septiembre 2021 - V Año

LETRAS

‘Con la ley en los tacones. Bautizo de fuego’ de Carlos Grau

LIBROS
Con la ley en los tacones. Bautizo de fuego. Carlos Grau. Novela Tattoo. Ediciciones Vitruvio, 2020

El por qué de esta novela

Como bien sabéis, soy Carlos Grau y he estado vinculado al cine desde que nací. De pequeño, cuando quería ser bombero o astronauta, mi padre, Jordi Grau, me hizo intervenir en alguna de sus películas; recuerdo ser el hijo de uno de los protagonistas de “LA CENA” donde corría al encuentro de mi ficcional padre y me lanzaba saltando a sus brazos igual que lo hacía cuando mi padre, esta vez el verdadero, venía de alguno de sus viajes o rodajes, tras estar algún que otro mes fuera de casa. También fui repartidor de flores en MUÑECAS DE TRAPO, torero en busca de una oportunidad en EL EXTRANGER-OH! DE LA CALLE CRUZ DEL SUR, o impaciente esperador de llamada en una cabina telefónica en TIEMPOS MEJORES. El caso es que, poco a poco y sin ser excesivamente consciente de ello, desarrollé el gusto por contar historias, en principio fueron cuentos, recuerdo tres especialmente: “El jersey que me había regalado mi abuela”, “Una planta en el jardín” y “El muñeco de nieve”. Ya en Estados Unidos, en un viaje pre universitario para aprender del inglés y de la vida, gracias a las cartas que le enviaba a mi madre, tan narrativas y visualmente descriptivas en las que aprovechaba el paisaje para expresar mi añoranza de España en esa tierra del norte de Norteamérica, donde la nieve y el frío se situaban en las antípodas de mis recuerdos, mis padres me sugirieron algo que yo nunca me había atrevido a pensar seriamente, ¿por qué no estudias cine? Me pareció bien pero claro, me habían enviado a Cleveland, donde un amigo de mi padre, José Labrador, era profesor de literatura en la CSU y en Cleveland el único estudio parecido al Cine era Mass Media Communication, así que ahí me matriculé. Como no era un lugar muy apropiado para un español, de veinte a cuarenta grados bajo cero en invierno, y no era una escuela de cine, volví aquel mismo verano a Madrid y allí me matriculé en Imagen y Sonido, lo que hoy es Comunicación Audiovisual, en la Complutense; actualmente soy doctor en dicha especialidad y he pasado más de una década prodigiosa siendo profesor universitario de dirección cinematográfica y guion de cine, entre otras bicocas. En 1983, al iniciar como estudiante el segundo curso de la carrera, hice mi primer corto en 35 mm, “CARNE DE CERDO” con la productora de Eduardo Campoy “Cinema del Callejón” y recibí por él el premio “Dama del paraguas” en el festival internacional de cine de Barcelona, exaequo con un corto de Peter Greenaway.

Posteriormente trabajé en varias películas de mi padre y en “Diario de invierno” de Francisco Regueiro, fui profesor universitario de Comunicación Audiovisual como ya he dicho anteriormente, hice más cortometrajes como guionista, director y productor ( ¿POR QUÉ LLORAN?, LOS CRÍMENES EJEMPLARES DE MAX AUB, ¡VAYA PAQUETE!, EL MEJOR DÍA DE MI VIDA Y NERU NERU) y escribí varios guiones para largometraje que no vieron nunca la luz. Sin embargo siempre me había impuesto mucho respeto el escribir directamente novela, pero gracias al impulso de mi mujer me convencí de realizar ese deseo que me tentaba desde hacía mucho, una conversación con la otrora cantante de ópera y gran amiga, Judith Borrás, fue determinante para dar el paso. Ella, basándose en la lectura de alguno de mis guiones, opinaba que yo escribía muy bien y que tenía cosas que decir. De nuevo los amigos, esta vez un gran amigo, José Morón y su maravillosa mujer Paloma Martini, me presentaron al editor Pablo Méndez, de la editorial Vitruvio. Le enseñé el primer manuscrito, lleno de imperfecciones, de “CON LA LEY EN LOS TACONES”, le gustó y tiró hacia delante con el proyecto. Yo lo he ido puliendo una y otra vez hasta llegar al libro que es hoy.

