abril 2021 - V Año

ENSAYO

Salud democrática y liberalismo político

Cuando se cumplen los cien años del nacimiento de John Rawls, y el liberalismo político, propio de democracias avanzadas, ha trocado en énfasis de liberalismo económico, procede hacer memoria de su contribución

El pasado día 21 de este mes de febrero se han cumplido cien años del nacimiento de John Rawls, fallecido el 24 de noviembre del año 2002. Ilustre profesor de la Universidad de Harvard del que ahora destacamos su “Teoría de la justicia”, su “Derecho de gentes”, su debate con Habermas, y sus “Lecciones sobre la historia de la filosofía moral”.

Es conocida la existencia de al menos tres clases de liberalismo: el humanista, renacido en la ilustración, que pone énfasis en la liberación del hombre de su propia y culpable dejación en manos de cualquier totalitarismo; el político que respeta los derechos de la persona y los incardina en sistemas políticos bajo condiciones de justicia; y el económico que los invoca para moverse en libertad creando condiciones a la política y a la persona.

John Rawls marca posición en sus conclusiones del “Derecho de gentes” (P. 201): “[…] el liberalismo político es radicalmente diferente del liberalismo de la Ilustración, que históricamente atacó a la cristiandad tradicional”. Vayamos por partes:

Que el liberalismo político es distinto del humanista, no tendría por qué darse si la organización de la convivencia en libertad tuviera por objeto la defensa y promoción de lo humano y la integración en justicia de todos los componentes de la sociedad. Recordemos que derechos, justicia y ley se co-pertenecen. No debe darse el caso de que el ejercicio de la justicia, que es instalación de cada uno en su derecho, se quede en mero diseño de un sistema artificial que, sin participación ciudadana, y sin atención al equilibrio de las desigualdades, produzca la injusticia.

En segundo lugar, el liberalismo propugnado por la Ilustración consistía en la emancipación del ser humano de su “culpable incapacidad”, de su dependencia consentida, de su entreguismo a poderes totalitarios. Aquel kantiano “atrévete a pensar” puso el cimiento ontológico de sus tres imperativos categóricos donde la razón pura se hizo compromiso en la razón práctica, y la religión, para alcanzar verosimilitud, debía moverse en “los límites de la mera razón”, si es que quería ser comprendida en sociedad. Por lo tanto, no es que atacara a un cristianismo trocado en cristiandad tradicional, es que esa cristiandad tradicional, representante y aliada de una concepción medieval del poder, con pretensiones de totalidad, se alzó virulentamente contra la razón crítica, y esta se defendió (véase la encíclica Quanta Cura y la colección de libros prohibidos del Sylabus) apoyándose en su mayoría de edad.

Todo sistema democrático y saludable descansa en la implicación crítica y libre del ciudadano. Por algo, “El contrato social” de Rousseau tiene complemento en “El Emilio” que, como sujeto ilustrado, enriquece al colectivo. Por fuerza tenía que producirse un desencuentro entre el neocontractualismo teórico y utópico de Rawls, que se queda en el diseño del derecho de gentes, y el neokantianismo republicano de Habermas. La persona cultivada se siente por ello responsable y enriquece la convivencia social y el sistema político en el que vive. No tiene por qué producirse dos formas enfrentadas, sino ejercer la dialéctica entre una normatividad desde arriba y una generatividad desde abajo.

Ciertamente que, en tanto podemos adjudicar a Habermas el ejercicio de una justicia atributiva, Rawls plantea una justicia distributiva practicada por sociedades bien ordenadas. El su “Teoría de la justicia” señala: “Todos los valores sociales -libertad y oportunidad, ingresos y riqueza, y las bases del respeto a sí mismo- deben distribuirse igualmente a menos que una distribución desigual de cualesquiera y de todos estos bienes sea ventajosa para todos” (P. 62).

