noviembre 2020 - IV Año

ENSAYO

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

saboritAndrés Saborit viajó en el mes de julio de 1930 a Suecia con motivo del V Congreso de la Federación Sindical Internacional, que se celebró en Estocolmo. Saborit solía dejar testimonio de sus viajes por motivos políticos y sindicales, tanto dentro como fuera de España, y muchos de ellos aparecieron en las páginas de El Socialista. En relación con este viaje concreto publicó una serie titulada ‘Por tierras escandinavas’. En este trabajo nos interesa su análisis no tanto de la reunión sindical, como de la experiencia política y económico-social sueca en ese momento histórico, cuando ya había gobernado la socialdemocracia, y estaba a punto de regresar al poder con una victoria casi arrolladora en 1932 con Per Albi Hansson, primer ministro en dos gobiernos hasta 1946. El artículo apareció en el número del 10 de julio.

El Socialista siempre dedicó mucha atención al desarrollo del socialismo y del movimiento obrero en el extranjero, empleando, al comienzo, artículos traducidos de otros periódicos, trabajos de corresponsales nacionales y extranjeros, y por fin, publicando testimonios de destacados socialistas españoles en sus viajes personales o políticos y sindicales. Estos últimos testimonios tienen un interés especial porque expresan visiones muy personales, y en muchos casos realizando comparaciones con la realidad española, además de ayudarnos a entender cómo ellos y el socialismo español interpretaban la realidad exterior, una cuestión no muy tratada entre la historiografía dedicada al estudio del socialismo en España. Habría que destacar los artículos del protagonista de este trabajo, o los de Antonio Fabra i Ribas, por citar algunos ejemplos entre los muchos que podríamos apuntar.

Saborit desarrolla en el artículo que aquí glosamos una intensa admiración por un país que ya comenzaba a destacarse por su desarrollo económico y social, construyendo los pilares de su estado del bienestar, así como por su civilizado sistema político democrático, justo cuando los nubarrones del autoritarismo y el fascismo estaban acechando la realidad europea. Su análisis, además, llegaba a detalles de la vida cotidiana con un marcado carácter pedagógico comparativo con lo que ocurría en la España de 1930, entre la Dictadura de Primo de Rivera y la llegada de la Segunda República. En este sentido, se maravillaba de los trenes suecos, de la calidad que disfrutaban los viajeros de tercera frente a lo que ocurría en España. El nivel de vida sueco era superior, por término medio, al que se disfrutaba en el resto de Europa. Exponía cómo un oficial de albañilería ganaba, como media, unas cuarenta coronas al día, que equivalían a 115 pesetas.

Revista Tiempos Nuevos dirigida por Saborir Febrero 1935Revista Tiempos Nuevos dirigida por Saborit – Febrero 1935En Suecia habría desaparecido el analfabetismo, y la mujer disfrutaba de los mismos derechos que el hombre, aunque Saborit hizo una serie de comentarios que hoy no serían políticamente correctos, junto con otros más modernos, ya que, después de hacer un elogio de la belleza femenina sueca consideraba que las mujeres suecas no iban ‘sin medias’ ni con faldas cortas, ni se pintaban apenas, no provocando como en París o Madrid. Por otro lado, informaba que la prostitución estaba prohibida. Las mujeres debían trabajar, porque en caso contrario intervenía la ley. Trabajar para no depender del hombre, porque, además, en Suecia la educación había inculcado a las mujeres este principio. Los hombres suecos tenían obligaciones con sus hijos, reguladas por ley, independientemente de su estado civil, no penalizando, en este sentido, a la mujer, ni al Estado a la hora de encargarse de los hijos que no serían abandonados, al contrario de lo que ocurría en España. Si, por un lado, Saborit hacía consideraciones, en cierta medida, sexistas sobre el proceder de las mujeres fuera de Suecia, por otro lado, demostraba la concienciación que tenían los suecos sobre sus responsabilidades familiares.

Las mujeres suecas podían votar y ser elegidas. Recordemos que los estados nórdicos fueron de los primeros países en reconocer el sufragio femenino en Europa. Saborit interpretaba el éxito electoral socialdemócrata en función de este derecho, opinión interesante porque al año siguiente se produciría un intenso debate en la izquierda española sobre el reconocimiento del sufragio femenino en el debate constitucional en los inicios de la Segunda República.

La belleza de Estocolmo sin rascacielos era interpretada como una victoria, siempre para Saborit, sobre el capitalismo, porque no había podido arrancar al Ayuntamiento autorizaciones para encarecer el precio del suelo, es decir, para la especulación urbanística, algo que ya padecía Madrid. Los servicios públicos eran municipales, es decir, públicos, con un eficaz y barato servicio de tranvías.

La celebración del Congreso sindical coincidía con una exposición de arte decorativo, ejemplo para el político y sindicalista español, de la creatividad sueca, demostrando que no era necesario derrochar el dinero como en la Exposición de Barcelona, donde la Dictadura había pretendido dar una falsa imagen de España, sin negar que había sido magnífica, pero alejada de la realidad de un país muy atrasado. En cambio, la exposición en Estocolmo sí reflejaba cómo era Suecia. De nuevo, Saborit comparaba dos situaciones, poniendo como ejemplo la producción editorial entre ambos países, claramente a favor del nórdico. Otro dato que le interesaba destacar en la exposición era el asunto de las casas baratas.

Otros aspectos que admiraba de Suecia tenían que ver con la religión, que no dominaba la vida, con el ejército que no intervenía en la política, y en relación con el sistema político. Era una monarquía realmente parlamentaria donde el rey no gobernaba.

El socialismo había gobernado en Suecia, y vaticinaba que volvería a gobernar, como realmente ocurriría. Y gobernaría por la voluntad del pueblo, del electorado, verdadero soberano del país, en implícitas alusiones a lo distinto que era el sistema político español, en crisis evidente.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”