Bien pero, ¿por qué novela negra detectivesca y por qué protagonista femenina? Empezaré por la última cuestión: ya en mi primer corto “CARNE DE CERDO” abordaba el mal trato o, directamente maltrato, del hombre hacia la mujer. Desde una perspectiva bastante surrealista contaba cómo un grupo de mujeres casadas, lo que entonces se denominaba “Marujas”, se rebelaban y se organizaban en una banda de punkies que se dedicaba a matar y capar, literalmente, con sangre y todo, a sus maridos, uno por uno. En “EL MEJOR DÍA DE MI VIDA” la temática social de la falta de trabajo o del infra-trabajo para jóvenes muy cualificados era protagonizada por una mujer, la actriz Cristina Serrato, y sufría el añadido de dificultad y vejación que ser mujer implica. Ahora, en esta novela, he querido de nuevo mostrar que las viejas taras sociales siguen vigentes, mostrar los clichés sobre la capacidad de la mujer que tienen los hombres y que estos, en la mayoría de los casos, siguen dominando el cotarro. Pero han dado con un hueso y los tiempos ya no son lo mismo, María Cristina, que así se denomina la detective novata, se rebela contra esta estructura tan rancia y también contra este prototipo de hombre. Lista y luchadora no se va a dejar amedrentar y con ello quiero decir que no es una batalla perdida ni mucho menos, que cada vez es más débil el cliché y que se puede vencer, si todos los que pensamos que este tipo de actuación machista es un horror, nos unimos o por lo menos actuamos aportando nuestro grano de arena con una actitud más moderna y beligerante respecto a los abusos o menosprecios que, simplemente por ser mujer, siguen existiendo.

Como soy hombre (y eso no lo puedo ni quiero evitar), he buscado el testimonio de varias mujeres en las que apoyar la visión que pretendo dar de modo que represente ese sentir femenino ante dicha problemática.

¿Y por qué novela negra? Hace ya bastante tiempo Rosa García, la jefa de la productora Sagel Films, me dio a leer un guion para que contemplara dirigirlo, era sobre un policía corrupto que tenía como apodo “Chicago”. Aunque la película no llegó a realizarse, me gustó mucho el personaje y, en el proceso de trabajo y reescritura del guion para amoldarlo a mi espíritu, me percaté de las ricas posibilidades expresivas que ese mundo turbio, opresivo y lindante con lo más bajo, tenía. Desde entonces me quedaron las ganas de narrar una historia negra, pero que fuera más española que importada de los estereotipos que nos llegaban allende el Atlántico. Y luego vino el auge de los escritores nórdicos y su sórdido mundo, gélido e implacable. Maravillosos retratos de las personas y su sociedad. Pero estamos en España y nuestra problemática es muy diferente, por ello he huido de toda referencia, tanto cinematográfica como novelesca, para afrontar la escritura de lo que pretendo sea una pequeña saga de la detective “M.C.” , “Eme” para los amigos. Incluso he evitado a Manuel Vázquez Montalbán y su Carvalho. No es que pretenda inventar la rueda, simplemente que deseo tener la libertad de contar lo que quiero del modo que quiero sin “contaminarme” por éxitos previos, sin tener que competir con estos en una batalla perdida de antemano. Este género permite adentrarse en las cloacas humanas, con su corrupción y engaños, con sus machismos y prepotencias, ver la problemática social mientras se investiga un caso, pero también me va a permitir resaltar los pequeños gestos de personas anónimas, del día a día, que pueden convertirse en grandes logros humanos, por mucho que desaparezcan casi al mismo tiempo en que son engendrados, produciendo sólo emoción en su entorno inmediato.

Y, de nuevo, los amigos. Tengo una amiga detective y, pensé: mejor que un policía corrupto será una detective española, de casos pequeños, de andar por casa. Efectivamente mis largas conversaciones con ella me han convencido de que, además de ser ella una gran detective, los casos pequeños me acercan a un mundo que conozco mejor y que me fascina, en donde los detalles se convierten en potentes significantes, en donde se puede intentar plasmar el Universo a través del átomo, sin pistolas ni muertes. Sin olvidar que la problemática del detective español es particularmente compleja, llena de dificultades inesperadas, no únicamente en cuanto a su modus operandi en las investigaciones sino también en cuanto a los requisitos legales que tienen que cumplir para poder ejercer. Este primer caso se sitúa bajo el prisma del principiante: ella como detective y yo como novelista. Tengo ya pensada la evolución del personaje y del “color”, el espíritu, que impregnará cada una de las entregas que tengo en mente, pero de momento tenemos que conformarnos con este espíritu naif y luchador con que se presenta María Cristina en su primera aparición: “CON LA LEY EN LOS TACONES. BAUTIZO DE FUEGO”.