¿Cabe por tanto la posibilidad de existencia de una justicia distributiva “ventajosa para todos” cuando, por consentida, beneficie al perjudicado? Tal parece, según este criterio, cuando el beneficiado al recibir mayor dotación por su mayor aportación la emplea en beneficio de aquellos que lo reciben en menor medida. Sin embargo, y a nuestro juicio, esa petición de principio sólo afecta al binomio ingresos-riqueza. Aquellos que mayor riqueza para el conjunto ofrecen (y subrayo para el conjunto) es justo que perciban mayores ingresos. De ninguna manera ese concepto de justicia distributiva puede aplicarse al binomio libertad-oportunidad ni a las “bases del respeto a sí mismo”. Si la acumulación de riqueza se transforma en vector dirigente de valor de la existencia, se vulnera el principio de justicia, atributiva y distributiva, se pierde el respeto al otro, y se empalizan libertades y oportunidades. Ese es el drama del que nació como liberalismo humanista, social y político, cuando es arrollado por el liberalismo económico.

Contempla Rawls un punto de partida para formular la que él mismo califica de conjetura: “los principios más razonables de la justicia política -para él entendida como equidad- para una democracia constitucional cuyos ciudadanos son considerados como libres e iguales, razonables y racionales […] esos principios vienen dados por un mecanismo de representación en el cual las partes racionales (entendidas como fideicomisarios de ciudadanos, uno por cada ciudadano) están situados en condiciones razonables y limitados por estas condiciones de modo absoluto” (véase Jürgen Habermas/John Rawls, 1998. “Debate sobre el liberalismo político”. Pp. 84-85).

Podemos calificar de utópico este punto de partida, y que conste que no es despectiva esta calificación porque utópico no quiere significar aquí algo que está fuera de lugar, sino realidad inexistente a la que hay que tender. En la práctica política, la razonabilidad a veces existe y a veces no como hija del ejercicio de la razón, sino como práctica que procura hacer convincentes unos intereses de parte, alejados de las necesidades sociales, donde las partes procuran cargarse de razón y no tanto ejercerla para esclarecer circunstancias y formular propuestas. Hay partes que más que actuar como fideicomisarias de los ciudadanos lo hacen en defensa de intereses que representan a ese liberalismo económico que hemos mencionado. El suyo ha dejado de ser liberalismo político y se ha desentendido del servicio al liberalismo humanista, base de “todos los valores sociales”. En ese punto, la razón es sustituida por las vísceras a las que la razón sirve, mientras los ciudadanos racionales, capaces de analizar la situación, profundamente democráticos, se despegan del apoyo a gestión política, carente de razonabilidad, que consideran al servicio de una facción. El liberalismo político resulta en oportunismo trapacero cuando es invocado por aquella parte a la que la democracia hace sitio y lo usa para “jibarizar” a la propia democracia. La razón pública, que cohesiona a los ciudadanos libres, iguales y razonables, deja de estar presente en el ejercicio de la política, y esta resulta perjudicada por aquellos que presentan razones publicadas como argumentos razonables, en tanto que su motivación corresponde no al bien común sino a los intereses de partido al servicio de otros minoritarios.

Si entendemos la política como el arte de concitar acuerdos para satisfacer las necesidades de la población, esos intereses minoritarios, medidos en su potencia de aportación al conjunto, no pueden ser dejados de lado, pero tampoco el conjunto de ciudadanos. Para no perder el respeto a sí mismo, el ejercicio de la política tiene que considerar su práctica inclusiva. Ética y justicia van de la mano. Quizás por ello Rawls formula el concepto de decencia, factor común de los pueblos democráticos, los pueblos bien ordenados, y los que llama pueblos jerárquicos pero decentes.

Nos queda claro que existen democracias no suficientemente bien ordenadas todavía, y que existen pueblos no democráticos, organizados jerárquicamente, y que en un sistema-mundo, al que al parecer estamos abocados, es preciso identificar un vaso comunicante entre todos ellos. El concepto de decencia nos vale a ese respecto.

Decencia es un término de contenido moral y ético. Según la R.A.E. (2029) tiene tres acepciones:

  • “Aseo, compostura y adorno correspondiente a cada persona o cosa.
  • Recato, honestidad, modestia.
  • Dignidad en los actos y en las palabras, conforme al estado o calidad de las personas”.

