galdós con el socialismo

Letras

Antonia Pozzi: ‘El gran abismo hacía la tristeza’

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (y 6)

Letras

Ernest Hemingway, la novela que encierra el gran cuento

Letras

Nicasio Álvarez de Cienfuegos, un ilustrado coherente y poeta innovador

Letras

Longfellow y Jorge Manrique, venturas y desventuras del traductor

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (5)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (4)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (3)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (2)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (1)

Letras

Un futuro para la poesía

Letras

Edmond Hamilton, la ciencia ficción narrada con sencillez magistral

Letras

John Fante, mostró la xenofobia y la explotación de las minorías en la América profunda

Letras

Andrea Camilleri, la literatura consciente de sus rasgos sociales

Letras

Un poco de Don Juan

Letras

Unamuno y Portugal

Letras

‘Historias de aquí y de allá’ de Luis Sepúlveda

Letras

Raúl Zurita: desde el dolor

Letras

Francesco Petrarca… mucho más que un gran poeta

Letras

En torno a la novela ‘Antonia’ de Nieves Concostrina

Letras

Albrit o la creación del personaje en Galdós

Letras

Alejandra Pizarnik, cuando la sombra araña el alma

Letras

Meditaciones de gastronomía transcendente

Letras

‘Litoral’: la revista más hermosa y representativa de la generación del 27

Letras

Yorgos Seferis en el piélago

Letras

Jo Nesbø, huellas dactilares de excelente confesión literaria

Letras

Cesare Pavese: el sufrimiento como oficio

Letras

Duque de Rivas: liberal, dramaturgo y presidente del Ateneo de Madrid

Letras

Galdós en el horizonte epistolar de Blasco Ibáñez (y II)

Letras

Galdós en el horizonte epistolar de Blasco Ibáñez (I)

Letras

‘La caza del Snark’ de Lewis Carroll

Letras

Yorgos Seferis: poeta, ensayista, premio Nobel y diplomático

Letras

Somerset Maugham en Lisboa

Letras

Las novelas dialogadas de Galdós a debate

Letras

Vittorio Amedeo Alfieri, todo un carácter

Letras

Los cimientos de ‘El abuelo’ de Benito Pérez Galdós

Letras

Abril es el mes más cruel…

Letras

En torno al libro ‘En los pliegues del olvido’ de Ignacio Vázquez Moliní

Letras

Juan Eugenio Hartzenbusch, un punto de vista sigular…

Letras

La pasión por los naipes del doctor Egas Moniz

Letras

Doña Perfecta

Letras

Galdós para ‘Dummies’

Letras

Antonio Gamoneda: La poética de la oscuridad como origen de la luz

Letras

Literatura clásica, o metafísica, materialista, lógica, política

Letras

El Galdós protofeminista

Letras

Los tres grandes pasos hacia la Ilustración

Letras

La conferencia de Julián Zugazagoitia en Bilbao sobre literatura en 1924

Letras

Benito Pérez Galdós en el centenario de su muerte (1920-2020)

Letras

A la memoria de mi tío Pablo

Letras

Pérez Galdós, el Nobel arrebatado

Letras

Tolstoi y Shakespeare

Letras

Aproximación al libro ‘Que no se entere la Cibeles’ de Mar de los Ríos

Letras

En torno al libro ‘Extravagancia infinita’ de Javier Olalde

Letras

Augusto de Angelis (1888 -1944)

Letras

Fernando Pessoa. El yo conflictivo

Letras

Federico García Lorca ocho décadas después

Letras

Antonio Daganzo, poeta de aleaciones

Letras

Sufriente, prometeico, iconoclasta y quijotesco

Letras

Leopoldo María Panero, el traductor de la locura

Letras

Poesía y dignidad

Letras

Buenos libros malos

Letras

Confesiones de un crítico de libros

Letras

En torno a ‘Sombra de Luna’ de Francisco Álvarez ‘Koki’

Letras

Alda Merini, vivir al borde de la sombra

Letras

Literatura de cordel

Letras

Demian. Herman Hesse

Letras

Hilario Martínez Nebreda, el poeta silencioso

Letras

La literatura y sus soportes (I)

Letras

La literatura y sus soportes (y II)