Actualmente estoy trabajando en otra novela, ambientada en el mundo de la creación audiovisual, nada que ver con detectives y mucho más que ver conmigo. Es una auto- ficción escrita en tono comedia, donde me río de mí mismo y de este mundo de la creación audiovisual mientras reflexiono sobre por qué tengo la necesidad (a punto he estado de poner “la necedad”) de escribir historias. Acabo de terminar la primera versión, aquella que tengo que dejar de mirar y retocar por lo menos durante, y pienso que está quedando una novela fresca y divertida, en absoluto lo pedante que el tema podría sugerir: el autor y sus miedos de autor. Pero eso es otra novela y no quiero avanzar más, ni siquiera el título que ya tiene, un título que quien lo conoce dice que es muy largo… pero después bien que se echa una sonrisa al no poder siquiera acercarse a imaginar qué divertida locura encierra. Volviendo a CON LA LEY EN LOS TACONES. Acabo de empezar a estructurar la segunda entrega que se llamará, en principio, VOLANDO SOLA. Donde nuestra querida detective, María Cristina, da un paso hacia delante en habilidad mientras mantiene la frescura e ironía que la caracteriza en sus casos de andar por casa.

Nota del editor: El autor expone en este texto diversas consideraciones sobre su novela Con la ley en los tacones recientemente publicada.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN LETRAS

Letras

Roberto Calasso, el conductor a “quién sabe dónde”

Letras

Emilia Pardo Bazán y Vicente Blasco Ibáñez. Encuentros capitalinos (y II)

Letras

Emilia Pardo Bazán y Vicente Blasco Ibáñez. Encuentros capitalinos (I)

Letras

Salvador Reyes Figueroa: novelista, ensayista y poeta chileno

Letras

Roberto Bolaño, póstumo y contundente gancho de izquierda

Letras

Virtudes Cuevas. Una superviviente del campo de concentración alemán de Ravensbrück

Letras

Dario Fo: un humor inteligente, corrosivo, sano, catártico, crítico y provocador

Letras

Rafael Alberti, el poeta deshabitado

Letras

La literatura de ficción de Santiago Ramón y Cajal

Letras

Emilia Pardo Bazán: Coraje, preparación, lucha contra los añejos prejuicios y feminismo

Letras

De Juan Ruiz a André Breton: El buen amor vs. L´amour fou

Letras

Wéstern, inédito confín

Letras

Los círculos de Justo Jorge Padrón

Letras

El día que murió Joan Margarit

Letras

‘Tea Rooms. Mujeres obreras’ de Luisa Carnés

Letras

Sencillamente contar historias

Letras

Ernesto  Herrera  Lascazes: dramaturgo uruguayo, transgresor… y un tanto bohemio

Letras

La enfermedad y la medicina en las novelas de Emilia Pardo Bazán

Letras

Gonzalo Rojas: voz fundamental de América

Letras

‘Con la ley en los tacones. Bautizo de fuego’ de Carlos Grau

Letras

José María Castillo-Navarro o el realismo social

Letras

Emilia Pardo Bazán: 170 aniversario de su nacimiento

Letras

Poesía de la sinceridad

Letras

Publicaciones sobre Galdós en su centenario

Letras

Vigencia del paisaje de Castilla

Letras

La vuelta a casa

Letras

El encuentro de Beethoven y Goethe

Letras

Vicente Aleixandre o el lugar donde el mar deja ver el horizonte de piedra  

Letras

La lluvia fina de Luis Landero

Letras

‘Siddhartha’, la búsqueda interior de Hermann Hesse

Letras

Una peregrinación hacia Shakespeare: Galdós en Stratford-upon-Avon

Letras

Galdós: Imagen y repercusión social

Letras

Galdós vs. Delibes: Vidas paralelas

Letras

‘El médico de Ifni’ de Javier Reverte

Letras

Emilia Pardo Bazán y su vinculación con el Ateneo de Madrid, en visperas del centenario de su muerte

Letras

La relación de Galdós con el socialismo

Letras

Antonia Pozzi: ‘El gran abismo hacía la tristeza’

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (y 6)

Letras

Ernest Hemingway, la novela que encierra el gran cuento

Letras

Nicasio Álvarez de Cienfuegos, un ilustrado coherente y poeta innovador

Letras

Longfellow y Jorge Manrique, venturas y desventuras del traductor

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (5)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (4)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (3)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (2)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (1)