Sin embargo, a ese contenido moral Rawls lo vuelve estructural y procedimental. Por eso puede afirmar: “[…]en el liberalismo político no existe una definición de decencia”. Decencia es para él “justicia como bien común”, y explica así el significado de la idea de decencia: “[…] una sociedad decente no es agresiva [….]. Tiene idea de la justicia como bien común que asigna derechos humanos a todos sus miembros, su estructura básica incluye una jerarquía consultiva decente que protege estos y otros derechos, y que garantiza que todos los grupos de la sociedad estén decentemente representados por cuerpos elegidos en el sistema de consulta. Finalmente, debe haber una creencia sincera y no irrazonable, de parte de los jueces y otros funcionarios que administran el sistema jurídico en que la ley está orientada en la práctica por una idea de la justicia como bien común […].” (Véase Rawls, John. “El derecho de gentes y una revisión de la idea de razón pública”. P. 81, 103 Paidós 2001).

¿Difumina Rawls lo personal y responsable en este significado colectivo de la decencia? En esta obra parece que sí, porque al abordar el derecho de gentes, la moral estructural de diseño marca diferencias con el neokantismo republicano de Habermas. Sin embargo, hemos de considerar su trabajo “Lecciones sobre la historia de la filosofía moral” (2001, Paidós), dedicada a Kant y a Hegel, donde citando al segundo dice: “La vida ética es el concepto de la libertad que ha devenido mundo existente y naturaleza de la autoconciencia” (p. 368). Autoconciencia personal, mundo existente, libertad productora de ambos, y vida ética, forman un mismo “training”.

No siempre la libertad deviene mundo como casa suya, y, a la inversa, no siempre el mundo devenido produce libertad. En ambos casos la conciencia creada resulta en naturaleza negativa. La propuesta positiva es que la vida ética, individualizada según el modelo de los tres imperativos categóricos kantianos, en los que interactúan universidad y subjetividad como conducta moral, supone el ejercicio de libertad productora de las estructuras de mundo. De ese modo, el neocontractualismo de Rawls se acerca al neokantismo de Habermas, un acercamiento que supone toda una propuesta de actuación para la salud democrática. La convivencia democrática de personas razonables y racionales es causada por ellas para el perfeccionamiento cualitativo y el progreso ordenado de la vida.

Rawls nos dejó finalizando el año 2002, y lo hizo presentando ante nuestros ojos una utopía como espejo. ¿Puede la justicia distributiva actuar eficazmente sin ciudadanos ilustrados, en el sentido kantiano de Ilustración, que atesoren justicia atributiva? Sinceramente pienso que no. Ahí queda el reto.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Protágoras de Abdera (480 – 411 a.C.)

Ensayo

América y las Diez Tribus Perdidas de Israel

Ensayo

Violencia verbal en la política española

Ensayo

Un almirante ateneísta: D. Miguel Lobo

Ensayo

Alfonso X ‘El sabio’ en su 800 aniversario: su mayor empresa científica

Ensayo

De Amore

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (II)

Ensayo

El 8 de marzo de 2021, un día muy adecuado para hablar de la filósofa feminista Silvia Federici

Ensayo

Salud democrática y liberalismo político

Ensayo

Pioneras en la actividad sindical en enseñanza

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (I)

Ensayo

El legado constitucional de Jiménez de Asúa

Ensayo

Teofrasto: filósofo, pedagogo y botánico

Ensayo

Emerson y el Trascendentalismo norteamericano

Ensayo

Julio Hernández Ibáñez, un profesor republicano transterrado

Ensayo

Diógenes de Sinope: un filósofo desarraigado, provocador y subversivo

Ensayo

Hechos y razones contra obsesiones delirantes

Ensayo

Análisis de los resultados de las elecciones en EE.UU

Ensayo

En torno a la dialéctica del Amo y el Esclavo en Hegel

Ensayo

¿Qué clase de mundo nos dejará el Covid 19?

Ensayo

José Ballester Gozalvo, una biografía entre la pedagogía y la política

Ensayo

Naturalismo y religión en el debate entre Habermas y Ratzinger

Ensayo

Acerca del amor

Ensayo

La política de Balmes

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

Ideología y política: de Marx a Piketty

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Las socialistas belgas hasta finales de los años veinte

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

Aquí, en la izquierda, no sobra nadie

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

La naturaleza en Marx

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Laicidad, sociedad abierta y emancipación ciudadana

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Enrique Tierno Galván

Ensayo

Nos sigue haciendo falta Tierno Galván

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Lenin, la Revolución como Ciencia

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

El laicismo en Habermas y su origen griego

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”