Letras

La Escuela Nueva y el centenario de Ruskin

Letras

Don Quijote y el mar

Letras

Elizabeth Barrett Browning, una poeta victoriana

Letras

Por qué escribo

Letras

Ángel González: la ácida ironía de un poeta

Letras

Carmen Posadas y su feria de las vanidades

Letras

El caso Miguel Hernández

Letras

Quevedo en sociedad y III.- Obra y vinculación cívica

Letras

Quevedo en sociedad II.- La crítica como ‘función’ social

Letras

Quevedo en sociedad I.- El hombre, la sociedad

Letras

VII Certamen de Novela Histórica de Úbeda

Letras

Antología poética. Alfonsina Storni

Letras

Ángel González: palabra sobre palabra

Letras

Galdós y el melodrama

Letras

IV encuentro de Poesia a Sul

Letras

Feminismos: la mujer sobre la letra

Letras

El Hidalgo: literatura y pobreza

Letras

‘Celia en los infiernos’, la obra socialista de Galdós (y II)

Letras

‘Celia en los infiernos’, la obra socialista de Galdós (I)

Letras

Ana Caro Mallén: una esclava en los corrales de comedias del siglo XVII

Letras

José Rodrigues Miguéis, casi olvidado

Letras

Tristeza que es amor. Alusión a Don Quijote

Letras

George Sand: ‘Un invierno en Mallorca’

Letras

José Ángel Valente: una estela inmortal de palabra poética (y II)

Letras

José Ángel Valente: una estela inmortal de palabra poética (I)

Letras

Imagen de José Ángel Valente

Letras

Valente, sin aditivos

Letras

Valente: Qué la palabra sea solo verdad

Letras

José Ángel Valente, en ‘el borde de la luz’

Letras

John Berger: ‘Un hombre afortunado’

Letras

Los desafíos de Lou Andreas-Salomé

Letras

La primavera y su sombra

Letras

El Conde de Montecristo, historia de una venganza

Letras

Luis Martín-Santos y James Joyce

Letras

Los cimientos culturales del abolicionismo: Harriet Beecher Stowe

Letras

Pinceladas sobre Agatha Christie

Letras

Juan Ramón Jiménez, escritor de epístolas (y II)

Letras

Juan Ramón Jiménez, escritor de epístolas (I)

Letras

Thomas Mann: Una Europa que se derrumba

Letras

El eterno romanticismo

Letras

Qué es ser agnóstico

Letras

Pedro Garfias: La poesía desgarrada del exilio

Letras

El descenso a los infiernos de Dorothy Parker

Letras

El Conde de Oxenstiern, a quien llamaron el Montaigne del Septentrión

Letras

La sonrisa del Quijote (Una concesión a la melancolía)

Letras

Antonio Machado que estás en los libros

Letras

‘Agua’: Virginia Woolf y Alfonsina Storni

Letras

Críticos literarios, dueños del espíritu humano

Letras

El papel del lector en la posmodernidad

Letras

Poesías. Catulo.

Letras

Los vínculos entre Américo Castro y Jovellanos

Letras

Michel de Ghelderode y las Vanguardias del siglo XX

Letras

El trabajo entre las raíces, mirada sobre la creación literaria

Letras

La frase del escritor

Letras

Un cuarteto literario en clave de sol

Letras

Oía hablar a los árboles

Letras

El ‘slow’ de Pessoa (o las vicisitudes de la melancolía)

Letras

Claudio Rodríguez: del camino, del hombre

Letras

Sobre las Brontë

Letras

Borges en Ginebra

Letras

Philippe Jacottet: ‘Pensamientos bajo las nubes’

Letras

Juan Goytisolo: ‘sobre asuntos sociales y personales’

Letras

Miguel Hernández en Portugal

Letras

Mi Gloria Fuertes

Letras

Robert Walser, el paseante espiritual

Letras

‘Al menos, memoria’: Juan Ruiz de Torres

Letras

Cela, celador, celando, celar

Letras

Miguel Hernández: ‘Cancionero y romancero de ausencias’

Letras

Rafael Montesinos, renovador

Letras

Bartolomé Soler, lo amargo de la diosa

Letras

Rubén Darío, poeta de las dos orillas

Letras

Jovellanos, poeta

Letras

Un paseo por los ‘jardines’ de Eloy Tizón

Letras

Azorín, sobrevivido

Letras

Rosalía de Castro, la mejor de los mejores

Letras

Eugenio Gerardo Lobo, el ‘capitán coplero’

Letras

Galdós: una conciencia histórica lúcida

Letras

Desde el silencio, a Nicolás del Hierro

Letras

Salustiano Masó, la fuerza del tiempo

Letras

Los ‘Rubaiyat’ de Omar Khayan

Letras

Carmen Laforet, esa chica explosiva del Ateneo

Letras

Gabriel Celaya, el sueño de trabajar la poesía

Letras

Ramón Hernández, un diamante literario en las calles de Madrid

Letras

María Teresa León, el papel de la melancolía

Letras

Luis Felipe Vivanco, un poeta de los que siempre regresan

Letras

Rafael Pérez Estrada, el poder de la imaginación