Letras

Un futuro para la poesía

Letras

Edmond Hamilton, la ciencia ficción narrada con sencillez magistral

Letras

John Fante, mostró la xenofobia y la explotación de las minorías en la América profunda

Letras

Andrea Camilleri, la literatura consciente de sus rasgos sociales

Letras

Un poco de Don Juan

Letras

Unamuno y Portugal

Letras

‘Historias de aquí y de allá’ de Luis Sepúlveda

Letras

Raúl Zurita: desde el dolor

Letras

Francesco Petrarca… mucho más que un gran poeta

Letras

En torno a la novela ‘Antonia’ de Nieves Concostrina

Letras

Albrit o la creación del personaje en Galdós

Letras

Alejandra Pizarnik, cuando la sombra araña el alma

Letras

Meditaciones de gastronomía transcendente

Letras

‘Litoral’: la revista más hermosa y representativa de la generación del 27

Letras

Yorgos Seferis en el piélago

Letras

Jo Nesbø, huellas dactilares de excelente confesión literaria

Letras

Cesare Pavese: el sufrimiento como oficio

Letras

Duque de Rivas: liberal, dramaturgo y presidente del Ateneo de Madrid

Letras

Galdós en el horizonte epistolar de Blasco Ibáñez (y II)

Letras

Galdós en el horizonte epistolar de Blasco Ibáñez (I)

Letras

‘La caza del Snark’ de Lewis Carroll

Letras

Yorgos Seferis: poeta, ensayista, premio Nobel y diplomático

Letras

Somerset Maugham en Lisboa

Letras

Las novelas dialogadas de Galdós a debate

Letras

Vittorio Amedeo Alfieri, todo un carácter

Letras

Los cimientos de ‘El abuelo’ de Benito Pérez Galdós

Letras

Abril es el mes más cruel…

Letras

En torno al libro ‘En los pliegues del olvido’ de Ignacio Vázquez Moliní

Letras

Juan Eugenio Hartzenbusch, un punto de vista sigular…

Letras

La pasión por los naipes del doctor Egas Moniz

Letras

Doña Perfecta

Letras

Galdós para ‘Dummies’

Letras

Antonio Gamoneda: La poética de la oscuridad como origen de la luz

Letras

Literatura clásica, o metafísica, materialista, lógica, política

Letras

El Galdós protofeminista

Letras

Los tres grandes pasos hacia la Ilustración

Letras

La conferencia de Julián Zugazagoitia en Bilbao sobre literatura en 1924

Letras

Benito Pérez Galdós en el centenario de su muerte (1920-2020)

Letras

A la memoria de mi tío Pablo

Letras

Pérez Galdós, el Nobel arrebatado

Letras

Tolstoi y Shakespeare

Letras

Aproximación al libro ‘Que no se entere la Cibeles’ de Mar de los Ríos

Letras

En torno al libro ‘Extravagancia infinita’ de Javier Olalde

Letras

Augusto de Angelis (1888 -1944)

Letras

Fernando Pessoa. El yo conflictivo

Letras

Federico García Lorca ocho décadas después

Letras

Antonio Daganzo, poeta de aleaciones

Letras

Sufriente, prometeico, iconoclasta y quijotesco

Letras

Leopoldo María Panero, el traductor de la locura

Letras

Poesía y dignidad

Letras

Buenos libros malos

Letras

Confesiones de un crítico de libros

Letras

En torno a ‘Sombra de Luna’ de Francisco Álvarez ‘Koki’

Letras

Alda Merini, vivir al borde de la sombra

Letras

Literatura de cordel

Letras

Demian. Herman Hesse

Letras

Hilario Martínez Nebreda, el poeta silencioso

Letras

La literatura y sus soportes (I)

Letras

La literatura y sus soportes (y II)

Letras

La Escuela Nueva y el centenario de Ruskin

Letras

Don Quijote y el mar

Letras

Elizabeth Barrett Browning, una poeta victoriana

Letras

Por qué escribo

Letras

Ángel González: la ácida ironía de un poeta

Letras

Carmen Posadas y su feria de las vanidades

Letras

El caso Miguel Hernández

Letras

Quevedo en sociedad y III.- Obra y vinculación cívica

Letras

Quevedo en sociedad II.- La crítica como ‘función’ social

Letras

Quevedo en sociedad I.- El hombre, la sociedad

Letras

VII Certamen de Novela Histórica de Úbeda

Letras

Antología poética. Alfonsina Storni

Letras

Ángel González: palabra sobre palabra

Letras

Galdós y el melodrama

Letras

IV encuentro de Poesia a Sul

Letras

Feminismos: la mujer sobre la letra

Letras

El Hidalgo: literatura y pobreza

Letras

‘Celia en los infiernos’, la obra socialista de Galdós (y II)

Letras

‘Celia en los infiernos’, la obra socialista de Galdós (I)

Letras

El nazismo para Antonio Ramos Oliveira en 1930

Letras

Ana Caro Mallén: una esclava en los corrales de comedias del siglo XVII

Letras

José Rodrigues Miguéis, casi olvidado

Letras

Tristeza que es amor. Alusión a Don Quijote

Letras

George Sand: ‘Un invierno en Mallorca’

Letras

José Ángel Valente: una estela inmortal de palabra poética (y II)

Letras

José Ángel Valente: una estela inmortal de palabra poética (I)

Letras

Imagen de José Ángel Valente

Letras

Valente, sin aditivos

Letras

Valente: Qué la palabra sea solo verdad

Letras

José Ángel Valente, en ‘el borde de la luz’

Letras

John Berger: ‘Un hombre afortunado’

Letras

Los desafíos de Lou Andreas-Salomé

Letras

La primavera y su sombra

Letras

El Conde de Montecristo, historia de una venganza

Letras

Luis Martín-Santos y James Joyce

Letras

Los cimientos culturales del abolicionismo: Harriet Beecher Stowe

Letras

Pinceladas sobre Agatha Christie

Letras

Juan Ramón Jiménez, escritor de epístolas (y II)

Letras

Juan Ramón Jiménez, escritor de epístolas (I)

Letras

Thomas Mann: Una Europa que se derrumba

Letras

El eterno romanticismo

Letras

Qué es ser agnóstico

Letras

Pedro Garfias: La poesía desgarrada del exilio

Letras

El descenso a los infiernos de Dorothy Parker

Letras

El Conde de Oxenstiern, a quien llamaron el Montaigne del Septentrión

Letras

La sonrisa del Quijote (Una concesión a la melancolía)

Letras

Antonio Machado que estás en los libros

Letras

‘Agua’: Virginia Woolf y Alfonsina Storni

Letras

Críticos literarios, dueños del espíritu humano

Letras

El papel del lector en la posmodernidad

Letras

Poesías. Catulo.

Letras

Los vínculos entre Américo Castro y Jovellanos

Letras

Michel de Ghelderode y las Vanguardias del siglo XX

Letras

El trabajo entre las raíces, mirada sobre la creación literaria

Letras

La frase del escritor

Letras

Un cuarteto literario en clave de sol

Letras

Oía hablar a los árboles

Letras

El ‘slow’ de Pessoa (o las vicisitudes de la melancolía)

Letras

Claudio Rodríguez: del camino, del hombre

Letras

Sobre las Brontë

Letras

Borges en Ginebra

Letras

Philippe Jacottet: ‘Pensamientos bajo las nubes’

Letras

Juan Goytisolo: ‘sobre asuntos sociales y personales’

Letras

Miguel Hernández en Portugal

Letras

Mi Gloria Fuertes

Letras

Robert Walser, el paseante espiritual

Letras

‘Al menos, memoria’: Juan Ruiz de Torres

Letras

Cela, celador, celando, celar

Letras

Miguel Hernández: ‘Cancionero y romancero de ausencias’

Letras

Rafael Montesinos, renovador

Letras

Bartolomé Soler, lo amargo de la diosa

Letras

Rubén Darío, poeta de las dos orillas

Letras

Jovellanos, poeta

Letras

Un paseo por los ‘jardines’ de Eloy Tizón

Letras

Azorín, sobrevivido

Letras

Rosalía de Castro, la mejor de los mejores

Letras

Eugenio Gerardo Lobo, el ‘capitán coplero’

Letras

Galdós: una conciencia histórica lúcida

Letras

Desde el silencio, a Nicolás del Hierro

Letras

Salustiano Masó, la fuerza del tiempo

Letras

Los ‘Rubaiyat’ de Omar Khayan

Letras

Carmen Laforet, esa chica explosiva del Ateneo

Letras

Gabriel Celaya, el sueño de trabajar la poesía

Letras

Ramón Hernández, un diamante literario en las calles de Madrid

Letras

María Teresa León, el papel de la melancolía

Letras

Luis Felipe Vivanco, un poeta de los que siempre regresan

Letras

Rafael Pérez Estrada, el poder de la imaginación